logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Taxista devuelve billetera con $1600 y recibe más de 100 veces eso meses después - Historia del día

Georgimar Coronil
10 feb 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre borracho entró en el taxi de Clemente cuando este se disponía a volver a casa una noche. Él lo llevó a la dirección indicada, pero el sujeto se puso difícil por un motivo particular y dejó su cartera en el carro. Cuando Clemente se la devolvió, el propietario le ofreció una sorprendente recompensa.

Publicidad

"Vamos, señor. Me dijo que esta era su dirección", le dijo Clemente al hombre medio dormido en el asiento trasero.

"No, no, no. Esta no es mi casa... ya. No puedo entrar", balbuceó el hombre y pareció desmayarse. Clemente salió del coche y ayudó al hombre a salir también. El sujeto estaba algo despierto, así que el taxista volvió a subir a su auto y se alejó. Pero a través de su espejo retrovisor, vio al borracho desplomarse en el suelo y caer en la acera.

Taxi en la ciudad. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Oh, por Dios", respiró y dio marcha atrás a su taxi para ayudar al sujeto. Lo subió al vehículo de nuevo y lo llevó a la segunda dirección, aunque ya había pasado su turno. Clemente esperaba llegar pronto a casa, para que él y su mujer pudieran comprarle a su hijo Antonio sus regalos de cumpleaños. Pero este hombre le había arruinado la noche.

Llegó a la segunda dirección y estaba ayudando al sujeto a salir cuando salió una mujer mayor: "Alex, querido. Oh, Alex", respiró mientras pagaba el taxi y sujetaba al borracho. "Muchas gracias".

Clemente asintió y se fue. Mañana tendría que comprar los regalos de cumpleaños de su hijo.

Publicidad

***

"Creo que este balón de fútbol es mejor", dijo Marta, la esposa de Clemente, mientras recorrían la tienda de artículos deportivos. Iban a comprarle a Antonio un balón de fútbol nuevo, ropa y zapatos. Acababa de entrar en el equipo de la escuela y pensaron que se merecía una indumentaria nueva. Su familia no era rica, pero Clemente había trabajado mucho en los últimos meses para permitirse esto.

Lee más: Adolescente sin hogar ayuda a niña rica, luego ve foto de un hombre que se parece a él en su casa - Historia del día

Cuando salieron de la tienda el teléfono de Marta sonó: "Es el colegio de Antonio", dijo, frunciendo el ceño y acercando el teléfono a su oído. De repente, soltó un grito y colgó. "¡Antonio está herido! Tenemos que ir al hospital".

Publicidad

Ambos corrieron hacia el estacionamiento, y Clemente estuvo a punto de cometer algunas infracciones al tratar de llegar más rápido.

***

"Su hijo tiene una fractura en la pierna. Va a necesitar cirugía y fisioterapia más adelante para recuperar toda su movilidad", reveló el médico tras examinar al niño de 11 años. "Por suerte, es todavía un niño. Estará bien, siempre y cuando hagamos ese procedimiento rápidamente".

"Hagámoslo", insistió Marta. Clemente asintió, pero estaba un poco más aprensivo. Por desgracia, no tenían seguro y la operación costaría mucho dinero. La fisioterapia sería otro gasto que tal vez no podrían pagar.

Publicidad

Médico. | Foto: Pexels

Se sentaron en la sala de espera mientras los médicos llevaban a Antonio al quirófano. "Cariño, me he dejado el suéter en el coche. ¿Puedes ir a buscarlo?", preguntó Marta. Él aceptó de inmediato, porque un paseo sería mejor que sentarse a esperar alguna noticia.

Publicidad

Cuando llegó al carro, vio el suéter de Marta en el asiento trasero y lo tomó. De repente, se fijó en una cartera que estaba en el suelo del auto y que no había visto antes. Al revisarla, descubrió que pertenecía al hombre borracho de la noche anterior. Se llamaba Alex Martínez. Entonces también se fijó en el enorme fajo de billetes que contenía junto con las tarjetas de crédito negras.

Pero Clemente no era el tipo de hombre que aceptaba dinero de los demás, sin importar lo que pasara en su vida. Siempre ganaba su su dinero, honestamente. Contó el efectivo por si el hombre le preguntaba. Eran 1.600 dólares. Bien, se lo llevaré. Será una distracción.

Le llevó el suéter a Marta y le preguntó si estaba bien salir un rato para devolverle la cartera al sujeto. "Sí, querido. La enfermera acaba de venir y ha dicho que tardarán un poco en terminar. Ese hombre probablemente la necesita. Ve", insistió ella. Por eso él la quería, siempre pensaba en los demás, incluso cuando estaba claro que necesitaba apoyo.

Publicidad

Lee más: Mujer millonaria se viste con ropa harapienta para investigar al prometido de su hija - Historia del día

"¿Estás segura?".

"Sí, sí. Ve".

***

Alex tocó la puerta de la segunda dirección a la que le llevó Clemente, que este supuso era la casa de su madre, teniendo en cuenta a la mujer mayor que lo había recibido la otra noche. "Hola, mi nombre es Clemente. Anoche fui su taxista. Te dejaste la cartera en mi taxi", dijo.

"Vaya, hombre. Gracias por esto", dijo Alex, cogiendo la cartera y mirando a Clemente como si le hubiera dado un gran premio. "No puedo agradecerte lo suficiente".

Publicidad

Cartera con dinero. | Foto: Pexels

"Bueno, yo diría que es solo una cartera. Pero hay mucho dinero dentro. No deberías llevar tanto", respondió Clemente con naturalidad.

Publicidad

"Sí, bueno, pero no es realmente por la cartera. Ese día... bueno, no me emborracho a menudo... en realidad, casi nunca. Y nunca como esa noche. Pero ese día descubrí que mi mujer me engañaba con mi chófer personal. Ahora está embarazada. Sé que es de él porque hace poco fuimos a una clínica de fertilidad e íbamos a hacer una fecundación in vitro por mi culpa", explicó Alex.

"Oh. Eso es horrible", se compadeció Clemente.

"Sí, y al principio le di la dirección de nuestra casa. Pero no quería verla. Gracias por traerme aquí esa noche. Y por no dejarme tirado. Fue muy amable".

Lee más: Mujer salva a un hombre inconsciente en el parque, luego su perro la lleva a su casa - Historia del día

Publicidad

"Bueno, me pagaste", añadió Clemente, encogiéndose de hombros de nuevo. Quería volver con su mujer al hospital inmediatamente.

"Pero era demasiado tarde. Ya lo recuerdo. Espera, déjame pagarte por hoy y algo extra también por tu tiempo", dijo Alex, metiendo la mano en la cartera y sacando todo el fajo de billetes. "Toma".

"No, no, no", respondió Clemente, levantando la mano y negando con la cabeza. "No pasa nada. No necesito el dinero. Escucha, tengo que irme. Mi mujer me está esperando en el hospital".

Hombre preocupado. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Qué? ¿Qué ha pasado? ¿Está bien?", se preguntó Alex. Clemente pensó que era raro que un desconocido se preocupara tanto, pero tal vez, Alex solo era amigable.

"No, es mi hijo. Está en el quirófano. Y el doctor dijo algo sobre terapia física más tarde. Tengo que arreglar algunas cosas, así que tengo mucho en la cabeza. De todos modos, venir aquí fue una gran distracción de eso. Cuídate," dijo Clemente, despidiéndose finalmente de Alex y caminando hacia su coche.

Pero Alex no podía dejar que el hombre se fuera así como así. Siempre devolvía los favores.

***

Publicidad

Sin que Clemente lo supiera, Alex cogió su bicicleta y lo siguió hasta el hospital. Preguntó por el hijo de Clemente, aunque no sabía su apellido, y cuando nadie le dijo nada, llamó a su padre. El Sr. Martínez era un hombre influyente en la ciudad y tenía la habilidad de hacer hablar a la gente. Su padre le consiguió la información.

Se enteró de que el hijo de Clemente, Antonio, acababa de ser dado de alta de la operación, y que esta había ido bien. El padre de Alex también descubrió que la familia no tenía seguro. “Tal vez, podría pagar la cirugía o más”, pensó Alex. ¿Dejaría Clemente que le diera el dinero? Probablemente no.

Unos meses después...

Publicidad

"Cariño, ¿cómo vas a pagar la fisioterapia de Antonio? Mañana es su última cita y nadie me ha hablado de ningún pago", le preguntó Marta a Clemente una noche después de que su hijo se acostara.

"Sinceramente, Marta, no tengo ni idea de lo que está pasando. Pregunté a la recepcionista de la clínica sobre los pagos y me dijo que la factura llegaría a mi correo. No sabía que hicieran eso, pero supongo que la clínica es un poco de la vieja escuela", respondió Clemente a su mujer, sin entender por qué estaban siendo tan crípticos con el pago.

Pareja hablando. | Foto: Pexels

Publicidad

"Es que normalmente no se puede hacer fisioterapia sin pagar por adelantado. Sé que has trabajado más este mes porque he tenido que reducir mis horas en el restaurante para llevar a Antonio a sus tratamientos. ¿Me estás ocultando algo?", insistió Marta, ya que su marido era exactamente el tipo de hombre que no le contaría a su mujer sobre sus problemas de dinero.

"¡No! Te juro que no estoy mintiendo. No me han enviado nada. Mañana iré contigo y volveré a preguntar. Porque su operación más los tratamientos, bueno... vamos a necesitar un plan de pagos para eso", intentó apaciguarla Clemente.

"En realidad, mi amiga Marlene estaba hablando de ciertos tipos de asistencia social, y cree que podríamos solicitarlas...", dijo Marta, hablando de algunas ayudas del gobierno que podrían contribuir a los gastos. Eso ayudaría, pero Clemente apenas escuchó. Algo raro estaba ocurriendo.

Publicidad

Los servicios médicos eran demasiados caros como para que la clínica estuviera aplazando sus pagos. No había querido pensar demasiado en ello antes, pero Marta sacó el tema. Era extraño.

***

"Listo, chico. Ya está. Te encuentras mejor. Puedes volver a jugar en el equipo. Pero tienes que tener cuidado o puede que tengas que volver, ¿está bien?", dijo el fisioterapeuta de Antonio con una sonrisa, alborotando el pelo del chico. Él le sonrió y vio a Marta.

"¿Ves, mamá? Puedo volver a jugar".

"Eso lo hablaremos más tarde", dijo ella, poniendo los ojos en blanco y dirigiendo a su esposo una mirada cómplice. Su marido sonrió pero respiró profundamente.

Publicidad

Hombre asomado en una puerta. | Foto: Pexels

"Voy a ver lo de los pagos", dijo Clemente en voz baja para que solo le oyera Marta. Ella asintió y distrajo a su hijo.

Publicidad

***

"Señor, ¿por qué sigue preguntando por los pagos?", le preguntó la mujer de la recepción.

"Bueno, porque mi hijo fue operado hace meses y todavía no he recibido la factura", respondió Clemente, frustrado.

"Hemos enviado las facturas. Mire, aquí está la dirección", la dama giró la pantalla de su computador y le mostró la dirección de los formularios de Antonio.

Clemente se quedó con la boca abierta mientras la enfermera continuaba. "Todas las facturas se han pagado puntualmente, y ahora que su hijo ha terminado la fisioterapia, no hay nada más que pagar".

Publicidad

Se alejó de la recepción, todavía en estado de shock. Al llegar a casa, le contó a Marta lo sucedido, y ambos decidieron visitar la casa de Alex para agradecerle y ofrecerle un plan de pago.

Pero el hombre no lo permitió. "Me has salvado de quedar como un tonto en el jardín de mi infiel exmujer. Así que no. No me debes nada. De hecho, ¿te gustaría un trabajo mejor? Necesito un conductor personal decente y fiable. La oferta viene con beneficios, incluido un seguro para tu familia”, dijo Alex como si no fuera gran cosa.

Clemente no podía rechazar tal oferta y aceptó inmediatamente. No podía creer que ayudar a un hombre borracho una noche le llevara a conseguir un nuevo trabajo y a cubrir el costoso tratamiento de su hijo.

Publicidad

Padre e hijo felices. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ayudar a los demás puede depararnos grandes sorpresas: Debemos ayudar a los demás cuando podamos sin esperar nada a cambio. Clemente fue recompensado por su gesto.

Publicidad

Los tratamientos de salud no deberían ser tan costosos: Operarse no debería ser motivo de preocupación para una familia. No deberías tener que elegir entre tu salud y tu economía.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad