logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Abuela guarda cada centavo, compra un abrigo nuevo y lo corta para tres niñas pobres - Historia del día

Mayra Pérez
20 jul 2022
16:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una abuela de escasos recursos cortó su hermoso abrigo nuevo de invierno para vestir a tres niñas sin hogar. Se conmovió hasta las lágrimas cuando sus vecinos se unieron para darle una gran sorpresa en la noche de Navidad.

Publicidad

Doris Silva, de 65 años, había sido muy feliz hasta que su hijo y su esposa fallecieron hace cinco años. Ahora, estaba a cargo de su nieta de 13 años, Mary. Vivían en una pequeña casa en un agradable vecindario en las afueras de la ciudad.

Era jubilada y la gente la conocía como una mujer muy trabajadora. Había logrado enviar a Mary a una buena escuela y cubría sus gastos extras vendiendo productos frescos de la huerta en el mercado.

Una anciana detrás de un ramo de flores. | Foto: Pixabay

Una anciana detrás de un ramo de flores. | Foto: Pixabay

Publicidad

Ese año, había estado guardando sus ganancias diarias en un frasco de vidrio y esperó con impaciencia hasta que tuvo suficiente dinero para comprar el abrigo de invierno de sus sueños...

“¿Estás segura de que te parece bien si compro ese abrigo, cariño?”, le preguntó Doris a Mary una semana antes de que fueran de compras para Navidad. “No me importaría comprarlo el año que viene si quieres algo más”.

La abuela Doris siempre era muy considerada con los demás y solía anteponer sus necesidades a las de ella. Aunque necesitaba desesperadamente un abrigo nuevo para combatir el frío del invierno, quería confirmar si su nieta necesitaba algo más.

Publicidad

“No, abuela. Deberías comprar ese abrigo. Tu viejo abrigo está lleno de retazos y está desgastado. ¿Cuándo lo vamos a comprar?”.

“Muchas gracias, cariño. Eso es muy considerado de tu parte. ¿Vamos mañana?”.

“Sí, abuela. Estoy tan emocionada de verte usarlo para ir a la iglesia el domingo. ¡Todos los ojos estarán puestos en ti! No puedo esperar a verte con él”.

Al día siguiente, fueron a la tienda y recorrieron el pasillo que tenía algunas de las mejores prendas de invierno.

“Este cuesta $350. Solo tengo $150, pero me encanta”, exclamó Doris, pasando las manos por un abrigo de piel supersuave. “Es hermoso, pero no puedo comprarlo”. Buscó otro dentro de su presupuesto. Después de una larga búsqueda, lo encontró.

Publicidad
Pasillo de una tienda con abrigos de invierno. | Foto: Pexels

Pasillo de una tienda con abrigos de invierno. | Foto: Pexels

“Este es encantador y debería durar años”, dijo Doris. “Cuesta $84, y puedo comprarlo. ¿Te gusta, cariño?”.

Publicidad

“Es hermoso, abuela. Te queda muy bien”.

Sin perder un segundo, Doris llevó el abrigo morado de invierno a la sección de facturación.

“¿Efectivo o tarjeta, señora?”, le preguntó el cajero.

“Efectivo”, respondió Doris, luego puso su frasco lleno de dinero en el mostrador y comenzó a contar. “¡Aquí están tus $84!”.

“¡Gracias por su compra! ¡Feliz Navidad!”, exclamó. Doris y Mary salieron de la tienda sonriendo.

Doris no veía la hora de ponerse su nuevo abrigo de invierno y exhibirlo en la iglesia. Quería que todos la miraran y la admiraran. Estaba muy emocionada.

Publicidad

Mary le dijo a su abuela que se deshiciera de su viejo abrigo remendado, pero Doris se negó y lo guardó en su armario.

“No deberías tirar nada que aún te pueda ser útil. ¿Quién sabe? Un día, alguien podría necesitarlo”, le dijo a Mary.

Abrigo de invierno con cuello de piel. | Foto: Pixabay

Abrigo de invierno con cuello de piel. | Foto: Pixabay

Publicidad

Pero la emoción en los ojos de Doris pronto se desvaneció cuando la tragedia golpeó a una familia en su vecindario dos noches después.

¿Qué le pasó a tu casa, Amy?", le preguntó a una vecina viuda que lloraba con sus tres hijas pequeñas en una noche fría. Otros vecinos corrían, tratando de extinguir las llamas que destruían la vieja casa de madera.

“Fui a la iglesia con mis hijas, y cuando regresé, ¡mi casa estaba en llamas! ¡Perdimos todo! ¡No tenemos comida ni ropa, y estoy sola con estas tres niñas!”, gritó Amy sobre el hombro de Doris.

Lee también: Pareja de ancianos es guiada por un gato hasta una bolsa negra: ven una mano pequeña adentro - Historia del día

Publicidad

La abuela Doris estaba alterada. Entró corriendo a la casa, queriendo hacer algo para ayudar. Se dio cuenta de que no tenía dinero, pero eso no impidió que se le ocurriera una idea. Tomó unas tijeras y comenzó a cortar su preciado abrigo de invierno en tres partes, para sorpresa de Mary.

“¡Abuela, detente! ¿Qué estás haciendo? ¿Por qué estás cortando tu abrigo nuevo? ¡Detente! ¡Por favor... te ruego que dejes de hacerlo!”, dijo su nieta llorando.

Doris ignoró las súplicas de su nieta y terminó de cortar su última pieza. Su hermoso abrigo yacía en tres partes prolijamente cortadas.

Fachada de una casa. | Foto: Unsplash

Fachada de una casa. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Está bien, cariño. Esas tres niñas necesitan mantenerse calientes. Necesitan esto más que yo”. Besó las lágrimas de Mary y durante toda la noche estuvo cosiendo tres abrigos pequeños en su máquina de coser a pedal.

Mary sabía que su abuela no solo estaba cosiendo abrigos para sus vecinas sin hogar, se estaba despidiendo de su hermoso abrigo nuevo de invierno que nunca llegó a usar.

A la mañana siguiente, Amy y sus hijas se sorprendieron cuando salieron de su tienda improvisada. Su viejo vagón estaba lleno de ropa, comida e incluso muñecos de tela hechos a mano.

La abuela Doris y Mary estaban sonriendo mientras las niñas de Amy elegían una muñeca cada una y saltaban de alegría.

Publicidad

“¡Abuelita Doris! ¡No puedo creer esto! ¡Estos abrigos se parecen al hermoso abrigo nuevo que me mostraste hace unos días!”, exclamó Amy.

“¡Es su abrigo, pero lo convirtió en tres réplicas más pequeñas!”, dijo Mary. “Mi abuela tiene un gran corazón”.

Amy y Mary abrazaron a la abuela Doris. Derramaron lágrimas de alegría y se quedaron sin palabras por su bondad desinteresada.

Una persona cosiendo en su máquina. | Foto: Pexels

Una persona cosiendo en su máquina. | Foto: Pexels

Publicidad

El tan esperado domingo por fin llegó, pero la abuela Doris no tenía su abrigo. Se dirigió a su armario y sacó su viejo abrigo remendado. Todos los ojos estaban puestos en ella, no porque llevara un abrigo gastado, sino por su amabilidad y sacrificio.

Al final, su acto de bondad le valió una recompensa que nunca podrá olvidar. Esa noche de Navidad, el pastor local y todos los vecinos llegaron a la casa de Doris.

“¡Feliz Navidad, señora Silva!” corearon. Luego le regalaron un abrigo nuevo en un hermoso tono rojo y una gran cesta de comestibles. También crearon una organización benéfica para construir una nueva casa para Amy y sus hijas.

Publicidad

“Me quedé sin palabras. No sé qué decir. Estoy muy conmovida y agradecida”. La abuela Doris lloraba de alegría.

“Este es el reflejo de su buen y cálido corazón. Dios recompensa a sus hijos que muestran compasión por los necesitados”, dijo el pastor.

A pesar de tener otro abrigo nuevo, Doris nunca se deshizo de su viejo abrigo de invierno y lo conservó con amor y cuidado.

“Como dije, no sabes cuándo volverá a ser útil. ¡Así que nunca tires algo solo porque tienes algo mejor y nuevo!”, le aconsejó a Mary, mientras guardaba el viejo abrigo en su armario.

Tres niñas con abrigos de invierno. | Foto: Pixabay

Tres niñas con abrigos de invierno. | Foto: Pixabay

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Trata a todos con la amabilidad que te gustaría que te trataran a ti. Cuando su vecina viuda se quedó sin hogar, sin comida, ni ropa, Doris sacrificó su abrigo nuevo y algunos otros artículos para ayudar a la mujer y a sus hijos.

Las buenas acciones son contagiosas. Cuando se corrió la voz sobre la amabilidad de la abuela Doris, el pastor local y sus vecinos decidieron unirse para ayudar a la vecina en desgracia y aprovecharon de reponer el abrigo nuevo de la anciana.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Te puede interesar: Hombre no cuelga la llamada con su prometida: ella escucha que él es el hijo de su padrastro - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Esposo no tiene permitido ingresar a la habitación de esposa enferma: días después ella oye su voz en la radio - Historia del día

16 de mayo de 2022

Padre soltero ayuda a una anciana a cruzar la calle: recibe regalo costoso de ella tras su muerte - Historia del día

04 de julio de 2022

Papá viudo compra cuna vieja para sus bebés gemelas y encuentra un sobre adentro - Historia del día

12 de julio de 2022

Niña con muletas ayuda a madre que no puede comprarle un juguete a su hijo: al otro día se ve a sí misma en la tele - Historia del día

02 de julio de 2022