logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño pobre da $2 a un hombre para comprar lo que necesita su bebé: él le deja nota de agradecimiento con su dirección - Historia del día

Vanessa Guzmán
03 may 2022
23:05
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Bruno se dio cuenta de que no tenía suficiente efectivo para comprar comida para bebés, pero un niño amable detrás de él decidió darle dos dólares.

Publicidad

El padre solo pudo darle su dirección y prometió devolverle el dinero más tarde. Pero cuando el niño apareció en su puerta con su madre, Bruno se dio cuenta de que tenían más en común de lo que pensaban.

"Señor, está retrasando la fila. ¿Le gustaría devolver algo?", preguntó el cajero de una tienda de comestibles cuando Bruno tardó demasiado en pagar. Estaba contando monedas en su mano mientras balanceaba a su hijo, Andrés, en sus brazos.

Pasillo de un supermercado. | Foto: Pexels

Publicidad

No tenía suficiente dinero para pagar su compra, que consistía solo en comida para bebés que necesitaba desesperadamente ese día.

"Lo siento, señora. Tal vez pueda devolver algo... hmmm...", dijo Bruno, pensando en qué devolver. La fórmula para bebés era imprescindible, pero tal vez los frascos de compota fueran innecesarios. Antes de que pudiera tomar una decisión, dos dólares llegaron a la cinta transportadora.

"Tenga, señor", dijo una pequeña voz detrás de él.

Bruno se giró para ver a un niño pequeño vestido con ropa harpienta, lo que sugería que no tenía mucho dinero. Solo llevaba una bolsa de pan y leche, lo que confirmaba las sospechas de Barry. Así que negó con la cabeza. "No, muchacho. No puedo aceptarlo", respondió el padre.

Publicidad

Pero el niño empujó el dinero y el cajero miró a Bruno, esperando que tomara una decisión rápida porque estaba retrasando la fila. Por fin, decidió tomar el dinero en efectivo. Pero se sintió horrible cuando vio que el niño devolvía su bolsa de pan y compraba solo la leche.

Esperó al niño fuera de la tienda y se presentó. "Soy Bruno. Muchas gracias por el dinero. Pero, ¿por qué hiciste eso si tenías que renunciar a tu pan?".

"He visto a mi madre teniendo problemas para comprar comida para bebés antes, y sé lo importante que es", respondió el niño. "Soy Elías, por cierto".

"Elías, eres un chico generoso. Te prometo pagarte lo antes posible", dijo Bruno, pero no podía hacerlo en ese momento. Así que sacó su tarjeta de presentación y escribió su dirección en el reverso.

Publicidad

Lee también: Joven cajero pagó cuenta de anciana necesitada en tienda y recibe más de $36.000 por su gesto

"Ven a esta dirección más adelante esta semana. Puedes traer a tu mamá, por supuesto. Te pagaré más del doble de esto".

Niño sonriendo | Foto: Pexels

Publicidad

Elías trató de negarse, pero al final tomó la tarjeta. Se despidieron y Bruno esperaba criar a su hijo tan bien como criaron a Elías.

Bruno era un exitoso hombre de negocios, pero se había convertido en padre soltero. El problema ahora era que su esposa, la madre de su bebé, había desaparecido para siempre. La mujer lo dejó y había intentado robarle el dinero de sus cuentas bancarias.

Todas estaban congeladas hasta que Bruno pudiera ir al banco y arreglar lo ocurrido. Por eso no tenía dinero para pagar la comida. Ni siquiera sus tarjetas de crédito funcionaban.

Siempre supo que a su esposa, Emma, le gustaban las cosas caras y se preocupaba solo por ella. Se casaron rápido porque ella quedó embarazada, pero a los pocos meses del nacimiento de su hijo, ella desapareció. Ahora, él era un padre soltero y no tenía tiempo para mucho.

Publicidad

Aun así, tenía que arreglar su problema bancario y pagarle a ese increíble niño que lo ayudó en la tienda. Fue al banco y lo puso todo en orden. Después, compró toneladas de comestibles, con la esperanza de que Elías viniera pronto con su madre.

Unos días después, llamaron a la puerta por la noche. Bruno revisó la aplicación en su teléfono y vio a Elías sosteniendo la mano de una mujer. Se levantó de un salto y abrió la puerta de inmediato, sonriéndoles ampliamente.

"¡Hola! ¡Bienvenidos! ¡Adelante, por favor!", saludó Bruno, dejándolos entrar a su casa. "Soy Bruno. Es un placer conocerte. Tu hijo realmente me salvó de un aprieto el otro día. Deberías estar orgullosa de él".

Publicidad

Mujer sosteniendo una taza en sus manos. | Foto: Pexels

La mujer sonrió con orgullo a su hijo y miró a Bruno. "Soy Darla, su madre. Y sí. Estoy orgullosa de él. Elías me contó lo que pasó. Sin embargo, te aseguro que no necesitamos que nos devuelvas ese dinero".

Publicidad

"No, por favor. Tengo que hacerlo. De hecho, tuve un problema con el banco ese día, y Elías fue demasiado amable. Siempre debemos devolver cualquier amabilidad que recibamos". Bruno llevó a Darla a la cocina y le dijo que había comprado esos comestibles para ellos.

"Esto es demasiado", dijo, pero miró los artículos como si realmente los necesitara. Así que Bruno insistió. Pero también le ofreció un café y una gaseosa para Elías, quien se puso a mirar televisión en la sala de su casa.

Bruno y Darla se instalaron en la cocina donde comenzaron a hablar. Él reveló que su esposa se había escapado unos meses después del nacimiento de Andrés. Sorprendentemente, Darla dijo que lo mismo sucedió con su esposo.

Publicidad

"Descubrí que estaba teniendo una aventura con una mujer llamada Emma después del nacimiento de mi segundo hijo. Se fue al día siguiente. Fue una locura. Yo era ama de casa, así que tuve que luchar para conseguir un trabajo y apoyarnos. No ha sido fácil", explicó.

Pero Bruno estaba atascado en algo que ella dijo. "¿Su nombre era Emma?".

"¿Si, por qué?".

"Ese es el nombre de mi futura exesposa también", dijo Bruno. Ambos se miraron con los ojos muy abiertos y desconcertados. "¿Será ella?”, preguntó al padre.

Padre con su bebé. | Foto: Pexels

Publicidad

"No lo sé. Han estado juntos durante mucho tiempo", comentó Darla, sin querer creer esta coincidencia, pero era posible.

Unos minutos más tarde, Darla y Elías se fueron, agradeciendo nuevamente a Bruno por su generosidad. Pero también intercambiaron números de teléfono. Bruno tenía la sensación de que se suponía que debía estar en su vida.

Sus sentimientos fueron validados tiempo después porque comenzó a sospechar algo después de su conversación con Darla. Pensó que Andrés podría no estar relacionado biológicamente con él. Después de todo, Emma quedó embarazada rápidamente.

Poco después, se hizo una prueba de ADN y lo confirmó. Se lo contó a Darla y ella accedió a probar el ADN de Andrew con el de Elías, y los resultados confirmaron que eran medios hermanos.

Publicidad

Nada cambió para Bruno. Andrés seguía siendo su hijo sin importar qué. Además, Darla y Elías se convirtieron en su familia. Los ayudó lo mejor que pudo tanto financieramente como siendo una figura paterna para el niño y el bebé que amaba tanto, como si lo hubiera engendrado.

Lee también: Niño pobre paga la compra de anciana: su abuela recibe $230.000 para su tratamiento días después - Historia del día

Incluso cuando Darla conoció a alguien, se consideraban familia, y Bruno finalmente se casó con otra mujer. Sus hijos crecieron juntos y disfrutaban del mayor tiempo posible. Lo que les había pasado era triste, pero los unía como familia. Eso fue un regalo.

Publicidad

Padre e hijo felices. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Todos los secretos finalmente salen a la luz: Darla y Bruno lograron conectar los puntos y se dieron cuenta de que sus cónyuges se escaparon juntos. Los secretos tienen una forma de revelarse.

Publicidad

Ayuda a quien lo necesite: Aunque su familia no tenía mucho, a Elías se le enseñó a ayudar. Pero al final fue recompensado.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad