logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño le da su almuerzo en secreto a niña de la calle a diario y la ayuda a encontrar familia adoptiva - Historia del día

Georgimar Coronil
24 jun 2022
09:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

En lugar de llevar su almuerzo a la escuela todos los días, un niño se lo daba en secreto a una niña de la calle. Sus compañeros no lo sabían y se burlaban de él por no tener comida. Nadie imaginó que el chico acabaría cambiando la vida de la pequeña más adelante.

Publicidad

Bruno López salía de casa con una lonchera llena de comida todos los días. Su madre disfrutaba preparándole alimentos caseros, pues creía que eran mucho más sanos que los que vendían en el comedor escolar.

Cada vez que Bruno volvía a casa de la escuela, su lonchera estaba vacía. La Sra. López estaba contenta, pensando que Bruno disfrutaba de las comidas que le preparaba. Sin embargo, se preguntaba por qué se dirigía directamente a la cocina buscando que comer cada tarde.

Almuerzo. | Foto: Pexels

Publicidad

"Realmente eres un niño en crecimiento, ¿no? Adelante, come", le dijo una vez, dándole una palmadita en la cabeza mientras engullía el bocadillo que ella le había preparado. Bruno asintió en silencio mientras seguía devorando su comida.

Poco sabía la señora López que Bruno había estado yendo al colegio sin comer. Sus compañeros de clase se burlaban de él, pensando que no tenía suficiente dinero para comer en casa o pagar en la cafetería.

"¿Quieres mis sobras?", bromeó uno de sus compañeros, pero Bruno no le prestó atención. En lugar de enfrentarse a los acosadores, el chico se escondía en el patio mientras todos comían en la cafetería. Se sentaba solo en los columpios, esperando a que sonara el timbre para la siguiente clase.

Publicidad

Pronto, sus profesores empezaron a preocuparse por todas las burlas que Bruno recibía de sus compañeros y se preguntaron por qué nunca comía durante la hora del almuerzo. Sabían que procedía de una familia acomodada y que seguramente le habrían dado dinero para comprar comida en la cafetería.

Lee más: Niño pobre da $2 a un hombre para comprar lo que necesita su bebé: él le deja nota de agradecimiento con su dirección - Historia del día

Siempre que le preguntaban dónde estaba su comida, ponía excusas: se había olvidado el almuerzo en casa, no tenía hambre, comía antes. Pero sus profesores no estaban convencidos, así que decidieron llamar a la madre de Bruno.

Publicidad

"Bruno no ha estado comiendo, señora López", reveló una profesora. "Nos da excusas todos los días sobre por qué no ha almorzado".

"¡Pero eso es imposible!", exclamó la señora López. "Él sale con su lonchera todos los días y yo me aseguro de que esté llena. ¿Qué pasa con la comida?", dijo sorprendida.

Esa tarde, cuando Bruno volvió a casa, su madre le preguntó qué hacía con el almuerzo. Bruno se limitó a decir que se lo comía antes de las clases, ya que solía tener hambre. Su madre le creyó, así que le compró una lonchera más grande.

Mujer hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Publicidad

Pensando que Bruno tenía comida más que suficiente para la escuela, su madre llamó a su profesora para ver cómo estaba. Sin embargo, su maestra le reveló que el niño había llegado sin almuerzo una vez más. "Lo investigaré", le dijo la mujer a la maestra de Bruno.

Al día siguiente, la señora López le entregó a Bruno su lonchera. Cuando se marchó, ella decidió seguirlo de lejos y se dio cuenta de que en lugar de girar a la derecha hacia la escuela, giraba a la izquierda hacia el parque.

Cuando llegó al parque, Bruno se sentó junto a una chica más o menos de su edad. Tenía un aspecto frágil y llevaba ropa rota y desgastada. Le entregó su comida y ella comenzó a comer rápidamente.

Publicidad

Todo se aclaró para la señora López, y no pudo evitar derramar una lágrima. Su niño era tan desinteresado que sacrificaba su comida diariamente por esta pequeña.

Lee más: Mamá se entera de que compañero de su hijo almuerza con las sobras de los otros: decide organizar reunión con los padres - Historia del día

La señora López se acercó a Bruno y a la niña y les dijo que lo había visto todo. Bruno se sorprendió y temió que su madre se enfadara con él. La chica se escondió detrás de Bruno, pensando que estaba en problemas.

"Estás bien. No te preocupes", sonrió ella, tomando la mano de su hijo. "Deberías habérmelo dicho, cariño. Les habría hecho la comida a los dos todos los días".

Publicidad

"Lo siento, mamá. Solo pensé que no me dejarías venir al parque. Esta es Melissa. Vive en el orfanato de aquí cerca, pero apenas tienen comida para todos, así que va al parque a mendigar comida. Un día me la encontré mientras montaba en bicicleta y le dije que se reuniera conmigo aquí todas las mañanas para poder darle comida", reveló Bruno.

La señora López se aseguró de expresar lo orgullosa que estaba de Bruno por ser un niño compasivo. Le prometió que cuidaría de Melissa y le daría comida siempre que la necesitara.

Niños en parque. | Foto: Pexels

Publicidad

Ese día, mientras Bruno estaba en la escuela, la señora López decidió llamar a sus profesores. Les reveló que Bruno había estado dando su almuerzo a una niña pobre todos los días, y que por eso no había estado comiendo.

Sus profesores no podían creerlo e invitaron a la señora López a ir a la escuela al día siguiente. "Creo que es una historia que merece la pena contar a los demás niños", dijeron. "Se han estado burlando de Bruno por no tener comida, pero esto podría darles una lección".

La señora López aceptó ir y compartió la historia de Bruno con la clase. "Realmente pensaba que a Bruno le encantaban las comidas caseras que le preparaba", les dijo. "Llegaba a casa con la lonchera vacía todos los días, ¡lo que me motivaba a cocinar aún más! No sabía que iba a la escuela sin comida".

Publicidad

Los compañeros de clase de Bruno se preguntaban a donde se dirigía la historia de la señora López. Se sorprendieron al escuchar que Bruno salía de casa con comida a diario, ya que nunca le veían comer.

Lee más: Hombre rico se entera de que su hijo de 12 años va al cementerio con amigo pobre y su padre todos los días - Historia del día

"Resulta que se pasaba por el parque todos los días antes de ir a la escuela. Se encontraba con una niña de su edad que no tenía nada que comer. Le daba su comida para que ella no tuviera que pasar hambre. No es de extrañar que se dirigiera directamente a nuestra cocina todos los días después del colegio", dijo la señora López.

Publicidad

Los niños se sorprendieron al escuchar esto y se sintieron avergonzados de haber estado burlándose de Bruno. Algunos de sus compañeros, que formaban parte del periódico escolar, decidieron escribir un artículo sobre la generosidad de Bruno.

La noticia llegó a los padres de otros alumnos, y una familia decidió finalmente adoptar a Melissa. La chica no solo encontró una familia cariñosa, sino que empezó a estudiar en el mismo colegio, donde ella y Bruno se hicieron mejores amigos.

Madre e hijo. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No juzgues a una persona tan rápidamente porque no sabes lo que pasa en su vida: Los compañeros de Bruno se apresuraron a juzgarlo por no traer comida a la escuela. En lugar de ayudarle, se burlaron de él, pensando que era pobre.

Cuando estés en condiciones de ayudar a alguien necesitado, hazlo: Bruno no dudó en ayudar a la pobre chica aunque eso significara quedarse sin almuerzo para la escuela. Sabía que tendría más oportunidades de comer, mientras que Melissa tendría que esperar a que alguien la ayudara todos los días.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad