logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer ve en venta de garaje las cosas que le dio a un viejo amigo y lo llama para averiguar qué pasó - Historia del día

Mayra Pérez
12 jul 2022
18:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer joven se sorprendió al encontrar los costosos regalos que le había dado a un viejo amigo en una venta de garaje frente a su casa. Lo llamó para averiguar qué estaba pasando y lloró después de escuchar lo ocurrido.

Publicidad

La enfermera Alina Mata, que en ese momento tenía 25 años, caminaba hacia su casa cuando un letrero que decía “Venta de garaje” llamó su atención.

“¿Y ese reloj de bolsillo antiguo? Se parece al que le regalé al señor Rubín el año pasado. ¿Por qué lo tiene la señora Pereira?”.

Un anciano y una mujer joven caminan abrazados. | Foto: Unsplash

Un anciano y una mujer joven caminan abrazados. | Foto: Unsplash

Publicidad

“No lo entiendo. Todo esto pertenece al Sr. Rubín. ¿Por qué están afuera? ¡Estos son algunos de los regalos costosos que le di!”.

Desconcertada por lo que estaba viendo, Alina decidió acercarse y averiguar por qué su viejo amigo y vecino, Samuel Rubín, había renunciado a sus costosos regalos en una venta de garaje...

Como los padres de Alina vivían en el extranjero, a menudo visitaba a Sam, su vecino de 80 años, ya que sentía una presencia paternal al estar con él.

Se hicieron buenos amigos y pasaban mucho tiempo hablando del pasado de Sam con su amada difunta esposa, Emma.

Publicidad

Durante este tiempo, la joven enfermera cuidó bien a su viejo amigo e incluso compró muchas cosas que le gustaban, pero que no podía conseguir debido a las dificultades para viajar.

Cada vez que Alina regresaba de un viaje, compraba hermosos regalos para Sam, a quien consideraba nada menos que su padre. Siempre le daba algo lindo, porque quería que se sintiera mejor y amado

“Ah, esta pintura es hermosa”, exclamó Sam cuando Alina le regaló un retrato que compró en París. “¡Pero el reloj clásico se ha ganado mi corazón!”.

Alina se había enterado de que los tres hijos de Sam nunca lo cuidaron bien y apenas hacían acto de presencia, por lo que se encargó de atenderlo y hacerlo sentir amado.

Publicidad
Una mujer mira por la ventanilla de un avión. | Foto: Pexels

Una mujer mira por la ventanilla de un avión. | Foto: Pexels

Eventualmente, Alina y Sam se convirtieron en mejores amigos y ella lo visitaba todos los días. Al anciano le encantaban los artículos antiguos, y su casa casi parecía un mini-museo de cosas maravillosas.

Publicidad

Si bien todo iba bien entre ellos, el trabajo exigía más tiempo de Alina. La enviaron a otro estado para que sirviera en un centro de enfermería y tuvo que dejar temporalmente a su viejo amigo.

“¿Cuánto tiempo tardarás?”, le preguntó Sam con tristeza a Alina.

“No mucho. Solo un mes, supongo. Regresaré pronto y te traeré la obra maestra que querías”.

Alina partió para su viaje, dejando atrás al viejo Sam con sólidas esperanzas de volver a verla. Pero un mes después, una vista inquietante la esperaba cuando regresó a su vecindario.

“¿Qué está pasando? ¿Por qué el césped del señor Rubín es un desastre?”, gritó después de ver sus cosas esparcidas fuera de su casa.

Publicidad

“Señora Pereira, espere... ¿Adónde lleva el antiguo reloj de bolsillo?”.

La señora Pereira, que tenía problemas de audición, por lo que se alejó con el reloj sin voltear, mientras Alina observaba conmocionada.

Joven mujer llora desconsolada. | Foto: Unsplash

Joven mujer llora desconsolada. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¿Dónde está el señor Rubín? ¿Y estos artículos? Estas pinturas son caras. ¿Qué está pasando? ¿Dónde está?”.

Alina estaba ansiosa. Corrió dentro de la casa de Sam y vio que no estaba su preciosa colección de arte. No había pinturas, y su casa estaba limpia.

La enfermera estaba preocupada. Sabía que el hombre tenía problemas de salud, por lo que entró en pánico al no verlo allí.

“¡Te pido que detengas esto y me digas dónde está el señor Rubín o llamo a la policía!”.

Un hombre que estaba ocupado arreglando los artículos se acercó a Alina y le dijo que el anciano nunca regresaría.

Publicidad

“¿Qué quieres decir con que no volverá? ¿Qué le pasó?”, exclamó Alina. “¿Dónde está él?”.

“No lo sé, pero nos pidieron que vendiéramos estos viejos artículos”.

Alina estaba preocupada. Trató de llamar a Sam, pero su teléfono parecía estar apagado. Entonces un vecino caminó hacia ella y le dio un pequeño papel con un número de teléfono.

Mesa con una exhibición de artículos. | Foto: Pixabay

Mesa con una exhibición de artículos. | Foto: Pixabay

Publicidad

“Lo averiguará después de llamar a este número. Comuníquese antes de que sea demasiado tarde”.

“¿Pero de quién es este número?”, preguntó Alina. Pero el hombre se alejó sin decir una palabra, dejándola desconcertada.

Alina corrió a su casa e inmediatamente llamó al número.

“Hola. Soy Alina y quiero hablar con el señor Samuel Rubín. ¿Está ahí?”.

“Sí, un momento”, dijo la mujer que respondió. “Por favor, traiga al señor. Rubín. Tiene una llamada de Alina”.

Momentos después, Alina escuchó a la voz de su viejo amigo.

Publicidad

“Hola, cariño... me alegro de que hayas vuelto”.

“¿Señor Rubín? ¿Está bien? ¿Qué está pasando aquí?”.

“Lo siento, cariño. Quería llamarte, pero mis hijos me quitaron el teléfono. Perdí tu número y esperaba que me llamaras algún día”.

“Está bien. Pero, ¿puedes decirme por qué estás vendiendo todos los artículos de tu casa? ¿Y mis regalos? ¿Por qué los estás vendiendo?”.

Fachada de una linda casa. | Foto: Unsplash

Fachada de una linda casa. | Foto: Unsplash

Publicidad

Después de un momento de silencio, el anciano comenzó a llorar. A Alina se le llenaron los ojos de lágrimas al escuchar los sollozos de su querido amigo por primera vez desde que lo conocía.

“Mis hijos... Me dijeron que me iban a llevar de vacaciones y me dejaron en un asilo fuera de la ciudad... Me dijeron que renovarían mi casa, pero cuando pedí volver, dijeron que ahora era de ellos y me echaron”.

Alina ahora tiene la imagen completa. Los hijos de Sam lo habían engañado y le habían quitado el único recuerdo de su difunta esposa, la casa donde alguna vez vivieron felices.

“Te volveré a llamar. No te preocupes”.

Publicidad

La enfermera estaba furiosa y decidió hacer algo para ayudar a su viejo amigo.

“Voy a comprar todo. Ni un alfiler sale de este lugar... Detengan esta venta ahora mismo”, exigió y compró todos los artículos en la venta de garaje, asegurándose de no perderse ni las cosas más pequeñas.

Luego, se apresuró a buscar a la mujer que se había llevado el reloj de bolsillo antiguo que le había regalado a Sam: “Señora Pereira, por favor, devuelva ese reloj antiguo que compró en la venta de garaje frente a la casa del señor Rubín. Se vendió por error”.

“¡Oh, cielos! Pero yo quería eso. Estaba a buen precio”.

Publicidad
Antiguo reloj. | Foto: Unsplash

Antiguo reloj. | Foto: Unsplash

Después de mucho insistirle, Alina recuperó el reloj clásico. Pero no se detuvo allí. Quería ayudar a su viejo amigo a regresar a su amada casa.

Publicidad

Lee también: Mesera se burla de hombre mal vestido que pide un vaso de agua hasta que un señor sabio interviene - Historia del día

Una semana después, Alina condujo hasta el centro de enfermería donde vivía Sam.

“¡Cariño! Estoy tan contento de verte”, exclamó Sam. “Mira lo que me hicieron mis hijos. ¡No puedo dejar de llorar!”.

Alina le dio unas palmaditas a su amigo y firmó algunos papeles mientras él miraba confundido.

“¡Ven, vamos!”, dijo ella.

“¿Adónde? Mis hijos me quitaron mi casa”.

Publicidad

“Lo sabrás en un rato... Por favor, ven conmigo”.

Poco después, Alina se detuvo frente a la casa de Sam. Se emocionó al ver su casa y la miró, confundido.

“¿Y mis hijos? ¿Dónde están? Me dijeron que no viniera aquí de nuevo”.

Anciano llora contra un árbol. | Foto: Pexels

Anciano llora contra un árbol. | Foto: Pexels

Publicidad

Alina, que tenía los ojos llorosos, tomó a Sam de la mano y lo llevó a su casa.

“¡Es increíble!”. Sam lloró mientras miraba su casa totalmente restaurada. Todo estaba como antes, incluido su sillón junto a la ventana cerca de las plantas de interior.

“¿Cómo hiciste esto? ¿Mis hijos estuvieron de acuerdo?”.

Una mirada de incredulidad cubrió los ojos de Alina. Sintió pena por Sam, quien todavía pensaba que sus hijos eran capaces de un acto de generosidad.

“Bueno, contraté a un abogado para enfrentar tus hijos y que pudieras recuperar tu preciosa casa. No estuvieron de acuerdo hasta que mi abogado los amenazó con emprender acciones legales por haberte echado y estafado”.

Publicidad

Sam se sintió conmovido por los esfuerzos de su amiga por poner una sonrisa en su rostro mientras sus hijos lo habían traicionado.

“¡Así que has recuperado tu hogar! Y tengo esta obra maestra de Buda para ti. ¡Estoy segura de que agregará más paz a su casa!”.

A partir de ese día, Alina se aseguró de que al anciano no le faltara el amor y el consuelo que necesitaba para envejecer con gracia. ¡Y Sam supo que ella sería la heredera legal de su amada casa!

La mano de una joven reposa en el brazo de un anciano. | Foto: Pexels

La mano de una joven reposa en el brazo de un anciano. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ayuda a tu prójimo. Cuando Alina se enteró de que los hijos de Samuel Rubín lo habían engañado y le habían quitado su casa, luchó contra ellos legalmente. Logró recuperarla, así como sus pertenencias, y le dio la paz que le había sido arrebatada.

Respeta y protege a los ancianos. Alina siempre vio una figura paterna en su viejo amigo, Samuel Rubín. Le encantaba pasar tiempo con él y lo trataba como a su padre. El respeto y el amor que sentía por el anciano marcaron una gran diferencia cuando necesitó ayuda.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Hombre que echó a su hija con su bebé la busca por 5 días: ve su cochecito bajo un puente - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Tras muerte de anciano, hijo regresa a su casa y oye sonidos en el garaje abandonado - Historia del día

04 de abril de 2022

Mujer le lleva leche a una anciana a diario y un día encuentra una dolorosa carta junto a la puerta - Historia del día

17 de junio de 2022

Mamá solitaria con tres hijos va a dar de comer a su bebés por la mañana y ve que ya fueron alimentados - Historia del día

18 de mayo de 2022

Hombre visita la casa de su difunto padre y ve allí la bicicleta de su infancia como nueva - Historia del día

01 de junio de 2022