Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Papá de trillizos recién nacidos llega al hospital y descubre que su esposa desapareció sin dejar rastros - Historia del día

Vanessa Guzmán
28 oct 2021
12:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Cuando Roberto llegó al hospital después del parto de su esposa, descubrió que ella había desaparecido sin dejar rastro, abandonando a sus trillizos recién nacidos. Pero años después, sus caminos se cruzaron de nuevo con una inesperada visita.

Publicidad

Roberto conoció a Julia mientras ambos estudiaban periodismo. Ella era deslumbrante y encantadora, y él se había enamorado perdidamente antes de darse cuenta.

Afortunadamente, Julia sintió lo mismo por Robert, y así fue como comenzó su romance. Un mes después de salir, Roberto sugirió que se fueran a vivir juntos, y Julia aceptó felizmente.

Hombre sentado en un banco junto a unos coches para bebés. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Sus años universitarios pasaron volando. La encantadora pareja decidió casarse poco después de la graduación. Sin embargo, las cosas empezaron a desmoronarse cuando Roberto expresó su deseo de tener hijos y formar una familia, y Julia estaba todo menos impresionada con la idea.

"No quiero tener un bebé tan pronto, Robert", dijo enfáticamente. "Puedes hablar de ello fácilmente ahora que tienes un trabajo estable. Yo todavía estoy pensando en lo que haré en el futuro".

"Mira, cariño, no te estoy presionando", explicó Roberto. "Solo quiero que algún día tengamos una familia encantadora. Respeto tus elecciones, así que lo tomaremos con calma".

Publicidad

Sin embargo, el destino ya estaba escrito para la pareja. Julia quedó embarazada. Fue un momento terrible para ella y se sintió fatal porque no quería ser madre. Roberto la apoyó lo suficiente y le ofreció la opción de interrumpir el embarazo, pero Julia decidió dar a luz.

Entró en trabajo de parto prematuro mientras Roberto estaba ausente por un viaje de trabajo. Julia tenía solo siete meses de embarazo.

Por fortuna, su vecina, la Sra. Pérez, había ido a su casa ese día y llamó al hospital para informarles del estado de Julia.

De inmediato fue trasladada de urgencia al hospital y, una hora después, la enfermera anunció el nacimiento de trillizos: dos niños y una niña. Cuando Roberto recibió la noticia por teléfono, no pudo contener su emoción. Corrió al hospital, pero cuando llegó, Julia no estaba por ningún lado.

Publicidad

Lee también: Abuela cuida y mantiene a su nieta contra los deseos de su hijo que abandonó a la niña

Preguntó al personal del hospital y a la Sra. Pérez por ella, pero nadie sabía adónde había ido. Había dejado su bata sobre la cama y faltaba su bolso, que su vecina le había traído.

Mujer en consulta médica. | Foto: Pexels

Publicidad

Julia no devolvía sus llamadas y ninguno de sus amigos sabía dónde estaba. Roberto no tenía idea de cómo ponerse en contacto con ella. Julia era huérfana y se había criado en un orfanato.

Fue a la comisaría y presentó una denuncia, pero no pasó nada. Finalmente, la madre de Roberto intervino para ayudarlo a criar a los niños. También sugirió que se casara con alguien, pero el padre primerizo había perdido la fe en las relaciones después de lo que sucedió con Julia.

Con el paso del tiempo, los trillizos asistieron al jardín de infancia, luego a la escuela y, finalmente, se graduaron de la escuela secundaria. Posteriormente, todos asistieron a universidades y se graduaron con honores.

Publicidad

Con frecuencia se quejaban con Roberto de que extrañaban a su madre. Tenían envidia de sus amigos cuyos padres siempre habían estado presentes en la escuela, la universidad y las ceremonias de graduación.

Pero Roberto estaba indefenso porque temía que la próxima mujer en su vida también abandonara a los niños.

Sin embargo, una tarde, mientras él y los chicos almorzaban, sonó el timbre. "Voy a abrir, papá", sugirió Anna, la hija de Robert. "Ustedes continúen".

Cuando la joven abrió la puerta se quedó congelada. "¡No puedo creer que seas tú! ¡¿Qué estás haciendo aquí?!".

Publicidad

Julia estaba en la puerta. Cuando Anna la vio, no pudo evitar enfurecerse. Su mente recordó las imágenes que había visto en secreto en el álbum de bodas de su padre escondidas en su habitación.

Niños corriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, cuando se enteró de cómo su madre los abandonó, Anna no sintió nada más que odio por la mala mujer.

"¿Podrías dejarme entrar?", preguntó Julia en voz baja. "Necesito hablar con tu padre".

Anna estaba furiosa y estaba a punto de golpear la puerta en las narices de su madre cuando su papá intervino. "¿Quién está ahí, cariño? ¿Es un repartidor?", preguntó mientras se acercaba a ella. Pero cuando llegó a la puerta, no podía creer lo que estaba viendo.

"¿Qué haces aquí, Julia? ¿Y qué te pasó?", preguntó mientras veía su atuendo raído, rostro cansado y mejillas hundidas.

Publicidad

"Es una larga historia, Roberto", dijo Julia. "¿Puedo entrar primero?".

Anna se opuso y le dijo a su padre que no dejara entrar a la mujer, pero Roberto llevó a Julia adentro, le dio una manta y le ofreció té.

Mientras Julia sostenía suavemente la taza en sus manos, los pensamientos de Roberto se dirigieron a su pasado. Así es como se conocieron en una cafetería, y después solían ir a citas de café.

Pero Julia ahora parecía frágil. Su rostro estaba cubierto de arrugas y signos de fatiga. Roberto, que había estado furioso por su inesperada presencia después de tantos años, ahora no sentía más que simpatía por ella.

Publicidad

Mujer parada en la entrada de una casa. | Foto: Unsplash

“¿Qué te pasó, Julia? ¿Y por qué nos dejaste?”, Roberto estaba perdido en sus pensamientos. Pero en ese momento, ella lo interrumpió. "Gracias por ser tan amable conmigo, Roberto. Aunque te dejé, sigues siendo bueno conmigo".

Publicidad

"Bueno, Julia, lo hecho, hecho está", suspiró Roberto, con la mente todavía fija en su rostro cansado. "No puedes cambiar eso, pero puedo darte otra oportunidad para hacer las cosas bien. Sé que no será lo mismo, pero si trabajas lo suficiente, los chicos te perdonarán y aceptarán".

"¡Oh no! ¡No es por eso que estoy aquí!", Julia levantó la cabeza de su taza. "Esperaba que me prestaras algo de dinero. Te lo devolveré lo antes posible. No tengo dónde quedarme, así que pensé en alquilar un pequeño apartamento para mí".

Roberto estaba asombrado. "¿De verdad, Julia? Entiendo que nunca quisiste ser madre, ¡pero no puedo creer que seas tan mala! ¡Regresas después de tanto tiempo, sin ninguna preocupación por nosotros! ¡Lo único que te importa es tu comodidad!".

Publicidad

“Por favor, levántate y vete. No quiero montar una escena delante de mis hijos”.

"Mira, Rob, nunca me gustaron esos niños en primer lugar. Tenía la esperanza de que después de dar a luz, las cosas mejorarían, pero cuando los vi, me disgusté, así que los dejé y decidí huir. Pero nunca estuve con otro hombre. ¡Siempre te he amado!".

"¡Piérdete, Julia!", gritó Roberto. "¡Eres una mujer mezquina y patética, y esas personas no tienen lugar en mi casa!"

Julia salió de la casa de Robert, pero no se rindió. De hecho, buscó la pensión alimenticia. Sin embargo, perdió el caso, lo que la llevó a desatar su rabia contra Roberto y los niños en la corte. Anna no lo dejó pasar esta vez y arremetió contra Julia frente a todos.

Publicidad

Lee también: Madre abandona a su hijo por tener labio leporino y su padre lo cria solo con mucho amor

Después de ese día, Robert no volvió a saber nada de Julia. Poco después conoció a Betania, una mujer que acababa de mudarse a su vecindario. Resulta que su esposo se divorció de ella después de descubrir que no podía tener hijos, y luego se casó con una mujer joven.

Con frecuencia visita la casa de Roberto y pasaba tiempo con sus hijos. A Robert le había comenzado a gustar en secreto, y planeaba proponerle matrimonio en su cumpleaños.

Persona con una taza de te. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Convertirte en padre no es solo traer hijos al mundo: La actitud egocéntrica y la indiferencia de Julia hacia sus hijos lo demuestra.

Es importante darte una segunda oportunidad en ciertos aspectos de la vida: Después de lo que hizo Julia, Roberto perdió la fe en las relaciones, pero sus pensamientos cambiaron cuando conoció a Betania. 

Si te gustó esta historia compártela con tus amigos. Puedes inspirarlos o incluso pueden sentirse identificados.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad