logo
Flickr / Incase
Fuente: Flickr / Incase

Mujer ayuda a motociclista que se cayó: al otro día se presenta toda la pandilla por su hija - Historia del día

Vanessa Guzmán
24 jun 2022
04:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una madre salvó la vida de un motociclista gravemente herido en una carretera solitaria. Pero al día siguiente, se sorprendió cuando él regresó con una pandilla y se acercó a su hija adolescente con algo en la mano.

Publicidad

"¡Oye, mamá! Estaré allí en otros 30 minutos... ¡Sí... sí! No te preocupe, allí estaré", le dijo Brandon Hernández, de 21 años, a su madre por teléfono.

Pero la mamá de Brandon tenía sus miedos, particularmente después de que él se convirtió en miembro de un famoso club de motociclistas en Denver. Un extraño tipo de miedo siempre prevalecía en su mente cada vez que él iba a andar en rodando en su moto.

Hombre conduciendo motocicleta por una carretera. | Foto: Unsplash

Publicidad

En cambio, Brandon no tenía miedo de nada. A menudo se jactaba de cómo adelantaba a los vehículos que iban a toda velocidad delante de él.

A veces, la pandilla corría en una concurrida carretera y lo llamaba "diversión". La noche del sábado del 20 de noviembre de 2021, Brandon estaba en la autopista principal de su ciudad. Corrió contra el viento en su moto nueva para encontrarse con su madre. No sabía que un error casi le costaría la vida.

Mientras tanto, Ágatha Estévez, de 38 años, también estaba en la autopista. Conducía su auto para encontrarse con su hija, Carla, de 15 años. El clima agradable y la escasez de vehículos esa mañana hicieron que el día de Ágatha fuera más cálido.

Publicidad

"No sé qué camino tomar...", pensó mientras tarareaba una canción que sonaba en la radio de su auto. En ese momento, sonó su teléfono. "¡Mamá! Se está haciendo tarde y espero que llegues en una hora", dijo Carla. "Por favor, no me decepciones de nuevo".

Ágatha no quería defraudar a su hija, así que aceleró un poco. Apenas unos pocos vehículos, en su mayoría camiones. Asegurada de que no había mucho tráfico, aumentó un poco más la velocidad y condujo lo más rápido que pudo.

Unos 20 minutos después, la mamá llegó al corazón de la carretera. Estaba despejado hasta donde sus ojos podían ver. Se había fijado en llegar a casa en menos de media hora cuando un camión a toda velocidad se le acercó por el lado opuesto.

Publicidad

"Oh, no, no, no...", gritó Agatha. Rápidamente, pisó el freno y se sentó en su asiento, con los ojos como bolas de miedo y conmoción, por lo que acababa de ver.

Un poco más lejos, aproximadamente a 10 metros de donde había estacionado, yacía Brandon Hernández. Se estaba desmayando lentamente.

Lee también: Taxista devuelve billetera con $1600 y recibe más de 100 veces eso meses después - Historia del día

Los conductores que pasaron a toda velocidad por la carretera no se dieron cuenta de que estaba tirado en el borde de la carretera. Agatha gritó entre lágrimas, con las manos en la boca: “Miren lo que acaba de suceder”.

Publicidad

Mujer manejando un auto. | Foto: Pexels

Hace unos segundos, Brandon evitó chocar con el camión que tenía delante. Había intentado adelantar al vehículo, pero cuando el camionero le cortó el paso para tomar una curva, Brandon perdió el control.

Publicidad

Estaba a solo unos metros de una colisión importante, por lo que había saltado al borde de la carretera para evitar un accidente. Ágatha estaba horrorizada por la perturbadora vista.

El conductor del camión se temió lo peor y se alejó a toda velocidad sin detenerse siquiera para mirar o ayudar al pobre motociclista. Con el tiempo agotándose para cumplir su promesa de visitar a su única hija, que estaba luchando contra el cáncer, Ágatha tuvo que tomar una decisión.

Sin pensarlo más, la mamá saltó de su auto y corrió hacia Brandon. "Oye, ¿estás bien? ¡Levántate!", le gritó a Brandon. Ágatha miró a su alrededor en busca de ayuda, pero nada. Pasaron algunos camiones, pero nadie se molestó en detenerse.

Publicidad

Ágatha corrió hacia su auto y regresó con una botella de agua mineral. "Levántate... por favor, ¿estás bien?", preguntó, salpicando el agua fría en la cara de Brandon.

Se apresuró a su coche y lo condujo cerca de Brandon. Su teléfono sonaba sin cesar en el asiento. Pero a Ágatha no le molestaron esas 26 notificaciones de llamadas perdidas de Carla. Después de un gran esfuerzo, ayudó a Brandon a sentarse en el asiento trasero.

En el camino, llamó al 911 y les contó a los oficiales sobre el accidente. En el otro extremo, Carla estaba casi a punto de estallar en llanto, todavía esperando que llegara su mamá. "¿Por qué no has llegado?", preguntó entre sollozos en uno de los mensajes dejados a su madre en su teléfono.

Publicidad

Diez minutos después, Ágatha llegó al hospital. Al ver su vestido manchado de sangre, el personal del hospital corrió a ayudarla. "No, no, estoy bien. Él está en el auto... ¡Por favor, de prisa!", gritó.

Brandon fue trasladado de urgencia a la sala de emergencias. "Señora, ¿puede por favor llenar este formulario?", pidió la recepcionista a Ágatha. Miró su reloj y exclamó: "¡Dios mío! Lo siento, cariño, no pude llegar a tiempo".

Hombre tendido en el pavimento. | Foto: Pexels

Publicidad

Unos minutos más tarde, llamaron a Ágatha para que se encontrara con Brandon. "Me alegro de que esté fuera de peligro, señor...", dijo.

"¡Brandon... Brandon Hernández!", se presentó. "Muchas gracias... Realmente no tengo palabras para lo que hiciste".

Aunque Ágatha estaba feliz de haber salvado la vida del motociclista, estaba visiblemente molesta. "Lo siento, pero tengo que irme de inmediato... Mi hija necesita mi ayuda con su puesto de limonada para la caridad... Me alegro de que esté bien, Sr. Hernández", dijo.

Cuando Ágatha salió corriendo de la sala, Brandon la llamó y le pidió sus datos de contacto. "¡Me encantaría volver a verte!", gritó. Pero la mujer ya se había ido.

Publicidad

Su nombre era la única identidad que tenía de la mujer que le salvó la vida. Pero Brandon decidió encontrarla y corresponder a su amabilidad de la manera más impensable.

Esa noche, sus amigos y su mamá lo visitaron en el hospital. Se alegraron de que estuviera bien. Pero a su madre le costó mucho convencerla de que se calmara.

"Oye, su nombre es Ágatha y es de Santa Fe. Conozco esta dirección", contestó uno de los amigos de Brandon después de revisar el registro del hospital.

Al día siguiente, Ágatha y Carla estaban ocupadas con un grupo de otras adolescentes cerca de su puesto de limonada. "COMBATE EL CÁNCER" decían las pancartas al lado.

Publicidad

Joven llorando. | Foto: Pexels

El lugar apenas estaba lleno. "Mamá, necesitamos más dinero para nuestra causa, y espero que suceda algún milagro, y la gente se amontone en nuestro puesto", lloró Carla. Unos segundos después, las oraciones de la niña aparentemente fueron respondidas.

Publicidad

"¡MAMÁ, MIRA!", gritó la chica. Un grupo de motociclistas se alineó frente al puesto de limonada de Carla, y luego uno de ellos se acercó con algo en la mano.

Ágatha se quedó atónita cuando vio a Brandon. "¡Hola, señora Estévez! ¡Solo estaba buscando una manera de agradecerle!", le dijo a ella. ¡Él le entregó un ramo y le dio a Carla un cheque firmado por $5.000!

Al final resultó que, Brandon había reunido a su pandilla de motociclistas para ayudar a recaudar fondos para la caridad de Carla como muestra de gratitud. "No puedo creer esto... ¡Gracias, Brandon!", exclamó Ágatha con alegría.

Lee también: Adolescente ayuda a anciana ciega a cruzar la calle y luego recibe herencia de ella - Historia del día

Publicidad

El accidente cambió la forma de ver la vida de Brandon y Ágatha. Si bien él decidió no volver a adelantar a los vehículos, Ágatha se dio cuenta de cómo un acto de bondad regresa de maneras inesperadas.

Persona con billetes de 100 dólares en las manos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No dudes en ayudar a alguien que lo necesite. Puede que la ayuda vuelva de manera inesperada: Cuando Ágatha fue testigo del accidente de Brandron, se apresuró a ayudarlo a pesar de estar comprometida con su hija.

Pero al día siguiente, Brandon regresó para corresponder a su amabilidad, ayudando a recaudar fondos para la caridad.

No se limite a mirar; haz algo cuando veas a alguien en peligro: Ágatha vio a Brandon, herido y tirado en el pavimento, pero no huyó del lugar. En cambio, se olvidó de ayudar a su hija y llevó a motociclista al hospital para salvarle la vida.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Por favor comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info

AmoMama.es no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AmoMama.es habla en contra de lo anteriormente mencionado y AmoMama.es promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.