Nieto halla vieja carta de su abuelo a Santa y decide cumplir el deseo del anciano - Historia del día

Georgimar Coronil
13 ene 2022
23:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Mientras buscaba adornos para el árbol de Navidad, Carlos descubrió la vieja carta de su abuelo a San Nicolás. El anciano tenía siete años cuando la escribió y le pedía un televisor. 

Publicidad

"Voy a ver si el resto de los adornos están en el ático, mamá", dijo Carlos, de 15 años, mientras subía las escaleras y abría la puerta. Estaban colocando el árbol y faltaban pocos días para la Navidad, pero de alguna manera, no podían encontrar el juego de adornos favorito de su madre que utilizaban todos los años.

Carlos vivía con sus padres, Marta y José, y con su abuelo Miguel. Pero su casa había sido construida por la familia de su abuelo, lo que significaba que muchas generaciones ya habían vivido allí. El hogar estaba lleno de recuerdos de su familia y, a veces, las cosas se perdían entre las tantas cajas guardadas en el almacén.

Árbol de Navidad en el ático. | Foto: Pexels

Publicidad

Como la madre de Carlos usaba los mismos adornos de Navidad cada año, esperaba no tener que escarbar demasiado en el ático antes de encontrar lo que buscaba. Había mucho polvo y estornudó varias veces. Finalmente, halló una vieja caja con la palabra "Navidad", pero frunció el ceño después de abrirla. Tenía un montón de cosas viejas y no era lo que su mamá buscaba.

El adolescente decidió explorar un poco más. Tal vez había algo ahí dentro que le podía interesar. Un viejo adorno de Papá Noel podría servir, pero algo más le llamó la atención. Era un sobre dirigido a Papá Noel en el Polo Norte, y decía: "De Miguel". Era la vieja carta de su abuelo a Santa.

"Eh, qué curioso", murmuró Carlos. Le pareció bonito que su bisabuela hubiera guardado la vieja carta de su hijo en una de las cajas y decidió abrirla.

Publicidad

"Querido Santa, tengo siete años y me he portado bien este año. Quiero pedirte un televisor. También ayudaría a mi casa, y quiero ver películas con él. Gracias, Miguel".

Carlos rio y se guardó la carta en el bolsillo. Siguió buscando los adornos de su madre hasta que los encontró. Luego toda la familia terminó de decorar el árbol.

Esa noche, pidieron una pizza y se sentaron a comer. Fue entonces cuando Carlos decidió preguntarle a su abuelo qué era lo que solía querer por Navidad cuando era pequeño.

Publicidad

Joven comiendo pizza. | Foto: Pexels

"Oh, nosotros no teníamos todas las cosas que ustedes tienen. Ese año me alegré de que me regalaran un robot de madera de juguete. Pero pedí un montón de cosas. Una bicicleta. Un trineo. Un perro. Mis padres siempre fueron geniales a la hora de conseguirnos los regalos de Navidad que queríamos y algunos que no sabíamos que necesitábamos", comentó su abuelo, mordiendo un trozo de pizza.

Publicidad

"Entonces, ¿siempre conseguías todo lo que querías?", preguntó Carlos y miró a su alrededor. En su casa siempre había faltado algo. Algo que formaba parte de la mayoría de los hogares: una televisión. Hoy en día, todo el mundo tenía tabletas, teléfonos y ordenadores para ver lo que necesitaban. Pero por alguna razón, nadie había comprado un televisor en su casa.

"Hay una cosa que nunca tuve. Un televisor", reveló su abuelo y asintió. "Sí, eso es. Mis padres decían que Papá Noel no podía llevar algo tan grande. Pero luego, me di cuenta de la verdad. Eran muy caros. Era un lujo, y mis padres no querían que estuviéramos pegados a la pantalla todo el tiempo".

"¿Y cuándo fuiste mayor? ¿Papá y su hermano pidieron una?" Preguntó Carlos. Nunca consideró extraño que no tuvieran una televisión. Pero hace años, la gente no tenía la tecnología de hoy.

Publicidad

"Para entonces, me había acostumbrado a un hogar sin uno, y tu difunta abuela, Rosa, odiaba el ruido. Quería que los niños se concentraran en la lectura y el estudio, no en una pantalla", continuó el abuelo Miguel.

El padre de Carlos, José, se rio. "Sí, era horrible. Teníamos que ir a casa de la prima Jenny para ver cosas. Pero entonces, conseguimos un ordenador y nos distrajimos con él", comentó.

Hombre comiendo pizza. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Por qué no compraste una televisión, papá?", preguntó Carlos.

"No lo sé. ¿La necesitas ahora?", replicó José, terminando su rebanada.

"En realidad no", murmuró Carlos. Pero quería algo más. "Pero estaría bien ver películas en familia".

"Sí, recuerdo que también quería hacer eso. Pero podemos usar tu ordenador, ¿verdad Carlos?" Preguntó el abuelo Miguel.

Cambiaron de tema después de eso, pero Carlos estaba obsesionado con el televisor. No le mostró a su abuelo la vieja carta porque quería sorprenderle. Así que cuando todos se retiraron por la noche, fue a la habitación de sus padres y se lo contó. Acordaron comprar un televisor para el anciano y fueron a recogerlo al día siguiente.

Publicidad

Lo escondieron en el garaje y lo colocaron junto al árbol de Navidad antes de que el abuelo Miguel se despertara la mañana del 25. Carlos puso la carta encima de la caja del televisor envuelto y añadió una pequeña nota de "Santa". Decía: "Siento el retraso del regalo, Miguel. Aquí tienes tu televisor".

Árbol de Navidad. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando el abuelo Miguel se despertó, todos los demás le esperaban en el salón. Vio el regalo y se llevó la mano a la cabeza con asombro. "¡No puedo creerlo, chicos!".

Supo enseguida lo que era, pero alcanzó primero la nota. "Por eso estabas preguntando, Carlos. ¡Gracias, mi querido muchacho! Es el mejor regalo que he recibido!", exclamó mientras Carlos se levantaba del sofá y se iba a abrazar a su abuelo.

Juntos, abrieron la caja. Carlos buscó películas antiguas en varios sitios de streaming, y pasaron el día de Navidad disfrutando de clásicos como “It's a Wonderful Life” y “Remember the Night”.

Publicidad

"Esta tiene que ser la mejor Navidad de todas", dijo el abuelo Miguel, secándose las lágrimas al terminar una de las películas. Carlos se apoyó en él, usando su mano para pulsar el control a distancia para la siguiente película. El adolescente estaba completamente de acuerdo.

Televisor. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca es demasiado tarde para recibir un regalo de Navidad: Algunas personas no recibieron el regalo que querían cuando eran pequeñas y de adultos fueron recompensados.

Aprecia los momentos especiales con tu familia: La Navidad no es realmente una cuestión de regalos. Se trata del tiempo que pasas con tu familia. Pero algunos regalos unen más a las familias.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire. 

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad