logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Tras la muerte de su hermano, mujer ayuda a su cuñada viuda hasta que ve su casa en ruinas - Historia del día

Vanessa Guzmán
22 jun 2022
06:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando el hermano de Sara murió, dejando atrás a su esposa, Julia, y a sus tres hijos, ella decidió ayudarlos con dinero y otras necesidades. Esto hizo que descuidara a su propio esposo e hijos. Pero a eso no le importó hasta que una noche, cuando regresó a casa y la encontró en ruinas.

Publicidad

"No te preocupes, Julia. Estaré ahí para ti en cada paso del camino. Nunca estarás sola", le prometió Sara a la viuda de su hermano, en el funeral.

Habían pasado cuatro meses de la dolorosa partida de su ser querido y ella había cumplido su promesa. Había dedicado casi cada segundo que no estaba en el trabajo a Julia y sus hijos. Los cuidó tanto como pudo y les dio dinero para hacerlos felices.

Pareja discutiendo. | Foto: Pexels

Pareja discutiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Por alguna extraña razón, Sara se sintió responsable de ellos. La muerte de su hermano había sido devastadora para todos y no quería que su familia sufriera.

Sin embargo, sus acciones tuvieron varias consecuencias. A menudo estaba terriblemente cansada y su hogar no estaba muy bien. A menudo descuidaba a su esposo, Carlos, y a sus dos hijos. Lo peor es que no pudieron hacer nada al respecto.

Una noche, Carlos la estaba esperando cuando llegó a la medianoche después de pasar horas en la casa de Julia. "¿Qué estás haciendo, Sara? Nuestros hijos no te han visto en mucho tiempo. Llegas tarde a casa y te vas temprano en la mañana. ¡Han pasado meses! Esto tiene que terminar", gruñó.

Publicidad

"¡Pero Carlos, no puedo parar! ¡Me necesitan!".

"¡Tu familia te necesita!".

"¡Ellos también son mi familia!".

"¡Pero tus propios hijos te extrañan! ¡Todas las noches, piden verte! ¿Qué se supone que debo decirles?", le preguntó Carlos, mientras pasaba sus manos por su cabeza. El sudor goteaba de su frente mientras paseaba por la sala de estar, tratando de que su esposa entendiera.

Pero Sara negó con la cabeza viéndolo a los ojos. "No puedo creer que estés tratando de culparme con esto. Nuestros hijos están bien. Ambos padres están presentes. Pero los hijos de mi hermano necesitan a su tía, y Julia es un desastre".

Publicidad

"¡No, no lo está! ¡Julia se está aprovechando de ti!”, señaló Carlos.

Habitación con la puerta cerrada. | Foto: Pexels

Habitación con la puerta cerrada. | Foto: Pexels

"¡Es suficiente Carlos! ¡Me voy a dormir!", agregó Sara antes de entrar en su habitación. Cerró la puerta y Carlos se dejó caer en el sofá, todavía frustrado. Ella no estaba escuchando, y sus prioridades estaban en otra parte.

Publicidad

Pero Carlos sabía que Julia no necesitaba tanto a Sara. Su esposo, tenía una póliza de seguro de vida, por lo que no necesitaban su dinero. Además, Julia a menudo salía a divertirse mientras Sara cuidaba a sus hijos.

Tal vez, a esos niños les encantaba tener a su tía cerca, pero ahora sus hijos estaban sufriendo, y eso no era algo justo.

Lamentablemente, no supo cómo hacer que su esposa viera la verdad, y esa noche durmió en el sofá, sin querer verla ni tratar más con ella.

Pasaron varios días desde esa pelea con Carlos, y Sara todavía estaba enojada con él. ¿Por qué no podía entender que sus sobrinos y Julia la necesitaban?

Publicidad

Estaba pensando en esto, camino a su casa. Era una noche clara y tranquila mientras conducía y todavía era relativamente temprano. Extrañaba a sus hijos y esperaba que todavía estuvieran despiertos. Tal vez podrían ver una película juntos, lo que apaciguaría a su marido.

Pero el silencio de la noche fue interrumpido por el sonido de sirenas a lo lejos. De repente, vio luces rojas y azules reflejadas en sus ventanas y se preguntó qué estaba pasando.

Lee también: Viuda echa a la calle a hijo desempleado y a su esposa embarazada, luego recibe llamada de la abuela

Sin embargo, el ruido se hizo más fuerte a medida que se acercaba a su casa y, al doblar una esquina, vio un camión de bomberos y una ambulancia en su calle.

Publicidad

Un bombero sostenía una gran manguera y la apuntaba hacia su casa. Sus ojos se abrieron en estado de shock, y los frenos de su auto chirriaron cuando se detuvo rápidamente y salió.

"Señora, debe quedarse atrás", le dijo un policía.

Bomberos apagando incendio. | Foto: Pexels

Bomberos apagando incendio. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Esa es mi casa!”, gritó Sara. El terror se veía en sus ojos.

Siguió adelante, pero la visión de su casa en ruinas la detuvo en seco. Había un indicio de que el fuego seguía encendido y estaban tratando de extinguirlo. Pero el resto de su hermosa casa era solo polvo negro, y el olor a quemado la rodeaba.

"Sara", llamó alguien desde la esquina, y ella se giró para ver a su esposo con sus hijos parados a un lado. Alguien los había envuelto con mantas y Carlos tenía las mejillas cubiertas de hollín.

Corrió hacia ellos, abrazó a su esposo con fuerza y ​​se arrodilló ante sus hijos. "¿Todos están bien?", preguntó frenéticamente, tocando sus rostros y besándolos repetidamente.

Publicidad

"Estamos bien", respondió Carlos, y sus hijos asintieron.

"¿Qué sucedió?". Se puso de pie y miró directamente a su marido.

"Conecté la licuadora y, de repente, saltaron chispas. Se engancharon en las cortinas de la cocina y se extendieron rápidamente. Fue horrible. Corrí hacia los niños y los saqué en lugar de tratar de apagar el fuego", dijo Carlos. Su rostro estaba pálido de vergüenza.

Sara lo abrazó una vez más. "No te preocupes. No te preocupes. Hiciste lo correcto. Lo único que importa es que están bien. La casa no importa", expresó y acercó a sus hijos para que pudieran estar todos juntos.

Publicidad

Después de unos minutos más, los bomberos les dijeron que terminaron de apagar el fuego y sugirieron que se fueran a otro lugar para quedarse. Naturalmente, Sara llamó a Julia y le pidió refugio. Pero nunca imaginó la respuesta de su cuñada.

Retrato de una mujer. | Foto: Pexels

Retrato de una mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

"Lo siento, Sara. Simplemente, no tenemos espacio", respondió, incluso después de escuchar que literalmente no tenían hogar. Sara sabía que era mentira porque la casa de su hermano era enorme.

"Pero Julia, no tenemos ningún otro lugar a donde ir", dijo Sara con rubor en sus mejillas.

"Lo siento. Escucha, es tarde. Me tengo que ir", se apresuró Julia y colgó.

Sara apartó su teléfono y miró a Carlos con la boca abierta.

"Entonces, ella dijo que no, ¿verdad?", comentó Carlos, y ella solo pudo asentir.

Publicidad

Por suerte, sus vecinos les ofrecieron cobijo y comida para pasar la noche, y no podían estar más agradecidos. Unos días después, encontraron un apartamento para alquilar.

Julia nunca llamó para ver cómo estaban. No le importaba, y aunque Sara estaba confundida, Carlos sabía que esto sucedería.

Lee también: Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

Después de ese incidente, Sara se dio cuenta de que no todos tenían el mismo corazón que el de ella y que no todos estarían dispuestos a dar tanto como recibían. Ella prometió poner a su propia familia por encima de la de cualquier otra persona.

Publicidad
Madre e hija jugando con un perro. | Foto: Pexels

Madre e hija jugando con un perro. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No sacrifiques tu vida por alguien que no haría lo mismo: Sara le dio todo a Julia y su familia. Pero en su momento de necesidad, Julia no quiso ayudarla. Es una lección dura pero importante de aprender.

Publicidad

Hay mucha gente malagradecida entre las familias. Aprende a cuidarte de ellos: Sara no se dio cuenta de lo unilateral que era su relación con Julia hasta que un terrible incendio la puso a prueba.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Familia con 1 solo hijo adopta trillizos: los niños van al mar a esperar a padres biológicos cada día - Historia del día

07 de abril de 2022

Chofer de bus echa a niña que no puede pagar el boleto: la vuelve a ver cuando llega a casa - Historia del día

30 de marzo de 2022

Hombre rico compra casa en ruinas por precio absurdamente alto y se lleva solo una caja de allí - Historia del día

26 de marzo de 2022

Pastor encuentra a pobre bebé en la puerta de la iglesia cuando no había más nadie cerca - Historia del día

27 de marzo de 2022