logo
Flickr / Dale Leschnitzer Shutterstock
Fuente: Flickr / Dale Leschnitzer Shutterstock

Gemelos venden sus juguetes para pagar el alquiler tras enterarse de que mamá está enferma y no puede trabajar - Historia del día

Vanessa Guzmán
18 ago 2022
07:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Los hermanos gemelos decidieron vender limonada y sus juguetes fuera de su casa. Querían ayudar a su madre soltera a pagar las cuentas después de darse cuenta de que su salud se estaba deteriorando. Un día, un lujoso automóvil se detuvo junto a su puesto.

Publicidad

Alexa crio sola a sus hijos gemelos Alonso y Alfredo después de que su esposo los dejara cuando los niños tenían solo un año. Aunque en ese momento era ama de casa, se vio obligada a conseguir dos empleos, lo que eventualmente afectó su salud.

Antes de su separación, Alexa y su exmarido Sergio tenían una relación feliz. Disfrutaron de criar a sus hijos juntos, así como de la fase de luna de miel de sus primeros años de vida matrimonial.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Todo eso cambió cuando a Alexa le diagnosticaron lupus, una enfermedad autoinmune que no tiene cura. Es una enfermedad costosa, que necesita medicamentos de mantenimiento y afectó el presupuesto mensual del matrimonio.

En un momento, la familia necesitaba tanto dinero que algo en Sergio finalmente se derrumbó. "¡Ya no puedo con esto!", grito. "Me siento como un cajero automático en esta familia. ¡Todo lo que hago es dar cuando no recibo nada a cambio de ninguno de ustedes!", se quejó con Alexa.

"Lo siento, cariño. Encontraré un trabajo para poder ayudar a pagar las cuentas. Puedo dejar a los niños con mi mamá. Estoy segura de que estará feliz de cuidarlos", ofreció.

Publicidad

"¡No! ¿Y entonces qué dirán nuestros amigos? Dirán que soy un marido irresponsable que obligó a su esposa enferma a trabajar. ¡Pensarán que no soy capaz de cuidar a mi familia!", refutó Sergio.

Alexa estaba confundida con lo que Sergio estaba tratando de insinuar. Ella pensó que sutilmente le estaba pidiendo que trabajara, pero cuando ella se ofreció, él se negó. "Entonces, ¿qué quieres que hagamos?", preguntó.

"Quiero tener una familia normal", espetó Sergio de repente. "¿Cómo se supone que voy a tener una familia normal con una esposa que tiene una enfermedad incurable de por vida?".

El corazón de Alexa se hundió tan pronto como escuchó esto. Nunca quiso enfermarse y nunca quiso ser una carga para nadie. "Lamento que te sientas así, Sergio", dijo con tristeza. "Nunca quise tener lupus. El diagnóstico me duele tanto como te frustra a ti".

Publicidad

Lee también: Niña vende sus muñecas favoritas para reparar el vehículo averiado de mamá: la familia recibe uno nuevo al día siguiente - Historia del día

"Bueno, lo siento, Alexa. Creo que deberíamos terminar las cosas ahora que en el futuro. No quiero descargar mis frustraciones con los niños, y no creo que pueda pasar el resto de mi vida viviendo de esta manera. Deberíamos divorciarnos", reveló Sergio antes de salir por la puerta.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Alexa estaba devastada. Se dejó caer al suelo y sollozó, sin saber qué hacer. Ella amaba mucho a Sergio, y pensó en la promesa que hicieron frente a Dios de estar juntos "en las buenas y las malas, en la salud o la enfermedad".

Después de que Sergio la dejó, Alexa llamó a su mamá llorando. "Simplemente me dejó, mamá. No sé qué hacer. Me siento tan perdida".

Clara tardó menos de treinta minutos en llegar a la casa de su hija. La abrazó toda la noche, tratando de consolarla mientras cuidaba a los gemelos. "Mami está aquí. Llora, cariño".

Clara le permitió llorar. Después de un tiempo, la animó a endurecerse y comenzar a buscar trabajo para criar a sus hijos en un ambiente cómodo.

Publicidad

Eventualmente, Alexa consiguió un excelente trabajo como diseñadora en una floristería local. Le permitió pagar las cuentas y tener un poco de dinero extra para ahorrar.

La vida siguió como de costumbre para la familia. Clara vendió su departamento y comenzó a vivir con Alexa y los dos niños. Estaba feliz de ser abuela a tiempo completo, ya que siempre había soñado con ese momento de su vida.

"Perdón por cargarte con el cuidado de los niños, mamá. Deberías estar disfrutando de tu jubilación", dijo Alexa un día después de ver a su mamá todavía lavando la ropa a las nueve de la noche.

"No seas tonta, Alexa. Amo ser abuela. Disfruto estar todo el día en casa con Alonso y Alfredo. No te preocupes; solo promete que no trabajarás tanto. Pasa un tiempo con nosotros. No puedes estresarte porque podrías recaer", advirtió.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pasaron un par de años y la vida siguió como de costumbre para la familia. Alexa fue ascendida a socia senior en la floristería y comenzó a trabajar más horas con los dueños del negocio.

Publicidad

Desafortunadamente, prosperar en el trabajo y ganar más afectó su salud y la enfermedad tomó una forma más agresiva. Alexa comenzó a experimentar dolores musculares, articulares y en el pecho, lo que obstaculizó su capacidad para trabajar.

Alexa comenzó a pasar más y más tiempo en casa y a necesitar más medicamentos que eran muy costosos. Eventualmente, el dinero se acabó, incluso sus ahorros de los últimos dos años.

"Mamá, no sé qué hacer", le dijo débilmente Alexa a Clara una noche. "No quiero que los niños crezcan sin nada, pero mis medicinas son muy caras", lloró. "Es como si tuviera que elegir entre el futuro de mis hijos y mi capacidad de seguir con vida para ver ese futuro".

Publicidad

Clara le aseguró a su hija que la ayudaría a pagar las cuentas todo el tiempo que pudiera, pero incluso sus ahorros eventualmente se agotarían, dado que ya estaba jubilada.

Poco sabían Clara y Alexa que Alonso y Alfredo estaban escuchando su conversación. "Algo no está bien", le dijo Alonso a su hermano. "Mamá necesita nuestra ayuda".

Incluso a los seis años, los gemelos entendían lo que estaba pasando en casa. Esa noche, hicieron planes para ayudar a su mamá.

"Alonso, pongamos un puesto de limonada afuera de la casa todas las tardes. De esa manera, podemos ganar algo de dinero para mamá", sugirió Alfredo.

Publicidad

"¡Esa es una gran idea! Dibujemos algunos letreros que podamos colocar en el garaje y alrededor del vecindario", dijo Alonso, tomando papel y su caja de materiales para colorear.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Comenzaron a trabajar en la señalización y Alonso de repente se preguntó si estarían ganando lo suficiente. "¿Crees que esto ya está bien? Tal vez podamos vender más cosas", sugirió.

Los hermanos gemelos comenzaron a mirar alrededor de la habitación, buscando cosas que pudieran vender. "¿Supongo que podríamos vender nuestros juguetes?", planteó Alfredo. "Mamá es más importante que todos nuestros juguetes".

Alonso asintió con la cabeza en acuerdo. Sacaron una caja de su armario y la llenaron con juguetes e incluso ropa que podían vender frente a su puesto de limonada.

Al día siguiente, Alonso y Alfredo no tardaron en montar su puesto de limonada. Le dijeron a Clara que estaban aburridos y que querían intentar vender limonada a sus vecinos, y ella felizmente los ayudó a organizarlo.

Publicidad

Cuando Clara no estaba mirando, sacaron sus juguetes y los colocaron frente al puesto de limonada donde no sería visible desde el interior de la casa. Se sentaron y esperaron a que los clientes se les acercaran.

Fue un comienzo lento, y vendieron solo dos vasos de jugo en treinta minutos. Sin embargo, cuando un líder de la comunidad se acercó, tomó una foto del puesto de limonada y la publicó en su chat grupal.

La gente salió de sus casas en cuestión de minutos para apoyar a los mellizos. Sirvieron docenas de vasos de limonada y vendieron la mayoría de sus juguetes en solo un par de horas.

Cuando estaban listos para dar por terminado el día, un auto de lujo se detuvo de repente frente a la casa. Los vecinos tenían curiosidad, ya que nunca antes habían visto ese auto en el vecindario. "¿Quién podría ser?", preguntaron tan pronto como el auto se detuvo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Un hombre con un impecable traje negro se bajó y pidió un vaso de limonada. Alonso con mucho gusto lo atendió y sirvió el jugo. "¿Cuál es la razón de su puesto de limonada, muchachos?", preguntó el hombre. "¿Y por qué estás vendiendo tus juguetes? Todavía se ven bien", dijo, sosteniendo un carrito de juguete que parecía nuevo.

Publicidad

"Nuestra mamá está enferma", reveló Alonso.

"Ella tiene lupus, y debido a que ha estado trabajando tan duro, empeoró y ahora tiene que comprar medicamentos caros", agregó Alfredo.

El hombre sintió pena por los dos niños y los admiró por su inocente amor por su madre. "¿Tu mamá está dentro de la casa?", preguntó. "¿Crees que puedo hablar con ella?".

Alonso asintió y le pidió a Alfredo que se hiciera cargo del puesto de limonada mientras él acompañaba al hombre dentro de su casa. "¡Mamá!", gritó. "¡Uno de nuestros clientes del puesto de limonada quiere hablar contigo!".

Publicidad

Alexa se sorprendió al escuchar esto, pero, sin embargo, se enfrentó al hombre rico. "¿Cómo puedo ayudarlo, señor? Disculpe el desorden en nuestra casa". Ella le hizo un gesto para que se sentara en el sofá.

"Conducía por la calle cuando vi a tus gemelos vendiendo limonada y sus juguetes. Me preguntaba por qué estaban haciendo esto y me dijeron que era para ayudarte con tus facturas médicas", explicó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Los ojos de Alexa se agrandaron. Sus hijos le habían dicho que estaban vendiendo limonada simplemente porque no tenían nada mejor que hacer. "No sabía que era para mí", dijo, con los ojos llenos de lágrimas.

“Estoy aquí porque me conmovió su historia y quiero ayudar. Verá, a mi hermana también le diagnosticaron lupus y sé lo costoso que es tratarlo. Quiero cubrir sus gastos médicos”, declaró.

Alexa se sorprendió por la generosidad del hombre, pero rápidamente negó con la cabeza. "No puedo aceptar eso. Ese es su dinero y no podré ofrecerle nada a cambio ni devolvérselo", le dijo.

"No espero nada a cambio", dijo el hombre, sacando su chequera. Comenzó a escribir una cantidad no revelada frente a Alexa. Selló el cheque en un sobre y se lo entregó.

Publicidad

"Por favor, toma esto", insistió. "Espero que sea suficiente para cubrir sus medicamentos y pagar cualquier deuda que pueda tener. Cuando pueda hacerlo, transmita la amabilidad a otra persona que necesite ayuda", le dijo el hombre.

Alexa tomó el sobre con lágrimas en los ojos. "Gracias, señor", exclamó. "No tiene idea de cuánto significa esto para mí. Justo ayer, le estaba diciendo a mi mamá lo asustada que estaba de no poder ver crecer a mis hijos", admitió.

"Me alegro de poder ayudarte a ti y a tu familia. Tienes niños maravillosos. Necesitan que su madre los vea crecer y un día cambiar el mundo con su generosidad. El mundo necesita más personas como ellos". dijo el hombre antes de ponerse de pie.

Publicidad

Alexa invitó al hombre a cenar esa noche, pero él se negó. Dijo que tenía que volver al trabajo y se despidió.

Esa fue la primera y última vez que Alexa y los gemelos vieron al generoso hombre. Cuando se alejó, Alexa casi se cae al suelo al ver cuánto dinero le había dado. "No lo puedo creer", se dijo a sí misma.

Lee también: Niños de familia rica fingen ser mendigos: "Queremos ayudar a nuestro amigo", le dicen a la gente - Historia del día

La cantidad fue suficiente para cubrir años de medicamentos para tratar su enfermedad autoinmune, pagar la hipoteca de su casa y atender las necesidades de sus hijos. Se centró en mejorar para poder pasar tiempo de calidad con su madre y con los gemelos durante las próximas décadas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Cuando estés en condiciones de ayudar a otra persona, hazlo: El hombre rico simplemente se topó con el puesto de limonada de los gemelos y decidió averiguar por qué también vendían sus juguetes. Cuando descubrió que la madre de los niños estaba enferma, no dudó en ayudarlos porque sabía que podía. Todo lo que pidió a cambio fue que Alexa le pasara la amabilidad a otra persona que lo necesitara en el futuro.

Publicidad

A veces, es bueno ser como un niño: Los adultos también pueden aprender de los niños. Alonso y Alfredo eran pequeños e inocentes que hicieron todo lo posible por ayudar a su madre. Hicieron esto sin saber mucho, eventualmente cambiando sus vidas para siempre.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niño toma los últimos $13 de mamá para iniciar negocio: se mudan de diminuto y viejo tráiler a casa de $2 millones luego - Historia del día

11 de agosto de 2022

Conserje mayor vende cosas de su casa hasta que encuentra cheque por $12.000 en su bolsillo - Historia del día

21 de junio de 2022

Hombre rico hospeda a hermana pobre: en la mañana ve que ella se fue y dejó a un niño que él no sabía que existía - Historia del día

02 de agosto de 2022

Visitantes de restaurante lujoso se burlan de anciana discapacitada: el dueño grita su nombre en plena cena - Historia del día

13 de julio de 2022