logo
Flickr/MJ Klaver
Fuente: Flickr/MJ Klaver

Hijo echa a su madre de casa: ella lo ve viviendo en las calles 13 años después - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer quedó atónita cuando su hijo la echó de su propia casa después de venderla por una fortuna. Años después, ella reconoce a un indigente en la calle.

Publicidad

Carol Vásquez había pasado por muchas cosas en su vida. Muchas otras mujeres se habrían sentido amargadas por su sufrimiento.

Pero ella siempre había mantenido la frente en alto, las esperanzas altas y el amor en su corazón, incluso cuando se había enfrentado a la peor de las traiciones.

A los 55 años, Carol tenía una vida estable con un buen trabajo y una agradable casa propia. Pero trece años antes había pasado por una experiencia angustiosa que la había llevado a un período en la que vivió sin hogar: su propio hijo la había dejado en la calle.

La mujer se había casado por primera vez cuando tenía 18 años con un encantador hombre mayor que la había dejado boquiabierta.

Publicidad

Desafortunadamente, su esposo se enamoró de una mujer más joven poco después de su tercer aniversario de bodas y del nacimiento de su único hijo.

Lee más: Papá echa a su propio hijo de la casa por el repugnante regalo que le dio a su hermanastro - Historia del día

Carol estaba devastada y buscó la ayuda y el apoyo de sus padres. Se había convertido en hija única desde que su hermano mayor falleció en un accidente, y sus padres estaban dedicados a ella. Se recuperó y se dedicó a su carrera y a criar a su hijo, Gregorio.

Cuando el chico tenía trece años, Carol conoció a Carlos. Él estaba perdidamente enamorado de ella y la perseguía incansablemente.

Publicidad

A los padres de la mujer no les convencía el aparente encanto del hombre. Pensaban que era otro Don Juan y temían que tarde o temprano le rompería el corazón a su hija.

Un hombre y una mujer firmando un documento. | Foto: Unsplash

Publicidad

Así que hablaron con su abogado y pusieron la escritura de su casa a nombre de su nieto. Hablaron con Carol y Gregorio y le dijeron al chico que la casa era de su madre y que solo estaba a su nombre para su custodia en caso de que el matrimonio con Carlos no funcionara.

Pero a pesar de las dudas de sus padres, la mujer estaba enamorada, así que se casó con el hombre y se fue a vivir con él. Lamentablemente, unos años más tarde, sus padres fallecieron con seis meses de diferencia.

Ella entristeció profundamente y Carlos fue dulce y solidario. Durante ocho años, la mujer vivió un matrimonio feliz. Ella creía que finalmente había conocido y se había casado con el hombre de sus sueños.

Publicidad

Pero le esperaba un duro despertar. Dos días después de su cumpleaños número 42, Carlos anunció que se divorciaría de ella. Le explicó (con bastante encanto) que, aunque la amaba, ahora sentía que su felicidad estaba en otra parte.

También insistió en la división de sus bienes y se molestó mucho al descubrir que la valiosísima propiedad de los padres de ella no le pertenecía a su aún esposa.

Carol se mudó a la casa de sus padres, que hasta entonces había estado alquilada. Mientras tanto, Gregorio se había casado y estaba ocupado construyendo una práctica exitosa como psicólogo.

Una mujer mirando a través de una ventana. | Foto: Unsplash

Publicidad

La mujer llamó a su hijo y le habló de la casa: “Cariño, creo que deberíamos ir al notario la próxima semana y colocar la casa a mi nombre”.

“Mamá”, dijo Gregorio. “Se avecina una semana pésima, y ​​la semana siguiente me iré de la ciudad para visitar a los padres de Grecia. ¡Lo arreglaremos cuando regrese!”.

Pero cuando Gregorio volvió, no lo resolvieron. Siempre había una razón u otra para posponer la visita al abogado. Carol estaba irritada pero no indebidamente alarmada. Después de todo, era su hijo.

Dos meses después, Gregorio se presentó sin previo aviso. “¡Hola mamá!”, dijo casualmente. “Escucha, quiero que te mudes para el final de la semana. He vendido la casa”.

Publicidad

Carol dejó caer la tetera que sostenía y se salpicó las piernas con té hirviendo. Pero en ese momento, ni siquiera sintió el dolor de las quemaduras.

“¿Qué?”, dijo Carol sorprendida. “Lo siento, Gregorio, no entiendo”.

“La casa”, dijo Gregorio con frialdad. “La he vendido. Tienes que irte el viernes”.

Un hombre señalando con su dedo. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Esta es mi casa!”, gritó Carol. "¿Cómo pudiste venderla?”.

“Según la ley, la casa es mía. Está a mi nombre, es de mi propiedad, y como no pagas ni alquiler, tienes que salir inmediatamente”.

Carol tenía tres días para salir de la casa y encontrar un nuevo lugar para quedarse. Afortunadamente, tenía una buena amiga que la acogió.

Estaba agradecida con su amiga, pero vivía en un apartamento pequeño con una familia numerosa y, después de una semana, se mudó.

Lee también: Hija dejó a su papá sin nada después de la muerte de su abuela por una buena razón - Historia del día

Publicidad

Comenzó a vivir en su automóvil, duchándose y cambiándose en el gimnasio, y nadie se dio cuenta de que no tenía hogar.

Después de un año, había juntado un depósito en un pequeño apartamento. Poco a poco, se recuperó, ahorró poco a poco e incluso comenzó a salir con un buen hombre.

Trece años después de que su hijo la echara de su casa, Carol se dirigía a cenar cuando vio a un mendigo en el estacionamiento.

Una persona sosteniendo una maleta desgastada. | Foto: Unsplash

Publicidad

Recordó aquellos amargos días en los que lo había perdido todo, incluida su fe en la humanidad, y se conmovió. Se acercó al hombre y sacó $50 de su bolso.

“Toma”, dijo ella. “Toma esto, cómprate una comida caliente”. Pero en ese momento, el mendigo levantó la cabeza y Carol vio su rostro. “¡Gregorio!”, gritó.

Era su hijo, pero estaba tristemente cambiado. Se veía viejo, delgado y harapiento. “¿Qué te ha pasado?”, le preguntó. “¿Dónde está Grecia?”.

“¿Mamá?”, preguntó el hombre. “¿De verdad eres tú? Grecia... me dejó. Vendimos la casa por 400.000 dólares, pero luego hice algunas apuestas. Ella tomó lo que quedaba. Hice algunos tratos turbios y perdí mi licencia...”.

Publicidad

“Ven conmigo”, dijo Carol, y suavemente ayudó a su hijo a ponerse de pie. “No vas a dormir aquí esta noche”. Llamó para cancelar su cita para cenar y llevó a Gregorio a casa con ella y le invitó a cenar.

Esa noche, el hombre durmió en su sofá, pero al día siguiente, Carol echó mano de sus ahorros y le compró una casa rodante para que viviera.

Con su ayuda, Gregorio consiguió un trabajo como consejero en un centro de rehabilitación y poco a poco comenzó a recuperar su vida.

Un hombre durmiendo en el banquillo de un parque. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Mamá”, susurró el hombre. “Después de todo lo que te hice, ¿por qué sigues ayudándome?”.

Carol sonrió. “Hijo mío, debes saber que, pase lo que pase, ¡el corazón de una madre siempre está abierto!”.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Una madre siempre perdonará a su hijo sin importar lo que haga. Carol perdonó a Gregorio por su robo y traición porque lo amaba incondicionalmente.

El engaño y la deshonestidad siempre conducen al desastre. Después de que Gregorio le robara a su madre, su vida se vino abajo y lo perdió todo, incluso a su esposa y su trabajo.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer deja a su esposo y sus dos hijos para ser rica y glamorosa, y obtiene lo que realmente se merece - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad