logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijo echa a su madre de 80 años a un asilo de ancianos: años después no la encuentra allí - Historia del día

Vanessa Guzmán
13 may 2022
00:10
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando Edith, de 80 años, no podía caminar y estaba confinada a una silla de ruedas, su hijo, Henry, la llevó a un hogar de ancianos. Años más tarde, Henry se dio cuenta de su error cuando el karma lo alcanzó. Decidió buscar a su madre, pero cuando llegó al asilo no la encontró allí.

Publicidad

Henry Gutiérrez fue criado por su madre soltera Edith después de que su padre muriera cuando él tenía solo cuatro años. Henry llegó tarde a la vida de Edith, y ella lo amaba más que a nada, haciendo todo lo posible para asegurarse de que no se perdiera nada.

Del mismo modo, Henry siempre estuvo ahí para Edith en todo lo que pudo, y la adoraba tanto como ella lo adoraba a él. Pero las cosas comenzaron a desmoronarse entre ellos cuando Henry conoció a su "amor", Carolina Jiménez, durante sus días de universidad.

En el primer mes de su noviazgo, Carolina convenció a Henry para que se mudara con ella, por lo que alquilaron un pequeño condominio con sus ahorros obtenidos con trabajos de medio tiempo.

Publicidad

Luego, unos años más tarde, cuando se casaron, Carolina comenzó a animar de forma indirecta a Henry para que se mudaran con Edith y así poder ahorrar dinero para comprar una casa grande.

Cuando notó que Henry dudaba un poco, Carolina lo convenció de que también sería lo mejor para Edith, ya que podrían "cuidarla" mejor si vivieran con ella. Henry se enamoró de la idea y se mudaron con su madre poco después.

Tres años más tarde, cuando le dieron la bienvenida a un bebé (a quien llamaron Liam), Carolina delegó todas las tareas domésticas en su suegra. Alegaba que era una madre primeriza y que no tenía suficiente tiempo para las tareas del hogar.

Publicidad

También la usó como niñera cuando Henry no estaba en casa y ella salía con sus amigos. A Edith no le gustaba cómo la trataba Carolina, y un día se quejó con Henry, pero su nuera hizo todo lo posible por hacerse la víctima y logró su suegra se tuviera que disculpar con ella.

Años más tarde, cuando Liam creció, no había necesidad de cuidarlo y, por lo tanto, Carolina no necesitaba tener a Edith en la casa.

Como resultado, comenzó a poner a Henry en contra de su madre. A menudo exageraba diciendo que Edith tenía una discapacidad y nunca la ayudaba en las tareas del hogar.

Lee también: Mi esposa echó a mi madre como a un perro callejero, pero luego se arrepintió - Historia del día

Publicidad

También decía que olía mal y no podía hacer nada por sí misma debido a que estaba confinada en una silla de ruedas. Insinuó que Edith estaría mejor en un hogar de ancianos.

Pareja frente a casa grande. | Foto: Pexels

Pareja frente a casa grande. | Foto: Pexels

Publicidad

Al principio, Henry se opuso a la idea. Nunca dejaría a su madre en una instalación como un hogar de ancianos. Como resultado, estallaron peleas entre la pareja. Y, aunque Edith se sintió decepcionada al saber que ella era la raíz de su disputa, se sintió aliviada de que su hijo no la dejaría marcharse.

Pero un año después, cuando Carolina quedó embarazada por segunda vez, finalmente tuvo la oportunidad de echar a Edith de la casa.

Con el embarazo muy avanzado, Carolina se enfermó. Fue su culpa que no se cuidara a sí misma, pero culpó de todo a Edith.

“Henry. Sé que amas a tu madre, pero hoy podría haber pasado lo peor. Qué bueno que el médico me dio algunos medicamentos. Estaré bien, pero tu madre... es peligrosa para nuestro bebé", dijo Carolina.

Publicidad

"Fue solo una alergia, Carolina. Debes haber tomado algo por error", contestó el marido.

"No, Henry", insistió Carolina. "Estoy segura de que fue porque tu mamá... bueno, ella hizo el almuerzo hoy, y después de eso, me enfermé".

"¿Qué? ¿Hablas en serio? ¡Pero mamá no cocina estos días! ¿Cómo es que..."

"Eso es lo que estoy tratando de decir... ella... Tal vez lo hizo por error, pero debemos enviarla a un asilo de ancianos antes de que sea demasiado tarde, Henry”, agregó Carolina.

La mujer continuó: “Se está convirtiendo en una amenaza. Hoy preparó el almuerzo y yo me enfermé después de comerlo. La próxima vez, sus acciones pueden dañar a nuestros hijos. ¡Tenemos que pensar en esto seriamente!”.

Publicidad
Mujer mayor en silla de rueda. | Foto: Unsplash

Mujer mayor en silla de rueda. | Foto: Unsplash

Henry no había atrevido a enviar a Edith a un hogar de ancianos, pero cuando consideró la seguridad de sus hijos, sus instintos paternales tomaron el control. Tomó la decisión de enviar a su madre a un asilo.

Publicidad

"Mamá", le dijo a Edith durante la cena esa noche. "Estaba pensando que como estás en una silla de ruedas y no siempre estoy ahí para cuidarte, un hogar de ancianos sería mucho mejor para ti. Habría gente para cuidarte allí, y sí, supongo que eso sería genial".

"¿Un hogar de ancianos?", susurró Edith, con los ojos llorosos. "Pero Henry, estoy bien aquí. No necesito cuidados adicionales. Puedo arreglármelas sola".

"No, mamá", interrumpió Henry. "No lo entiendes. Tengo que enviarte. No tenemos otra opción. Eso es lo mejor para mí, Carolina y todos los demás. Empaca tus maletas para mañana por la mañana. Te dejaré antes de ir a trabajar".

Publicidad

Edith estaba congelada, incapaz de creer que Henry la estaba enviando a un asilo. Se volvió hacia Carolina, que estaba sonriendo alegremente.

Edith sabía que ella era la causa de las peleas entre Carolina y su hijo, pero nunca anticipó que su nuera engañaría a Henry de tal manera que algún día la echarían. Pero en este punto, incluso ella estaba cansada de demostrar su inocencia, por lo que se dio por vencida y accedió a ir al asilo de ancianos.

"¿Puedo pedirte un favor antes de irme, Henry?", preguntó ella, temblando, mirando sus manos en su regazo.

"¿Sí?".

Publicidad
Mujer mayor llorando. | Foto: Unsplash

Mujer mayor llorando. | Foto: Unsplash

"¿Me visitarás cuando esté allí? No todos los días, pero al menos los fines de semana".

"Claro, mamá", dijo. "¡No hay dudas sobre eso!"

Publicidad

"Bueno, entonces, gracias", murmuró mientras se alejaba hacia su habitación.

Desafortunadamente, Henry nunca la visitó. Pasaron los meses y llegó su segundo hijo. Se preocupó por la crianza de los niños y se olvidó de su anciana madre. Tres años después, cuando decidió visitarla, descubrió que ya no vivía en el hogar de ancianos.

La vida de Henry había dado un giro para peor en estos tres años. Descubrió a Carolina engañándolo con su mejor amigo, y cuando la enfrentó, ella lo reconoció descaradamente.

Y si eso no fuera suficiente, ella había transferido todos sus bienes a su nombre y lo había desalojado de su casa. Pero eso no fue todo.

Publicidad

Carolina incitó a Liam contra Henry hasta el punto en que lo odió. Una vez, Liam le dijo que no lo quería cerca de él. En ese momento, Henry recordó a Edith y cómo la había echado.

Al darse cuenta de su terrible error, Henry quiso disculparse con ella y traerla de vuelta. Sin embargo, cuando llegó al hogar de ancianos, no la encontró allí.

Preguntó por ella en la recepción y fue entonces cuando descubrió algo impactante. "Se fue de aquí hace dos años", comentó la recepcionista después de revisar el archivo de Edith.

"¿Qué? ¿Pero adónde ha ido? Soy su único pariente vivo", se quejó Henry, desesperado por obtener respuestas.

Publicidad

La recepcionista suspiró y colocó un papel sobre la mesa. "Ve a esta dirección", instruyó. "Se fue después de casarse con nuestro antiguo conserje, David”.

Mujer en silla de ruedas frente a una recepción. | Foto: Unsplash

Mujer en silla de ruedas frente a una recepción. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¿Por qué no iba a hacerlo, después de todo? Con frecuencia se quejaba de que su hijo no se preocupaba por ella en absoluto. David la trataba como si fuera un miembro de su familia. Estaban locamente enamorados. Se merecían estar el uno con el otro".

Henry no podía creer lo que escuchaba. ¡Su madre estaba completamente sola y deprimida por su culpa! Quería hacer las paces con ella, así que fue a la dirección de la nota.

Unas horas más tarde, se detuvo frente a una cabaña en ruinas cerca de una pequeña granja. Suspiró y llamó, y Edith abrió. Todavía estaba en una silla de ruedas, pero se veía mucho más feliz y saludable que antes.

Publicidad

"¿Henry? ¡Oh, muchacho! ¿Cómo me encontraste?".

Henry se sintió tan avergonzado que no podía mirarla a los ojos. Inclinó la cabeza avergonzado.

Lee también: Mujer vende la casa de su madre y la deja sin hogar: se presenta 10 años después - Historia del día

"Lo siento, mamá", murmuró, secándose las lágrimas. "Me disculpo por todo lo que he hecho hasta este punto. Te dejé en un hogar de ancianos, y ahora que perdí a mis hijos por culpa de Carolina después de que ella se divorciara de mí y me echara, entiendo cómo debes haberte sentido”.

"Solo puedo ver a mis hijos de vez en cuando, mamá, y sé cuánto duele. Por favor, perdóname si es posible".

Publicidad

"¡Dios mío!", exclamó Edith. "Henry, ¿cuándo sucedió todo esto?".

"Han pasado tres años, mamá. Pero no culpo a nadie. ¡Me merezco esto!".

“¡No, Henry, no lo mereces!", dijo, y Henry la miró, atónito. "Dos errores no hacen un acierto, Henry. ¡Ojo por ojo y diente por diente es ridículo! La gente sabia sigue adelante, como lo hice yo. Te perdoné hace mucho tiempo. Ven aquí…"

Hombre llorando. | Foto: Pexels

Hombre llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

Ella lo abrazó y lo palmeó por la espalda. "Lo que hiciste estuvo mal, extremadamente mal, pero te diste cuenta y quieres corregir tu error. Las personas que quieren enmendarse deben ser perdonadas. Así que deja de culparte a ti mismo".

"¿No estás enojada conmigo?", preguntó, sollozando. "¡Oh! Gracias, mamá. Estoy tan contento de que estés feliz con David. Me enteré en el hogar de ancianos. ¡Estoy muy feliz por ti!".

"Oh, te amo, Henry. También estoy feliz de tenerte de regreso. ¡A David le encantaría conocerte!".

Más tarde ese día, Henry conoció a David y le agradeció por cuidar a su madre todo este tiempo. También compró una casa cerca de la casa de David y Edith para no estar demasiado lejos de ella nunca más.

Publicidad

Un mes después, Henry sorprendió a David y Edith con una luna de miel para ellos en Miami que pagó con sus ahorros. Él también viajó con ellos y durante el viaje conoció a Clara, la mujer que no solo lo aceptó a él sino también a David y Edith, y todos se mudaron juntos como una familia feliz.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor de una madre no tiene límites: A pesar del duro comportamiento de Henry, Edith lo perdonó.

No puedes evitar el karma: Henry echó a Edith en un momento y finalmente perdió a sus hijos, su hogar y todo.

Nunca confíes en las opiniones de los demás sobre alguien: Henry no habría sufrido tanto si no hubiera confiado en Carolina cuando llamó a Edith "peligrosa" para su familia.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Marido se burla de viejo sofá que esposa compró en mercado de pulgas: nota una cremallera minutos después - Historia del día

14 de abril de 2022

Mamá de 70 años anuncia que se muda a una residencia y que venderá casa en la que viven sus hijos - Historia del día

14 de abril de 2022

Madre pobre vive en un tráiler con su hijo y nunca deja entrar a nadie hasta que debe ser hospitalizada - Historia del día

24 de febrero de 2022

Tras la muerte de su madre, hombre llega a la vieja casa de sus padres y oye sonidos en el sótano - Historia del día

03 de marzo de 2022