logo
Facebook.com/Niue.Politics
Fuente: Facebook.com/Niue.Politics

Obispo lleva a su hija embarazada al hospital: no sabe que sus nietos pronto se quedarán sin mamá

Vanessa Guzmán
18 may 2022
00:25
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El dolor de perder a la madre de un bebé después del parto es algo que muchos hombres esperan no experimentar nunca. Pero desafortunadamente, es inevitable para algunos, y cuidar solo al recién nacido es aún más difícil.

Publicidad

El parto se considera una de las experiencias más dolorosas. Sin embargo, la alegría de una madre no se puede cuantificar después de que nace su bebé. Desafortunadamente, muchas mujeres ingresan sanas a la sala de parto y durante el proceso desarrollan complicaciones que las llevan a la muerte.

Esta lamentable experiencia la vivió el padre de cuatro hijos, Martín Magaoa. Tuvo que armarse de valor para cuidar a sus trillizos recién nacidos después de que su esposa desarrollara una complicación después del parto y falleciera.

Mujer embarazada. | Foto: Pexels

Publicidad

DOLOROSA HISTORIA

Chervonne Magaoa, una mujer de 34 años nacida en Nueva Zelanda, y su esposo, Martín Magaoa, se conocieron mientras estudiaban en la Universidad Brigham Young, el campus de Hawái.

Después de salir por un tiempo, los tortolitos se casaron en 2007. Después de su boda, Chervonne y Martín tuvieron problemas de fertilidad, pero afortunadamente, le dieron la bienvenida a un hijo, al que llamaron Tanner.

A medida que pasaba el tiempo, la pareja deseaba darle un hermano a su hijo y optó por la FIV. Al poco tiempo los tortolitos se alegraron de saber que esperaban trillizos.

Publicidad

Cada semana, Chervonne visitaba el Centro Médico Kapi'olani para Mujeres y Niños para su chequeo. Todo parecía ir bien hasta agosto de 2017.

Lee también: La historia de la mamá que era vientre de alquiler y murió dando a luz al bebé de alguien más

Ese fatídico jueves, el padre de la mujer embarazada, el obispo Hyran Smith, la había dejado en el hospital para un chequeo semanal, ya que su esposo estaba ocupado con el trabajo. Fue una semana antes de la fecha de parto de Chervonne el 6 de septiembre.

Retrato de embarazada. | Foto: Pexels

Publicidad

CESÁREA DE EMERGENCIA

Al igual que todas las citas prenatales de rutina, Smith explicó que comenzó normalmente, pero finalmente tomó un giro negativo. Luego, recordando la experiencia, el obispo confesó: “Por lo general, la cita duraba 30 minutos. Pero esa terminó siendo más larga”.

Después de que los médicos terminaron el chequeo, le informaron a Chervonne y a su padre que la mujer tendría que someterse a una cesárea de emergencia ese mismo día.

La futura madre quedó atónita por el cambio de planes y le suplicó a Smith que informara a su esposo y recogiera a Tanner, de seis años, en la escuela.

Publicidad

El obispo salió corriendo del hospital sin dudarlo mientras Chervonne entraba al quirófano para una cesárea. La cirugía se realizó, y a las 5:30 p.m. la mujer criada en Hawái dio la bienvenida a sus tres hijos.

Mujer embarazada posando para una fotografía. | Foto: Pexels

Publicidad

GRAVE COMPLICACIÓN

Todo parecía estar bien hasta que Chervonne desarrolló una complicación grave. Smith explicó el desafortunado suceso así:

"Tenía una embolia de líquido amniótico, que fue la causa de su muerte. El médico dijo que, según las estadísticas, solo le sucede a una de cada 100,000 mujeres, por lo que fue un evento raro".

Este fenómeno describe una situación en la que el líquido amniótico que rodea al bebé en el útero, que contiene cabello, orina, células y secreciones del bebé, ingresa al torrente sanguíneo de la madre. Puede provocar sangrado incontrolable e insuficiencia cardíaca.

Publicidad

Desafortunadamente, esta era la situación de Chervonne, y ninguno de los miembros de su familia pudo estar presente para despedirse.

Según Smith, se enteró después de regresar al hospital y ver a su nuera, que había llegado antes que él, llorando. Fue un momento devastador para él y su familia.

"Estaba muy saludable y realmente quería a esos bebés. Tenía que mantener los pies en alto, tenía que comer bien. Tenía todo preparado para los bebés; incluso tenía vestidores con sus nombres", señaló el obispo.

Publicidad

RECIBEN AYUDA

Tras la muerte de Chervonne, familiares y amigos cercanos comenzaron los preparativos para un funeral. Para ayudar con el costo, lanzaron una página de GoFundMe con una meta de $50.000. Los amigos de la familia Billy Racule y Jan Lesuma escribieron:

"Todos los que conocen a Chervonne pueden dar fe de su buen humor, su amistad genuina y su amor y devoción por su familia. Le pedimos que haga una donación para ayudar a sus seres queridos en este momento devastador. Los fondos serán usados en el funeral”.

También señalaron que cualquier dinero extra después del funeral ayudaría a Martín y sus cuatro hijos, a sobrellevar la vida.

Publicidad

Lee también: Papá de trillizos recién nacidos llega al hospital y descubre que su esposa desapareció sin dejar rastros - Historia del día

En tres días, personas bien intencionadas contribuyeron, logrando recaudar $47,667. Para octubre de 2018, mil doscientas personas habían aportado $73,867. Los colaboradores también dejaron mensajes conmovedores para la familia en duelo y enviaron oraciones.

Publicidad

ENFRENTAR LA AUSENCIA DE CHERVONNE

En enero de 2018, Martín habló sobre la muerte de su esposa por primera vez desde su fallecimiento. Reveló que no había estado solo, ya que familiares y amigos vinieron a cuidar a los trillizos, Aayden, Blaise y Carson.

Sin embargo, Martín confesó conmovido que a veces pensaba en la muerte de su esposa, pues aún estaba fresca en su memoria. Sin embargo, su primer hijo, Tanner, siguió siendo una fuente constante de fortaleza y consuelo.

Aunque Tanner parecía fuerte, Martín hizo saber que había ocasiones en las que preguntaba por su madre. Luego, el afligido padre llevó a su hijo a la tumba de Chervonne y el pequeño entendió que su madre no regresaría.

Publicidad

Por pequeño que fuera Tanner, tenía que ser fuerte por su padre y sus hermanos recién nacidos. Respecto a los trillizos, Martin señaló que 50 voluntarios se apuntaron para cuidarlos. Tomaban turnos a partir de las 6 a.m. hasta las 10 p.m.

El suegro de Martín explicó que los voluntarios eran miembros de la congregación de su iglesia, la comunidad maorí local, familiares y amigos. "Lavaban, alimentaban a los bebés, les cambiaban los pañales, los envolvían y los ponían a dormir".

A pesar de perder a Chervonne, la familia estaba agradecida por el amor y el apoyo. Para ellos, significó mucho que hubiera personas que los amaban y que estaban dispuestas a cuidar a los bebés.

Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.