logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niña de 8 años desaparece de casa el día antes de Navidad: su papá nota que también faltan las llaves del auto - Historia del día

Guadalupe Campos
10 may 2022
17:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una niña de ocho años desapareció con las llaves del coche familiar en Nochebuena. Los padres la buscaron por todas partes, y cuando finalmente la encontraron, descubrieron algo que los enterneció.

Publicidad

Michael y Joanna eran padres de una hija de ocho años, Lucy. Era una buena niña, bien educada y de buen carácter, y lo era todo para ellos.

Todos en el vecindario podían dar fe de esto y elogiaban a sus padres por criarla bien. Pero por sobre todas las cosas tenía una virtud: su amor al prójimo que se dejaba ver en su gran amabilidad. Cada uno de sus actos estaba llevado por la bondad.

Casa con decoración navideña. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Además de ser amable y generosa, Lucy también era una chica inteligente. También amaba a los animales y generalmente jugaba con ellos en su jardín. Cuidaba de la granja avícola de sus padres y se sabía los nombres de todas las gallinas.

Los padres de la niña creían que la conocían bien. Pero todavía tenían mucho con lo que sorprenderse.

En Nochebuena, Lucy escribió una carta a Papá Noel. Le dio la misiva a su padre, quien le dijo que se dirigiría a la oficina de correos para enviarla por correo a Santa.

Como el coche de su esposa, que acababa de llegar del supermercado, tenía la climatización prendida, Michael cogió el de Joanna y fingió que iba a la oficina de correos. Sin embargo, fue a la pastelería a buscar el postre que habían encargado para esa noche.

Publicidad

Mientras Michael todavía estaba en el supermercado, Joanna lo llamó e informó que Lucy había desaparecido. Inmediatamente, Michael salió corriendo del supermercado y se dirigió directamente al coche.

Condujo a casa y encontró a su esposa llorando: no podía encontrar a Lucy por ninguna parte. Michael consoló a su esposa y le aseguró que todo estaría bien.

"Mira, coge tu coche, yo cogeré el mío, y vamos a conducir por las calles. ¡La encontraremos!", dijo.

Sin embargo, no pudieron encontrar las llaves del vehículo. Buscaron por todas partes en la casa pero no se las veía por ningún lado. El padre estaba confundido y corrió al garaje para ver si su coche estaba allí.

Publicidad

Llaves del coche. | Foto: Pixabay

Y ahí estaba. "Qué extraño", pensó.

Para no perder tiempo, se subieron ambos al coche de Joanna y salieron a recorrer las calles. Mientras conducía, Joanna, que todavía estaba llorando, comenzó a leer la carta de su hija a Santa.

Publicidad

A mitad de la carta, Joanna gritó: "¡ESTÁ EN LA CASA ABANDONADA AL LADO DEL RESTAURANTE ITALIANO! ¡VAMOS ALLÍ!"

La casa abandonada se encontraba a unos 100 metros de su vivienda. Cuando llegaron allí, encontraron a Lucy dentro. Los padres preocupados abrazaron a su hija y Michael le preguntó qué estaba pasando.

"Lee su carta cariño," contestó Joanna a la pregunta de su marido.

Michael empezó a leer la carta. En ella, Lucy le decía a Santa que no quería recibir ningún regalo para Navidad. En cambio, ella quería que le hiciera un favor.

Lee también: Cada día, anciana llorosa espera en la parada del autobús y se marcha cuando el bus llega - Historia del día

Publicidad

"Estoy preocupado por tus renos. Creo que deben estar cansados de volar a todos los países del mundo. Deberían ser libres", se leía en la letra redonda de la niña.

Le explicaba a Papá Noel que escondería las llaves del coche de su padre cerca de la chimenea. Por lo tanto, cuando Santa llegara a su casa, podía encontrar las llaves del coche y tomar el auto de su padre.

Casa abandonada. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Puedes dejar que tus renos vuelvan al bosque. Estoy segura de que se sentirán mejor allí", escribió Lucy.

Michael comenzó a llorar y sonrió cuando llegó a esta parte de la carta. Le preguntó a Lucy por qué había ido a esconderse en la casa abandonada. La esposa lo instó a que siguiera leyendo, así que lo hizo.

En la carta, Lucy le dijo a Santa que sabía que sería tarde para cuando llegara a su casa, y que sus renos necesitarían un lugar donde pasar la noche antes de ir al bosque.

"Voy a preparar un lugar de descanso en la casa abandonada al lado del restaurante italiano. No está lejos de mi casa", había escrito Lucy.

Publicidad

Prometió dejar algo de comida y mantas calientes. Se disculpaba porque no sabía bien qué comían los ciervos, pero esperaba que les gustara lo que ella les había preparado.

Lee también: Cartero escucha fuerte llanto en una casa abandonada y se apresura a entrar - Historia del día

Después de leer la carta de Lucy, Michael miró a su alrededor y vio algunas mantas calientes y almohadas que su hija había traído para los renos de Santa. También había algunos sándwiches y refrescos sobre la mesa. Lucy le dijo a sus padres que tomó unos sándwiches sin carne porque creía que los renos debían ser vegetarianos.

Michael y Joanna abrazaron a su hija, orgullosos de su bondad. Allí y entonces, decidieron seguirle el juego con sus planes para Santa y sus renos.

Publicidad

Santa Claus con renos. | Foto: Shutterstock

En la mañana de Navidad, los orgullosos padres llevaron a su hija a la casa abandonada. Allí, encontraron una nota. Era de Santa, en nombre de sus renos.

Publicidad

Agradecía a Lucy por dejarlos descansar en el lugar que ella había preparado. Contaba que había usado el coche de su papá para el resto del trayecto.

También confesó que, con permiso de los renos, él también había parado un momento a comer un sándwich. “¡Gracias por los sándwiches con tomates y mozzarella!", decía.

Le contaba también que había vuelto a buscar a sus amigos renos cuando todo estuvo listo, y que fueron ellos quienes insistieron en dejar la nota. "¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!", decía al final, con las firmas de Papá Noel y sus renos.

Lee también: Niña le pide a desconocido que la ayude a encontrar a su papá y le da un papel con su dirección - Historia del día

Publicidad

Después de leer la carta, Lucy estaba muy feliz y sonrió emocionada. Sus padres estaban exultantes también. La suya era, realmente, una niña muy especial.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Enseña a los niños a ser amables. Lucy demostró ser una niña muy bondadosa. Los niños aprenden de sus padres y de quienes los rodean y eligen sus rasgos de ellos. Los padres deben comenzar a educar a sus hijos para que sean buenos y amables desde que son bebés.

Nutre el espíritu navideño de tus hijos. Michael y Joanna podrían haberse enfadado con su hija por haber desaparecido, o romperle la ilusión y decirle que nada de eso era real, pero decidieron seguirle el juego y la hicieron tener una Navidad maravillosa que nunca olvidaría.

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad