logo
Getty Images
Getty Images

Tras cita fallida, chica es cargada en brazos por un extraño 15 kilómetros hasta su casa - Historia del día

Mayra Pérez
21 jun 2022
12:30

Una hermosa joven tiene una cita con un apuesto hombre que sale corriendo a la mitad de la cena, dejándola sola para pagar la cuenta y regresar a casa.

Publicidad

¿Crees en los caballeros de brillante armadura? Jenny Garrido no, hasta que llegó uno a rescatarla. Ella había aceptado una invitación a cenar de un hombre que parecía el Príncipe Encantador. Kevin Heredia era guapo, rico y encantador, pero estaba a punto de descubrir que también era un ser detestable.

La cita empezó bastante bien. Kevin recogió a Jenny en su casa y abrió la puerta del auto como un verdadero caballero. Cuando llegaron al restaurante, él sacó la silla de la chica y la deslizó al sentarse.

Atractivo rostro de un hombre joven. | Foto: Unsplash

Atractivo rostro de un hombre joven. | Foto: Unsplash

¡Jenny se sintió como si estuviera en un sueño! Entonces Kevin pidió champán y empezó a hablar... ¡De sí mismo! Tenía mucho que decir y todo era halagador.

Habló sobre lo exitoso que era, lo bueno que era en el tenis, el gran auto que tenía y cuánto iba a ganar este año. Nunca preguntó nada sobre Jenny.

Publicidad

Cuando llegó el mesero con los menús, Kevin ordenó sin preguntarle a Jenny qué quería. “¡Sé exactamente lo que es mejor aquí!”, dijo con un guiño. “¡Ponte en mis manos y estarás bien!”.

Pero Jenny no se sentía bien. Se sentía cada vez más irritada con Kevin y su arrogancia mandona. “Cálmate”, se dijo a sí misma. “¡Sonríe! ¡No trajiste tu propio auto y estás a más de 14 kilómetros de tu casa!”.

Jenny rápidamente se dio cuenta de que su acompañante no estaba buscando una novia, ¡estaba entrevistando a la presidenta de su club de fans! La cena se prolongó y se sentía cada vez más desesperada cuando de repente sonó el teléfono de Kevin.

“Lo siento, nena”, dijo Kevin. “Esto es importante…”. Se levantó de un salto y salió y Jenny pudo verlo caminar de un lado a otro frente a la ventana del restaurante, gesticulando salvajemente.

Cuando regresó, su cara estaba roja y obviamente estaba molesto. Agarró su chaqueta y gritó: “¡Lo siento! ¡Me tengo que ir! ¿Nos vemos la próxima semana?”, y se fue.

Jenny quedó absolutamente atónita. ¡Tenía que pagar la cena de los dos y buscar la forma de irse a casa! Pagó la enorme cuenta y comenzó a caminar a casa.

Publicidad
Un pareja cena en una mesa. | Foto: Pexels

Un pareja cena en una mesa. | Foto: Pexels

Salió y buscó un taxi, pero no logró encontrar ninguno. Había una parada de autobús al otro lado de la calle y Jenny se acercó. Según el horario fijado en la parada de autobús, ¡y había perdido el último!

Decidió sacar su teléfono celular para llamar a un Uber y descubrió que la batería estaba muerta. Se devolvió corriendo al restaurante, pero las puertas estaban cerradas y el personal fingió no verla tocar. ¿Qué haría?

Jenny se miró a sí misma. Llevaba un bonito vestido y sandalias de tiras de tacón alto. ¡Nunca llegaría a casa con ESOS zapatos!

Miró a su alrededor. La calle estaba desierta. No podía quedarse allí, así que empezó a caminar. “Son solo unas pocas cuadras”, se dijo a sí misma. “¡Puedo hacer esto!”.

Publicidad

Un kilómetro después, Jenny comenzó a cojear. Pronto, ella no podía caminar en absoluto. Se sentó al costado del camino y se quitó las sandalias.

Las finas tiras brillantes le habían cortado los tobillos y le sangraban los pies donde se le habían formado varias ampollas. Jenny comenzó a llorar.

Nunca se había sentido tan cansada y tan indefensa en su vida. Entonces una voz interrumpió sus pensamientos: “¿Disculpa? ¿Estás bien?”.

Jenny miró hacia arriba. Un hombre alto estaba de pie junto a ella con aspecto preocupado. “¿Te lastimaste?”, preguntó.

Una mujer joven con expresión de preocupación. | Foto: Pexels

Una mujer joven con expresión de preocupación. | Foto: Pexels

Jenny se mordió los labios y negó con la cabeza. “Soy tan estúpida…”, confesó. “Estaba caminando a casa con tacones altos…”.

Publicidad

El hombre inmediatamente se arrodilló junto a ella y miró los pies de Jenny. “¡No puedes dar un paso más!”, exclamó, horrorizado.

Jenny comenzó a llorar. “¡Tengo que hacerlo! Perdí el autobús, no hay taxis y mi teléfono está muerto…”.

