logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer se sienta cerca del lago donde hermano se ahogó hace 2 años y ve a su perro salir del bosque - Historia del día

Georgimar Coronil
20 abr 2022
21:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Christina no había podido superar la muerte de su hermano, que se ahogó en un lago. Le temía a las grandes masas de agua y no se atrevía a acercarse a ellas. Un día decidió ir al bosque y se sorprendió al ver al perro de su hermano corriendo por ahí.

Publicidad

Christina quería mucho a su hermano Pablo. Eran los mejores amigos y lo hicieron todo juntos a lo largo de los años. Desgraciadamente, él murió mientras nadaba en un lago después de que lo golpeara una ola.

Tras el fallecimiento de su hermano, Christina apenas pudo sobreponerse. No podía acercarse a grandes masas de agua, ya que se acordaba de su hermano. Eso le hacía llorar y sufrir ataques de pánico.

Mujer sentada con un perro frente a un lago. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Esta vez, en el segundo aniversario de la muerte de Pablo, decidió enfrentarse a sus miedos y visitar el lago donde murió. Se sentó junto al agua, llorando, recordando los tiempos que pasó con su hermano mayor, que falleció cuando solo tenía 32 años.

Como los típicos hermanos, empezaron llevándose mal, siempre discutiendo entre ellos cuando eran niños. Se peleaban y discutían entre ellos frente sus padres.

"¡Mamá, Pablo está acaparando la televisión otra vez! Ya no quiero ver el baloncesto", recordaba Christina que decía todas las tardes al llegar a casa del colegio.

A cambio, Pablo solía burlarse de su hermana por acabarse siempre el helado de la nevera. "¡Deja de comerte todo el helado! Mírate. Empiezas a parecer un pote de helado", le decía.

Publicidad

Lee más: Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

Una vez superadas sus diferencias, se dieron cuenta de que en realidad eran los mejores amigos del mundo. Corrían a la habitación del otro y se sentaban juntos cada vez que sus padres se peleaban, se apoyaban mutuamente cada vez que uno experimentaba un desamor y se cubrían las espaldas cuando uno se escapaba de casa.

"Siempre te apoyaré, hermana", le decía Pablo cuando ella lloraba en su hombro. "Siempre me tendrás a mí".

Era cierto. Christina siempre tuvo a Pablo, ya que él vivía una vida de soltero. No tenía esposa ni novia y solo mantenía la compañía de un perro fiel llamado Max. Pasaron todo el tiempo juntos hasta la muerte de Pablo.

Publicidad

Los pensamientos de Christina comenzaron a divagar hasta que recordó a Max. No lo habían visto desde aquel triste día, puesto que estaban demasiado preocupados por la muerte de Pablo.

Mujer llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

Como Christina no había podido acercarse al lago después de la muerte de Pablo y sus padres eran demasiado mayores, unos amigos de la familia trataron de hallar a la mascota un par de veces. Sin embargo, no tuvieron suerte, el bosque junto al lago era muy grande.

Tras darse cuenta de que sería casi imposible hallar a Max, le desearon lo mejor y esperaron que alguien amable lo hubiera rescatado y acogido.

Luego de estar sentada en silencio durante un par de minutos, Christina oyó el ladrido de un perro en el bosque. El sonido se acercaba, y se sorprendió al ver que era Max corriendo hacia ella.

"¿Max?", dijo incrédula. "Max, ¿realmente eres tú?", dijo mientras él corría más cerca.

Publicidad

Lee más: Niña se refugia en una cueva en un árbol y oye una voz que dice: "Esta es mi cueva" - Historia del día

Cuando se dio cuenta de que realmente era el perro de su hermano, este ya había saltado sobre ella, moviendo la cola mientras le lamía la cara. "¿Dónde has estado, dulce niño?", le preguntó mientras el perro la abrazaba. El can estaba muy feliz y su cola se movía rápidamente mientras se frotaba juguetonamente contra Christina.

"Tú también me has echado de menos, ¿eh? Te he echado de menos", dijo Christina, devolviendo el abrazo a Max. "¿Has estado en el bosque estos dos últimos años?".

En ese momento, escuchó a un hombre gritando frenéticamente desde lejos. "¡Max! ¿Dónde has ido? Vuelve, Max!".

Publicidad

Christina se dio cuenta de que Max todavía llevaba la placa de identificación bellamente tallada que Pablo había hecho para él. Después de oír que alguien llamaba a Max, se sintió aliviada al saber que alguien había estado cuidando de él.

Hombre caminando por el bosque. | Foto: Pexels

Publicidad

"Te has encontrado un nuevo mejor amigo, ¿eh?", dijo Christina. "Eso es bueno. Pablo no habría querido que vivieras solo en el bosque. Me alegro de que estés bien", dijo ella, acariciando su pelaje.

Un extraño salió del bosque y vio a Max con Christina. Corrió hacia ellos y se disculpó. "Lo siento, ¿te está molestando?", le preguntó.

Christina negó con la cabeza. "No, en absoluto. He echado de menos a este amiguito", dijo sonriendo. "Soy Christina. Mi difunto hermano Pablo era el dueño de Max. Lo quería mucho", explicó.

El hombre se sorprendió al oír hablar de Pablo y decidió presentarse también. "Soy Jorge. Lo siento, no sabía que Max tenía familia. Estuvo vagando por el bosque durante días, y cuando me di cuenta de que nadie venía por él, lo acogí", explicó.

Publicidad

Lee más: Hombre va a casa de sus difuntos padres tras 30 años y encuentra a indigente con su misma marca de nacimiento - Historia del día

"Unos amigos trataron de hallarlo, pero no tuvieron éxito”, dijo ella.

Espero que no te importe que lo haya adoptado", le respondió Jorge, sintiéndose arrepentido.

Christina negó con la cabeza. "¡No te preocupes, estoy agradecida de que Max haya estado bajo tu cuidado todo este tiempo! Gracias por quererlo", dijo, observando cómo Max se relacionaba con Jorge.

Era evidente para ella que el querido perro de Pablo se había encariñado con su nuevo dueño. Un par de minutos después de correr por ahí, Jorge empezó a escarbar el suelo. "¿Qué está haciendo?", preguntó Christina con curiosidad.

Publicidad

"Le encanta ese lugar. Guarda algo escondido allí y lo comprueba de vez en cuando", respondió Jorge.

Reloj. | Foto: Pexels

Publicidad

En ese momento, Max no se limitó a revisar el objeto. En cambio, lo sacó y lo puso en el suelo delante de Christina. "Oh, Max", dijo ella, con lágrimas formándose en sus ojos una vez más.

"Este es el reloj de mi hermano. Nuestro padre se lo regaló cuando tenía 16 años. Era el reloj de mi abuelo. No puedo creerlo, Max. ¿Lo encontraste y lo escondiste para dármelo a mí?", dijo sollozando.

"No me extraña. Max siempre corría al lago todos los días. Supongo que te estaba esperando. Llevaba dos años esperando que llegara este día. No es de extrañar que hoy siguiera ladrando mientras corría hacia el lago", dijo Jorge.

Publicidad

Max siguió moviendo la cola y dando vueltas cerca de Christina. Ella lo abrazó y lo acarició mientras él le lamía la cara. "Gracias, Max. Sé que echas de menos a Pablo. Yo también le echo mucho de menos", expresó.

Después de un rato, Jorge le preguntó con tristeza a Christina si quería llevar a Max de vuelta a casa. Ella lo pensó un segundo antes de negar con la cabeza.

"Puedo ver lo apegado que está Max a ti. No quiero quitarle ese vínculo especial. Por favor, sigue cuidando de él", le pidió Christina.

"Por supuesto. Gracias por confiármelo. No los defraudaré ni a ti ni a Pablo", sonrió Jorge agradecido.

Publicidad

Christina asintió, preparándose para ponerse en marcha. Sin embargo, Jorge la detuvo. "¿Te gustaría visitar mi casa para tomar un sándwich y una taza de té? Insisto; está muy cerca", le dijo.

Pareja comiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

"Claro, por qué no. Gracias", respondió ella, caminando hacia el bosque con Max y Jorge. Le explicó que vivía muy cerca del bosque en la granja de su difunto padre.

"Prometí que cuidaría de la granja, así que actualmente trabajo como agricultor. Recojo las cosechas y las vendo en el mercado agrícola local cada fin de semana".

"Eso es genial. Espero que no te importe que te pregunte. ¿Estaría bien si viniera de vez en cuando para poder visitar a Max? Siento que le debo a mi hermano el asegurarme de que Max esté siempre bien", preguntó Christina.

"¡Por supuesto! No me importaría en absoluto. Me vendría bien un poco de compañía". Sonrió.

Publicidad

Un día, Christina y Jorge decidieron llevar a Max a la tumba de Pablo después de que ella visitara la granja por la mañana. Cuando Max se acercó, fue como si no fuera la primera vez que visitaba a Pablo. Corrió hacia la tumba y se quedó echado durante varias horas, simplemente observando su entorno.

Toda la escena conmovió a Christina hasta la médula. "Su vínculo era algo fuera de este mundo", gritó. "Es tan hermoso ver que su vínculo perdura incluso después de la muerte. Como se siente Max...", dijo, mientras sus pensamientos se desvanecían al ver a Max simplemente tumbado.

Jorge consoló a Christina ese día, poniendo un brazo sobre su hombro. El gesto era sencillo, pero movió algo en ellos.

Publicidad

Sin poder negar la chispa que había entre ambos, empezaron a salir la siguiente vez que Christina visitó la granja de Jorge. Él le hizo saber sus intenciones, y ella admitió que sentía lo mismo.

Mujer trabajando en una granja. | Foto: Pexels

Publicidad

Desde entonces, llegaron a conocerse mejor a través de conversaciones significativas mientras tomaban café y deliciosas comidas caseras. Christina también empezó a acompañar a Jorge a vender en el mercado agrícola cada fin de semana, donde vio el potencial de su negocio.

Al cabo de un par de meses, con el consentimiento de Jorge, Christina decidió dejar su trabajo en la empresa para emprender un negocio juntos. Creó una plataforma de comercio electrónico para vender los productos agrícolas de Jorge. Él no pudo estar más agradecido.

Su relación era sencilla, fácil y llena de amor y felicidad. Decidieron irse a vivir juntos a la granja, donde cuidaron de Max como pareja e hicieron crecer la empresa juntos.

Publicidad

La granja de Jorge se convirtió en poco tiempo en el lugar favorito del pueblo para comprar los productos más frescos. No solo arrasaban con sus mercancías cada fin de semana, sino que utilizaban la plataforma en línea de Christina para hacer sus pedidos entre semana.

Gracias al sitio web, clientes de ciudades cercanas e incluso de otros estados podían hacer pedidos a Jorge. Con más visibilidad y más capital para trabajar, la feliz pareja amplió su línea de productos.

Su granja empezó a vender aperitivos saludables, jugos, mermeladas y otros artículos favoritos del público que siempre estaban en demanda. Gracias a su esfuerzo y determinación, pudieron ahorrar mucho dinero y permitirse ir de excursión a la naturaleza con Max.

Publicidad

Y en solo un par de meses, Jorge tenía suficiente dinero para comprarle a Christina un precioso anillo de compromiso. Le propuso matrimonio durante una de sus cenas íntimas en casa y se casaron en una sencilla ceremonia por la iglesia.

Mientras se dirigían a la granja ese día, Jorge decidió hablar con Pablo. Miró al cielo y dijo:

"No te preocupes, Pablo. Yo puedo encargarme de todo. Prometo amar, querer y cuidar a tu hermana. Siempre la cuidaré como lo hiciste tú. Descansa tranquilo".

Pareja en un día de picnic con su perro. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La verdadera amistad dura más que una vida: Max nunca se olvidó de Pablo, ni siquiera después de su muerte. Todos los días, Max esperaba encontrar de nuevo a Christina para devolverle la preciada posesión de Pablo, demostrando lo leal y fiel que era a Pablo. Incluso cuando Max visitaba la tumba de Pablo, permanecía en silencio, pasando el tiempo con su dueño.

Los animales también tienen sentimientos: Para muchos, los animales son más que simples mascotas, son una familia. Pablo trataba a Max como a un hijo y un mejor amigo, y Max compartía los mismos sentimientos. Incluso después de la muerte de Pablo, Max nunca se olvidó de él. Max también fue capaz de mostrar aprecio a Jorge, que se hizo cargo de su cuidado cuando Pablo falleció. Tampoco se olvidó de Christina, incluso después de dos años sin verla.

Publicidad

Comparte esta historia con tus seres queridos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad