logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

"¡Papá, ayudemos a este anciano lloroso!", dice niño y el padre reconoce al hombre de su pasado - Historia del día

Mayra Pérez
29 jun 2022
18:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Mientras estaba en un parque, un niño le pide a su padre que ayude a un hombre mayor que llora. Él accede y se acerca al anciano, sin saber que le hará revivir su doloroso pasado.

Publicidad

Carlos solía llevar a su hijo Eduardo, de 6 años, al parque por las tardes. Mientras el niño jugaba con sus amigos, él se sentaba en un banco. Pero ese día fue diferente.

Mientras el niño correteaba, Carlos estaba sumido en sus pensamientos sobre su infancia. A diferencia de su hijo, él no había tenido una infancia feliz. Era huérfano y una familia lo había adoptado, pero no se quedó con ellos por mucho tiempo.

Padre lleva sobre sus hombros a su pequeño hijo. | Foto: Pexels

Padre lleva sobre sus hombros a su pequeño hijo. | Foto: Pexels

Publicidad

Sus primeros padres adoptivos, Manuel y Janet, lo habían acogido cuando era un bebé y lo amaban más que a nada en el mundo, pero las cosas comenzaron a cambiar un año después. La relación de la pareja se complicó y finalmente se separaron.

Después de eso, Janet conoció a un hombre llamado Roberto, quien llenó el vacío que Manuel había dejado en la vida de Carlos. Las cosas parecían estar volviendo a la normalidad, cuando la madre adoptiva del niño murió de un ataque al corazón.

Roberto no pudo obtener la custodia legal de Carlos y el niño fue trasladado de vuelta al orfanato. Él lo visitó en el orfanato y le aseguró que haría lo posible por recuperarlo: “¡No te dejaré aquí!”, le dijo. “Te prometo que volveré pronto a buscarte”.

Publicidad

Pero ese día nunca llegó. Roberto desapareció y nunca volvió. Carlos no podía entender por qué le había mentido y lo había abandonado en el orfanato. Pronto fue adoptado por una nueva familia y logró llevar una infancia normal.

En la actualidad, Carlos tenía su propia familia. Sin embargo, su pasado solía volver a su mente. “Nunca abandonaré a Eduardo. ¡Nunca haré lo que Roberto me hizo!”, se prometió a sí mismo ese día.

De repente, Eduardo vino corriendo hacia él. “¡Papá, papá! ¡Alguien necesita ayuda! ¡Un hombre está llorando allí, papá!”, gritó, interrumpiendo los pensamientos de Carlos. “Me pidió que le buscara un poco de agua. ¡Deberíamos ayudarlo!”.

Publicidad
Hombre sentado en un banco del parque. | Foto: Shutterstock

Hombre sentado en un banco del parque. | Foto: Shutterstock

“¡Bien hecho, Eduardo! Ve y juega. Papi lo ayudará, ¿de acuerdo?”, respondió Carlos.

Eduardo asintió y volvió con sus amigos mientras su padre se acercaba al hombre. “Disculpe, señor”, dijo. “¿Puedo ayudarle con algo?”.

Publicidad

El hombre miró hacia arriba y Carlos vio que sus ojos estaban hinchados y enrojecidos, por tanto llorar.

“¿Puedes traerme un poco de agua, hijo?”, suplicó, su voz temblando. “No te lo pediría si mis rodillas no me estuvieran molestando hoy. Te agradecería mucho si pudieras ayudarme... Toma”, sacó algo de dinero y se lo entregó a Carlos. “Hay una tienda cerca... por favor…”.

“Claro, señor, no hay problema”, respondió Carlos y se dirigió a una tienda local para comprarle una botella de agua.

Cuando regresó, notó que Eduardo estaba sentado junto al hombre mayor, y hablaba con él. “¡Papá! ¡Estás aquí! Me sentí mal porque estaba solo y llorando, así que le hice compañía mientras no estabas”.

Publicidad

“Voy a jugar ahora. ¡Adiós!”, gritó mientras se alejaba corriendo. Carlos sonrió mientras miraba a Eduardo, orgulloso de él por ser tan amable con el hombre.

Perfil de un hombre mayor- | Foto: Pexels

Perfil de un hombre mayor- | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Está seguro de que está bien, señor?”, preguntó, mientras le entregaba la botella de agua. “Si necesita algo más, por favor hágamelo saber”.

El caballero negó con la cabeza. “Estoy bien, jovencito, pero…”, vaciló. “¿Te importa si hablo contigo un minuto? Me siento un poco agobiado hoy. Supongo que me sentiría mucho mejor si pudiera sacar mis pensamientos de mi mente”,

“Está bien, señor”, dijo Carlos, mientras se sentaba a su lado. “Si hablar le hace sentir mejor, soy todo oídos”.

“Gracias”, respondió el hombre mayor. “Tu hijo es encantador, por cierto. Lo educaste bien… De hecho, me recuerda mucho a mi pasado”, dijo, y comenzó a contarle su historia.

Publicidad

Lee también: Hijo de 16 años le prohíbe a su mamá ir a su cumpleaños porque ella no puede pagar el regalo que él quiere - Historia del día

El hombre dijo que recientemente había estado pensando en su hijo perdido. Varios años antes, había conocido a una hermosa mujer con un hijo adoptivo. Pero poco después de su muerte, el niño fue llevado a un orfanato.

Quería recuperarlo, pero le diagnosticaron una afección cardíaca que lo obligó a estar hospitalizado durante un período prolongado. A pesar de todo, confiaba en que volvería por el hijo de su difunta novia. Desafortunadamente, cuando regresó al orfanato, el niño había sido adoptado.

Publicidad
Hombre joven reflexionando en un banco del parque. | Foto: Pexels

Hombre joven reflexionando en un banco del parque. | Foto: Pexels

“Se negaron a proporcionarme más información…”. El hombre exhaló un suspiro. “Fue la tragedia más grande que jamás haya enfrentado, además de perder a la mujer que amaba. Pero al final, esperaba que el niño estuviera con una buena familia y que era feliz, así que sabía que debía dejarlo ir”.

Publicidad

Carlos no podía dejar de llorar al escuchar la historia del hombre mayor. Le trajo demasiados recuerdos de su infancia; recuerdos tan similares a los que había contado el anciano, que le pusieron la piel de gallina.

“Señor”, finalmente logró decir. “¿Le importaría si le pregunto cómo se llamaban su novia y el niño?”.

“Janet y Carlos Perales”, respondió el hombre, y Carlos sintió que su corazón se aceleraba. “No estoy seguro si la nueva familia adoptiva del niño cambió su nombre... Para mí, él siempre será Carlos”.

En ese momento, Carlos no pudo contener las lágrimas. “Roberto... ¿Te llamas, Roberto?”, preguntó y los ojos del hombre se abrieron con asombro. ¡Entonces se dio cuenta de que el hombre al que le estaba abriendo su corazón era Carlos!

Publicidad

“Esto tiene que ser un sueño”, dijo, incapaz de comprender lo que estaba viendo. “¡Oh, Dios mío! Si, mi nombre es Roberto”.

Padre e hijo en una hamaca. | Foto: Pexels

Padre e hijo en una hamaca. | Foto: Pexels

Publicidad

Antes de que Roberto pudiera terminar, Carlos lo rodeó con sus brazos. “Lo siento mucho, Roberto”, sollozó. “Te culpé toda mi vida por dejarme. ¡Estaba tan equivocado! En cierto modo, es bueno que mis padres adoptivos no cambiaran mi nombre”.

En ese momento, Eduardo apareció y vio a Roberto y Carlos llorando y abrazándose. Se acercó a ellos, perplejo. “¿Papá? ¿Por qué están así?”.

“¡Encontré a tu abuelo, Eduardo!”, dijo con una sonrisa. “Lo había perdido hace mucho tiempo”.

“¡Pero ya tengo dos abuelos! ¿Tengo un tercer abuelo ahora?”, preguntó ingenuamente, y Roberto y Carlos se rieron.

Publicidad

“¡Sí, Eduardo! Eso es porque tienes mucha suerte”, respondió Carlos con una sonrisa. “Y yo también tengo mucha suerte”.

A partir de ese día, Roberto comenzó a visitarlos con frecuencia. Pudo conocer a los padres y la esposa de Carlos, quienes estaban encantados de conocerlo. Se convirtieron en una gran familia amorosa, y Eduardo estaba feliz con sus tres abuelos.

Abuelo, padre e hijo. | Foto: Pexels

Abuelo, padre e hijo. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Algunas veces, eso que has estado buscando aparece repentinamente. Carlos estaba ayudando a un hombre necesitado, y no tenía idea de que terminaría reuniéndose con la figura paterna que había perdido hace años.

No es prudente sacar conclusiones precipitadas. Carlos culpó a Roberto toda su vida sin conocer su versión de la historia. Cuando él finalmente le dijo por qué lo había tenido que abandonar, se sintió mal por haberlo juzgado tan mal.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Hombre que no ha visto a su anciano padre en 17 años lo visita y ve su casa en ruinas - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

A pobre mamá le impiden abordar avión para llegar a casa con su hijo: "¡Necesito ver a mi bebé!", grita - Historia del día

22 de abril de 2022

Niño con ropa pulcra va de puerta en puerta pidiendo dinero: todos lo echan excepto un anciano - Historia del día

08 de junio de 2022

Niño huérfano halla mochila malograda en casa abandonada y se entera de que es de su madre desaparecida - Historia del día

04 de mayo de 2022

Adolescente reprocha a su difunto padre por no dedicarle tiempo hasta que descubre una puerta en el garaje - Historia del día

13 de junio de 2022