logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre que echó a su hija con su bebé la busca por 5 días: ve su cochecito bajo un puente - Historia del día

Vanessa Guzmán
11 may 2022
04:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Pedro Serres se enfureció al ver a su nieto de dos años, el hijo de un hombre al que odiaba, y eso lo llevó a hacer lo impensable.

Publicidad

Pedro golpeó con el puño la mesa de la cocina. "¿Vas a callar a ese chico?", gritó. Al otro lado de la cocina, su hija Alicia levantó a su hijo Gonzalo, de dos años, y comenzó a mecerlo, tratando de calmar su llanto.

Al niño le estaban saliendo los dientes y comprensiblemente estaba llorando, pero Pedro no tenía paciencia ni tolerancia con el chiquillo. Alicia se sorprendió por la mirada de ira y la intensa aversión que su padre le lanzó a su pequeño e indefenso hijo.

"Papá", gritó. "¡Por favor, papá, no puede evitarlo! ¡Tiene dolor!".

"¡Dolor!", gritó Pedro. "¿Qué sabe esa estúpida criatura sobre el dolor?".

Publicidad

"¡Para!", dijo Alicia llorando. "¡No le hables así a mi hijo! ¡No es tonto, es un bebé!".

"Fuera", gritó Pedro. "¡Llévate a tu mocoso y vete! ¡Sabía que llegaría a esto cuando te involucraste con ese pedazo de basura! ¿Ahora tengo que apoyarte a ti y a su hijo, y aguantar sus rabietas? ¡FUERA!".

Alicia miró a su padre con tristeza. "Sí, me iré", dijo en voz baja. "No me quedaré en una casa donde mi hijo inocente sea despreciado y odiado. Prefiero vivir en las calles".

"¡Ahí es exactamente donde terminarás sin mi dinero!", resaltó Pedro. "¡Tú y ese mocoso!".

Publicidad

Una hora más tarde, Pedro estaba sentado en la mesa de la cocina y la casa estaba en silencio. Podía oír su respiración. Dejó caer la cabeza entre sus manos temblorosas. "Oh, Dios mío", susurró. "¿Qué he hecho?".

Hombre furioso. | Foto: Unsplash

Hombre furioso. | Foto: Unsplash

Publicidad

Pedro era un hombre duro, un hombre ambicioso, y esas cualidades lo habían llevado lejos. Era el vicepresidente de una corporación internacional: tenía todo lo que siempre había querido, excepto el control absoluto de su vida.

Lee también: Padres echan a su hija embarazada al frío: años después le piden ayuda - Historia del día

Nadie lo controla todo, como debería haber sabido Pedro. La vida constantemente nos lanza bolas curvas, y él arrojó bastantes. Primero, su amada esposa Marianne había sucumbido al cáncer, dejándolo solo para criar a su hija Alicia.

Su hija se convirtió en el centro de su mundo, y él no estaba preparado cuando ella se enamoró de un joven de su trabajo: Juan Bandri. A Pedro le había gustado Juan y lo consideraba su sucesor más probable en la organización.

Publicidad

Pero eso fue antes de que se convirtiera en el novio de su hija y luego en su prometido. ¡Este hombre se estaba llevando lo único que le quedaba! ¡Estaba robándole a Alicia! Cuando Alice anunció que estaba embarazada, Pedro se enfureció.

Ahora Alicia era menos suya. Estaba a punto de convertirse en esposa y madre, y Pedro sería solo una pequeña parte de su vida. No podía soportar eso; él no soportaría eso.

Entonces Juan desapareció, renunció a su trabajo y abandonó a Alicia y al bebé, lo que significaba que ella no lo dejaría. Alicia y Gonzalo estaban allí las 24 horas del día, pero el bebé era un recordatorio constante del hombre que lo engendró.

Publicidad

"¿Qué he hecho?", susurró Pete de nuevo. "¡Mi niña, a la calle!" Se puso de pie de un salto y agarró las llaves de su auto. Pasó el resto de la noche conduciendo, buscando en vano a Alicia y al niño.

Pedro se reportó enfermo y durante los siguientes cinco días recorrió la ciudad en busca de su hija. Fue a la estación de autobuses, refugios para personas sin hogar y hospitales; incluso presentó un informe de persona desaparecida a la policía.

Pareja enamorada. | Foto: Unsplash

Pareja enamorada. | Foto: Unsplash

Publicidad

Nadie había visto a Alicia o Gonzalo. Parecían haberse desvanecido en el aire. En la noche del quinto día, una anciana sin hogar con un perro tuerto le dijo a Pedro que había visto un cochecito debajo del puente.

Pedro le dio a la mujer un billete de $50 y corrió hacia el puente. El cochecito estaba debajo ¡y era el cochecito de Alicia! También había una serie de tiendas de campaña y refugios toscos, y un grupo de personas estaba alrededor de un fuego.

"¡Alicia!", llamó Pedro. "¡Alicia!". Una de las figuras junto al fuego, una mujer entre los hombres delgados y desaliñados, se dio la vuelta. ¡Era Alicia!

"¡Aléjense de ella!", gritó Pedro. "Voy a llamar a la policía. Alicia, estás bien, estoy aquí, ¡estás a salvo!".

Publicidad

Alicia caminó hacia su padre, pero la expresión de su rostro estaba lejos de ser acogedora. "¿Qué quieres?", preguntó. "¿Quieres llamar a la policía? ¡Adelante! Diles cómo arruinaste mi vida. ¡Diles que arresten al hombre que me acogió cuando me echaste!".

"Alicia, lo siento...", dijo Pedro con una voz más tranquila. "Me equivoqué, te he estado buscando, quiero que vuelvas a casa... Te amo, Alicia".

"¿Me amas? ¿Qué pasa con mi hijo?", preguntó Alicia. "Prefiero vivir debajo del puente con alguien que nos ame a Gonzalo y a mí que contigo. ¡Odias a mi hijo, papá, y arruinaste a su padre!".

Entonces, Pedro se dio cuenta de que el hombre que estaba junto a Alicia era Juan. "¡Me contó todo, papá! Me dijo que lo despediste, que te aseguraste de que no pudiera conseguir otro trabajo. Arruinaste su vida, así que se mantuvo alejado porque no podía cuidar de Gonzalo y a mí".

Publicidad

"Por favor, Alicia", dijo Pedro. "¡No quiero que mi niña viva así!".

Mujer rodando coche para bebé. | Foto: Unsplash

Mujer rodando coche para bebé. | Foto: Unsplash

"No quiero que mi hijito crezca con odio, papá", dijo Alicia con tristeza. “Hay cosas peores que la pobreza, y el odio es una de ellas”.

Publicidad

Pedro se alejó devastado, pero no estaba listo para darse por vencido. Cuando Alicia y Juan se levantaron a la mañana siguiente y salieron de la tienda donde Gonzalo aún dormía la siesta, vieron un remolque estacionado debajo del puente.

La puerta del remolque se abrió y salió Pedro. "¡Papá!", exclamó Alicia. "¿Qué estás haciendo?".

"Tienes razón, Alicia", admitió Pedro. "Tomé algunas malas decisiones y te lastimé a ti, a Juan y Gonzalo. Pero anoche me di cuenta de que tengo que estar cerca de ti de cualquier forma que pueda".

"Pero, papá", gritó Alicia. "Tienes asma; ¡este es el peor lugar para ti!".

Publicidad

"Te equivocas, querida mía", dijo Pedro. "Dondequiera que estés es el mejor lugar para mí. Por favor, dame otra oportunidad. Déjame tratar de hacer las cosas bien".

Alicia, Juan y Gonzalo se mudaron a la casa de Pedro ese día. Pedro le confesó a su hija que tenía miedo de perderla. "Papá", dijo Alicia con ternura. "Tienes dos personas más en tu vida, Juan y Gonzalo. ¡Y tu nieto te necesita incluso más que yo!".

Lee también: Hombre echa a la hija que estuvo tratando de encontrar durante años: luego ella le deja un mensaje de voz

Pedro volvió a contratar a Juan y, seis meses después, anunció que se jubilaba y que su nuevo yerno ocuparía su lugar en la organización. "A partir de ahora", anunció Pedro. "¡Soy un abuelo profesional a tiempo completo!".

Publicidad
Personas debajo de un puente. | Foto: Pexels

Personas debajo de un puente. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Necesitamos dejar que nuestros hijos vivan sus propias vidas: Pedro estaba tan asustado de perder a Alicia que la ahuyentó.

Publicidad

Nunca es demasiado tarde para hacer las paces: Pedro se dio cuenta de lo que había hecho y se desvivió para asegurarse de corregir sus errores, reintegrando a Juan a su puesto de trabajo y convirtiéndose en un abuelo amoroso.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Millonario ve a mujer sin hogar mendigando afuera de su tienda: la echa hasta que le ve la cara - Historia del día

17 de marzo de 2022

Militar regresa a casa y encuentra a su hija durmiendo en el piso mientras su esposa e hijastros no están - Historia del día

04 de mayo de 2022

Hombre ve a la madre de su difunta novia con una niña en brazos y huye de su boda - Historia del día

13 de marzo de 2022

Mujer se entera de la desaparición de hijo que se fue de campamento con su padrastro, con quien no se lleva bien - Historia del día

24 de mayo de 2022