logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciana ayuda a un padre soltero a cambiar el pañal de su bebé: al día siguiente, un auto de lujo llega a su casa - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un padre soltero estaba en el zoológico con sus hijos cuando notó que había dejado los pañales de su bebé en casa. Una anciana le ofreció ayuda y, al día siguiente, ella recibió una visita inesperada.

Publicidad

Javier era padre soltero de dos hijos: su hija Sara de 6 años y su hijo Robertico de 1 año. Su esposa, Amanda, había muerto al dar a luz a este último, y fue un momento desgarrador para él.

No pudo celebrar la llegada de su pequeño debido a su duelo. A pesar de esto, el hombre le prometió a su difunta esposa que haría todo lo posible para cuidar a sus hijos adecuadamente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Trabajaba duro para satisfacer sus deseos y necesidades, y pasaba todo su tiempo libre con ellos. Un día, el hombre decidió llevar a sus hijos al zoológico.

Sara y Robertico estaban asombrados por la cantidad de animales que los rodeaban y miraban con entusiasmo cada recinto.

Entonces el pequeño comenzó a llorar. Al principio, Javier pensaba que su hijo tenía hambre, así que les compró algunos perritos calientes en un puesto de comida. Como vio que el bebé no dejaba de llorar, su padre revisó su pañal y vio que necesitaba ser cambiado.

Lee más: Chico de 14 años se acerca a su pobre padre soltero y le dice: "Papá, encontré a mamá" - Historia del día

Publicidad

Al revisar la mochila que había empacado ese mismo día, el hombre se dio cuenta de que se había olvidado de empacar pañales para Robertico. Preguntó a los cuidadores del zoológico si vendían pañales dentro del recinto, pero le dijeron que no.

Sin opciones, Javier declaró que tenían que irse a casa. Caminaron en silencio fuera del baño y se pararon junto a las sombrillas de playa, donde, esta vez, Sara comenzó a llorar.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡No quiero ir a casa!”, dijo llorando. “¡Acabamos de llegar y todavía nos falta ver muchos animales! “¡No quiero irme a casa solo porque Robertico ensució su pañal!”, dijo la niña.

Sara estaba empezando a tener una rabieta y Javier estaba desesperado, con dos niños llorando simultáneamente. “Ayúdame, Amanda”, susurró, esperando que su difunta esposa los estuviera cuidando desde el cielo.

En ese momento sintió una mano cálida en su hombro. Se dio la vuelta y vio a una mujer mayor que le entregaba un paquete de pañales.

“Lamento interrumpir, hijo, pero estaba limpiando los cubículos cuando te escuché decir que dejaste los pañales de tu hijo en casa”, le dijo. “Toma, tengo unos pañales. Llévatelos para que puedas seguir disfrutando de tu día en el zoológico”.

Publicidad

Javier se preguntó por qué una anciana tenía un paquete de pañales para niños en el zoológico. A pesar de sus pensamientos, su ayuda le había caído de maravilla. No podía evitar pensar que su difunta esposa había intervenido desde el cielo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Esto es muy amable de su parte. ¡Gracias!”, dijo Javier.

“Mi nombre es Dorotea”, dijo la anciana. “Soy empleada de limpieza aquí en el zoológico. Antes de llegar aquí para mi turno compré algunos pañales y leche para mis bisnietos que me visitarían mañana para la cena de Año Nuevo”, compartió.

“Ah, comprendo. Siento mucho tener que usarlos”, respondió Javier tan pronto como escuchó que los pañales eran para sus bisnietos. “Por favor, déjeme saber su dirección. Le enviaré un nuevo paquete de pañales temprano mañana”.

La anciana negó con la cabeza. “No hay necesidad de eso. Poco después de que llegué al zoológico, me llamaron para decirme que mis nietos ya no podrían visitarme. Voy a pasar el Año Nuevo sola”, suspiró.

Publicidad

Javier se sintió mal por la anciana y quiso ayudarla. Parecía desconsolada. Debía haber estado deseando que llegara ese día, pero su familia la canceló en el último minuto.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Después de que se separaron, Sara habló de repente con su padre. “Papá, la pobre abuela pasará el Año Nuevo sola. ¡Se merece estar con otras personas que la cuiden!”.

El hombre sabía que su hija tenía razón. Le dijo a su pequeña que harían algo al respecto y continuaron con su día. Antes de irse, visitaron la oficina de administración del zoológico para conocer más sobre Dorotea.

Al entrar, el gerente administrativo los recibió con una cálida sonrisa. “¿Cómo puedo ayudarles?”, les preguntó.

Lee también: Padre soltero encuentra un alfiler en la cuna de su hija recién nacida: no estaba allí horas antes - Historia del día

Publicidad

Javier compartió que se habían encontrado con una anciana amable llamada Dorotea que había dicho ser empleada de limpieza en el zoológico.

“Descubrimos que ella pasará el Año Nuevo sola mañana. ¡No queremos que eso suceda!”, intervino Sara de repente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El gerente administrativo sonrió ante la consideración de la niña. Admitió que, por lo general, no comparten información sobre sus empleados con sus invitados. Pero debido a que Sara se lo había pedido cortésmente, estaba dispuesto a hacer una excepción.

Javier, la niña y su hermanito se fueron a casa ese día con corazones y mentes felices. No solo disfrutaron juntos de su día familiar lleno de diversión, sino que también estaban ansiosos por pasar juntos el Año Nuevo con Dorotea.

Al día siguiente, la señora se despertó con el timbre de su puerta. Abrió con curiosidad y se sorprendió al encontrar un automóvil de lujo estacionado afuera.

Publicidad

“Hola, Sra. Dorotea”, saludó Javier. “Alguien aquí no quiere que usted pase sola el día Año Nuevo”, dijo, señalando a Sara, que se escondía detrás de él.

“¿Le gustaría pasarlo con nosotros?,” preguntó Sara tímidamente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Dorotea no pudo evitar llorar porque realmente no quería estar sola ese día. “Ustedes son enviados del cielo”, dijo la anciana, secándose las lágrimas. “¡Me encantaría pasar el Año Nuevo con ustedes!”.

Con eso, Javier, Sara y Robertico esperaron a que Dorotea se preparara. Luego la llevaron con ellos a su gran casa junto al lago. Allí cocinaron un delicioso pastel de pavo, jamón y pollo que devoraron juntos.

El padre, sus hijos y la señora pasaron toda la tarde intercambiando historias junto a la fogata como si se conocieran desde siempre. Sara comenzó a decirle “abuela” a Dorotea, lo que conmovió el corazón de la anciana.

Publicidad

Desde entonces, Javier comenzó a invitarla a comer con ellos durante todos los días festivos para que no se sintiera sola nunca más. Se convirtieron en una familia feliz, y aunque los hijos y nietos de Dorotea apenas la visitaban, nunca más se sintió sola.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Lo que se siembra de cosecha. Dorotea ayudó voluntariamente a un Javier que estaba en dificultades, y él le devolvió su amabilidad asegurándose de que nunca más se sintiera sola. Cuando eres amable con otras personas, el universo encontrará la manera de pagarte por tu amabilidad, incluso cuando no esperes nada a cambio.

Incluso los encuentros más casuales conducen a relaciones hermosas y duraderas. Dorotea pensaba que su encuentro con Javier y sus hijos había terminado después de que les dio un paquete de pañales en el zoológico. Pero el hombre y sus pequeños le devolvieron el favor visitándola durante el Año Nuevo y pasando tiempo con ella en cada festividad posterior.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Padre soltero ayuda a una anciana a cruzar la calle: recibe regalo costoso de ella tras su muerte - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer mayor paga las compras de veterano de guerra: días después un pelotón completo llega a su casa - Historia del día

27 de junio de 2022

Mujer le lleva leche a una anciana a diario y un día encuentra una dolorosa carta junto a la puerta - Historia del día

17 de junio de 2022

"¿Cuándo regresan tus padres?", le pregunta señora a niña solitaria en el parque: "Nunca", responde ella - Historia del día

22 de julio de 2022

Joven que nunca conoció a sus padres aleja a su papá: se entera de su testamento meses después - Historia del día

01 de julio de 2022