El hombre sacó su propio teléfono y lo miró consternado. “Lo siento, no hay cobertura... pensé llamarte un Uber”.

“Esperaré aquí”, dijo Jenny. “Pasará un autobús por aquí dentro de tres o cuatro horas”.

“No”, dijo el hombre. “Te llevaré a casa”.

“¿Tienes un auto?”, preguntó Jenny.

“Sí, pero está averiado”, dijo el hombre. “¡Por eso estoy aquí, buscando una estación de servicio!”.

Parada de autobus. | Foto: Pexels

Parada de autobus. | Foto: Pexels

Publicidad

“Entonces, ¿cómo vas a llevarme a casa?”, preguntó, desconcertada, luego dio un grito cuando el hombre de repente se agachó y la levantó en sus brazos.

“Así”, dijo. “¡Por cierto, soy Ben!”.

Jenny se aferró a sus anchos hombros. “Soy Jenny, y eso es muy amable, ¡pero vivo a casi 14 kilómetros de aquí!”.

Él sonrió. “Eso no es un problema, princesa, eres tan ligera como una pluma”.

Mientras iba en sus brazos, Jenny se encontró contándole todo sobre su desastrosa velada con Kevin y cómo él la había dejado en la estacada. “¡No puedo creer que tuve otra cita espantosa!”, suspiró.

Ben la miró y dijo un poco sin aliento: “Tal vez estás saliendo con los hombres equivocados”.

Jenny vio que, aunque Ben no era tan guapo como Kevin, tenía cálidos ojos marrones con largas pestañas oscuras y adorables hoyuelos cuando sonreía.

Un hombre lleva en brazos a una mujer. | Foto: Shutterstock

Un hombre lleva en brazos a una mujer. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Cuando llegaron a su puerta, ya le había contado a su salvador toda la historia de su vida. “Bueno, Jenny”, dijo él. “¡Ahora tienes que darme la oportunidad de contarte mi historia!”.

Jenny le dio su número de teléfono y le deseó buenas noches. Al día siguiente, le dijo a su madre: “Es dulce y divertido, pero no creo que sea mi tipo”.

“¿Cómo te hace sentir?”, preguntó la madre.

“¡Vaya!”, dijo Jenny. “Como una princesa, como si fuera preciosa…”.

“¡Entonces él es exactamente tu tipo!”, dijo su mamá.

Cuando Ben llamó esa noche para invitarla a cenar, ella aceptó y la pasó de maravilla. Pronto comenzaron a salir y seis meses después, él le propuso matrimonio.

El día de su boda, los invitados quedaron atónitos cuando el novio llevó a la novia por el pasillo en sus brazos, ¡en recuerdo de su primer encuentro!

Una pareja de recién casados. | Foto: Unsplash

Una pareja de recién casados. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No juzgues un libro por su portada. Jenny pensó que Kevin era un buen partido porque era guapo y encantador, pero se llevó una gran decepción al descubrir que era un patán egoísta e insensible.

Date el tiempo de conocer a las personas. Ben no era tan guapo como Kevin y Jenny estuvo a punto de no darse la oportunidad de conocerlo, pero era un verdadero caballero y la trataba como una princesa.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Niño huérfano espera a mamá en la parada del bus, luego una mujer se baja del autobús y se lo lleva - Historia del día

07 de noviembre de 2023

Mujer descubre a esposo quitándose anillo de boda cuando sale de casa, lo sigue una vez - Historia del día

29 de septiembre de 2023

Papá prohíbe a su hijo ser bailarín, luego recibe una llamada repentina del hospital - Historia del día

14 de agosto de 2023

Hombre sin hogar encuentra sofá viejo en la basura: voltea el cojín y ve una cremallera larga - Historia del día

18 de septiembre de 2023

"¡Hay algo dentro!", grita niño tras sentarse en el viejo sofá que le dejó su abuela - Historia del día

09 de agosto de 2023

Viejos amigos de la escuela tocan música en parque para cubrir operación de un amigo, 6 niños con sus padres aportan $50.000 - Historia del día

17 de septiembre de 2023

Esposo vuelve a desaparecer en el garaje todo el día y la esposa lo sigue en secreto para averiguar por qué - Historia del día

15 de agosto de 2023

Desconocido regala cochecito a pobre mamá que llora en mercadillo, ella mira dentro y encuentra cheque de $125.000 - Historia del día

01 de septiembre de 2023

Maestra visita a niño que no iba a la escuela y se entera de que cuida solo de su hermana pequeña - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Hombre lleva a mujer a casa, su marido y hermanos acuden a él pocos días después - Historia del día

31 de octubre de 2023

Tengo 51 años y me enamoré del hijo de 33 años de mi mejor amiga - Mi historia

04 de noviembre de 2023

El día de la boda, el hermano del novio confiesa su amor a la novia y le propone matrimonio - Historia del día

30 de octubre de 2023

Un niño invita a una banda de música al cumpleaños de su abuela, que oye la voz del hombre que perdió hace 54 años - Historia del día

12 de agosto de 2023

Hijo huye de casa a los 16 y regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

03 de noviembre de 2023