logo
Flickr / David Hall
Fuente: Flickr / David Hall

Abuela vende reliquias familiares para pagar la educación de su nieto y luego las encuentra de vuelta en casa - Historia del día

Vanessa Guzmán
06 sept 2022
05:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una anciana vende reliquias familiares para la educación de su nieto, pero las encuentra en casa poco después de que su nieto se vaya a otra ciudad, todo debido a un "milagro".

Publicidad

Felicitas se sentó su cama y abrió el cajón de su mesita de noche. Con manos temblorosas, sacó sus reliquias familiares, las envolvió en un trozo de tela y lo metió en su bolso.

"Sé que han estado en mi familia durante cientos de años", se dijo a sí misma, tratando de contener las lágrimas, "pero es hora de que me despida de ellas".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Felicitas no quería separarse de ellas, pero con gran pesar, decidió visitar al joyero y venderlas al precio que él le ofreciera.

Hace varios años, cuando el único hijo de Felicitas y su esposa fallecieron en un accidente automovilístico, ella obtuvo la custodia de su nieto, Jacob. Le dio todo su amor, cuidado y todo lo que él alguna vez le pidió.

Pero ahora que Jacob se graduaría de la escuela secundaria en unos meses y finalmente iría a la universidad, Felicitas no tenía suficientes fondos para mantenerlo.

Como resultado, todas las noches miraba sus reliquias con impotencia, preguntándose si debería venderlas. Cuando se dio cuenta de que no había otra salida, finalmente se decidió.

Publicidad

"Es para mi nieto. ¿Qué sentido tiene tenerlas si no pueden ayudarlo? Espero obtener un precio justo", se dijo a sí misma mientras metía su bolso debajo de la almohada y se acostaba.

Al día siguiente, Felicitas estaba afuera de la joyería con Jacob, y de repente vaciló. Al mirarla, el chico se dio cuenta de que su abuela no quería renunciar a las reliquias que había conservado durante años.

"¡Abuela!", le dijo a ella. "Sabes que podríamos intentar obtener un préstamo, ¿verdad? Sé que será mucho, pero conseguiré un buen trabajo y lo pagaré".

Lee también: Abuela se queda sin ahorros al criar a su nieto sola: un día encuentra $110.000 en su cuenta bancaria - Historia del día

Publicidad

"No, cariño", le dijo Felicitas. "Todavía estamos endeudados por el préstamo de tu padre, y no podemos volver a correr ese riesgo. No usé esto para la deuda porque sabía que serían útiles algún día".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"No, abuela", dijo Jacob, tomando sus manos. "No las vendas porque sé cuánto las valoras. Escúchame, ¿de acuerdo? Podemos encontrar otras formas. Estoy seguro de que hay una manera de evitar vender tu herencia familiar".

Pero Felicitas sabía que no había salida. La tienda de comestibles de su familia a penas generaba suficiente para tener alimentos en su despensa. Pero necesitaba vender las reliquias familiares para el futuro de su nieto. Entró en la joyería y consiguió tasar las reliquias.

"¿Cuánto puedo obtener en total?", preguntó ella, mostrándole los diversos brazaletes de oro y joyas que tenía.

El joyero examinó las piezas una por una y quedó impresionado. "Estas piezas pueden traerle una suma considerable, señora", dijo. "Verá, estos diseños son una rareza ahora, y la artesanía es impresionante, pero..."

Publicidad

"¿Hay algún problema?", preguntó la mujer mayor.

"Oh, no, es solo... Mire, he estado en este negocio por décadas, y puedo decir cuando un cliente no está realmente interesado en vender sus cosas. Puedo verlo en sus ojos. Yo le aconsejo que se las quedes. Parece que las valora mucho".

Felicitas se sonrojó. "¡Oh, eso no es cierto! Pero, por favor, necesito venderlas. Necesito el dinero con urgencia".

Como Felicitas insistió en vender, el joyero eventualmente tomó las reliquias y le entregó el pago. "Puede recuperarlas si regresa con el dinero. No le cobraré intereses", aseguró. "Soy un hombre de negocios, pero al final del día, también soy humano".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Oh, gracias. ¡Gracias!", dijo Felicitas mientras recogía el dinero que le dieron. Salió de la tienda con Jacob, contenta de tener suficientes recursos para apoyar la educación de su nieto.

Publicidad

Durante los siguientes meses, Jacob estudió mucho. Dio todo para asegurarse de graduarse de la escuela secundaria con buenas calificaciones e ingresar a una buena universidad. No quería decepcionar a su abuela. Y bueno, ¡Jacob lo logró!

Fue aceptado en la universidad de su preferencia y pudo seguir la carrera que deseaba. "¡Abuela!", la abrazó tan pronto como comprobó los resultados. "¡Lo logré, abuela! ¡Lo logré!".

"¿Lo lograste? ¡Oh, cariño, estoy tan orgullosa de ti! Si tus padres estuvieran vivos, serían tan felices, hijo mío". Ella le devolvió el abrazo y no podía dejar de llorar.

Pero lo que hizo llorar más a Felicitas fue que después de un par de meses, Jacob tuvo que irse a otra ciudad. Ya no lo tendría cerca ni podría cocinar sus platos favoritos. Tampoco podría regañarlo para que estudiara y mantuviera su habitación limpia, como solía hacerlo desde que era un niño pequeño.

Publicidad

"¿Estás seguro de que puedes arreglártelas solo, cariño?", preguntó, tomando sus manos mientras el autobús llegaba a la parada. "Puedo ir contigo. Te cuidaré".

Jacob se rio y le dio un fuerte abrazo. "Soy lo suficientemente mayor para cuidar de mí mismo, abuela. Hiciste suficiente por mí todos estos años. Te prometo que cuidaré de ti y conseguiré un buen trabajo pronto. ¡Te amo, abuela!".

"¡Hablas como si fueras un viejo! ¡No tienes ni la mitad de mi edad!", se quejó, y Jacob se rio entre dientes.

"Debo irme, abuela. Te extrañaré. Cuídate".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Niño tonto! Creciste demasiado rápido", expresó Felicitas cuando Jacob subió al autobús y se despidió de ella. Se fue a casa y se sentó en la sala de estar, reflexionando sobre lo sola que se sentía ahora que Jacob ya no estaba con ella. Luego sonrió, recordando a su nieto cuando era un niño pequeño.

"¡Oh, este chico! ¡Qué reacio estaba a que vendiera esas joyas!", pensó mientras se dirigía a su dormitorio. Se sentó en su cama y abrió el cajón de la mesita de noche para buscar algo y luego se quedó helada. La bolsa de joyas estaba en el cajón.

Con manos temblorosas, las sacó y vio las joyas con incredulidad. "¿Cómo es esto posible? Mis joyas, ¿qué están haciendo aquí?", ella se preguntó.

Publicidad

Poco después, le llamó la atención un sobre dentro del cajón debajo de la bolsa con las joyas. Felicitas abrió la carta para leerla y sus lágrimas no se detuvieron.

"Querida abuela,

Espero que te haya gustado mi sorpresa. ¿Recuerdas que solías hablarme de milagros cuando era niño? Piensa que tenía que hacer posible este pequeño milagro para ti, abuela. Sé que esto no es nada en comparación con lo que has hecho por mí, pero no podía verte regalando algo tan querido para ti.

Dedicaste toda tu vida a mí, a mi educación y crianza, abuela. Te estoy muy agradecido y te quiero mucho. Pero cuando estás pasando por una mala racha, tienes que ser honesta contigo, abuela. Te vi sentada en tu habitación, mirando esas joyas y llorando cada vez que las veías. Me di cuenta de lo molesta que estabas cuando el joyero se las llevó.

Publicidad

Sé que te enojarás conmigo, pero devolví el dinero que me entregaste al joyero y recuperé tus joyas. No necesitas sacrificar algo que valoras tanto, abuela. Estudié mucho y obtuve una beca, por lo que mi matrícula de un año está cubierta. No te lo dije antes porque quería sorprenderte.

También conseguí un trabajo de medio tiempo para ayudarme a ahorrar dinero y pagar mis estudios. Tengo la intención de enviarte dinero todos los meses (puede que no sea mucho, pero espero que te ayude) para que no tengas que cansarte trabajando largas horas en el supermercado. No te preocupes mucho por mí. Me cuidaré. Prométeme que te cuidarás.

Por último, gracias por ser mi madre, mi padre y mi abuela encantadora. Te quiero hasta la luna y más allá.

Publicidad

Tu nieto "no tan bueno",

Jacob

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Oh, cariño, no necesitabas hacer esto”. Felicitas lloró como una niña mientras leía la carta. La sostuvo cerca de su pecho y oró al Señor para que mantuviera a su nieto a salvo y feliz.

Publicidad

Lee también: Abuela debe vender sus joyas para alimentar a su familia durante la crisis del coronavirus

"Es un niño muy bueno, Señor. Por favor, mantenlo feliz y saludable".

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El corazón de una abuela es un mosaico de amor: Si bien Felicitas era la abuela de Jacob, lo cuidó como a un hijo e incluso le dio algo querido por su bien. Ella es de hecho el epítome del amor de una abuela.

Debemos apreciar y amar a nuestros abuelos: No importa lo difícil que fue para Felicitas criar a Jacob después de la muerte de sus padres, ella no se dio por vencida. Ella era una abuela encantadora para Jacob, y él sabía y apreciaba esto.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre vende su auto para pagar tratamiento de la abuela: ella lo ayuda a ganar el doble - Historia del día

18 de agosto de 2022

Joven que nunca conoció a sus padres aleja a su papá: se entera de su testamento meses después - Historia del día

01 de julio de 2022

Operador de atracciones compra boletos para niña pobre a diario: 16 años después, ella se vuelve rica y lo busca - Historia del día

23 de junio de 2022

Hijos abandonan a su madre en una residencia para ancianos y venden su casa: el nuevo dueño le devuelve las llaves - Historia del día

05 de septiembre de 2022