logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijo echa a su madre a una casa sin techo hasta que su hermano se entera – Historia del día

Vanessa Guzmán
23 jun 2022
07:10
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hijo insensible echa a patadas a su madre y la obliga a vivir en una casa sin terminar y sin techo. Cuando su hermano mayor se entera, decide hacerse cargo de la situación.

Publicidad

Sandra era una viuda de 65 años que vivía sola desde que su esposo murió hace más de una década y sus hijos, Daniel, de 25 años, y Michael, de 38, se mudaran. El mayor vivía en una ciudad diferente y el menor estaba residenciado con su esposa Amanda en la misma ciudad que su madre.

Daniel era un restaurador cuyo negocio estaba funcionando bastante bien a los pocos meses del lanzamiento. Junto a su esposa, decidió construir una casa para ellos y finalmente abandonar el pequeño apartamento en el que habían estado viviendo.

Hombre y mujer discutiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, debido a circunstancias imprevistas, el negocio de Daniel sufrió un gran revés y comenzó a perder dinero. Apenas tenía suficiente dinero para pagar el alquiler, y mucho menos para terminar de construir la casa.

Amanda se enfureció porque deseaba desesperadamente que se completara la construcción de su nuevo hogar. Pero Daniel tuvo que ponerlo en pausa. Fue entonces cuando ella comenzó a descargar su frustración con él. Discutían todos los días sobre el tema hasta que Daniel decidió poner fin a todo.

"Entonces, ¿qué planeas hacer ahora, Daniel? ¿Tienes un escondite secreto o un genio que conceda nuestros deseos? ¡No hemos pagado el alquiler este mes!”, gritó Amanda.

Publicidad

"Cariño, ¡tienes que creerme cuando digo que puedo resolver este problema! No olvides que mi madre todavía tiene la casa de mi padre. Vive sola y la casa es demasiado grande para ella. Estoy pensando, nosotros podemos sacarla y quedarnos allí. Así nos ahorramos el alquiler y decidir qué hacer".

Amanda se burló de él con una carcajada. "¿En serio, Daniel? No eres la misma persona que me contó sobre esos sueños de vivir en una casa grande... ¡Ya ni siquiera puedes pagar el alquiler! ¡No hables, DEMUÉSTRALO!".

Tomando las palabras de Amanda como un desafío, Daniel decidió que haría cualquier cosa para demostrar su valía y visitó a Sandra ese día. Él le ordenó empacar sus pertenencias y la reubicó en su casa sin terminar, alegando que tenía la intención de mudarse a su casa con su esposa.

Publicidad

Lee también: Hijo echa a su madre de 80 años a un asilo de ancianos: años después no la encuentra allí - Historia del día

"Pero Daniel", respondió Sandra, con los ojos llorosos. "¡Tu casa todavía está en construcción! ¡Ni siquiera tiene techo!".

"¡No está en tan mal estado como para que no puedas quedarte allí, mamá! ¡Vamos, vives sola en una casa tan grande! No olvides que papá nos dejó esta casa a Michael y a mí... Así que eso es todo. ¡Te vas!", declaró con frialdad.

"Pero, Daniel…" Antes de que Sandra pudiera terminar, su hijo la interrumpió.

"¡Ni una palabra más, mamá! ¡La decisión está tomada!".

Publicidad

Mujer mayor llorando. | Foto: Pexels

Daniel echó a Sandra sin piedad y la llevó a vivir a la casa sin terminar, con la intención de establecerse en la vivienda que le había dejado su padre. Sandra estaba muy dolida y no podía ocultar lo ocurrido, así que llamó a Michael y le contó todo.

Publicidad

Michael no había visitado a Sandra en mucho tiempo porque estaba demasiado ocupado por su trabajo. Pero cuando descubrió lo que Daniel le había hecho a su madre, dejó todo y tomó el primer vuelo a casa.

"No te preocupes, mamá", le aseguró a Sandra por teléfono. "Estaré allí lo más rápido posible. ¡Lo prometo!".

Cuando Michael finalmente llegó, no pudo contener las lágrimas al ver a Sandra. Parecía deprimida, sus ojos no tenían brillo y parecía haberse olvidado de sonreír.

"¡Dios mío! ¿Cómo puedes ser tan cruel, Daniel?", se enfrentó a su hermano. "¿Cómo puedes pedirle a mamá que se mude solo para tu comodidad?".

Publicidad

"Bueno, también es mi casa, Michael, ¡así que puedo hacer lo que quiera!".

"NO, Daniel", replicó Michael. "¡No puedes controlar la vida de mamá así! Y créeme, no voy a dejar que te salgas con la tuya tan fácilmente".

Michael sugirió que Sandra se mudara a un apartamento, ya que tenía un plan en el fondo de su mente para enseñarle a Daniel una lección que nunca olvidaría. También le prometió a su madre que le construiría una nueva casa en la playa con sus ahorros.

Hombre de negocios hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Publicidad

"Tomará algún tiempo, mamá", dijo. "Sé que tener una casa así era tu sueño. Lo haré realidad, te lo prometo. Hasta entonces, puedes vivir en un departamento o mudarte conmigo. Depende de ti lo que quieras hacer”.

Sandra se conmovió hasta las lágrimas al ver cuánto la respetaba Michael. "¡No sé qué buenas obras hice para tener un hijo como tú, Michael! Hay algo que también me gustaría darte", dijo y se acercó al armario de su habitación y sacó un archivo.

"Estos son los papeles de propiedad de la tierra que me dejó tu abuelo. Iba a dividirla en partes iguales entre tú y Daniel, pero cambié de opinión y decidí dejártela a ti".

Publicidad

Michael no quería aceptarlo, pero su madre insistió, por lo que finalmente cedió. Sin embargo, no usó la tierra para sí mismo. Usó el dinero de la venta y contrató a unos destacados constructores que edificaron la casa soñada de Sandra.

Después de que terminaron los trabajos de construcción, Sandra se mudó a su nuevo hogar. Hasta ese momento, ella había estado viviendo con Michael.

Lee también: Joven hereda la casa de sus abuelos y echa a su madre, luego se arrepiente - Historia del día

Sobre la antigua casa de su madre, el hijo mayor de Sandra puso en venta su parte. Daniel y Amanda la pasaron muy mal con los compradores y ya no pudieron vivir en paz.

Publicidad

Manos de una mujer mayor. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Uno no debe caer tan bajo como para explotar a sus padres para obtener ganancias: Daniel era un hombre cruel y no merecía ser llamado hijo. Echó de su casa a su madre para que él y su esposa pudieran vivir en paz. Al final, el karma lo alcanzó.

Publicidad

Nuestras elecciones definen nuestro carácter: Daniel y Michael crecieron en el mismo hogar, pero tenían personalidades totalmente opuestas. Mientras Daniel desalojó a su madre, Michael cumplió sus sueños al construirle un nuevo hogar.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad