logo
Shutterstock
Shutterstock

Indigente toca puertas al azar pidiendo comida: todos lo echan excepto una mujer ciega - Historia del día

Vanessa Guzmán
20 jul 2022
10:00

Un hombre sin hogar que intenta volver a encarrilar su vida va de puerta en puerta en busca de comida. Todos lo rechazaban, excepto una mujer ciega que es extremadamente generosa con él. El joven nunca olvidó su amabilidad y le pagó años después de la forma más inesperada.

Publicidad

Nada es fácil en la vida, pero algunas personas lo pasan mucho peor. Experimentan situaciones que los hacen preguntarse: "¿Por qué yo? ¿Qué hice mal? ¿Fue mi culpa?". Eso era lo que Carlos pensaba mientras estaba sentado en la acera, agarrándose el estómago, tratando de calmar su hambre.

Carlos había estado en un hogar de crianza desde que tenía dos años hasta que un juez le ordenó regresar con su madre Sandra cuando tenía diecisiete años.

Joven viéndose al espejo. | Foto: Pexels

Joven viéndose al espejo. | Foto: Pexels

No era lo peor que Carlos había pasado en su corta vida, considerando que una vez estuvo al cuidado de una mujer narcisista y luego a manos de una familia negligente, pero tampoco era la mejor.

Un día, echó a Carlos de la casa. "¡Vas a regresar por donde viniste! ¿Entiendes? ¡Aquí no hay lugar para ti!".

Publicidad

"Pero mamá", suplicó Carlos. "¿Cómo puedes... realmente no sé a dónde ir, mamá? Por favor, déjame quedarme aquí un poco más y luego pensaré en algo y me iré".

Pero Sandra no se retractó. "¡Tú y yo no tenemos ninguna relación! No quiero causar un escándalo frente a todo el vecindario. ¡Y no vuelvas a llamarme 'mamá'! ¡FUERA!", gritó mientras tiraba su equipaje y le cerraba la puerta en la cara.

Carlos tenía 17 años, no tenía hogar y, lo más importante, tenía hambre. Era invierno y dormía en parques, callejones y, ocasionalmente, al borde de la carretera, dondequiera que pudiera encontrar un lugar para dormir.

No tenía cama, ni lugar para ducharse o lavar su ropa, ni comida, y estaba enfrentando todo esto mientras luchaba por terminar la escuela secundaria. No quería volver al sistema de acogida porque tampoco era bueno.

Carlos deambuló por las calles durante mucho tiempo, deprimido. Comenzó a registrar los basureros en busca de comida y a comer de las cajas de caridad afuera de los restaurantes donde la gente tiraba sus sobras. Pero eso no le estaba haciendo ningún bien a Carlos, y se sentía débil y fatigado.

Publicidad

Un día, Carlos estaba deambulando por un vecindario cuando sintió que se iba a desmayar. A pesar del frío, sudaba profusamente y se moría de hambre. Decidió ir de puerta en puerta y pedir comida, pero la suerte no estaba de su lado.

Sandwich con papas chips. | Foto: Unsplash

Sandwich con papas chips. | Foto: Unsplash

"¡FUERA! ¡Aléjate de mi casa, apestas a basura!", gritó una mujer. "Mira, muchacho. No te voy a dar nada. ¡Piérdete!", dijo, mientras le cerraba la puerta en la cara.

Carlos tenía los ojos llorosos mientras continuaba implorando a la mujer, incluso después de que ella le cerró la puerta en la cara. "Señora, una rebanada de pan será suficiente. Por favor, se lo ruego...", suplicó.

Al no tener noticias de ella, Carlos se fue a la puerta de al lado, pero allí tampoco hubo suerte. "¡Deberías ir a un comedor de beneficencia o algo así! ¡No estoy haciendo caridad aquí! Con la inflación y los costos altísimos, no es que lo tengamos fácil, muchacho. ¡Fuera de aquí!", indicó otra persona.

Publicidad

Carlos caminó de casa en casa, pero nadie le ofrecía nada de comer. Sollozaba como un niño cuando llamó a la octava puerta. Cuando la dueña atendió a su llamada, Carlos cayó de rodillas.

"Solo dame un poco de pan", suplicó. "Me muero de hambre. Nadie está dispuesto a ayudarme. A cambio, puedo hacer lo que quieras. Puedo limpiar tu casa. Puedo hacer cualquier cosa..."

De repente, Carlos sintió una mano cálida sobre su cabeza. "Está bien; no tienes que hacer nada. ¿Te gustarían algunos sándwiches y té? Acabo de hacer algunos, así que entra y acompáñame", dijo.

Carlos miró hacia arriba y vio a una mujer que llevaba gafas gruesas y oscuras y empuñaba un bastón. "¿Eres ciega?", preguntó. "¿Puedo ayudarte con algo a cambio?".

"A cambio, debes hacer una promesa".

"¿Qué tal si comenzamos con té y sándwiches, y luego puedes decirme tu nombre y lo que haces?". Ella sonrió.

Joven llorando sentado en una acera. | Foto: Shutterstock

Joven llorando sentado en una acera. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Gracias... ¡Gracias!", Carlos resopló y se secó las lágrimas con las mangas. "Mi nombre es Carlos… Muchas gracias..."

Mientras los dos disfrutaban del té y los sándwiches, la mujer se presentó como Anna. Se sintió muy mal cuando se enteró de que la madre de Carlos lo había echado de su casa después de que dejó el sistema de acogida.

Después de que terminaron de comer, le pidió un favor a Carlos. "Si no te importa", dijo. "¿Me acompañarías a la iglesia local al final de la calle? Me gustaría presentarte a alguien".

"Claro, eso es lo menos que puedo hacer por ti", respondió Carlos.

Cuando llegaron a la iglesia, Anna le presentó al pastor Juan y le contó su historia. El pastor empleó a Carlos como cuidador de medio tiempo para un orfanato que atendía a niños pequeños.

Carlos tendría que trabajar cinco días a la semana y hacer la limpieza y el mantenimiento. A cambio, el pastor Juan le ofreció una generosa compensación.

Carlos les estaba inmensamente agradecido. "Gracias, Anna y pastor Juan. Literalmente me han salvado la vida. Nunca los decepcionaré".

El joven cumplió su promesa. Trabajó duro en el orfanato y no los defraudó. Con el dinero que ganaba de su trabajo de medio tiempo, se permitió terminar la escuela secundaria y, después de graduarse, recibió una beca para una prestigiosa universidad en otro estado.

Publicidad
Persona untando queso crema en una rebanada de pan. | Foto: Pexels

Persona untando queso crema en una rebanada de pan. | Foto: Pexels

Durante todo este tiempo, Anna le había proporcionado comida y refugio y se convirtió en su familia. Años más tarde, Carlos se graduó con honores de su universidad y un día regresó a la casa de la mujer mayor.

Ella reconoció su voz tan pronto como abrió la puerta. "¡Carlos! ¡Eres tú! ¡Oh, ya sé que eres tú!".

"¿Cómo has estado, Anna?", preguntó mientras la abrazaba y ella empezó a llorar.

"¡Me he portado muy bien! Por favor, pasa".

Carlos le dijo a Anna que había obtenido un trabajo bien remunerado como ingeniero de software después de graduarse de la universidad y que se mudaría de regreso a su ciudad.

Publicidad

"Estoy buscando alojamiento aquí y he hablado con algunas personas, pero primero tenía que verte a ti y al pastor Juan, así que vine directamente del aeropuerto".

"Tienes un hogar aquí. ¡No seas tonto, Carlos! ¡Te quedarás conmigo, eso es todo!".

"Pero Anna…"

"¿Eres tan terco como para rechazarme ahora?".

"Oh, bueno", dijo Carlos, riendo. "No, definitivamente no... Pero a cambio, debes hacerme una promesa".

"Bueno, para eso, primero debes decirme de qué se trata".

“Anna, por favor...”

Ella se rio y luego dijo: "Está bien, está bien, ¿qué es?".

Religioso abrazando una biblia. | Foto: Pexels

Religioso abrazando una biblia. | Foto: Pexels

Publicidad

Carlos sacó un archivo de su bolso y se lo entregó. "Es una cita para tu cirugía ocular, Anna. Trabajé en algunas pasantías mientras estaba en la universidad y pedí algunos adelantos de mi empresa. Tu cirugía está pagada; todo lo que tenemos que hacer es decidir una fecha".

Los ojos de Anna se llenaron de lágrimas. "¡Oh, qué hiciste! ¡Esto no es necesario, cariño! ¿Gastaste todo el dinero que tanto te costó ganar en esto? ¿Por qué?".

"Tengo el resto de mi vida para ganar dinero", dijo mientras le tomaba las manos. "Por favor, no te niegues porque realmente quería hacer esto por ti. Sé que nunca podré pagarte por lo que hiciste por mí, pero por favor, déjame hacer esto al menos".

"Oh, ven aquí", lo instó, abrazándolo. "Tienes un alma tan amable, cariño. Muchas gracias... ¡Gracias!".

"Yo te diría lo mismo, Anna. Prácticamente, me salvaste cuando no había nadie más que cuidara de mí. Gracias".

Anna no pudo contener su felicidad cuando finalmente vio a Carlos por primera vez después de su cirugía. "¡Carlos! ¡Puedo verte! ¡Puedo verlo todo!", exclamó, mirando a su alrededor.

Publicidad

"¡Por supuesto que puedes, Anna!", dijo Carlos y la abrazó. "¡Estoy tan feliz por ti! ¡Realmente quería hacer algo por la mujer que ha sido nada menos que una madre para mí! Estoy tan feliz hoy".

Mujer invidente. | Foto: Pexels

Mujer invidente. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Familia no siempre significa sangre: Mientras que la madre biológica de Carlos lo rechazó, Anna lo acogió y cuidó de él. Se convirtió en la familia que Carlos nunca tuvo y, gracias a sus esfuerzos, él es hoy un joven independiente.

Un poco de amabilidad puede cambiar la vida de alguien: Anna intervino para ayudar a Carlos cuando estaba pasando por un momento difícil en la vida. Para pagar su generosidad, él juntó sus ahorros para que ella pudiera operarse los ojos.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer mayor da de comer a niño hambriento en Halloween, ve la imagen de su hijo perdido cuando él se quita la máscara - Historia del día

20 de septiembre de 2023

Maestra visita a niño que no iba a la escuela y se entera de que cuida solo de su hermana pequeña - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Mamá nota que hijo está perdiendo peso, se entera de que nuevo profesor le quita la comida a diario - Historia del día

02 de octubre de 2023

Mujer rica sigue a un niño que se lleva sobras de comida de su cubo de basura a diario - Historia del día

30 de julio de 2023

Chica llorando con ropa raída irrumpe en boda y se pone de parto justo a los pies del novio - Historia del día

30 de octubre de 2023

Tras años de búsqueda, una mujer encuentra a su padre en la residencia donde trabaja - Historia del día

27 de octubre de 2023

Gerente de tienda echa a mamá de 3 hijos por llevarse comida caducada, se disculpa después de que su jefe interviene - Historia del día

22 de septiembre de 2023

Bully del colegio roba la mesada a un chico a diario, años después le pide una limosna - Historia del día

28 de julio de 2023

Mujer recoge a anciana que lloraba en la carretera y al día siguiente vuelve a verla en la cena familiar de su novio - Historia del día

15 de septiembre de 2023

Dos mujeres se cruzan con un gato negro, una se retira mientras la otra sigue y gana 35 mil dólares poco después -Historia del día

08 de agosto de 2023

Abuela envía invitación de cumpleaños a la persona equivocada, acaba celebrándolo con hombre negro más joven - Historia del día

03 de agosto de 2023

Niño huérfano espera a mamá en la parada del bus, luego una mujer se baja del autobús y se lo lleva - Historia del día

07 de noviembre de 2023

Estaba segura de que la hija de mi esposo vivía con nosotros hasta que los encontré juntos en la cama - Historia del día

09 de noviembre de 2023

Hijo huye de casa a los 16 y regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

03 de noviembre de 2023