logo
Flickr/evocum
Fuente: Flickr/evocum

Niña triste va al carrusel a diario con un mendigo: el operador recuerda que ha ido con su papá - Historia del día

Vanessa Guzmán
24 may 2022
08:35
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un operador de carrusel se preocupa por una niña triste que llega todos los días al parque de atracciones, escoltada por un mendigo en lugar de su padre, y decide seguirlos. Lo que descubre le rompe el corazón.

Publicidad

"¿Quién es él exactamente? ¿Y qué está haciendo con ella?”, se preguntó Eduardo. Estaba perplejo al ver a la pequeña niña acercarse al carrusel con un vagabundo.

Eduardo tenía 16 años y provenía de una familia adinerada. Sin embargo, quería ser independiente y mantenerse a sí mismo, por lo que comenzó a trabajar a tiempo parcial durante las vacaciones de verano. Quería demostrarle a su padre que era un adulto capaz de suplir sus propias necesidades.

Carrusel de parque de diversiones. | Foto: Unsplash

Publicidad

No obstante, en el cumpleaños de Eduardo, su padre, el Sr. Duarte, recargó su cuenta bancaria con una suma considerable, que era más de lo que ganan algunas personas con trabajos regulares. El joven nunca gastó ese dinero porque prefería hacer las cosas a su manera y por su cuenta.

Un día, mientras operaba el carrusel en el parque de diversiones, Eduardo observó a una niña acompañada por un hombre vestido con ropa sucia y harapienta. Dedujo por la apariencia del hombre que era un mendigo. Parecía sospechoso, lo que hizo que Eduardo se sintiera incómodo.

Cuando los vio recoger sus boletos e irse, Eduardo sintió como si hubiera visto a la niña antes. Había estado trabajando como controlador de carrusel en el parque de diversiones durante un tiempo. Estaba convencido de que la chica era alguien a quien había visto antes.

Publicidad

"Seguro que la conozco. La he visto antes... pero ¿dónde?", pensó mientras veía a la pequeña caminando hacia las atracciones.

Mientras tanto, la niña se dispuso a montar su caballo de carrusel, y cuando comenzó, Eduardo vio que no había emoción en sus ojos. De hecho, parecía deprimida, realmente deprimida.

Cuando Eduardo llegó al parque para su turno al día siguiente, notó que la niña había regresado, y el hombre sospechoso estaba con ella nuevamente. Esto había estado sucediendo durante varios días. No estaba seguro de qué estaba haciendo la niña con ese hombre, pero recordó dónde la había visto.

Resultó que la pequeña solía ir acompañada de su padre al parque de diversiones los fines de semana. En ese entonces, ella siempre estaba alegre y sonriente, a diferencia de ahora, cuando se veía melancólica todo el tiempo.

Publicidad

Lee también: Indigente cría durante años a niña que encontró en un basurero hasta que aparece su madre - Historia del día

“¿Qué pasó? ¿Y por qué está con un mendigo en el parque?”, se preguntó Eduardo mientras miraba su rostro triste de nuevo. Tenía miedo de que la niña pudiera estar en peligro y que el mendigo le hiciera daño, así que los siguió a ambos después de su turno.

Retrato de una niña. | Foto: Pexels

Publicidad

Luego de seguirlos por alrededor de media hora, Eduardo observó que el mendigo dejó a la niña en una casa y se alejó. El chico no entendía lo que estaba pasando, pero se dio cuenta de que el hombre no tenía intenciones de hacerle daño a la niña.

Sin embargo, todavía tenía sus dudas sobre por qué la niña siempre se veía tan triste, por lo que decidió confrontar al hombre.

"Epa, señor... ¡hey!", le gritó al hombre desde la distancia. "¿Podemos hablar?".

El hombre volteó y miró a Eduardo, confundido.

"Hola, mi nombre es Eduardo y trabajo en el parque donde vienes todos los días", dijo mientras corría hacia el hombre.

Publicidad

"¿Hay algún problema?", preguntó el vagabundo.

"Es solo..." hizo una pausa. "Te veo en el parque todos los días, pero no estás solo... No me malinterpretes, pero ¿qué está pasando con esa niña? Parece preocupada. Sé que siempre vas con ella, pero antes lo hacía su padre".

"¿La conoces? ¡Ohh!", suspiró. "Su nombre es Alicia, y su padre falleció hace unas semanas".

Eduardo se quedó desconcertado. "¿Qué?".

Indigente. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí, así es. Pobre niña... solo tiene cinco años. Su padre era un hombre muy amable. Cada vez que iban al parque de diversiones y me veían, me daban comida y ropa para vestir. Los conocí después de salvar a Alicia de ser atropellada por un auto. Su padre nunca olvidó eso, y siempre fue amable conmigo".

"¿Qué pasa con su madre?", preguntó Eduardo, preocupado.

"Su madre ahora tiene dos trabajos y, a veces, incluso tres. Estoy en deuda con esta familia, así que quiero ayudarlos de alguna manera. Probablemente, todavía tengan muchos préstamos, por lo que su madre está trabajando muy duro para pagarlos”.

“Alice dice que su mamá está ocupada pagando dinero a los bancos, así que supongo que eso es lo que sucede con sus finanzas”.

Publicidad

"La llevo al parque de diversiones porque no tiene muchos amigos. ¿Sabes que siempre está sola en el parque donde juegan todos los niños de su barrio? Ahí es donde la recojo todos los días... o sola en casa mientras su madre está fuera”.

“Gasto todo el dinero que gano mendigando en boletos de carrusel. Por cierto, soy Alex".

"Ahora entiendo... Eres un tipo amable, Alex", dijo Eduardo. "Me disculpo por haberte malinterpretado antes. ¡Que tengas una excelente noche! Y toma", agregó, entregándole algo de efectivo. "Gracias por ayudar a esta niña. ¡Hasta luego!", dijo y se alejó frenéticamente.

"¡Vaya!", Alex se sorprendió cuando vio a Eduardo irse. "¡Eres muy amable también! Gracias por el dinero, por cierto", murmuró mientras lo metía en su bolsillo y se alejaba también.

Publicidad

Retrato de un joven. | Foto: Pexels

Unos días después, Alicia regresó al carrusel con Alex. Sin embargo, no eran solo ellos dos. Esta vez los acompañaba la madre de Alicia, Elsa, y todos parecían estar de buen humor.

Publicidad

"¡Eduardo!", gritó Elsa al verlo a la distancia.

"¡Buen día, Elsa y Alex! Hola, Alicia. ¿Cómo estás?", preguntó Eduardo alegremente.

"Estoy bien, Eduardo. ¿Puedo ir a dar un paseo?".

"Por supuesto que puedes", sonrió, y Alicia salió corriendo.

Cuando Alicia se fue, Elsa se acercó a Eduardo y lo abrazó. "No importa cuántas veces te lo agradezca, Eduardo, nunca podré devolverte el dinero. Gracias por tu gran y buen corazón", dijo.

"No hace falta, Elsa. Por favor, diviértanse", respondió con una sonrisa.

Publicidad

Cuando Eduardo llegó a casa más tarde esa noche, el Sr. Duarte lo estaba esperando. Eduardo se dirigía a su habitación cuando su padre lo detuvo.

"¡Eduardo!", gritó rígidamente. "Veo que ha estado gastando mucho dinero. ¡Tú saldo ha alcanzado un mínimo histórico! ¿Qué demonios estás haciendo con ese efectivo? Por lo que recuerdo, estabas demasiado ansioso por lograr cosas por tu propia cuenta... ¡No querías mi dinero!", dijo burlándose.

Jóvenes con una niña en un parque. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Papá!”, exclamó Eduardo. "No gasté el dinero en mí. Pagué todas las deudas y préstamos de una mujer con una niña pequeña cuyo padre murió recientemente. Los conocí y necesitaban ayuda desesperadamente, así que no te preocupes por tu dinero. No lo estoy despilfarrado. Te lo pagaré”.

El Sr. Duarte se sorprendió. "¿Le diste el dinero a alguien?".

"¿Cuál es el problema, papá?, te lo pagaré".

El Sr. Duarte dio un paso adelante y abrazó a Eduardo antes de que pudiera terminar. "¿Te das cuenta de lo orgulloso que estoy de ti en este momento? ¡Hiciste un excelente trabajo! No quiero que me devuelvas el dinero. ¡Me has demostrado que eres un adulto!".

Publicidad

Cuando su padre lo abrazó, Eduardo se quedó desconcertado. Anticipó ser castigado, pero esto no era lo que esperaba. "Oh, bueno... ¡Gracias, papá!", respondió, devolviéndole el abrazo.

"¡Buen trabajo, hijo! ¡Buen trabajo!", repitió con orgullo su padre.

Por cierto, Eduardo no solo había ayudado a Alicia y Elsa a pagar sus préstamos, sino que también había solicitado un permiso especial al director de su parque de diversiones para que Alicia pudiera visitarlo gratis.

Además, Alex fue contratado en el parque de diversiones, y ya no estaba sin hogar ni era pobre, todo gracias a Eduardo.

Publicidad

Por otro lado, Elsa inicialmente estaba furiosa cuando descubrió que Alex estaba llevando a Alicia al parque sin que ella lo supiera. Pero cuando supo cómo su esposo había ayudado a Alex y cómo quería el vagabundo devolverle el favor, le agradeció por haber sido considerado con su hijita.

Lee también: Niña toma la mano de indigente para ayudarlo a subir escaleras: su madre enferma recibe $530.000 para cirugía como recompensa - Historia del día

Alex y Eduardo ahora son amigos cercanos de Elsa y Alicia, y visitan su casa con frecuencia.

Niña carrusel de parque de diversiones. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No juzgues un libro por su portada: Eduardo estaba preocupado por Alicia cuando la vio en el parque con Alex. Pero al final, se dio cuenta de que Alex solo estaba ayudando a la niña.

La amabilidad es como un boomerang; siempre regresa de alguna manera: La buena acción del padre de Alicia de ayudar a Alex reunió a tanta gente hermosa y, al final, todos recibieron su recompensa.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad