logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mesera ve a un hombre sospechoso entrar al café con una niñita que luce incómoda y decide permanecer cerca - Historia del día

Georgimar Coronil
06 jul 2022
14:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Tras ver a un hombre mal vestido que entraba en una cafetería con una niña indispuesta y con un vestido precioso, una camarera empezó a sospechar. Los observó de cerca y se apresuró a buscar ayuda tras escuchar su conversación desde una mesa cercana.

Publicidad

Amanda, de 21 años, empezó a trabajar como camarera en una cafetería de la ciudad hacía cinco meses. Desde que se incorporó al local, había conocido a menudo a algunos clientes maravillosos que le daban buenas propinas por su buen servicio.

La joven camarera estaba orgullosa de su cortesía y se alegraba de llevarse a casa algo más que un buen día de trabajo.

Mesera. | Foto: Pixabay

Mesera. | Foto: Pixabay

Publicidad

En un día agradable, llegó al restaurante y se puso el uniforme, esperando que los clientes apreciaran su presencia. Un poco más tarde, se dio cuenta de que un hombre pobre entraba en la cafetería con una niña con un bonito vestido que se negaba a ingresar con él al establecimiento.

"Buenos días, señor... ¿En qué puedo ayudarle hoy?", preguntó Amanda al hombre. "¿Qué desea tomar?".

El hombre estaba mal vestido y tenía una placa en su chaqueta que decía: "Adán Hernández". Amanda supuso que era su nombre y sonrió a la niña a la que sujetaba las manos con fuerza.

"¿Cómo te llamas, cariño?", le preguntó a la niña.

Publicidad

Lee más: Jefe despide a empleada porque luce "demasiado vieja": al otro día le envía una limusina y le ruega que regrese - Historia del día

"Miranda", dijo la pequeña.

"¿Miranda? Es adorable".

La niña llevaba un vestido precioso. Olía a fresco y parecía haber sido en la tienda unos minutos antes.

Amanda miró a Adán de pies a cabeza y se preguntó por su conexión con la hermosa niña. Algo parecía raro, sobre todo cuando Adán se llevó a la chiquilla y se instaló en el rincón más alejado sin permitirle seguir hablando.

Publicidad
Niña. | Foto: Pexels

Niña. | Foto: Pexels

Amanda tomó su cuaderno de notas y se dirigió a su mesa.

"Señor, ¿qué desea tomar?", preguntó.

Publicidad

"No tengo hambre", dijo Adán. "¿Por qué no pides lo que te gusta?", añadió mirando a Miranda.

Amanda estaba desconcertada y se quedó viendo a la chica. No podía apartar los ojos del hermoso vestido que llevaba Miranda. Parecía bastante caro, y eso alimentó sus dudas sobre Adán.

Lee más: Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

"¡No quiero comer nada!...¡Te he dicho que no quiero nada!", respondió Miranda molesta. "¡Quiero ir a casa!".

La niña sonaba preocupada y enfadada por algo. "¿Pero qué?", fue la pregunta de Amanda.

Publicidad

La camarera miró a Adán, que entonces hizo un pedido.

"Un trozo de tarta de chocolate y un batido, por favor", dijo.

Mesa con comida. | Foto: Pexels

Mesa con comida. | Foto: Pexels

Publicidad

Con cada segundo que pasaba, Amanda se preocupaba y se ponía nerviosa. Sabía que algo no iba bien. Se alejó, tomando el pedido, y decidió quedarse cerca.

Momentos después, Amanda se acercó a la mesa con la comida y se la sirvió a la chica.

"¡No voy a comer esto!... ¡Quiero ir a casa, ahora!", volvió a gritar. "¡Por favor, quiero irme!".

En ese momento, Amanda quiso preguntarle al hombre qué estaba pasando. Pero le pareció que sería una intromisión. Adán miró fijamente a Amanda, que comprendió que quería que los dejara solos.

Lee más: Hija le grita a su anciana madre en restaurante: le muestra respeto después de que la mesera interviene - Historia del día

Publicidad

"¿Qué está pasando? ¿Qué está haciendo con esa chica?", murmuró mientras se alejaba. "Tengo que averiguarlo".

Amanda observó a Adán y a Miranda desde la distancia. La pequeña aún no había tocado su comida y estaba discutiendo sobre algo con el hombre.

La camarera estaba inquieta. Las reacciones de la niña mostraban claramente que estaba en algún problema. Decidió averiguarlo.

Se acercó a una mesa cercana para atender a otro comensal y escuchó a Adán hablando con Miranda. "Tienes que comer esto", le oyó decir. "No nos iremos hasta entonces".

Mesera atendiendo a un comensal. | Foto: Pexels

Mesera atendiendo a un comensal. | Foto: Pexels

Publicidad

Unos minutos más tarde, Amanda volvió a la mesa para atender al otro comensal y escuchó más de la conversación de Adán con la niña.

"¡Cariño! Hoy es tu cumpleaños y quiero que sea especial", dijo Adán. "No me decepciones".

Amanda se quedó atónita cuando se dio cuenta de que Adán no era otro que el padre de Miranda. Pero seguía sin entender por qué la niña era infeliz y testaruda. Fue entonces cuando escuchó algo desgarrador.

"Papá, no quiero que desperdicies el dinero en esto", dijo Miranda. "Podríamos usar este dinero para comprar tus medicinas... Ya te has gastado tu sueldo semanal en este vestido".

Publicidad

En ese momento, Amanda empezó a llorar. Se sentía culpable por haber sacado conclusiones sobre Adán sin saber la verdad. Entonces se le ocurrió una idea.

La camarera se apresuró a ir a la cocina y contó al personal lo del pobre padre que quería complacer a su pequeña cumpleañera. Al final, todos se conmovieron y se pusieron en acción, planeando una pequeña sorpresa para el padre y la hija.

Unos minutos más tarde, los trabajadores se dirigieron a la mesa de Adán y les sirvieron diferentes platos caros. El pobre padre no tenía ni idea de lo que estaba pasando.

Pastel y globo de cumpleaños. | Foto: Unsplash

Pastel y globo de cumpleaños. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Pero... pero yo no los he pedido", exclamó. "Creo que te has equivocado de mesa".

Entonces Amanda y el encargado del café se dirigieron a su mesa con una tarta en la mano. Puso 8 velas en el pastel, por el 8.º cumpleaños de Miranda.

"¡Vamos, cariño, sopla las velas!", dijo Amanda.

"¡Vamos, cariño!", exclamó el gerente.

Adán no podía creer lo que veían sus ojos. El pobre padre se alegró y se le salieron las lágrimas. Cuando le preguntó a Amanda por qué había hecho eso, ella le respondió, sonriendo: "¡Todo el mundo se merece un día bonito, señor!".

Publicidad

Tras lo sucedido, Adán fue contratado como camarero en la cafetería para mantener a su familia. El padre estaba encantado y le agradeció a la amable camarera su buen gesto.

"Como he dicho, ¡todo el mundo debería tener días bonitos!", dijo Amanda en el primer día de trabajo de Adán.

Pastel de cumpleaños. | Foto: Pexels

Pastel de cumpleaños. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Que nunca hay que sacar conclusiones sin saber la verdad: Cuando Amanda vio a un Adán mal vestido con una niña con ropa bonita, tuvo dudas sobre él. La actitud obstinada de la niña alimentó aún más sus sospechas. Pero al final, se dio cuenta de que Adán era el padre de la niña que quería alegrar su cumpleaños con un pequeño capricho a costa de su medicación.

Todo el mundo merece ser feliz y disfrutar de días más alegres: Cuando Amanda se enteró de que Adán estaba sacrificando el dinero de sus medicinas para agasajar a su hija en su cumpleaños, ella y el personal de la cafetería organizaron una cena sorpresa para el padre y la hija a su costa.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.
Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre solitario se despierta con el timbre de la puerta: oye una voz débil decir: "¡Papá, ayuda!" - Historia del día

10 de marzo de 2022

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

16 de marzo de 2022

Esposa ve a su marido entrar al motel con una mujer y salir 1 hora después fatigado - Historia del día

18 de junio de 2022

Vecinas juzgan a embarazada de 50 años a sus espaldas hasta que se enteran del nombre del padre del bebé - Historia del día

04 de mayo de 2022