logo
Un hombre mayor en una tienda | Foto: Shutterstock
Un hombre mayor en una tienda | Foto: Shutterstock

Niño ayuda a anciano con manos temblorosas a recoger sus víveres del piso: el señor le da un paquete pequeño - Historia del día

Mayra Pérez
08 ago 2022
20:00

Un hombre mayor tira sus compras al suelo debido a sus manos temblorosas, pero nadie lo ayuda, excepto un niño de 12 años. Conmovido por la caridad del joven, el hombre le entrega un pequeño paquete que guarda cerca de su corazón.

Publicidad

Javier Marfil, de 12 años, buscaba en el pasillo de chocolates del supermercado cuando algo llamó su atención. Se detuvo y vio a un hombre mayor en la sección de verduras.

La mamá de Javier, Stella, estaba ocupada comprando los suministros del mes y le había permitido que comprara sus chocolates favoritos para premiar su buen comportamiento.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Sin embargo, en ese momento la atención del niño estaba en el hombre mayor, y se olvidó por completo de sus chocolates. Javier notó que estaba encorvado y apoyado en un bastón, y todo se le caía al suelo.

El hombre intentaba recoger las verduras, y de nuevo terminaban en el suelo. El niño se fijó en las manos débiles y temblorosas del anciano, y se dio cuenta de que necesitaba ayuda. Corrió hacia él y comenzó a recoger todo.

Publicidad

“No se preocupe, señor”, dijo mientras recogía las papas esparcidas por el suelo alrededor del hombre. “Aquí tiene. Puede decirme qué vegetales quiere y yo los pondré en su canasta”.

El hombre asintió y sus ojos se llenaron de lágrimas. “Muchas gracias, jovencito. Me alegra que pudieras detenerte a ayudarme. ¿Cómo te llamas?”.

“Javier”, respondió, sonriendo. “No tiene nada que agradecerme. ¡Mi papá siempre me decía que debemos proteger y servir a los necesitados! ¡Él era un valiente oficial de policía!”.

“¿Era?”, inquirió el hombre, curioso.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

“Mi papá murió mientras servía a nuestro país, así que ahora solo somos mamá y yo. A veces desearía que no hubiera sido policía porque lo extraño, ¡pero mamá me dijo que todos lo consideran un héroe!”.

Publicidad

“Quiero ser como él cuando sea grande, porque ayudaba a la gente buena y castigaba a las malas!”, exclamó con entusiasmo, luego se echó a reír. “¿Qué otras verduras necesita?”, preguntó.

“Oh, si, las verduras”, respondió el hombre mayor, asintiendo con la cabeza y agradeciendo a Javier mientras lo ayudaba con sus compras. Luego comenzó a contarle su propia historia.

“Mi nombre es Alfredo”, dijo. “Una vez tuve un niño como tú. Mi esposa y yo lo amamos tanto…”. Pero no pudo terminar. Stella vio a Javier y le pidió que se diera prisa porque tenían que irse.

“¡Javier, cariño!”, gritó desde lejos. “¡Vamos! ¡Llegamos tarde!”.

“Un momento, Alfredo, vuelvo enseguida”, dijo el niño.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Mamá”, dijo mientras corría hacia su madre. “Si quieres, puedes irte. Necesito ayudar a Alfredo. Sus manos tiemblan y no puede sostener nada. Papá se decepcionaría si no lo ayudara…”.

Stella miró por encima del hombro de Javier y notó que el hombre mayor se inclinaba levemente y le sonreía. Se sintió mal por él y le dijo a su hijo que se quedaría con él para que pudieran irse juntos a casa. Ambos ayudaron al anciano con sus compras.

Cuando estaban a punto de irse, Stella propuso dejar a Alfredo en su casa, pero el hombre dijo que podía arreglárselas solo.

“Realmente aprecio su ayuda. Javier ha sido muy amable, y no puedo agradecerles lo suficiente a ambos. Yo... lamento haberlos molestado... tengo la enfermedad de Parkinson, por lo que apenas puedo sostener nada”.

"Lo que hizo este niño hoy por mí realmente tocó mi corazón”. Stella notó que los ojos del anciano estaban llenos de lágrimas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Estás bien, Alfredo?”, preguntó ella, preocupada. “Si quieres compartir algo, está bien. Puedes decírnoslo. ¿Te gustaría sentarte y hablar? Hay un parque cerca”, sugirió.

Alfredo asintió y fueron al parque. Stella sabía que llegaba tarde a los preparativos de la cena, pero algo le dijo que ese hombre necesitaba compartir su historia.

“Hace varios años…”, comenzó Alfredo mientras se sentaban en un banco. “Perdí a mi hijo en un trágico accidente automovilístico. Era nuestro único hijo. Mi esposa no pudo soportar perderlo y murió poco después. Desde entonces, vivo solo. No tengo familia”.

“Hoy, cuando Javier me ayudó, me recordó mucho a mi hijo. Se parecía a él, así que tengo algo que me gustaría darle”.

Alfredo sacó un pequeño paquete y se lo dio al niño. “Considera esto una recompensa por tu amabilidad. Esto es muy valioso para mí, y siempre quise dárselo a alguien que lo apreciaría”.

Stella le dijo que no era necesario, ya que lo habían ayudado por preocupación, pero el hombre mayor insistió y tuvieron que ceder.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando Stella y Javier llegaron a casa, el joven desenvolvió rápidamente el paquete y encontró una llave y una nota dentro.

“¿Por qué me daría una llave?”, pensó. Mientras estaba ocupado girando la llave en sus manos y examinándola, Stella tomó la nota para leerla. Cuando terminó, sus lágrimas corrían por su rostro.

“Esta llave pertenece a mi caja de seguridad”, comenzó. “Había ahorrado una suma modesta para la educación de mi hijo, pero nunca pude usarla. Mi esposa y yo decidimos darle el dinero a alguien que lo mereciera, y si está leyendo esto, nuestro deseo se ha hecho realidad. Espero que pueda ayudarlos en el futuro. Alfredo y Linda”.

“Oh, Alfredo, no tenías que hacer esto. No era necesario”. Stella soltó un suspiro lloroso.

Años más tarde, Javier ingresó a la fuerza policial y decidió localizar a Alfredo y agradecerle. Después de meses de intentarlo, se enteró de que el anciano había fallecido.

Visitó la tumba de Alfredo con un ramo de flores y le expresó, sinceramente, su gratitud: “Gracias por haberme ayudado”, dijo. “Los fondos que me diste fueron muy útiles para mi educación. Gracias por eso y descansa en paz”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Tus buenas acciones siempre son recompensadas. Conmovido por la amabilidad de Javier, Alfredo le dio algo que había guardado para alguien especial, y que le permitió al niño alcanzar sus sueños.
  • No seas indiferente ante las necesidades de otras personas. Cuando Javier vio a Alfredo luchando por recoger verduras, rápidamente corrió para ayudarlo. Intentemos ayudar a quien lo necesite.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi suegro dudaba de que yo hubiera dado a luz a la hija de su hijo – El resultado del ADN lo destrozó

09 de mayo de 2024

Hombre rico en camioneta todoterreno bloquea ambulancia en el tráfico sin saber que su hijo está dentro - Historia del día

06 de junio de 2024

Mi marido me obligó a dejar mi trabajo para cuidar de su padre - Historia del día

14 de mayo de 2024

Mecánica maltratada por ser mujer - Historia del día

02 de abril de 2024

Una mujer se da cuenta de que un hombre de 89 años compra rosas rojas en su tienda todos los días y decide seguirlo - Historia del día

13 de junio de 2024

Mareado por la anestesia, mi esposo contó que se gastó nuestros ahorros familiares - Cuando averigüé adónde fue el dinero, me puse furiosa

06 de junio de 2024

Mi marido me engañó, así que lo hice llorar a él y a su amante como venganza

14 de mayo de 2024

No podía dejar de llorar por un regalo de boda inesperado que me legó mi suegra

29 de febrero de 2024

Vendedora despide a un cliente pobre en una tienda de lujo - Historia del día

23 de abril de 2024

Indigente reconoce a niño que pedía limosna para pagar el funeral de su madre - Historia del día

17 de junio de 2024

Hijo huye de casa a los 16, regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

07 de mayo de 2024

Mi madre me abandonó nada más nacer - 21 años después, mi abuela me dio una llave suya con respuestas

17 de abril de 2024

El hijo menor de un hombre no hereda nada más que un viejo baúl y sus hermanos se burlan de él, las cosas cambian cuando mira en su interior

26 de abril de 2024

Mujer le deja nota a un taxista, éste la lee y decide seguirla - Historia del día

12 de marzo de 2024