logo
twitter.com/TexasTribune  twitter.com/aurabogado
Fuente: twitter.com/TexasTribune twitter.com/aurabogado

Adolescente de 14 años muere tratando de ganar dinero para construirle una casa a su mamá: ella tuvo que enterrarlo

Mayra Pérez
03 ago 2022
20:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Juan Wilmer soñaba con construirle a su madre una hermosa casa con 14 años de edad. Estaba dispuesto a todo para lograr su objetivo, cuando su vida terminó prematuramente.

Publicidad

Hay lugares en los que las condiciones de vida son muy difíciles, y la mayor ilusión de muchos es lograr emigrar para ayudar al resto de la familia. Y son los niños los que suelen sufrir las peores consecuencias.

Ese fue el caso de Juan Wilmer Tulul Tepaz. El niño tuvo que madurar antes de lo que imaginaba y encontrar formas de mantener a su familia, y pagó un precio muy alto por ello.

Un familiar de Juan Wilmer Tepaz emocionado en el funeral de Wilmer, en 2022. | Foto: Getty Images

Un familiar de Juan Wilmer Tepaz emocionado en el funeral de Wilmer, en 2022. | Foto: Getty Images

Publicidad

SOÑANDO UNA VIDA MEJOR

A pocos días de cumplir los 15 años, Wilmer decidió irse a los Estados Unidos para trabajar duro hasta que pudiera construirle una casa a su madre. Esa fue la promesa que le hizo este intrépido niño antes de partir.

Juan Wilmer procedía de un pueblo llamado Tzucubal, dentro del municipio de Nahualá, en Guatemala. Él y su familia tenían una casa de dos habitaciones que no estaba en las mejores condiciones. Es un bloque de hormigón con techo de hojalata y la ocupan sus padres y dos de sus hermanos.

El hermano mayor de Juan también se fue de casa para encontrar un mejor trabajo que le permitiera enviar dinero a casa. Sin embargo, antes de que eso pudiera hacerse realidad, él debía pagar la inmensa deuda que adquirió para llegar a los Estados Unidos.

Publicidad

Cuando Juan solo estaba en sexto grado, se vio obligado a dejar la escuela para trabajar en el campo con su padre y aumentar los ingresos del hogar. Un día de trabajo les daba entre 3 y 5 dólares por día, lo que hacía que fuese un desafío alimentar a una familia de cinco.

El adolescente quería más para su vida y estaba dispuesto a todo para lograrlo. Su madre, Magdalena Tepaz, dijo que quería detenerlo y le suplicó que esperara hasta que fuera un poco mayor, pero él estaba decidido.

Juan Wilmer provenía de una parte de Guatemala donde el 84% de sus habitantes se encuentran en la pobreza y el 13% vive en la pobreza extrema, según un informe de 2020.

Publicidad
La familia de Juan Wilmer Tepaz junto a su memorial instalado en 2022. | Foto: Getty Images

La familia de Juan Wilmer Tepaz junto a su memorial instalado en 2022. | Foto: Getty Images

ÚLTIMAS PALABRAS

El joven fue uno de los 53 inmigrantes que perdieron la vida el 27 de junio de 2022 en San Antonio, Texas, Estados Unidos, en el transporte que los llevaba a ese país.

Publicidad

La última vez que Magdalena supo de su hijo fue cuando él le envió un mensaje de voz; estaba a punto de abordar el camión. El joven tomó una foto y le pidió a su madre que orara por él.

Devastada por su pérdida, Magdalena dijo que no podía soportar el dolor de escuchar la grabación de voz y mirar la última foto de su hijo, por lo que las borró. Ese será un recuerdo que nunca olvidará.

El cuerpo de Juan Wilmer llegó a Tzucubal el 16 de julio. Durante su velatorio, una familia vecina también estaba de luto por la muerte de su hijo de 17 años, Johny Tiquin, en Texas.

El pueblo de Tzucubal enterró a tres niños adolescentes: Juan Wilmer, Johny y Melvin. La tragedia de San Antonio fue como una nube negra para los habitantes; los tres abordaron el camión juntos y llegaron a casa en ataúdes.

Publicidad
Foto que Juan Wilmer le envió a su madre antes de abordar el transporte. | Foto: Getty Images

Foto que Juan Wilmer le envió a su madre antes de abordar el transporte. | Foto: Getty Images

Enterrar a un hijo es la peor pesadilla de un padre, y en la noche del velorio, Magdalena, con un pañuelo alrededor del cuello, como es tradición, estaba destrozada.

Publicidad

Lee también: Hallan a 53 migrantes hacinados en una casa en la frontera de México: un vecino dio el alerta

El padre del jovencito, Manuel, descrito como un hombre estoico y de pocas palabras, tampoco pudo contener sus emociones. Cuando se le pidió que identificara el cuerpo de su hijo, se derrumbó al verlo.

LA DESPEDIDA

Juan Wilmer era un joven con muchos talentos y un miembro apreciado de la comunidad. Había integrado la selección de fútbol de Tzucubal y jugó con ellos en otros municipios.

Uno de los goles más memorables y últimos que anotó fue durante los torneos finales realizados por la inauguración de un sistema de alcantarillado en el barrio Xola de Tzucubal.

Publicidad
Juan Tepaz, abuelo de Juan Wilmer Tepaz, en Guatemala en 2022. | Foto: Getty Images

Juan Tepaz, abuelo de Juan Wilmer Tepaz, en Guatemala en 2022. | Foto: Getty Images

Su ataúd estaba adornado con camisetas de su equipo de fútbol, ​​dos balones de fútbol nuevos y zapatillas deportivas. Según la tradición, siempre se entierra a uno con sus pertenencias, y la colección de Juan ocupó dos bolsas.

Publicidad

En la mañana del 18 de julio de 2022, 300 miembros de la comunidad marcharon por todas las vidas perdidas durante la tragedia de San Antonio. La gente cantaba con voces de dolor; una de las canciones era sobre un hombre que dejó a su padre para cruzar la frontera en busca de mejores oportunidades.

El funeral fue posible gracias a la contribución de los aldeanos, su familia y algunos ciudadanos guatemaltecos que residen en Texas. El carácter comunal del pueblo guatemalteco prevaleció incluso más allá de las fronteras.

Mientras la familia se despedía de su hijo de 14 años, temían por la vida de su hijo, de entonces 10 años, quien expresó su intención de seguir los pasos de sus hermanos apenas cumpla 15 años.

Publicidad

La virtud del trabajo duro existe en toda la familia Tulul Tepaz. Los niños quieren alcanzar las mismas metas que sus hermanos mayores para darle una vida mejor a sus seres queridos.

Lo que han vivido Magdalena y Manuel es un dolor inimaginable. Asistir al funeral de su hijo nunca es tarea fácil y los jóvenes difuntos estará en los pensamientos y oraciones de muchos.

Te puede interesar: "Me estoy muriendo": el angustiante mensaje de voz de un migrante a su esposa desde la frontera

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Dueño de lavadero de autos cierra el local por niño pobre que junta dinero para el tratamiento de su madre - Historia del día

05 de julio de 2022

Mamá llora hasta dormirse tras la muerte de su hijo: se despierta y ve a chico idéntico a él en su patio - Historia del día

18 de mayo de 2022

Mamá pobre compra viejo triciclo en el mercado y encuentra el nombre de su difunto hermano en él - Historia del día

09 de junio de 2022

Viudo pobre que lucha por alimentar a sus trillizos adoptados recibe una carta de Santa - Historia del día

09 de mayo de 2022