logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Pobre enfermera cuida a 4 hermanas ancianas: se entera de su testamento cuando todas mueren - Historia del día

Mayra Pérez
12 ago 2022
17:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una enfermera decidió cuidar a sus cuatro ancianas vecinas después de darse cuenta de que solo podían depender unas de otras para las tareas del hogar. Tras la muerte de la última, descubre que le dejaron todo en su testamento.

Publicidad

Cassandra Mijares era una enfermera que trabajaba en un hospital local. Aunque percibía un buen salario, usaba mayor parte para pagar los préstamos de sus difuntos padres, y le quedaba lo justo para sobrevivir.

Ella vivía en la misma casa de su infancia, que estaba situada en un barrio tranquilo. Sus vecinas de al lado eran cuatro hermanas mayores de 80 años.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Una y otra vez, Cassandra veía a las hermanas luchar con sus tareas diarias. En su vejez, tenían que llevar sus compras, limpiar su casa y el patio, sacar la basura y cocinar para ellas mismas todos los días.

Al darse cuenta de que necesitaban ayuda, Cassandra se había ofrecido a hacerlo cada vez que llegaba a casa de sus turnos en el hospital. Las cuatro hermanas apreciaban esto y disfrutaban genuinamente de la compañía de su vecina.

“Caíste del cielo, Cassandra”, le dijo una vez María, la mayor de las hermanas. “¿Al menos nos permitirás pagarte por tu ayuda?”, preguntó.

Aunque Cassandra necesitaba dinero, negó con la cabeza. "Oh, no, María. ¡No permitiré que me paguen! Hago esto porque me preocupo por ustedes, no porque quiera dinero a cambio. De verdad, no te preocupes por eso”, respondió ella.

Publicidad

Todos los días, la enfermera las ayudaba a cocinar y lavar los platos. También organizaba sus medicamentos de mantenimiento y las ayudaba a vestirse.

Un día, mientras cenaban juntas, Cassandra les preguntó: “¿Por qué nunca fueron a un asilo de ancianos? Seguramente, pueden cuidarlas mejor”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Clara, otra de las hermanas, le explicó las razones: “Queríamos pasar el resto de nuestras vidas juntas. Si nos pusieran en un hogar de ancianos, no podríamos dormir en la misma habitación y tendríamos que lidiar con desconocidos”.

“Preferimos pasar el resto de nuestros días rodeadas de amor y cuidado genuinos. Nunca sabemos cuáles son las intenciones de otras personas”, agregó Mindy, la más joven de las hermanas.

Cassandra asintió, entendiendo sus motivaciones. “Bueno”, les dijo. “No tienen que preocuparse. Mientras pueda, pueden contar conmigo para lo que necesiten”, sonrió. “¡Para eso estamos los vecinos!”.

“Eres la mejor vecina que alguien podría desear”, le dijo Lisa, la segunda de las hermanas, y extendió la mano para tocarla.

Publicidad

No importaba lo cansada que estuviera Cassandra al llegar a casa, siempre se aseguraba de visitarlas. Comían juntas y ella se encargaba de todo lo que necesitaban antes de irse a dormir.

Desafortunadamente, con el paso del tiempo, lo inevitable comenzó a suceder. Una por una, las hermanas fueron partiendo, y Cassandra tuvo que organizar sus funerales y llorar su pérdida.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando murió la última de las hermanas, ella limpió su casa y asistió al último funeral, donde no hubo visitantes. Solo se presentó una mujer que se identificó como la abogada Abigail Smith.

“Tú debes ser Cassandra”, le dijo Abigail. “Gracias por haber cuidado de las hermanas todos estos años. He oído hablar mucho de ti”.

Cassandra le dedicó una sonrisa llorosa. “Fue un placer para mí haber estado ahí para ellas. Las extrañaré mucho a todas”.

El abogado le dijo que debía visitar su oficina esa misma semana porque había algo que tenía que discutir con ella. Aunque Cassandra estaba confundida, prometió ir a su oficina al día siguiente.

Publicidad

Cuando llegó allí, la abogada le entregó un documento. “Lisa, Clara, Mindy y María tuvieron hijos. Sé que nunca los conociste porque no se molestaron en asistir a ninguno de los funerales, pero viven en estados cercanos”.

“Cuando las hermanas se dieron cuenta de que a sus hijos no les importaba lo que ocurriera con ellas, decidieron cambiar su testamento”, explicó.

“Te dejaron todo a ti”, reveló Abigail. “En el documento, verás todo lo que heredarás de ellas, incluido el dinero, las joyas y la casa en la que vivían”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Cassandra se quedó boquiabierta. No podía creer que sus vecinas le hubieran dejado su propiedad y fortuna a pesar de tener hijos. “¡No puede ser! No merezco todo esto”, dijo, sorprendida.

Lee también: Mujer escucha a su hijo burlarse de su pobre abuelo que vive en un viejo tráiler - Historia del día

La abogada sonrió. “Claro que sí, Cassandra. Fuiste para ellas como una hija, incluso más que sus propios hijos. Te vieron como la legítima heredera de su fortuna”, le aseguró.

Cassandra no sabía qué pensar. Estaba temblando cuando vio el documento que decía claramente que iba a recibir la fortuna que las cuatro hermanas dejaron atrás. Se dio cuenta de que ese dinero era más que suficiente para pagar las deudas de sus difuntos padres.

Publicidad

Un par de días después de la reunión, los hijos de las cuatro hermanas comenzaron a llamar a la abogada para la lectura del testamento. Cuando ella reveló que el testamento no los involucraba a ellos, querían impugnarlo en los tribunales.

Sin embargo, antes de que pudieran hacer eso, Abigail le dijo a cada uno que recibiría una carta por correo de parte de sus madres. Cada una contenía el mismo mensaje:

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Mi querido hijo,

Quizás te estés preguntando por qué no te dejé nada. Sabes que te amo mucho y que estoy feliz de que hayas podido comenzar una nueva vida sin mí. Estoy orgullosa de tu éxito, pero siempre deseé que te tomaras un tiempo de tu apretada agenda para visitarme y pasar algunos días conmigo.

Estaba profundamente herida por el hecho de que me habías olvidado después de que te mudaste. Deseaba que vinieras cada día festivo, pero nunca lo hiciste. Así que decidí dejarle mi fortuna a alguien que estuvo ahí para mí todos los años que tú no estuviste.

Espero que aceptes y comprendas esta decisión. Sé que eres capaz de vivir la vida sin mi herencia, de la misma manera que has estado viviendo sin mí todos estos años.

Publicidad

Te querré por siempre

Mamá”.

Los hijos recibieron las cartas el mismo día. Se enviaron mensajes a través de un chat grupal y decidieron retirar la demanda. Se dieron cuenta de lo terribles que habían sido con sus madres y que no merecían recibir nada de ellas.

Cassandra nunca conoció a los hijos de las hermanas, pero en cada uno de los aniversarios de la muerte de las mujeres, veía hermosas flores frescas en sus tumbas. Esto la hacía sonreír con nostalgia; sabía que ellas hubieran preferido recibir sus atenciones en vida.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Cuando estés en condiciones de ayudar a alguien, hazlo. Cassandra ayudó a sus vecinas sin esperar nada a cambio. Al final, las ancianas la nombraron como su legítima heredera, dejando a sus hijos fuera de su testamento.

Pasa tiempo con tus seres queridos antes de que sea demasiado tarde. Cuando las hermanas murieron, sus hijos se arrepintieron de no haber pasado tiempo con ellas, pero ya era muy tarde.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Novia se niega a caminar al altar tras recibir una carta de su difunto padre - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hermano hereda el dinero de papá y hermana solo recibe carta pidiéndole ir a la casa de la bisabuela - Historia del día

14 de abril de 2022

Tras la muerte de anciana rica, hijos se reúnen con abogado y descubren que no heredaron nada - Historia del día

13 de abril de 2022

Mis familiares no se preocuparon por mí cuando estuve en hogar de acogida hasta que se enteraron de que heredé $1,6 millones - Historia del día

14 de julio de 2022

Joven que nunca conoció a sus padres aleja a su papá: se entera de su testamento meses después - Historia del día

01 de julio de 2022