logo
Una mujer mayor festejando su cumpleaños | Foto: Flickr.com/Mike Burns
Una mujer mayor festejando su cumpleaños | Foto: Flickr.com/Mike Burns

Chico reúne a 22 familiares en el cumpleaños de la abuela: al otro día se va de casa para siempre - Historia del día

Georgimar Coronil
18 ago 2022
16:00

Un chico decide hacer realidad el sueño de su abuela como regalo de cumpleaños. Su gesto desinteresado y bondadoso transforma su vida.

Publicidad

Pedro quería mucho a sus abuelos, incluso más de lo que los chicos suelen querer a los abuelos que los miman. La madre de Pedro había fallecido poco después de que él naciera.

Su padre nunca estuvo presente, así que sus abuelos eran como sus padres. Por desgracia, Edgar y Sally se estaban haciendo mayores, y eso asustaba a Pedro. Quería hacer que cada momento juntos fuera especial y precioso.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

El abuelo Edgar era divertido y amable, pero la abuela Sally era el corazón de Pedro. Ella era la que siempre podía decir cuando Pedro se sentía triste y necesitaba un abrazo.

Pedro pensó que tal vez fuera porque la abuela Sally se sentía tan sola como él. El abuelo tenía una gran familia, tres hermanos, cuatro hermanas y muchos sobrinos, pero la abuela no tenía a nadie.

Publicidad

La abuela Sally había llegado al país tras casarse con el abuelo Edgar. Se conocieron en Inglaterra, y la mayor parte de la familia de la abuela estaba en Europa, algunos en el Reino Unido y los Países Bajos, y otros en Francia.

La abuela Sally tenía incluso una sobrina y un sobrino en Australia, ¡lo que era muy lejos! La abuela recibía correos electrónicos de todo el mundo y, de vez en cuando, una carta real en el correo con sellos brillantes y bonitos.

Sally siempre se ponía triste cuando recibía las cartas. "No volveré a verlos", decía y se metía en su habitación a llorar. El abuelo Edgar también se ponía triste.

"Ojalá pudiera llevarla de vacaciones", decía. "Para ver a su familia. Pero es tan caro...".

Pedro sabía que en su casa no sobraba el dinero. Nunca les faltaba comida ni nada de lo que necesitaban, pero no había dinero para lujos, y definitivamente no tenían capital para vacaciones en el extranjero.

El cumpleaños de la abuela Sally sería dentro de unos meses. Entonces, Pedro empezó a pensar en un regalo para ella. Tenía que ser algo especial porque cumplía setenta años.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

¿Pero qué podía regalarle? ¿Cómo podía hacer que su cumpleaños fuera especial? Pedro tomó el gran atlas y abrió el mapa del mundo. Clavó un alfiler en cada ciudad donde la abuela Sally tenía un pariente.

Si pudiera enviarla a un viaje alrededor del mundo. Entonces se le ocurrió una idea brillante. Tal vez podría llevarle el mundo a ella.

Esa tarde, Pedro se sentó ante su computador y buscó la lista de direcciones de correo electrónico de la abuela Sally. Escribió un mensaje a toda su familia, explicando lo sola que estaba y lo bonito que sería que la visitaran para su cumpleaños. Lo envió desde su correo electrónico, para que fuera un secreto, y esperó las respuestas.

Recibió docenas de correos y todos dijeron que sin duda irían. Cuando Pedro se dio cuenta de que habría más de veinte visitantes, decidió decírselo al abuelo Edgar.

Publicidad

Este se quedó asombrado. "¿Se te ha ocurrido a ti solo?", le preguntó. "¡Es increíble, Pedro!".

El abuelo Edgar decidió que organizaría una fiesta de cumpleaños para la abuela Sally. Ella pensaría que solo acudirían sus viejos amigos, pero luego llegaría su familia. Sería una gran sorpresa.

Pedro estaba muy emocionado. No podía esperar a ver la cara de la abuela Sally cuando viera a sus dos hermanas, sus primos y sus hijos. "Espero que los reconozca", dijo Pedro. "¡Ha dicho que no los ha visto en cuarenta años!"

"No te preocupes", dijo el abuelo Edgar. "¡Les haremos llevar etiquetas con sus nombres!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pero las etiquetas con el nombre no serían necesarias en absoluto. Cuando sonó el timbre la tarde de la fiesta, Pedro gritó: "¡Es para ti, abuela!". Luego, se asomó al vestíbulo para ver la sorpresa.

Publicidad

La abuela Sally corrió hacia la puerta, todavía arreglándose el pelo, y cuando la abrió y vio quién estaba de pie en el porche, gritó. "¡No, no puede ser!", y rompió a llorar.

Era toda su familia. Veintidós personas. Todos sonreían, saludaban, abrazaban y besaban a la abuela Sally al mismo tiempo, y ella seguía dando pequeños gritos.

"¡No puedo creerlo!", repetía. "¿Esto es real?". Todos le aseguraron que era real y le dijeron que estaban allí para celebrar su cumpleaños.

"¡Es la mejor sorpresa que he tenido nunca!", manifestó la abuela. "¡Gracias, Edgar!”.

"¡No he sido yo!", dijo el abuelo, sonriendo, y empujó a Pedro hacia delante. "¡Fue idea de este hombrecito, que escribió a todo el mundo y lo organizó todo!".

Por supuesto, la abuela Sally empezó a llorar de nuevo y a besar a Pedro. "Eres mi niño de oro", dijo. "¡Mi bebé precioso!".

La tía Vera, una de las hermanas de la abuela Sally, dijo: "Sally, me preguntaba... Sabes que a John y a mí nos ha ido muy bien, y no tenemos hijos”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¿Por qué no envías a Pedro a pasar una temporada con nosotros cuando empiece el instituto?".

La tía Hazel dijo: "¡Iba a sugerir lo mismo! Y también podría pasar un tiempo en Australia con sus primos".

Todos empezaron a hablar al mismo tiempo, diciendo que querían que Pedro viniera y se quedara con ellos, y pronto hicieron un plan. ¡Pedro viajaría para verlos a todos y ver el mundo!

"¿Qué dices, Pedro?", preguntó la tía Vera.

"Me encantaría", dijo Pedro. "Pero quiero que la abuela Sally venga conmigo. Eso es lo que quería regalarle por su cumpleaños: ¡un viaje alrededor del mundo!".

Publicidad

Al día siguiente, Pedro y la abuela Sally subieron a un avión con la tía Hazel rumbo a Londres. Durante los tres meses siguientes, viajaron juntos, visitando a la familia.

Después, Pedro se quedó en Australia con sus primos mayores, que lo inscribieron en el mejor colegio. Está decidido a ir a la universidad allí y convertirse en biólogo marino.

En cuanto a la abuela Sally, se fue a casa con el abuelo Edgar, pero se pone en contacto con Pedro todos los días y volverá a visitarlo el año que viene.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Cuando queremos a alguien, queremos hacerlo feliz: Pedro quería hacer feliz a su abuela y decidió traer a toda su familia a casa.
  • Un buen corazón siempre es recompensado: Todo el mundo estaba tan impresionado por la consideración y la bondad de Pedro que querían recompensarle.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi familia me desheredó y me echó de casa - Años después, me hicieron heredero único de todo lo que tienen

10 de mayo de 2024

Me molestó que mi abuelo solo me dejara un viejo apiario hasta que me fijé en los panales de abejas - Historia del día

22 de abril de 2024

Mi hija, de 11 años, regresó de casa de su tía sin hablar - Entre lágrimas, reveló lo que ella le había hecho

16 de marzo de 2024

Mis padres le regalaron el vestido de graduación de mis sueños a mi hermana - ¿Está mal lo que hice?

28 de marzo de 2024

5 historias impactantes sobre abuelos que resultaron ser más inteligentes y nos dieron una lección a todos

14 de mayo de 2024

Fui la única que fue al almuerzo de cumpleaños de mi abuela - Después de ver sus lágrimas, le di una lección a mi familia

06 de junio de 2024

Le pedí a mi abuela que caminara hacia el altar en mi boda — Mi familia exige que me disculpe por ello

13 de junio de 2024

Mi novio almuerza semanalmente con mi abuela en secreto y no puedo dejar de llorar al enterarme del motivo

22 de mayo de 2024

Mi esposa encontró en una tienda de segunda mano los suéteres que tejió para nuestros nietos – Quedó tan desconsolada que tuve que darles una lección

03 de junio de 2024

Mi suegra hizo en secreto una prueba de ADN a mi hijo y quedó horrorizada por la verdad que reveló

07 de marzo de 2024

Me entristecía que mi abuelo sólo me hubiera dejado un viejo colmenar hasta que me fijé en las colmenas - Historia del día

09 de abril de 2024

A mis abuelos no les gustaba mi prometida por su color de piel y se negaron a darnos su bendición - Su respuesta me impactó

02 de junio de 2024

Mi abuela encontró a su amor perdido en una residencia de ancianos - El enorme secreto que le reveló puso su vida patas arriba

19 de junio de 2024

El gestor de la comunidad destruyó el jardín de mi abuela - Tras encontrarla llorando entre las ruinas, lo invité a una cita que no olvidará

08 de junio de 2024