logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciana despierta del coma y escribe dos palabras que hacen palidecer a la enfermera - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una anciana que se despertó de un coma pidió un bolígrafo a su enfermera. Las palabras que escribió envolvieron en pánico a la sanitaria.

Publicidad

Cuando María Vargas conoció a su nueva paciente, le sorprendió la delicadeza de sus rasgos. Su edad parecía ser un fino velo que cubría una gran belleza.

Dolores Salomón, de sesenta y cinco años, estaba en coma, una bella durmiente sin el hechizo de la eterna juventud, pero no había un beso mágico que la despertara.

Mujer cerca de una anciana en una silla de ruedas en la nieve. | Foto: Shutterstock

Mujer cerca de una anciana en una silla de ruedas en la nieve. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Así que todos los días, María iba a la casa que la anciana compartía con su hermana menor Sandra. La enfermera hacía por ella esas cosas íntimas que todos hacemos por nosotros mismos.

Dolores se hubiera sentido avergonzada por estas cosas si hubiera estado despierta. Pero María era amable y respetuosa. Mientras hacía su trabajo hablaba con la anciana en voz baja como si fuera una niña o la madre que nunca había conocido.

Lee más: Anciana prohíbe que toquen un viejo cofre hasta el día de su muerte - Historia del día

“Es un día muy hermoso, señorita Dolores”, dijo la mujer mientras limpiaba suavemente los delgados brazos de la anciana postrada. “El cielo está muy azul y la nieve brilla como polvo de diamantes. Nunca había visto un día de invierno tan hermoso”.

Publicidad

No hubo respuesta, por supuesto, excepto por el suave ruido de las máquinas que monitoreaban los latidos del corazón de Dolores y su respiración.

Pero María no se desanimó, continuó: “Sabe, si pudiera, sacaría su cama y tendríamos una carrera por ese camino”.

La enfermera le describió a la anciana como sería el alegre sonido deslizante de las ruedas de la cama clínica sobre el cemento. También describió los brillantes abanicos de nieve que lanzarían en su carrera. Mientras tanto, la enfermera aplicaba loción en las manos de su paciente.

Una enfermera sosteniendo un estetoscopio colgado en su cuello | Foto: Unsplash

Una enfermera sosteniendo un estetoscopio colgado en su cuello | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Juro que incluso podríamos volar!”, dijo María, con una risita. “¡Si tan solo despertara!”. Y fue entonces cuando la enfermera tuvo el susto de su vida porque la mano flácida y frágil que sostenía de repente apretó con fuerza.

María miró la cara de Dolores y se asombró al ver esos enormes ojos azules abiertos de par en par, sus labios luchando por moverse y hablar.

“¡Señorita!”, gritó la enfermera. “¡Déjeme llamar al médico, déjeme llamar a su hermana!”.

Pero la anciana negaba con la cabeza y sus labios se movieron, dando forma a la palabra “¡No!” una y otra vez. La mujer postrada señaló el bolígrafo en el bolsillo de la enfermera e hizo vagos gestos con la mano.

Publicidad

"¿Quiere escribir, señorita?", preguntó María suavemente, y sacó el rotulador de su bolsillo, lo colocó en la mano temblorosa de Dolores y la ayudó a apoyarlo sobre una hoja de papel en blanco sobre una tabla portapapeles.

Toda la voluntad de Dolores parecía estar concentrada en su mano, y cuando terminó, empujó el papel hacia la enfermera. Escritas en letras enormes y desordenadas, como las que podría formar un niño, estaban las palabras "MÁTAME YA".

Mujer recostada en una cama de hospital mientras recibe terapia intravenosa. | Foto: Pexels

Mujer recostada en una cama de hospital mientras recibe terapia intravenosa. | Foto: Pexels

Publicidad

María jadeó y dejó caer el portapapeles con horror. “No, señorita, ¡NO!”, ella lloró. “¡Ahora está despierta, ahora podemos ayudarle a mejorar!”, pero Dolores estaba llorando, las lágrimas corrían por sus pálidas mejillas.

La enfermera secó suavemente sus mejillas. “Escuche, déjeme llamar a su hermana...”. Pero Dolores comenzó a negar con la cabeza tan violentamente que María tuvo miedo de que se hiciera daño.

“Está bien, está bien, señorita Dolores”, dijo María. “Será nuestro secreto por ahora”.

Pero, ¿por qué la anciana no quería que su hermana supiera que estaba despierta y consciente? María sabía que algo andaba mal, así que ese día, cuando se fue a casa, dejó su celular configurado para grabar.

Publicidad

Al día siguiente, María se enteró de toda la fea verdad sobre Sandra Salomón y por qué Dolores había pedido morir. Cuando escuchó lo que había grabado su teléfono, se sorprendió.

“¡Hola bella durmiente!”, escuchó a la señora Sandra decir en tono sarcástico. “¡Aquí estás, profundamente dormida y en mi poder! ¿Cómo se siente?”, se escuchó el fuerte sonido de una bofetada.

Mujer sosteniendo la mano de una persona postrada en una cama de hospital. | Foto: Pexels

Mujer sosteniendo la mano de una persona postrada en una cama de hospital. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Despierta! ¿No eres tú la más bella de la familia? ¿La favorita? ¿La afortunada?”, gritaba la hermana de Dolores. “¡Mírate ahora! Tuviste que quitarme a Tom, ¿no? Bueno, ahora está MUERTO”.

“Y TÚ eres un vegetal, un trozo de carne pestilente. Menos mal que murió, ¿no? ¡Imagínate lo asqueado que estaría de verte así!”.

“¿Por qué crees que me ofrecí para cuidarte? No porque te quiera, ¡nadie te quiere! Nadie, y ahora tengo mi venganza...”, se rio y salió de la habitación.

Lee también: Le dije a mi abuela mortalmente enferma que era la peor del mundo - Historia del día

Publicidad

Hubo muchos más desvaríos en la misma línea, luego María escuchó a Sandra decir: “Duerme, duerme, bebé, porque mientras duermes, todo ese dinero precioso que Tom te dejó es mío para gastarlo como quiera, y créeme. ¡Me lo estoy pasando genial!”.

María estaba horrorizada. Se dio cuenta de que no podía dejar a Dolores sola en esa casa con su malvada hermana ni un día más. Con manos temblorosas, marcó el número del médico de la anciana y le pidió que pasara lo antes posible.

Cuando llegó el doctor Márquez, María le habló sobre el despertar de Dolores. Luego le dejó escuchar una parte de la grabación que había hecho. El doctor se sorprendió.

Publicidad
Una mujer afligida llorando. | Foto: Pexels

Una mujer afligida llorando. | Foto: Pexels

“No podemos dejar a la señorita Dolores aquí, doctor”, dijo María. “¡Por favor, tiene que ayudarme a salvarla!”.

Publicidad

“No se preocupe”, dijo el médico. “Me haré cargo de ello”.

El médico llamó a Sandra y le dijo que el estado de su hermana se había deteriorado. Le indicó que la paciente necesitaba estar en el hospital unos días hasta que se estabilizara.

Sandra no estaba muy contenta con eso, pero se vio obligada a aceptar. Después de todo, necesitaba a Dolores viva.

Tan pronto como la anciana estuvo a salvo en el hospital y fuera del alcance de Sandra, María y el doctor Márquez fueron a la policía. Entonces reportaron el abuso que su paciente había estado sufriendo a manos de su hermana.

Publicidad

Sandra fue arrestada y se revocó el poder que le permitía controlar el patrimonio de Dolores. Los abogados y administradores de la propiedad descubrieron hicieron un impactante descubrimiento.

Una persona sosteniendo un teléfono celular en su mano. | Foto: Pexels

Una persona sosteniendo un teléfono celular en su mano. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer había estado desviando lentamente los muchos millones que su hermana había heredado de su esposo. Este había sido el motivo por el cual la mantenía con vida.

El testamento de Dolores especificaba que cuando ella muriera, el dinero que había heredado de su esposo sería donado. Sus bienes irían a las muchas organizaciones benéficas que habían apoyado, y solo dejaría un pequeño legado a su hermana menor.

Sandra Salomón fue acusada de abuso de una persona vulnerable, fraude, malversación y asalto. Como no tenía dinero propio para pagar un abogado, terminó con un defensor público.

El joven abogado estaba conmocionado y disgustado por su cliente implacable y de corazón frío. Él le aconsejó que aceptara un trato con la fiscalía, pero Sandra era arrogante.

Publicidad

“¿Crees que el jurado va a creerle a una enfermera inmigrante estúpida y a una lisiada babeante que apenas puede hablar?”, le dijo la mujer.

Pero Sandra se llevó una gran sorpresa. Para cuando llegó el juicio, Dolores podía hablar lenta pero claramente y testificó. El jurado creyó cada palabra que dijo, y la grabación de María fue la gota que colmó el vaso.

Una mujer enojada gritando. | Foto: Pixabay

Una mujer enojada gritando. | Foto: Pixabay

Publicidad

El jurado encontró culpable de los cargos a la despiadada mujer y el juez dijo que su comportamiento había sido inexplicablemente cruel e inhumano.

Sandra terminó siendo declarada culpable y sentenciada a 12 años de prisión, un castigo justo por el trato cruel que le había dado a su hermana indefensa.

En cuanto a Dolores, se mudó de regreso a su propia casa y, bajo el cuidado amoroso de María y con mucha terapia, poco a poco recuperó su capacidad para caminar y hablar.

La anciana le dijo más tarde a la enfermera que había sido el suave sonido de su voz lo que la había sacado del borde del olvido.

Publicidad

Dolores, que una vez había deseado desesperadamente morir para escapar de su tormento, ahora descubrió que tenía una nueva oportunidad en la vida.

Cuando se recuperó del derrame cerebral que la había dejado incapacitada y ya no necesitaba una enfermera, se negó a separarse de María y la adoptó como su hija.

Una anciana abrazando a una mujer joven. | Foto: Pixabay

Una anciana abrazando a una mujer joven. | Foto: Pixabay

Publicidad

La enfermera encontró en Dolores a la madre que nunca había tenido, y cuando conoció a un buen hombre y se casó con él, fue su nueva madre quien la entregó en el altar.

Dos años después, la anciana sostuvo a su primer nieto en sus brazos, una niña llamada Dolores en honor a su consentidora abuela.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca te rindas, porque una vida nueva y maravillosa puede estar a la vuelta de la esquina. Dolores quería morir porque pensaba que la vida no contenía más que dolor, pero estaba equivocada.

El amor, la bondad y la paciencia son los mejores sanadores. El gentil cuidado de María sacó a Dolores del fondo del abismo y finalmente le salvó la vida.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Anciana excluye a su hijo del testamento y deja su herencia a un extraño - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Publicaciones similares

Anciano ve a mujer sin hogar y reconoce a enfermera que años atrás se quedó junto a él durante 27 meses - Historia del día

15 de marzo de 2022

Anciana es retirada de asilo para ancianos por un hombre al que no ha visto en 56 años - Historia del día

04 de mayo de 2022

A 20 años de la muerte de su hija recién nacida, un hombre escucha: "Papá, por fin te encontré" - Historia del día

22 de marzo de 2022

Alcalde se viste como indigente, va al hospital local y ve a pobre anciana llorando - Historia del día

07 de abril de 2022

Anciana viuda viaja a otra ciudad y ve a trillizos que se parecen a su difunto hijo - Historia del día

13 de abril de 2022

Mujer demanda a su marido para recibir compensación: su hija apoya a su padrastro, no a ella - Historia del día

15 de mayo de 2022

Anciana le pide a doctora que le diga a su hijo que está muerta y luego una mujer desconocida se la lleva - Historia del día

14 de marzo de 2022

Niño cuida a su abuela: tras su muerte, hereda retrato de Washington y halla una llave adentro - Historia del día

12 de mayo de 2022

Mujer que sufrió abortos se despierta a diario con la risa de niños en su patio: sale y no ve a nadie - Historia del día

15 de mayo de 2022

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022

Gemelos envían a papá a un ancianato y se enteran de que dejó su herencia al conserje, que es idéntico a ellos - Historia del día

28 de febrero de 2022

Esposo no tiene permitido ingresar a la habitación de esposa enferma: días después ella oye su voz en la radio - Historia del día

16 de mayo de 2022

Vendedora echa a pobre anciana de tienda lujosa: policía la lleva de vuelta más tarde - Historia del día

07 de mayo de 2022

Chica queda confundida cuando anciana llega a su casa y dice que es dueña del lugar - Historia del día

31 de marzo de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited