logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Conserje mayor vende cosas de su casa hasta que encuentra cheque por $12.000 en su bolsillo - Historia del día

Mayra Pérez
21 jun 2022
14:10
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un viejo conserje decidió vender cosas de su casa para pagar su medicina de mantenimiento. Luego, encontró un cheque de $12.000 en el bolsillo de una chaqueta que había recibido como regalo.

Publicidad

Sergio Gutiérrez era un hombre que trabajó toda su vida para mantener a su familia. Nunca terminó la universidad, así que aceptaba cualquier variedad de trabajos para sobrevivir.

Trabajó como carpintero, electricista, mecánico de automóviles y constructor a lo largo de los años. Sin embargo, a medida que envejecía, se le fue haciendo más difícil. Sus rodillas estaban cada vez más débiles y su artritis le dificultaba todo.

Un hombre haciendo trabajos en una construcción. | Foto: Pexels

Un hombre haciendo trabajos en una construcción. | Foto: Pexels

Publicidad

Los hijos de Sergio y su esposa Melinda no vivían con ellos, y solo les enviaban una pequeña cantidad para sus gastos mensuales. Desafortunadamente, él necesitaba costosos medicamentos de mantenimiento.

La asignación de sus hijos solo alcanzaba para la comida, y sus ahorros se estaban agotando rápidamente. Al darse cuenta de que necesitaba más dinero, Sergio decidió volver a buscar trabajo.

Se acercó al ayuntamiento y preguntó si podía postularse como conserje. Al instante le ofrecieron el trabajo, que pagaba el salario mínimo, y lo aceptó gustoso. Para complementar sus ingresos, comenzó a llevar cosas a una tienda de segunda mano.

Publicidad

Un día, mientras llevaba una radio vieja a la venta, se encontró con su vecino Bernardo.

“Señor Gutiérrez, ¡qué bueno verlo! ¿Cómo ha estado?”, le preguntó.

“Estoy muy bien, hijo. Estamos vendiendo un par de cosas que ya no usamos en casa por algo de dinero extra. Los medicamentos de mantenimiento son un gasto importante cuando eres una persona mayor, así que cuídate, ¿está bien?”, dijo en broma.

Bernardo sonrió y asintió. “¡Gracias por el consejo, vecino!”, dijo antes de despedirse.

Hombre limpiando el exterior de un edificio. | Foto: Pexels

Hombre limpiando el exterior de un edificio. | Foto: Pexels

Publicidad

Ese mismo día, Sergio estaba cocinando la cena con Melinda cuando escucharon el timbre de la puerta. No esperaban a nadie, así que fue con curiosidad hacia la puerta.

Para su sorpresa, vio a Bernardo con un abrigo en sus brazos. “¿Qué haces aquí, hijo?”, preguntó Sergio.

“Perdón por molestarlo, señor Gutiérrez. Es solo que hoy noté que no estaba usando esta chaqueta. Está haciendo frío con la llegada del invierno, así que quería dársela como regalo", dijo, entregándosela.

Sergio se sorprendió por el amable gesto de Bernardo y se conmovió. No había recibido un regalo en mucho tiempo, especialmente de un extraño. “Vaya, esta chaqueta se ve muy bien. Gracias, Bernardo. Es muy amable de tu parte”.

Publicidad

Sergio llamó a Melinda a la puerta y le mostró la chaqueta que Bernardo le había dado. Ambos estaban encantados y decidieron invitarlo a cenar con ellos esa noche. Pasaron la noche intercambiando historias y conociéndose un poco más.

Lee también: Mujer pobre compra mueble roto en el mercado y encuentra un sobre viejo con una foto adentro - Historia del día

Al día siguiente, Sergio decidió usar la chaqueta para ir a trabajar. Mientras caminaba hacia el ayuntamiento, sintió que el clima se volvía más frío, por lo que metió las manos dentro de los bolsillos. Cuando lo hizo, se dio cuenta de que había algo dentro. Para su sorpresa, ¡era un cheque por $12.000!

Publicidad
Hombre joven en una calle. | Foto: Pexels

Hombre joven en una calle. | Foto: Pexels

Dio un giro y decidió ir a la casa de Bernardo para devolver el cheque. “Creo que esto es tuyo, Bernardo. Lo dejaste en el bolsillo de tu chaqueta”, dijo Sergio, entregándole el cheque.

Publicidad

Pero Bernardo negó con la cabeza y sonrió. “No, vecino. Este cheque es suyo. ¿Recuerda esa vez que encontró a mi mamá en la acera, luchando por su vida? Usted fue quien llamó a una ambulancia e incluso la acompañó al hospital mientras yo estaba en el trabajo”, recordó.

“No podía creer que no estuve allí para mi madre durante sus últimos momentos, y estoy tan agradecido de que usted pudiera acompañarla. Ella me dejó una herencia, pero siempre pensé que no me la merecía”.

“Quiero que la tengas, para que ustedes ya no tengan que preocuparse por las facturas que tienen que pagar o los medicamentos que tienen que comprar”, le dijo Bernardo.

Publicidad

Sergio tenía lágrimas en los ojos. Nunca se había dado cuenta del impacto que tuvo su gesto en Bernardo, ya que no eran vecinos cercanos.

“Tú también podrías necesitar este dinero, hijo. De verdad, por favor tómalo”, insistió Sergio. Sin embargo, Bernardo continuó negándose.

“No se preocupe por mí. Tengo años para ahorrar y trabajar duro por el futuro de mi familia. Me gustaría que tuviera el dinero para que no tenga que pasar el resto de su vida trabajando. Disfruten la vida con Melissa; ambos se lo merecen”, dijo Bernardo, abrazando a Sergio.

Hombre mayor con una gruesa chaqueta. | Foto: Pexels

Hombre mayor con una gruesa chaqueta. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Se recoge lo que se siembra. Sergio nunca se dio cuenta del impacto de su buena acción cuando acompañó a la madre enferma de Bernardo al hospital. Años más tarde, el joven decidió pagarle por su amabilidad de una manera que nunca esperó.

Los ancianos deben ser cuidados y protegidos en sus últimos años. A pesar de haber trabajado duro toda su vida y de recibir apoyo económico de sus hijos, Sergio no podía cubrir el costo de sus medicamentos y debió buscar un trabajo y vender sus cosas. Ningún anciano debería sufrir eso.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Hombre presenta a su novia a los abuelos: abuela reconoce en ella a una mujer de su pasado - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Jefe despide a empleada porque luce "demasiado vieja": al otro día le envía una limusina y le ruega que regrese - Historia del día

13 de junio de 2022

Hermano hereda una mansión y la hermana recibe una llave vieja con una nota - Historia del día

19 de abril de 2022

Hijas le prohíben a su viejo padre asistir a boda de su nieta tras descubrir que trabaja como conserje - Historia del día

18 de abril de 2022

Hombre encuentra vieja foto de sus hijastros gemelos con otro niño que es idéntico a ellos - Historia del día

07 de mayo de 2022