logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Maestra mayor llega a casa en Nochebuena y nota huellas que llegan hasta su puerta abierta - Historia del día

Guadalupe Campos
12 may 2022
17:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una maestra veterana vuelve a casa en Nochebuena. Nota asustada que la puerta está abierta y que el frente está lleno de pisadas.

Publicidad

Amanda Carrizo ama su trabajo. Le permite pasar tiempo con niños, que para ella son su alegría. Desde niña supo que quería dedicarse a enseñar, y sus padres siempre la apoyaron con su carrera.

Después de obtener un título universitario en educación, Amanda pudo conseguir un trabajo en una escuela local no muy lejos de donde creció. Su trabajo como profesora le dio satisfacción e incluso la hizo conocer a quien sería su marido.

Maestra de matemáticas frente al pizarrón. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El hombre con el que se casó, David, también era maestro, y se conocieron durante una visita a un museo. Casualmente había llevado a sus estudiantes a ese mismo museo ese día, y se unieron para gestionar el caos de supervisar a sus estudiantes.

Juntos tuvieron un hijo, Lucas. Veinte años más tarde, David falleció de cáncer, y quedó solo Amanda para apoyar económicamente a su hijo, que estaba en la universidad.

El hijo siempre estaba lejos de casa y rara vez la visitaba o la llamaba para ver cómo estaba. De hecho, la única vez que parecía recordar su existencia era cuando necesitaba algo de dinero.

Ese año no fue diferente; Amanda solo había tenido noticias de su hijo dos veces en todo el año, y la Navidad se acercaba rápidamente.

Publicidad

Un día poco antes de las vacaciones, estaba en medio de una práctica de matemáticas con sus estudiantes cuando su hijo la llamó: "Hola mamá, ¿podrías enviarme algo de dinero?", preguntó con voz quejosa.

"¿Por qué es eso lo primero que sale de tu boca después de tanto tiempo sin siquiera enviarme un mensaje?", le preguntó, molesta y dolida, sin darse cuenta de que sus alumnos la miraban, escuchándola.

Lee también: Anciana queda sola porque su único nieto desapareció un día antes de Navidad - Historia del día

"¿Qué dices, mamá? Si no hay nada de qué hablar", protestó él.

Publicidad

"¿En serio Lucas, eso es lo que piensas?" Dijo ella con voz temblorosa.

Señora habla por teléfono. | Foto: Shutterstock

"Mamá, ¿vas a poder darme algo de dinero o no?", insistió.

Publicidad

"¡Bueno, pues esta vez no!", exclamó ella.

"¿En serio mamá? Entonces supongo que tendré que venir y tomarlo", respondió con frialdad.

"¿Quieres decir que planeas robarme?".

A todo esto, pese a que ella se asomó por la puerta al pasillo para tener algo de privacidad, toda la clase escuchó la conversación.

"Eso no es lo que quiero decir mamá, ¿es realmente robar si pertenece a mi madre?", preguntó Lucas.

"Mira, te daré algo de dinero, pero con una condición, ¿te parece?", cedió la maestra.

Publicidad

"Dímela, mamá".

Lee también: Niña de 8 años desaparece de casa el día antes de Navidad: su papá nota que también faltan las llaves del auto - Historia del día

"Tienes que volver a casa para pasar la víspera de Navidad conmigo", dijo.

"Hecho", dijo él sin dudarlo.

"Entonces te estaré esperando" dijo, y terminó la llamada.

"Lamento que tuvieran que escuchar eso, niños", dijo a modo de disculpa y continuó con la clase de matemáticas.

Decoración navideña. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El día antes de Navidad, hizo las compras para cocinar el plato favorito de su hijo. Ella lo llamó para preguntarle si estaba en camino cuando ella salió de la tienda, pero él no respondió.

Se resistió a abandonarse a pensamientos negativos. Cruzó el estacionamiento hasta su coche, y una vez dentro, intentó llamar a su hijo de nuevo, sin respuesta.

"Lo más probable es que ya no necesite dinero, por eso no vio la necesidad de venir", pensó, disgustada.

El trayecto a casa duró unos 30 minutos debido a las carreteras cubiertas de nieve. Cuando Amanda llegó a su casa, notó muchas huellas que conducían a la casa. Era extraño, y la desconcertó.

Publicidad

Cuando se acercó a la puerta, notó que estaba ligeramente abierta, por lo que rápidamente tomó su teléfono y llamó al 911.

Lee también: Nieto halla vieja carta de su abuelo a Santa y decide cumplir el deseo del anciano - Historia del día

"Este es el 911, dígame su emergencia", dijo una voz monocorde. "Hola, creo que alguien entró en mi casa", comenzó a decir Amanda mientras entraba en la casa y encendía las luces.

"¡¡SORPRESA!!", gritaron muchas voces.

Toda la casa estaba llena de sus alumnos, de pie y gritando "¡Feliz Navidad!" a viva voz. No eran todos alumnos actuales: también había exalumnos de hacía varios años.

Publicidad

Amanda quedó profundamente conmovida. Con la voz cortada por el llanto, dio las gracias a los chicos. "¿Pero cómo pudieron entrar?", preguntó.

Niños con decoración navideña. | Foto: Shutterstock

Publicidad

En ese momento, los visitantes se separaron por el medio para dejar pasar a su hijo, Lucas, que estaba de pie en el medio de la habitación.

"Mamá, disculpa mi actitud egoísta, estoy avergonzado", dijo, algo que Amanda nunca creyó que le oiría decir.

"Después de la última vez que hablamos, estos chicos se acercaron a mí para decirme que querían darte un regalo sorpresa para Navidad, pero necesitaban entrar en la casa, y yo tenía una llave", contó.

"Ver a estos niños preocuparse por ti de esta manera, incluso más de lo que nunca lo hice, me hizo darme cuenta de lo egoísta que he sido", explicó. "¿Puedes perdonarme?", le preguntó, con los brazos abiertos.

Publicidad

Lee también: Anciana celebra la Navidad sola porque sus hijos se enteraron de que trabaja limpiando - Historia del día

"Por supuesto, hijo mío", dijo Amanda emocionada, y lo abrazó fuerte.

Después del abrazo, Lucas le dio el regalo que le dio, que era un reloj con un mensaje grabado en su espalda: "Para mi amada madre", decía.

Señora sonriente. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Sus estudiantes también le dieron una caja grande que se movía mucho: contenía un cachorro, algo que siempre había querido, para que ya no se sintiera sola. Desde ese día en adelante, Lucas cambió su actitud hacia su madre, y vivieron felices como familia.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ponte en contacto con la familia, pero no solo porque necesites algo. Lucas ignoró a su madre hasta que llegó el momento de solicitar asistencia financiera, por lo que ella le puso una condición. Afortunadamente, pudo ver su error después de hablar con sus estudiantes.

Sigue tus sueños. Amanda se convirtió en maestra porque era lo que siempre quiso hacer, y la ayudó a hacerlo lo mejor que pudo. Su diligencia y amabilidad hicieron que sus estudiantes la amaran, y finalmente, ese amor ayudó a que ella y su hijo se reconciliaran.

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Comparte esta historia con seres queridos. Puede alegrarles el día o serles de inspiración.

Publicidad