Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciana solitaria ve la puerta del sótano abierta: solo su difunto esposo tenía la llave - Historia del día

Georgimar Coronil
05 abr 2022
07:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Sandra y Pedro se casaron a los 22 años y fueron pareja durante más de 40 años. Cuando Pedro murió, ella recordó lo que su marido le había dicho sobre su bodega.

Publicidad

A Pedro le diagnosticaron una enfermedad terminal y tuvo que permanecer hospitalizado en un centro de salud. Sandra lo visitaba cada dos días.

Una mañana, la dama llegó al hospital y notó que el personal de enfermería no la miraba a los ojos. Se sintió nerviosa hasta que vio a Jeniffer, la enfermera de Pedro. "Hola Sandra, ven conmigo", le dijo.

Enfermera. | Foto: Shutterstock

Publicidad

La enfermera ayudó a Sandra a sentarse y le explicó que la salud de Pedro había dado un giro terrible en las últimas 48 horas. "No estará mucho tiempo con nosotros y es hora de despedirse", añadió Jeniffer. Sandra se acercó con lágrimas en los ojos a la habitación de su esposo y se despidió de él. 

"Pedro hablaba muy bien de ti; era el que más confiaba en ti en este centro", dijo Sandra. "¿Hay algo que necesites de él aparte de su ropa?", preguntó.

Jeniffer le dio a Sandra los números de teléfono del abogado de Pedro. "Estuvo aquí ayer; llámalo, por favor, y él te explicará todo lo que tienes que hacer a partir de este momento", le dijo. 

Publicidad

Lee también: Anciano le pide a su hijo que lo lleve a residencia geriátrica en vez de quedarse a vivir con la familia - Historia del día

Sandra llamó al abogado y acordaron una cita en su casa para explicarle todo sobre el testamento de su marido. Cuando el abogado llegó, dijo que Pedro había dejado todo su patrimonio en su sótano. Sandra sonrió. "Siempre me dijo que su bodega era su mejor caja fuerte", expresó. "Entonces, ¿sabes dónde está la llave?".

"No, Jeniffer no me dio la llave", dijo Sandra. "Te aconsejo que vuelvas a la residencia de ancianos mañana y les pidas que registren de nuevo la habitación", expresó.

Publicidad

Mientras Sandra se preparaba para ir a la cama, oyó un ruido extraño en su patio trasero. Cuando se apresuró a ver qué pasaba, vio una silueta que se alejaba de la casa y saltaba la reja. Asustada, corrió a buscar su teléfono, pero se detuvo al ver que la puerta del sótano estaba abierta.

Habitación. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Caminó hacia ella y vio lingotes de oro, joyas y un pequeño fajo de billetes. Inmediatamente, se subió a su coche y se dirigió a la residencia de ancianos.

"¿Dónde está Jeniffer? Quiero verla ahora", le dijo Sandra a la recepcionista. Mientras el personal la calmaba, le explicaron que Jeniffer se había ido a casa.

Sandra se negó a marcharse y la esperó en el centro toda la noche. Cuando Jeniffer llegó al trabajo, empezó a interrogarla sobre la llave de Pedro. "¿Cómo te atreves a mentirme? ¿Sabías lo de la llave del sótano y por eso has venido a mi casa a robarme?", gritó Sandra. 

“Por favor, cálmate, tengo que explicarte todo", pidió Jeniffer.

Publicidad

Sandra se negó a escuchar. Amenazó con llamar a la policía y al abogado de Pedro. Pero antes de que pudiera hacerlo, otras enfermeras vinieron a calmar a la mujer.

"Bien, te doy dos minutos para que me expliques lo que sucede antes de que las autoridades te detengan por robar a una anciana", exigió Sandra. 

Sótano. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Cuando vimos que a Pedro le quedaba poco tiempo de vida, empezamos a reunir dinero. Recaudamos 15.000 dólares y le contamos nuestros planes", expresó Jeniffer. 

"Tu esposo me aconsejó que lo mantuviera en secreto. Él sabía que no aceptarías la ayuda, así que me pidió que me quedara con la llave y colocara el dinero en el sótano después de su muerte. Se suponía que debía llamarte hoy y darte la llave como si no hubiera pasado nada, pero está claro que he fallado", dijo Jeniffer. 

"Tu marido te quería y pensó en ti hasta el final", dijo una enfermera. "Confiaba en Jeniffer porque sabía que ella seguiría sus deseos y colocaría el dinero en la bodega", explicó otra. 

Publicidad

Lee también: Chica queda confundida cuando anciana llega a su casa y dice que es dueña del lugar - Historia del día

"Siento haberte causado tanta angustia, he intentado no decir nada, pero soy muy mala corriendo", bromeó Jeniffer.

Cuando Sandra empezó a reírse, Jeniffer se dio cuenta de que la había perdonado y se sintió aliviada. "Nunca voy a volver a hacer eso por ninguno de nuestros pacientes favoritos", añadió. 

Sandra agradeció la explicación. Abrazó a todas las enfermeras que habían contribuido con su dinero. "Disculpen todas las amenazas. Me he sentido muy sola y asustada desde que Pedro enfermó", explicó. 

Publicidad

Hombre firmando un documento. | Foto: Shutterstock

Jeniffer invitó a Sandra a visitar la residencia de ancianos todas las veces que quisiera. "Me encantaría pasar un tiempo contigo, y puedes comer todo el pudín que quieras cuando estés aquí", dijo Jeniffer. 

Publicidad

"¿Te ha dicho Pedro lo mucho que me gusta el pudin?", preguntó Sandra.

"Por supuesto, siempre me pedía que te guardara una ración extra los días que venías de visita", dijo Jeniffer. "Ahora tengo que irme; nos vemos pronto".

Lee también: Mujer mayor ayuda a hombres sin hogar en su vecindario: años después ellos llegan a su casa en auto de lujo - Historia del día

Sandra cumplió su promesa y visitaba a Jeniffer tres veces por semana. Con el tiempo se enteró de que la enfermera era huérfana y había pasado su adolescencia en un centro de acogida. "Conseguí estudiar tras recibir una beca; eso me salvó la vida", dijo.

Publicidad

Sandra decidió dar parte de su dinero a Jeniffer. "Espero que esto te haga la vida un poco más fácil, sobre todo después de lo bien que te has portado con Pedro", dijo. La enfermera estaba muy agradecida por la generosidad de Sandra y formaron una linda amistad.

Mujeres con las manos entrelazadas. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Los amigos son fieles hasta el final: Pedro siguió confiando en Sandra incluso después de su muerte. Sabía que ella no aceptaría el dinero, así que le pidió a las enfermeras que se lo llevaran a escondidas a su bodega. 

La bondad puede hacer que nuestras vidas cambien para siempre: La compasión de Jeniffer hacia Pedro y Sandra la llevó a tener una vida mejor. 

Por favor, comparte esta historia con tus amigos; podría inspirar a la gente a compartir sus propias historias o a ayudar a alguien más.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad