logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijos reciben invitaciones para el funeral de su anciano padre: lo ven en casa dos días después - Historia del día

Guadalupe Campos
13 jun 2022
20:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando Gerardo no pudo hacer que sus hijos vinieran a visitarlo en las vacaciones, se le ocurrió una idea y les envió cartas impactantes. Ellos comparecieron y quedaron sorprendidos.

Publicidad

"Lo siento, papá. No podemos volver al pueblo este verano. Bruno no puede tomarse ningún tiempo libre, y estamos ahorrando para las vacaciones de verano. Los niños quieren ir a Disneylandia", se disculpó Catalina con su padre.

De sus tres hijos, la última que pensaba que le diría que no era ella. Sus hijos, Josué y Daniel, ya se habían excusado.

Hombre mayor. | Foto: Pexels

Hombre mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

Gerardo estaba cansado de vivir solo en su pueblo natal mientras sus hijos llevaban vidas prósperas en ciudades más grandes. La que más cerca vivía era Cata, que vivía en la capital de la provincia, pero Josué vivía en la capital del país, y Daniel se había establecido en Miami.

Su esposa, Candela, había muerto hacía ya varios años, y Gerardo esperaba con impaciencia que sus hijos y nietos lo visitaran durante las vacaciones. Era el único momento en que podía tener a toda la familia cerca.

"Sabes que estoy envejeciendo, Cata", intentó Gerardo, tratando de usar la culpa para influir en su hija.

Ella no se dejó influenciar. "Por favor, papá, estás en perfecto estado. Te veremos en el verano cuando vayamos juntos a Disneylandia. ¿Cómo suena eso?", contestó ella, riéndose de la flagrante manipulación de su padre.

Publicidad

"Bueno, hija, como digas", se resignó Gerardo.

Después de unos minutos más, colgaron su videochat, y él suspiró. Se sentía solo una vez más. Sus llamadas cada semana eran divertidas, y pudo ver a sus nietos, pero no eran suficientes para él.

Era hora de hacer algo, y tenía una idea. Era un poco drástico, y podrían enojarse con él, pero podría funcionar. Poco antes del inicio de las vacaciones, calculadamente antes de la fecha en que sabía que tenían planes, envió tres cartas idénticas a sus hijos. El contenido estaba especialmente diseñado para causar un impacto.

Catalina abrió su carta cuando regresó a casa del supermercado. Lloró toda la noche, pensando en cómo se había perdido las vacaciones con su padre y nunca volvería a tener esos recuerdos.

Publicidad
Cartas. | Foto: Pexels

Cartas. | Foto: Pexels

La esposa de Josué abrió la suya y lo llamó al trabajo. Corrió a casa, lloró en sus brazos, e hicieron planes de último momento. Mientras tanto, Daniel vio la suya cuando salía a correr y se detuvo en medio de la calle para llorar.

Publicidad

Los tres se llamaron inmediatamente e hicieron planes. Su padre se había ido, y al parecer, había contratado a un abogado para que se encargara de su funeral junto con todo lo demás relativo a su entierro.

Todo lo que tenían que hacer era presentarse para el funeral y el servicio, que ocurriría en su casa. Después, el abogado les leería su testamento.

Josué, Catalina y Daniel hicieron arreglos con sus respectivas familias y viajaron al pueblo para el funeral de su padre. Llegaron el mismo día, se reunieron en la estación de trenes y caminaron juntos hasta la casa de su infancia.

"¿Y dónde está todo el mundo?", se preguntó Daniel, al ver el pueblo y la casa silenciosos y apacibles como cualquier tarde de verano.

Publicidad

"¿Qué quieres decir con todo el mundo?", preguntó Josué, empujando el cochecito de su bebé junto a su esposa.

"Sus amigos. Sus vecinos. Gente del pueblo que no tiene nada mejor que hacer. Vamos, es un funeral de pueblo chico, esperaría que esté todo el mundo".

Vista aérea de una localidad pequeña. | Foto: Shutterstock

Vista aérea de una localidad pequeña. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"No lo sé. ¿Llegamos temprano?", se preguntó Josué, mirando a su alrededor.

Catalina, que se había retrasado unos pasos para atar los cordones de los zapatos de su hijito, los alcanzó. "¿Qué pasa?", preguntó.

"¿Que no ves que no hay nadie? ¿Vinimos antes de la hora?", insistió Daniel.

"Debe ser. Ya vendrán. Entremos y descansemos un momento antes de irnos al cementerio", sugirió ella, y todos se dirigieron a la puerta principal.

Lee también: Al llegar a la casa de su amiga, mujer encuentra las pertenencias de su esposo en una maleta - Historia del día

Publicidad

Pero cuando entraron en la casa, se detuvieron en seco. Había una vasta mesa rectangular nueva en medio de la sala de estar. Estaba puesta para todos, con los cubiertos de plata, la vajilla de fiesta y hasta flores. De repente, Gerardo salió con una bandeja con un pavo gigantesco.

"¡PAPÁ!", gritaron los tres hermanos al unísono.

"¡Hola! ¡Adelante! ¡Adelante!", saludó Gerardo con una gran sonrisa y colocó la bandeja en medio de la mesa.

"¡Papá, por el amor de Dios! ¿Qué es esto?", gritó Josué, rojo de ira y estupor, mientras Catalina se echaba a llorar.

Señor mayor. | Foto: Pexels

Señor mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

"Pues un pavo al horno de barro, ¿no lo ves?", replicó Gerardo con naturalidad. Pero vio en los rostros de sus hijos que la cosa no estaba para bromas.

"Perdón, hijos, perdón por asustarlos", se explicó el hombre, "es solo... Bueno, es que quería que celebráramos en vida. Que celebremos que estamos vivos y saludables", dijo con expresión de niño que ha sido descubierto en una travesura.

Daniel se echó a reír. Siempre había tenido más sentido del humor que sus hermanos, que seguían estupefactos.

Lee también: Anciana desconocida le da un piano viejo a niña pobre: sus padres la regañan hasta que encuentra un cofre adentro - Historia del día

Publicidad

"Vamos, chicos, papá está sano y bien. ¡Es un milagro! Hay que celebrarlo", dijo, empujando a sus hermanos dentro.

Nueras y yerno parecían no saber cómo reaccionar, pero los niños corrieron hacia su abuelo y lo abrazaron. Catalina, todavía con lágrimas en los ojos, rió al ver eso, y empezó a calmarse. Josué seguía enojado, pero no podía ocultar que también sentía alivio.

Cenaron, se regocijaron de estar juntos y de compartir una celebración en vez de un funeral. Josué, igual, amonestó a su padre y le pidió que prometiera que no lo volvería a hacer.

Familia a la mesa con pavo. | Foto: Shutterstock

Familia a la mesa con pavo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Si no me visitan más a menudo, podría hacerlo de nuevo", bromeó Gerardo.

Lee también: Viudo pobre vende finca para dejarle herencia a su hijo: desaparece sin dejar rastro al día siguiente - Historia del día

No fue necesario: a partir de entonces, cada año con el principio de las vacaciones de verano, antes de ir cada quien a sus destinos de paseo y descanso, toda la familia reservó siempre unos días y algo de presupuesto para celebrar en su pueblo natal.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Visita más a tus padres. La vida puede ser ajetreada, pero siempre hay forma de hacerse el tiempo para visitar a los mayores mientras aún están entre nosotros.

Publicidad

Perdona rápido, que la vida es muy corta. Los hijos de Gerardo eligieron no enojarse con su padre por su travesura. Prefirieron celebrar que él estaba todavía con ellos. Y eso era todo lo que importaba.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día o serles de inspiración.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Tras la muerte de su esposo millonario, viuda mayor se ve obligada a vivir en un tráiler viejo y sucio - Historia del día

01 de junio de 2022

En el funeral de un amigo, millonaria ve una tumba con la foto de una mujer idéntica a ella - Historia del día

25 de abril de 2022

Bailarina de 18 años deja a sus padres fuera de su premio de $3 millones después de que la urgen a deshacerse de su bebé - Historia del día

22 de febrero de 2022

En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

21 de mayo de 2022