logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Antes de la Pascua, niña le lleva víveres a anciana solitaria y la mujer reconoce su anillo - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer mayor vivía sola en su casa y nunca dejaba entrar a nadie. Sus vecinos nunca habían visto a sus familiares y varios cuestionaban su cordura.

Publicidad

Marisela Mujica, de 81 años, se sorprendió cuando escuchó que tocaban la puerta. No había tenido una visita en varios años, así que se preguntó quién podría ser.

Cojeó hasta la entrada de su casa durante unos minutos mientras el visitante seguía llamando. “¡Dios mío! Por favor, deja de llamar. ¡Ya voy!”, gritó, irritada.

Una anciana con rostro sorprendido con un sombrero sobre su cabeza. | Foto: Pexels

Publicidad

Abrió la puerta y vio a una niña de pie en su porche con una bolsa de comestibles en la mano. “¿Sra. Mujica?”, preguntó, mirando el número de identificación de la casa.

“Hola, mi nombre es Hannah Suárez. Asisto a la escuela local. Días antes de Pascua, nuestra escuela ha querido ayudar a los ancianos en nuestras localidades. Así que compré algunos víveres para usted”.

Los ojos de Marisela brillaron al ver la comida. “¡Vaya, gracias!”, exclamó. “Eso es muy considerado de tu parte”.

Lee más: Anciana queda sola porque su único nieto desapareció un día antes de Navidad - Historia del día

Publicidad

“Bueno, señora Mujica, me complació mucho ayudarla”, dijo Hannah, entregándole la bolsa de la compra.

“¿Sabe? Vivimos cerca. Paso por su casa con frecuencia de camino al parque del vecindario, pero nunca la he visto con nadie. Siempre está sola, así que solo quería decirle que puede visitarnos en cualquier momento”.

"¿Le gustaría Sra. Mujica? ¿Le parece bien?”, preguntó la niña, notando que la mujer mayor parecía inquieta y pensativa.

“¿Qué cosa?”, preguntó Marisela.

Una niña tocando una puerta de madera. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Solo dije que podría visitarnos si alguna vez se siente sola”, repitió la niña.

“Ah, no. No me...”. Antes de que la mujer mayor pudiera decir algo, Hannah, de 11 años, la interrumpió.

“¿Está segura de que está bien, Sra. Mujica? Parece distraída”.

“Ah, no, querida. Simplemente no me siento muy bien. Me lastimé la rodilla porque me tropecé en la cocina hace unos días. Eso es todo. Gracias por las compras”, respondió y cerró la puerta de repente.

“Ah, bueno...”, dijo la niña mientras soltaba un suspiro. “Está bien. Veré si tengo algo de tiempo mañana. ¡Puedo ayudarla con la limpieza!”, gritó Hannah desde la puerta. Pero no hubo respuesta.

Publicidad

Ella pensó que el comportamiento de Marisela era extraño y decidió que la visitaría nuevamente al día siguiente. La mujer mayor, por otro lado, todavía estaba conmocionada por lo que había presenciado.

Después de que Hannah le entregó la bolsa de la compra, los ojos de Marisela se posaron en el anillo que llevaba la niña. Definitivamente había visto ese anillo antes. Pertenecía a su pasado. Se sorprendió al verlo con la niña, pero ocultó su sorpresa al reconocerlo.

Un anillo dorado con una piedra plana de color negro. | Foto: Pexels

Publicidad

La anciana estaba ansiosa por saber cómo lo había obtenido Hannah. Entonces, cuando la niña la visitó al día siguiente la dejó entrar. Era la primera vez en años que dejaba entrar a alguien en su casa.

Mientras la niña limpiaba el lugar, los ojos de Marisela estaban fijos en el anillo que llevaba en su dedo. Cuando Hannah terminó de limpiar, la mujer mayor le ofreció un poco de té y le dijo amablemente: “Tu anillo es hermoso, cariño”, dijo. “¿Te importa si lo miro?”.

“No hay problema”, dijo la niña mientras le entregaba el anillo.

Cuando Marisela lo examinó, abrió el anillo y reveló una fotografía. Solo ella sabía lo difícil que era mantener sus emociones a raya mientras miraba la foto.

Publicidad

“Ah, hay una foto dentro”, exclamó, con la voz entrecortada como si no se hubiera dado cuenta de que podría estar allí. “Hannah, ¿quién te dio este anillo?”.

“¡Vaya! No sabía que tenía una foto adentro”, dijo la niña, emocionada. “Mi mamá me lo dio. Le mostraré que se puede abrir y tiene una foto dentro. ¡Es genial!”.

“Ya veo”, susurró la anciana en voz baja. “Eres una niña encantadora, Hannah. Tu madre hizo un buen trabajo al criarte”.

Una anciana y una joven sentadas frente a una mesa. | Foto: Pexels

Publicidad

“Sabes qué, me encantaría conocerla. ¿Qué tal si celebramos la Pascua en mi casa este año? Si a tu mamá no le importa, ¡yo me encargaría de la cena!”.

“Ah, es una gran idea, Sra. Mujica. ¡Mamá estaría muy feliz! En realidad, papá está de viaje de negocios, así que solo estamos mamá y yo en casa. ¡Estoy segura de que a mamá le encantaría conocerla!”.

“Estaría más que feliz de verla, cariño. Dile a tu madre que es una persona increíble... Estoy esperando conocerla”, dijo la anciana sonriendo.

Lee también: Anciana despierta del coma y escribe dos palabras que hacen palidecer a la enfermera - Historia del día

Publicidad

Se suponía que Hannah y su madre, Brenda, visitarían a la Sra. Mujica dos días después. Pero al día siguiente, cuando la anciana abrió su puerta, vio a la niña y a su madre afuera. La mujer quedó paralizada en su lugar y sus ojos se llenaron de lágrimas.

“Eres tú”, afirmó después de una breve pausa. “¡No, no puedo creerlo! Cuando Hannah me contó sobre el anillo, ¡simplemente no podía creerlo!”.

“¡Brenda, cariño! Lo siento”, comenzó a llorar Marisela. “¡Por favor, perdóname! Fui un poco autoritaria”.

Una persona parada frente a una puerta de entrada de una casa. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Ven aquí”, gritó Brenda abrazando a Marisela antes de que la anciana pudiera completar la frase. “Estoy feliz de verte. ¡Te he extrañado mucho!”.

“¿Mamá?”, dijo Hannah, confundida. “¿Qué está pasando?”.

“Ah”. Brenda se secó las lágrimas. “Hannah, cariño. La Sra. Mujica es mi madre y es tu abuela. La foto que viste dentro del anillo era de mamá y yo. Yo tenía solo tres años cuando nos tomamos esa instantánea”.

“Ese anillo pertenece a tu bisabuela. Mamá me lo había dado cuando tenía tu edad y yo te lo pasé a ti... Desafortunadamente, algo terrible sucedió hace años y nos separamos. No tenía idea de que nos volveríamos a encontrar de esta manera”.

Publicidad

“¿Qué tal si entran y hablamos?”, dijo Marisela. “¿Vamos, Hannah? Es genial que estemos todas juntas, ¿verdad?”.

“¡Sí!”, exclamó la niña felizmente y entró. Marisela comenzó a llorar y volvió a abrazar a Brenda.

“Lo siento de verdad, cariño”, dijo la anciana mientras se sentaban en el sofá de la sala de estar. “No habrías tenido una chica tan genial como Hannah si me hubieras escuchado en aquel momento”.

Una niña comiéndose un postre. | Foto: Pexels

Publicidad

“Ahora entiendo que fui terriblemente egoísta al exigirte que te convirtieras en abogada como tu difunto padre. Y lamento haberlo hecho”.

“No apoyé tu matrimonio con José solo porque él no era adinerado. No debería haber hecho eso...”. Marisela estaba llorando y Brenda también.

“Mamá, yo también siento mucho haberte dejado cuando no aceptaste a José y mi relación. Debería haber sido más indulgente. Tuvimos problemas financieros por un tiempo, pero todo salió bien al final, gracias a Dios”.

“Pero espera, ¿no te mudaste a una ciudad diferente después de casarte con él? ¿Cómo es que estás aquí de nuevo?”, preguntó la mujer mayor.

Publicidad

“José ahora es un hombre de negocios y quiere expandir sus operaciones aquí, así que regresamos. Actualmente está de viaje, ¡pero estoy segura de que le encantaría verte!”.

“Ah, tengo que pedirle perdón. Y…”.

“¡Abuela!”, dijo Hannah. “¡Mamá! Muero de hambre. ¿Por qué tardas tanto?”.

“¡Cariño! Estábamos discutiendo si te gustaría comer pastel o galletas con chispas de chocolate para el postre esta noche”.

Una niña abrazando a una anciana. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“¿Y si comemos ambos?”, preguntó Hannah con avidez.

“Claro, ¿por qué no? ¡Vamos, la abuela lo preparará!”.

Ese día, la anciana y su hija hornearon un pastel y galletas, tal como lo hacían cuando Brenda era niña. Se sintieron increíblemente felices después de reunirse. Y también Hannah, que recibió un mini festín de dulce.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los milagros ocurren. Marisela y Brenda nunca imaginaron que algún día se reunirían, y el hecho de que Hannah fuera el vínculo que las unió nuevamente fue un milagro para ellas.

Publicidad

Nunca es demasiado tarde para pedir perdón y aprender de tus errores. Marisela se dio cuenta de que no debería haber sido tan dura con Brenda y se disculpó.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Anciana solitaria ve la puerta del sótano abierta: solo su difunto esposo tenía la llave - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad