logo
Autobús bajo la lluvia. | Foto: Shutterstock
Fuente: Autobús bajo la lluvia. | Foto: Shutterstock

Chofer de bus echa a una anciana a quien le faltan 75 centavos, luego ve su foto en el álbum familiar - Historia del día

Vanessa Guzmán
20 sept 2022
05:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un conductor de autobús enojado expulsó a una anciana de su autobús en una noche lluviosa porque le faltaban 75 centavos para el pasaje. Más tarde regresó a la parada del autobús en busca de ella.

Publicidad

Sergio miró por la ventana del autobús, observando la lluvia caer sin cesar. Había sido un largo día de trabajo y estaba exhausto. Solo quería ir a casa y meterse en la cama, pero su turno aún no había terminado. Agarrando agresivamente el volante, se detuvo en la última parada de autobús de la noche.

Los pasajeros subieron, algunos empapados por la lluvia, ensuciando el bus con sus zapatos embarrados y el agua goteando de sus ropas. Pero Sergio estaba demasiado molesto por la obligación de trabajar hasta tarde para notarlo. Todo lo que podía pensar era en cómo esa noche iba a ser larga y tediosa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Discúlpeme, señora", le dijo a la anciana que subía lentamente al autobús. "Quiero llegar a casa rápido. Dese prisa", se quejó.

No se movió de su asiento para ofrecer ayuda, como solía hacer. Todo por culpa de ese turno de noche. Odiaba trabajar de noche. Deseaba no haber sido nunca conductor de autobús.

"Lo siento, hijo", se disculpó la señora en voz baja mientras finalmente subía al autobús, hurgando en su bolso en busca de dinero para pagar el pasaje.

"¡No necesito recordarle que está lloviendo a cántaros esta noche! ¿No puede ser más rápida?", le dijo Sergio a la mujer mayor, refunfuñando. "Las carreteras están resbaladizas, así que debo conducir con cuidado, ¡y me llevará más tiempo!".

Publicidad

La mujer no dijo mucho mientras comenzaba a revisar los bolsillos de su abrigo. "Oh, lo siento", dijo ella, mirándolo. "Me faltan 75 centavos. ¿Te importa si lo pago cuando llegue a mi destino? Este es el último autobús de esta noche para mi ruta".

"Será mejor que bajes ahora", exigió Sergio. "He escuchado esta historia antes, y la gente se ha escapado sin pagar su pasaje. ¡No estoy haciendo caridad aquí!".

"Pero, hijo, yo…".

"No voy a repetir esto. ¡¡FUERA!!", gritó, y la mujer bajó lentamente del autobús, preparándose para las ráfagas gélidas que acompañaron la lluvia torrencial de la noche.

Publicidad

Lee también: Conductor de bus escucha la llamada de anciana con su nieto y expone estafa de $35 mil - Historia del día

Sergio estaba tan enojado que no lo pensó dos veces antes de dejar a la mujer varada en la parada del autobús. Sabía que llegaría tarde a casa porque ella ya le había hecho perder el tiempo convenciéndolo de que la dejara viajar en el autobús. Eso lo irritó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡La próxima vez que no tengas el pasaje, no tomes el autobús!", gritó mientras se alejaba.

Cuando Sergio regresó a casa esa noche, su esposa, Clara, lo recibió con una brillante sonrisa. "¿Por qué tardaste tanto, cariño?", preguntó. "Hice un poco de café. Relájate. Iré a buscarlo".

Sergio se sentó en la mesa del comedor, esperando el café después de que Clara le pasara una toalla para que se secara el cabello. "¿Qué es esto?", inquirió, su mirada atraída a un gran libro sobre la mesa.

"Vaya", Clara se rio entre dientes mientras regresaba con el café. "Lo recibí por correo hoy. ¿Recuerdas a la familia de mi hermana en la India? Ella nos envió un álbum de fotos. Oh, cuánto tiempo ha pasado desde que hemos estado todos juntos".

Publicidad

Clara hojeó las páginas del álbum, mostrándole a Sergio algunas de las fotos. "Ves esta foto", dijo, señalando una postal. "Este es el lado de la familia de mi madre. No los he visto en mucho tiempo, pero me encantaba tenerlos cerca cuando era niña".

Cuando Clara comenzó a contarle a Sergio la historias sobre su familia, una imagen llamó su atención.

"Espera un minuto, ¿quién es ella?", preguntó, habiendo reconocido a la mujer que estaba en la foto.

Clara sonrió. "Ella es mi amada abuela. La madre de mi mamá. Prácticamente, me crio durante varios meses cuando yo era una bebé porque mi madre tuvo problemas de salud luego de darme a luz. ¿Por qué preguntas? ¡No creo que ustedes dos se hayan conocido!".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

La boca de Sergio se abrió. "Vuelvo enseguida", dijo, luego se puso un abrigo y salió corriendo por la puerta principal con las llaves de su auto. No podía creer que la mujer a la que echó bajo la lluvia torrencial era la abuela de su esposa. ¡Qué suerte!

Publicidad

Cuando Sergio llegó a la parada de autobús donde dejó a la anciana, estaba desierta. "¡Rayos!", exclamó y siguió buscándola por las calles vecinas.

Un par de minutos después, vio una diminuta silueta a través del parabrisas en medio de las espesas cortinas de lluvia, y exhaló un suspiro de alivio al ver que era ella.

"Lo siento, señora", gritó, deteniéndose junto a ella. "No tenía idea de que era la abuela de Clara. Soy su esposo, Sergio. Por favor, entre".

Una débil sonrisa apareció en el rostro de la anciana cuando Sergio abrió la puerta del auto y ella se acomodó adentro. Se sintió terrible por cómo se había comportado y se disculpó profusamente con ella.

Publicidad

"Sabía que te había visto en alguna parte... Supongo que fueron las fotos de la boda de Clara. Estaba enferma entonces y no pude asistir", recordó. "No sabía que resultarías ser el esposo de mi nieta. ¡Pensé que estaría caminando todo el camino esta noche para verla!".

"Lo siento", se disculpó Sergio de nuevo. "La reconocí después de ver tu imagen en el álbum que la hermana de Clara nos envió a casa. Fui muy duro con usted. ¡Perdóneme!"

"No si lo ves como parte de tu trabajo", dijo sabiamente. "Priorizaste tu trabajo, y no hay nada de malo en eso, joven..."

En casa, cuando Sergio llegó con la abuela de su esposa, Clara se sorprendió. "¿Te fuiste abruptamente por esto? ¡Oh, abuela, te extrañé tanto! ¿Pero cómo supiste que ella estaba aquí? ¡No sabía que vendría a vernos!".

Publicidad

Lee también: Conductor de autobús echó a una mujer rica al frío porque no tenía $3 - Historia del día

"Quería sorprenderte", dijo la abuela de Clara, quien se llama Molly. "Tu esposo es amable, querida. Estaba planeando tomar el autobús, pero lo perdí de todos modos", mintió. "Afortunadamente, Sergio me había visto paseando por la calle y vino rápidamente a recogerme. Él es un buen hombre".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Por favor, siéntete como en casa, abuela. Prepararé tu té de frambuesa favorito". Luego los tres disfrutaron de una rica cena juntos.

Sergio y Molly le ocultaron a Clara el pequeño secreto sobre su encuentro, ya que no querían molestarla. Sergio decidió que a partir de ese momento sería más amable con sus pasajeros.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Algunas mentiras piadosas son necesarias cuando amas a alguien: La mentira de Molly sobre cómo se conocieron ella y Sergio le permitió a Clara tener un feliz reencuentro con su abuela.

Siempre sé amable con los demás porque nunca sabes por lo que están pasando: Sergio echó a Molly por solo 75 centavos, sin darse cuenta de lo lejos que viajó para sorprender a su esposa.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre le da las llaves del auto a desconocida que lo necesita urgentemente: al otro día su esposo le toca la puerta - Historia del día

05 de agosto de 2022

Hijo deja encerrada a mamá en el sótano mientras tiene una cita: recibe llamada del hospital más tarde - Historia del día

02 de septiembre de 2022

Conserje mayor vende cosas de su casa hasta que encuentra cheque por $12.000 en su bolsillo - Historia del día

21 de junio de 2022

Joven policía pasa la noche en sótano frío con una anciana: al día siguiente se retira para siempre - Historia del día

19 de agosto de 2022