logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pobre anciano sale de casa una mañana y ve un auto de lujo en vez del suyo viejo - Historia del día

Mayra Pérez
25 ago 2022
09:35
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un anciano pobre es inesperadamente recompensado por la amabilidad que mostró a un extraño. Una mañana salió de su casa y encontró un auto deportivo nuevo en lugar de su viejo vehículo.

Publicidad

Gregorio Suárez, de 80 años, estaba de pie en el porche delantero, estupefacto. Se pellizcó dos veces para asegurarse de que no estaba soñando y llamó a su esposa, Cynthia.

Miraba las llaves de auto que había encontrado en un sobre que estaba en la puerta y luego el reluciente auto deportivo estacionado frente a su casa.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Cynthia! ¡Ven aquí rápido!”, gritó, con las manos temblando de ansiedad al ver que el auto viejo ya no estaba

“¿Qué te pasa, Gregorio?”. Cynthia salió del interior, secándose las manos con una toalla y frunciendo el ceño. “¡Debes irte a buscar la harina de los panqueques! ¿Vas a ir a la tienda de comestibles?”.

Gregorio agitó la mano sin responder. “Mira esto, Cynthia”, dijo, mostrándole el sobre que había encontrado en el porche delantero. “¡Encontré unas llaves dentro de este sobre y nuestro auto viejo no está!”.

“Mira allí”, agregó, señalando donde había estacionado su auto viejo la noche anterior. “¡Ese es un auto nuevo! ¿Quién podría haber hecho esto? ¿Qué debo hacer ahora?”.

Publicidad

“¿Y no hay ninguna nota adentro ni nada que indique quién envió esto?”, preguntó Cynthia, confundida.

“Ya revisé dos veces el sobre. ¡No hay nada más! ¿Qué hacemos?”.

Antes de que Gregorio pudiera terminar su oración, el bocinazo de un auto lo interrumpió. De inmediato, vio su viejo auto estacionado frente a su casa y un hombre saliendo de él.

Los ojos de Gregorio se llenaron de lágrimas cuando vio quién era. “¡Oh, Dios mío! ¡Cumplió su promesa, Cynthia!”, dijo, girándose para mirarla. Ella estaba sonriendo como si supiera que esto iba a suceder.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

El hombre le dio a Gregorio un cálido abrazo. “¿Cómo has estado, amigo? Ha pasado algún tiempo, ¿no?”.

“¿Juan Francisco? Oh, no puedo creer esto... Estoy bastante bien. ¿Cómo estás tú? ¡Y por favor dime que no hiciste esto!”, gritó, abrazándolo con cariño.

“Tenía que hacerlo, Gregorio. Después de lo que hiciste por mí... Quiero decir, ¿quién muestra tanta amabilidad en estos días? Tuve una excelente cómplice. La señora Suárez me ayudó a llevar a cabo el plan”, dijo, sonriendo.

“¡Ahora que veo ese auto nuevo y brillante parado frente a nuestra puerta, me estoy empezando a arrepentir!”, dijo la anciana, algo preocupada. “Honestamente, traté de rechazarlo, cariño”, le dijo Cynthia a Gregorio.

Publicidad

“¡Pero este chico no me escuchaba! ¡Y era tan difícil seguirle el juego! Soy terrible actuando, ¿no?”, preguntó, arrugando la nariz, y Juan Francisco se rio.

“¡No lo creo, señora Suárez!”.

Gregorio negó con la cabeza repetidamente. “¿Así que este viejo estaba siendo engañado y no tenía ni idea?”.

Tanto Cynthia como Juan Francisco se rieron. “Está bien, está bien, basta de hablar”, dijo finalmente Cynthia. “Ahora que Juan Francisco está aquí, no podemos dejarlo ir. Entra y únete a nosotros para el desayuno”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“No hay necesidad de ir a la tienda, Gregorio. Tenemos comestibles para al menos una semana... Todo era parte del plan”, se rio mientras entraba.

Lee también: Enfermera ve vieja foto de sus padres y se desconcierta al ver a una niña idéntica a su hija adoptiva con ellos - Historia del día

Todos se sentaban a la mesa del comedor y Cynthia sirvió el desayuno. Mientras, Juan Francisco comenzó a recordar su primer encuentro con Gregorio. Ella conocía fragmentos de su historia, pero no estaba al tanto del episodio completo.

“Así que hace tres semanas”, comenzó Juan Francisco. "Conocí a tu esposo en el aeropuerto. Iba a tomar el mismo vuelo que él para ver a mi esposa. Ella estaba de parto y yo estaba muy preocupado”.

Publicidad

“En mi ansiedad, no me di cuenta de que me había equivocado en la fecha en mi billete. Era para el día siguiente. Lo noté al hacer el registro de vuelo”.

“Debido a que no había más asientos disponibles ese día, Gregorio me ofreció su boleto y dijo: ‘¡Muchacho, NECESITAS estar con tu esposa! Usa mi boleto y yo usaré el tuyo’.

Cynthia asintió lentamente. “Supe del intercambio de boletos. Pero, ¿qué pasa con los autos? Me pregunto qué tiene que ver…”.

Gregorio se rio. “Esa es otra parte interesante... Antes de que fuéramos al registro de vuelo, Juan Francisco y yo nos habíamos conocido en la sala de espera. Estábamos hablando, y mencioné que todavía estábamos pagando los préstamos, por lo que no podíamos permitirnos un coche nuevo, y cómo el viejo nos está dando problemas”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

“Después de que hacer el intercambio de boletos, este chico dijo: 'Hoy cambiamos boletos, y en unas semanas, intercambiaremos autos, eso es una promesa!’”, dijo el anciano.

Publicidad

“¡Claramente, no lo tomé en serio! Pero ahora que veo ese auto nuevo y reluciente, estacionado afuera de nuestra puerta, me arrepiento de haberle dicho que necesitábamos uno. Antes de partir, anotó mi dirección y ¡mira lo que ha hecho! Valoramos tu intención, pero esto no es necesario, Juan Francisco”.

Cynthia asintió. “Gregorio tiene razón. No podremos quedarnos con el auto. No lo pensé mucho cuando te reuniste conmigo ayer y me contaste toda esta sorpresa, y ahora lamento haberte dicho que sí. Por favor, esto no es necesario”.

Pero Juan Francisco negó con la cabeza. “Confía en mí, no es nada a cambio de lo que hiciste. Gracias a su esposo, pude estar con mi esposa y ver nacer a nuestro bebé. Por favor, no rechaces mi regalo”.

Publicidad

Gregorio y Cynthia decidieron aceptar el auto, pero la generosidad de Juan Francisco no terminó ahí. Sabía de las dificultades de la pareja para pagar sus préstamos y cómo no habían podido completar las reparaciones de su casa.

Así que Juan Francisco se encargó de eso. Un día, fue a visitarlos con su esposa y su hijita, y con el tiempo se convirtieron en una familia mezclada. Ellos se aseguran de que a los ancianos no les falte nada.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La amabilidad siempre trae cosas buenas. Gregorio le ofreció su boleto de avión a Juan Francisco para que pudiera estar con su esposa embarazada y, a cambio, él y su esposa recibieron amor, respeto y compañía de parte de él y su familia.

Ayuda a tu prójimo cuando y de la forma que puedas. Gregorio podía ofrecerle a Juan Francisco su boleto para ayudarlo, y lo hizo. A cambio, él y su esposa fueron bendecidos con el amor de una familia.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Mujer acusa a su vecina de arruinar su jardín: a la mañana siguiente se despierta con el sonido de una ambulancia - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Madre anciana le pide a hijo que la visite: él lo hace 2 años después y encuentra una tumba en vez de su casa - Historia del día

21 de mayo de 2022

Mujer pobre deja que señora desconocida pase la noche en su casa: al otro día ve un sobre en la puerta - Historia del día

06 de abril de 2022

Chico lava ventanas del auto lujoso en el estacionamiento: al otro día su cara aparece en la pantalla gigante del centro comercial - Historia del día

29 de junio de 2022

Niño de familia pobre ayuda a anciana a encontrar sus gafas: ella camina 8 km para darle de comer en agradecimiento - Historia del día

25 de junio de 2022