logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Cada día, anciano va al parque para ver a niños jugar hasta que un niño desaparece un día - Historia del día

Vanessa Guzmán
24 jun 2022
05:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un anciano pasa todas las tardes en el parque, viendo a los niños jugar en el patio de recreo. Un día, un niño pequeño desapareció, y todos culparon al hombre mayor.

Publicidad

Un viudo anciano solitario llamado Roberto visitaba el parque todos los días y se sentaba en un banco frente al campo de béisbol. Cada tarde, el mismo grupo de niños se dirigía al lugar para jugar y él los observaba en silencio mientras jugaban.

Una mamá, Stella, notó a Roberto en el parque todos los días, pero no le prestó atención, como todos los demás. En cambio, pasaba tranquilamente junto a él mientras llevaba a su hijo al diamante de béisbol para jugar con el resto de los chiquillos.

Guante y pelotas de beisbol. | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, un día, Stella no tuvo más remedio que poner su mirada en Roberto. Cuando dejó a su hijo en el campo, vio que al equipo todavía le faltaba un niño.

"¿Ronald no suele llegar temprano?", preguntó Stella al grupo mientras se acomodaban. Los niños asintieron con la cabeza.

Stella decidió llamar a los padres del niño para aclarar si el chico vendría a jugar ese día o no. Cuando los padres confirmaron que había salido de la casa para sus prácticas de béisbol, se produjo el pánico.

"¿Deberíamos ir al parque? Mi esposo y yo estamos a punto de entrar a una reunión de negocios. ¿Dime si debemos ir hasta allá?", preguntaron los padres a Stella.

Publicidad

Stella les dijo que primero intentaría encontrar a Ronald ella misma y, si no lo hacía, los actualizaría y llamaría a la policía.

Desesperada, Stella inmediatamente buscó al niño después de colgar la llamada con sus padres. "¿Están seguros de que no lo han visto aquí? ¿Dónde podría estar?", preguntó a los niños.

Afortunadamente, uno de los niños admitió haber visto a Ronald en el parque. "Estaba caminando hacia el diamante de béisbol, luego se acercó al anciano que siempre está sentando en el banco y luego desaparecieron", compartió el niño.

Lee también: Hombre mayor se sienta en la misma esquina por 10 años esperando a hija que lo echó del auto - Historia del día

Publicidad

Los ojos de Stella se agrandaron. "¡Sabía que ese viejo era sospechoso! ¿Por qué se sienta en el mismo banco todos los días para observar a los niños? Era solo cuestión de tiempo antes de que planeara algo", dijo, sacudiendo la cabeza.

Niño jugando beisbol. | Foto: Pexels

Publicidad

Stella les pidió a los niños que se quedaran en el campo mientras buscaba a Ronald. Después de caminar un par de minutos por el parque, regresó derrotada y decidió llamar a la policía.

Sin embargo, mientras marcaba el número de la comisaría local, los niños comenzaron a saltar de un lado a otro. Vieron a Ronald acercándose desde debajo de los árboles. "¡Es Ronald! ¡Está aquí!", gritaron.

Stella miró hacia donde miraban los niños y vio a Ronald caminando junto al anciano, sosteniendo su mano. Ella respiró aliviada y corrió hacia ellos.

"¡Ronald! ¿Por qué te escapaste con un extraño? No puedes irte con cualquiera; tus padres te enseñaron eso, ¿verdad? Es peligroso", dijo Stella en tono de regaño.

Publicidad

Ronald miró al anciano y le pidió que se sentara en el banco. Luego caminó hacia el diamante de béisbol donde explicó todo a Stella y sus amigos.

"El nombre del anciano es Roberto Jiménez. Lo vi llorando en el banco del parque antes y decidí averiguar por qué. Lo vemos todos los días, pero ninguno de nosotros ha tratado de conocerlo. Me di cuenta de que ya era hora", explicó Ronald.

"Pero es un extraño. No sabemos cuáles son sus intenciones. Podría haber estado llorando para llamar tu atención", afirmó Stella. "Tus padres estaban tan preocupados después de que les dije que no estabas en el campo como todos los demás niños".

Publicidad

Ronald se encogió de hombros. "Siempre debemos ver lo bueno en todos, mis padres me enseñaron eso. El señor Jiménez es un hombre amable. Hoy es el aniversario de la muerte de su esposa. Por eso estaba llorando".

Anciano sentado en un banco. | Foto: Pexels

Publicidad

Stella lentamente comenzó a sentirse mal por haber pensado lo peor. Entonces Ronald continuó hablando. "Solía ​​jugar béisbol en su juventud y una vez fue el mejor lanzador de su universidad. Nos ve jugar porque dice que recuerda los 'buenos viejos tiempos'".

El niño también reveló que la esposa de Roberto había muerto el año pasado y, desde entonces, se ha quedado completamente solo. "Viene al parque todos los días porque estar en casa hace que la soledad se sienta aún más. Dijo que disfruta viendo a los niños jugar béisbol, un juego que a él también le encantó".

Stella se sintió terrible por la forma en que había asumido lo peor del anciano. Llamó a los padres de Ronald y les aseguró que su hijo estaba bien.

Publicidad

Stella y los niños se acercaron al anciano y se presentaron apropiadamente. El anciano estaba encantado.

"Los he estado viendo jugar béisbol durante meses, pero nunca los había conocido. Me alegro de conocerlos finalmente", dijo Roberto, sonriendo. "Yo también fui una vez un jugador de béisbol".

Lee también: Niña se sienta en el mismo banco por 15 días hasta que una mujer se acerca y pregunta: "¿Dónde está tu mamá?" - Historia del día

Sabiendo esto, los niños tuvieron una idea. Invitaron a Roberto a entrenarlos todos los días para que tuviera algo que hacer cada tarde. "¡Sea nuestro entrenador, señor Jiménez!", suplicaron.

Publicidad

El anciano sonrió. "No he jugado béisbol en décadas", respondió. Pero después de que los niños insistieron, finalmente accedió.

"Bueno, está bien. Todos ustedes son como mis nietos. Supongo que podría ayudarlos a mejorar sus habilidades de béisbol", sonrió.

Hombre mayor caminando de la mano con un niño. | Foto: Pexels

Publicidad

A partir de ese día, Roberto entrenó a los niños y los aspirantes a atletas aprendieron consejos y trucos de él. Mientras los niños jugaban, Stella se ofreció a ir a la casa de Roberto, limpiarla y preparar una buena merienda para todos.

Esto se convirtió en una rutina diaria. Después de la comida, los padres vendrían a recoger a sus hijos a la casa del anciano en lugar del parque.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Elige siempre ver lo bueno en cada persona: Los padres de Ronald le enseñaron a ver lo bueno en todos, por eso creía que Roberto era un hombre amable y decente.

Publicidad

Cuídense unos a otros y ayuden a los que puedan: Ronald se aseguró de ver cómo estaba Roberto después de verlo llorar en la banca del parque. Del mismo modo, Stella decidió buscar al niño cuando se dio cuenta de que no estaba en el grupo.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad