logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niña toma la mano de indigente para ayudarlo a subir escaleras: su madre enferma recibe $530.000 para cirugía como recompensa - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El acto de bondad de una niña de seis años al ayudar a un frágil indigente a subir escaleras es inesperadamente recompensado.

Publicidad

Lucy Sánchez era una niña de 6 años, pero era mucho más madura e intelectual para su edad. Sus padres, Eduardo y Ana, la criaron para ser amable con todos los necesitados, y siempre lo ha sido.

Por ejemplo, todos los días, la pequeña le dejaba un poco de su almuerzo a Tomás, un pobre perrito que era amigable con el guardia de seguridad de su escuela. El cachorro se sentía en confianza con la niña porque ella siempre le dejaba comida.

Una niña acariciando a un pichón. | Foto: Pexels

Publicidad

Si Lucy también veía a un amigo en necesidad, no dudaba en ayudar. Desafortunadamente, la madre de la niña conducía a casa desde el trabajo un día cuando tuvo un accidente automovilístico.

Desde entonces había quedado confinada en una cama y requería una costosa cirugía de columna. Los padres de la niña eran trabajadores manuales y no podían permitirse pagar la costosa operación.

Incluso combinando sus fondos de ahorro y seguros era insuficiente. Intentaron conseguir la ayuda de amigos y vecinos a quienes habían ayudado anteriormente, pero nadie los ayudó porque el dinero requerido para la cirugía era bastante.

Lee más: Mesera le da comida a indigente cada día tras reconocer botas de su infancia - Historia del día

Publicidad

Los padres de Lucy estaban angustiados en ese momento. Creían que todas sus buenas obras y amabilidad hacia los demás habían sido en vano.

No recibieron ningún apoyo cuando más lo necesitaban, a pesar de que habían ayudado a todos los que pasaron necesidad.

Habían perdido la esperanza de que alguien los ayudara y no estaban seguros de qué hacer a continuación hasta que sucedió algo inesperado un día.

Tres niñas sentadas en una pequeña cama elástica. | Foto: Pexels

Publicidad

Lucy y sus amigas, Rebecca y Ava, caminaban por la calle hacia una pastelería cuando notaron que un indigente intentaba subir los escalones de un parque en su vecindario.

La niña se detuvo y miró al hombre. “Ay, no”, dijo. “Parece que necesita ayuda”.

“¡Lucy!”, dijo Rebecca dándose la vuelta cuando vio que su amiga no las estaba siguiendo. “¿Qué pasó?”.

“Él necesita nuestra ayuda”, respondió Lucy mientras señalaba al hombre sin hogar. “No puede subir las escaleras”.

“Pero está muy sucio”, se quejó Ava. “Mami piensa que las personas sin hogar son asquerosas... No debemos acercarnos a ellas”.

Publicidad

“Así es, mi mamá también lo ha dicho. Ella me dice que a veces les hacen cosas malas a los niños. Vamos. Aléjate de él”.

“Pero”. Lucy no podía apartar la mirada del hombre que apenas tenía la energía para moverse. Subía un escalón y se hundía pesadamente en él. También estaba exhalando con fuerza, y sus manos temblaban.

Un hombre mayor sin hogar sentado en el suelo cerca de unas escaleras. | Foto: Pexels

Publicidad

La niña podía ver que tenía mucho dolor. “Tengo que ayudarlo. Él nunca nos lastimaría. ¡Mami dice que es bueno ayudar a quien lo necesita!”. Entonces corrió hacia el hombre. Rebecca y Ava intercambiaron miradas y, aunque no querían ayudar, siguieron a su amiga.

Pero cuando se acercaron, Ava agarró la mano de Lucy. “Lucy”, dijo la niña tapándose la nariz. “¡Él huele muy mal! Por favor, volvamos”.

“¡Sí! ¡Se ve aterrador!”, intervino Rebecca.

“¡Muchachas!”, dijo Lucy frunciendo el ceño. “Eso es malo. Es solo un indigente. ¡Lo voy a ayudar!”.

“Pero...”. El hombre levantó la cabeza y miró a las chicas antes de que Ava pudiera decir algo.

Publicidad

“Por favor”, rogó el indigente. “No soy una mala persona. Solo necesito ayuda. ¿Pueden ayudarme a subir las escaleras?”.

La voz profunda del hombre sobresaltó a las amigas de Lucy. “Lo siento, pero tenemos que irnos”, dijo Rebecca mientras ella y Ava daban un paso atrás. Finalmente, huyeron.

Un hombre sin hogar sentado en el suelo con su rostro entre sus brazos. | Foto: Pexels

Publicidad

La niña bondadosa negó con la cabeza y se acercó al señor. “Lamento lo que dijeron mis amigas. No son malas. Solo a veces. Déjeme ayudarlo”, agregó con una sonrisa, agarrando las manos ásperas y cubiertas de polvo de indigente.

Con lágrimas en los ojos, el hombre le sonrió. “Muchas gracias. Eres extremadamente considerada. ¡Que Dios te bendiga!”.

“Mi mamá y mi papá siempre dicen que debemos ser amables con todos”, dijo alegremente. “Pero sus manos”, dijo preocupada. “Están temblando. ¿Está bien?”.

“No he comido en días, cariño”, respondió con un suspiro. “Solo necesitaba descansar, así que caminé hacia el parque”.

Publicidad

Lucy hizo una pausa. “Si me espera, puedo traerle algo de comida de mi casa. Pero primero, lo llevaré al parque, ¿de acuerdo?”.

“¡Oh, gracias, gracias!”. El hombre lloró feliz.

La niña corrió a casa después de ayudar al hombre a sentarse en un banco del parque. Su madre estaba en su habitación y su padre en el trabajo.

Rápidamente puso un poco de pan, leche y galletas en una bolsa y regresó al parque para ofrecérselos al hombre antes de que su madre la viera.

Una rebanada de pan con mantequilla sobre una tabla. | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, cuando llegó, vio que el señor estaba inconsciente y en el suelo. “Señor”, dijo preocupada. “¡Por favor, despierte! ¡Ay, no... está enfermo! ¿Qué debo hacer?”, se preguntó ella.

De repente, Lucy se dio la vuelta y notó a una mujer de pie en la distancia, hablando por teléfono. Corrió hacia ella y se quitó el abrigo para llamar su atención. “Disculpe, ¿podría ayudarme?”.

La mujer se giró hacia ella y sonrió. “Claro. ¿Qué necesitas, cariño?”.

“Hay un hombre allí. ¡Necesita ayuda!”, dijo la pequeña llorando y rápidamente condujo a la señora hacia el indigente. La mujer llamó inmediatamente a emergencias cuando vio al hombre en el suelo. La ambulancia llegó rápidamente, y la mujer y Lucy lo acompañaron al hospital.

Publicidad

Poco después, llegó un médico para ver cómo estaba el señor, pero se puso pálido cuando vio el rostro del hombre.

“¿Papá?”, dijo el doctor, sorprendido. “¿Qué le pasó? ¿Y dónde lo encontraron?”.

“Lo encontramos en un parque”, dijo la mujer. “Esta niña lo encontró. Yo estaba cerca y presté mi ayuda. Ella también insistió en venir aquí con él”.

Una ambulancia estacionada. | Foto: Pexels

Publicidad

“Por favor, llévelo adentro de inmediato”, instruyó el médico al asistente. “E informe al Dr. Salcedo sobre la situación. Dígale que el paciente debe permanecer bajo estrecha supervisión”.

Mientras conducían al señor adentro, el médico se agachó frente a Lucy y le preguntó: “¿Dónde lo encontraste? ¿Qué le pasó?”.

“Lo encontré en las escaleras cerca del parque. Estaba muy débil, así que le llevé comida de casa”, explicó, sosteniendo su bolso, que contenía los artículos que había sacado de su casa. “¿Estará bien?”.

Lee también: Indigente se protege del frío en viejo auto abandonado: un día lo prenden fuego con él allí - Historia del día

Publicidad

“Gracias por ayudarlo”, dijo el médico con una sonrisa. “Estará bien. Deberías irte a casa ya que tus padres podrían estar preocupados”.

Lucy estaba a punto de salir del hospital con la mujer, pero de repente se detuvo. “¿Usted puede atender a todos?”, preguntó la niña al doctor. “¿Incluso a mi mamá?”.

“Por supuesto”, respondió el médico, “siempre y cuando me digas por qué está enferma”.

“Mami necesita cirugía”, suspiró Lucy. “Pero ella dice que no tenemos suficiente dinero. ¿Aun así puede ayudarla? Se lastimó la espalda y no puede moverse”.

Unos paramédicos afuera de una ambulancia. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Puedes decirme tu dirección?”, preguntó el doctor, sonriendo. “Iré a ver cómo está”.

La pequeña le dio su dirección y él la anotó. “Gracias”, dijo ella mientras se alejaba.

Al día siguiente, llamaron a la puerta de la casa de Lucy. El Dr. Sergio Duarte fue a su casa y se ofreció a cubrir los gastos de la cirugía de Ana, ¡un total de $530.000!

“Espero que ahora no tengan problemas para pagar el tratamiento”, dijo, sonriendo.

Los padres de Lucy estaban desconcertados. No sabían por qué un extraño los ayudaría. “¿Quién eres? ¿Y por qué nos ayudarás?”, preguntaron, confundidos.

Publicidad

Sergio les contó lo que había ocurrido y que Lucy había ayudado a su padre, Carlos. El médico confesó que él y su papá habían tenido una disputa hacía mucho tiempo porque los había abandonado a él y a su madre después de enamorarse de otra mujer.

El galeno no había podido perdonar a su progenitor y no se habían hablado durante muchos años. Cuando murió la segunda esposa de Carlos, los hijos que tuvo con ella lo echaron de su casa y quedó sin hogar. Sergio no tenía idea hasta que se reunió con su padre en el hospital.

“No sé cómo agradecerle a su hija”, dijo. “La han criado bien. ¡Es una niña increíble!”.

Una mujer recostada en la cama de un hospital con un médico a su lado. | Foto: Unsplash

Publicidad

Los padres de Lucy intercambiaron miradas de asombro, un poco avergonzados por la forma en que la amabilidad de su hija finalmente los había ayudado.

Habían perdido la confianza en el bien cuando nadie los ayudó, pero luego su pequeña de 6 años reavivó su fe en la bondad cuando la ayuda les llegó como resultado de una buena acción.

Agradecieron a Sergio por ser lo suficientemente considerado para ayudarlos. Una semana más tarde, se organizó la cirugía de Ana y transcurrió sin contratiempos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La bondad siempre cosecha bondad. Lucy ayudó a Carlos cuando estaba necesitado, sin esperar nada a cambio. Más tarde, Sergio la ayudó con la cirugía de Ana.

Publicidad

La amabilidad es contagiosa. Lucy era una niña amable y no dudó en ayudar a Carlos. De manera similar, Sergio no dudó en ayudar a Ana cuando se enteró de su condición.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer rica ayuda a hombre sin hogar: un día nota que tiene la misma marca de nacimiento que ella - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.