logo
Una casa deteriorada. | Foto: Shutterstock
Fuente: Una casa deteriorada. | Foto: Shutterstock

Mi vecina mayor no dejó entrar a nadie a su casa durante 50 años hasta que mi hijo se presentó en su puerta - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Mis vecinos me advirtieron que no visitara aquella casa vieja y deteriorada de nuestro vecindario porque la señora que vivía allí no había dejado entrar a nadie durante 50 años. Pero un día, mi hijo se aventuró hasta su puerta y no tuve más remedio que entrar.

Publicidad

“¡Ting!”, sonó el horno cuando terminé de colocar una nueva tanda de galletas en una bandeja. El delicioso aroma de la tarta de manzana inundó el ambiente cuando la saqué del horno y coloqué la bandeja de galletas adentro.

“¡Se ve fantástica!”, dije para hacerme un pequeño cumplido porque la tarta que había hecho ciertamente estaba a la altura de mis expectativas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Honestamente, soy una pésima cocinera. Así he sido siempre. Incluso puedo arruinar el sándwich de atún más básico y dejarte conmocionado. Lo siento. Ser ama de casa es algo que he temido toda mi vida.

Por cierto, puedes llamarme Glenda. Soy madre soltera de Marcos, un niño de 10 años travieso pero adorable, y nos acabábamos de mudar a un nuevo vecindario. Por eso estaba horneando el pastel.

Después del fallecimiento de mi esposo, las cosas no habían sido fáciles para Marcos y para mí. Tuve que buscar un nuevo trabajo y mudarme para poder mantener a mi hijo.

Lee más: Mujer ve a una vecina adinerada buscando comida en la basura - Historia del día

Publicidad

Estuve muy ocupada, trabajando y organizando las cosas en mi nueva casa. Tanto que ni siquiera había tenido tiempo de reunirme con mis vecinos.

Como era fin de semana, pensé en hornear algo e ir a visitarlos. Entonces, después de que el pastel y las galletas estuvieron listos, los empaqué y me detuve afuera de la casa de mi vecina de al lado.

Carolina fue muy dulce conmigo durante ese primer encuentro. Me dio las gracias por el pastel y me ofreció té. Como tenía prisa, le dije que conversaría con ella más tarde.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Me encantaría invitarte, y Marcos puede jugar con mis hijas gemelas. Son un año mayores, pero son muy amigables”, dijo ella, y yo sonreí.

“Trataré de apartar algo de tiempo para reunirnos. Voy a pasarme por esa vieja casa después”, le dije. “Tengo curiosidad por saber por qué está en tan mal estado. ¿Acaso sabes quién vive allí?”, le pregunté. En ese momento noté un miedo extraño en los ojos de Carolina.

“¡Esa mujer es una bruja! ¡Aléjate de ella! ¿No sabes por qué nadie la visita?”.

Estaba confundida. “¿Qué quieres decir?”.

“¡Ella no ha permitido que nadie entre en su casa en 50 años! ¡Eso es mucho tiempo! La gente piensa que está loca. Algunos incluso dicen que es una ermitaña o algo así. ¡Simplemente no vayas allí!”.

Publicidad

Aunque Carolina me advirtió que no visitara esa casa, lo hice. Llamé a la puerta y llamé a la anciana que vivía allí. Carolina me había dicho su nombre.

“¡Sra. Rosa! ¿Está en casa? Hice un pastel y quería conocerla. ¡Soy su nueva vecina, Glenda!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Pronto, escuché el débil sonido de pasos acercándose a la puerta. En ese momento pensé que Carolina estaba equivocada y que la Sra. Rosa me dejaría entrar. Pero no lo hizo, y el sonido de los pasos finalmente cesó.

Llamé de nuevo. “¡Sra. Rosa! ¿Está bien? ¿Debería visitarla en otro momento?”.

No hubo respuestas. Confundida, me fui. Después de ese día, unas señoras de mi barrio me advirtieron fuertemente que no fuera allí.

“¿No te preocupa tu hijo? ¡Es una bruja!”, dijo una de las señoras.

“Me han dicho que mató a su esposo e hija. Quién sabe si intentará hacernos daño a nosotros”, agregó otra.

Publicidad

Aunque todos parecían aterrorizados por la anciana, mi corazón me decía que había más en su historia. No soy alguien que crea en brujas y magia oscura, así que regresé a su casa unos días después. Pero una vez más, se negó a dejarme entrar.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Tal vez a ella no le gusta la gente”, concluí y me rendí. Estaba segura de que nunca volvería a poner un pie allí. Pero todo cambió un día.

Ese día, mi hijo accidentalmente rompió el cristal de la ventana de la Sra. Rosa con su pelota y, por primera vez, pude ver su casa a través del cristal dañado. No era nada como la habíamos imaginado.

Lee también: Mujer pobre aborrece a su vecina rica hasta que tiene que vivir con ella en la misma casa - Historia del día

No era aterradora. Era encantadora. Parecía ser una colección en miniatura de antigüedades históricas. Pude ver los exquisitos artefactos de los años 70 muy bien exhibidos en un estante y las paredes de estilo victoriano en el interior.

Publicidad

Mi hijo había corrido a su casa para tocar el timbre y yo lo perseguí. Para nuestra sorpresa y conmoción, la mujer nos abrió la puerta.

“¡Lanzas esa pelota aquí otra vez y jamás la recuperarás!”, se quejó la anciana, entregándole la pelota a Marcos.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Ella no daba miedo ni era nada parecido a una bruja. Era una dama bajita y encantadora, probablemente de unos 80 años, vestida con un mono morado y una camiseta blanca, con un sombrero de paja y gafas.

“Lamento lo que hizo mi hijo. Haré que le arreglen la ventana”, dije disculpándome. “Veo que tiene una casa encantadora”, agregué, mirando dentro de su sala de estar. Era impecable, y la mujer parecía complacida de que la felicitara.

“¿Eres Glenda? ¿La que no paraba de molestarme con el pastel?”, preguntó con tono rígido. Pude ver que estaba tratando de controlar su sonrisa.

“Sí, esa soy yo”, me reí. “No soy muy buena horneando, pero...”.

Publicidad

“Pasa si todavía tienes el pastel. Haré un poco de té”, se ofreció.

“¡Ay, no!”. Me sentí muy mal. “Bueno, Sra. Rosa, el pastel se acabó, pero creo que todavía tengo algunas galletas”.

Ella suspiró. “Eso servirá, supongo. Tráelas”, dijo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Feliz, llevé las galletas para la Sra. Rosa y las comimos con el té de frambuesa que ella preparó. También preparó chocolate caliente para Marcos. Luego comenzó a explicar por qué nunca dejaba entrar a nadie y me dejó llorando.

“Mi hija y mi esposo fallecieron hace 50 años y desde entonces he estado sola”, dijo. “Todavía creo que están a mi alrededor... en esta casa. No quiero que la gente entre y hable mal de ellos”.

“¡Se apegarán a sus creencias, diciendo que mi hija y mi esposo ya no están! ¡Tonterías! Hablar así ahuyentaría sus espíritus, ¡así que prefiero estar sola!”, dijo. Entonces suspiré.

Yo tampoco creía en los espíritus, pero ¿cómo podía persuadir a la Sra. Rosa? Debido a su creencia, se había aislado de todos. Por suerte, se me ocurrió una idea poco después.

Publicidad

La Sra. Rosa me dijo que no se había puesto en contacto con ningún pariente desde que perdió a su familia. Me había mostrado algunos álbumes familiares, así que sabía cómo se veían sus parientes y sus nombres. Los encontré en Facebook y organicé una videollamada para ella.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Vaya, ¿cómo hiciste esto, cariño?”, preguntó entre lágrimas. Se sorprendió de que pudiera hacer eso. Bueno, vivir una vida aislada entre cuatro paredes te hace pensar así.

“Internet puede conectarnos con nuestros seres queridos, Sra. Rosa”, le dije con una sonrisa. “Así es como nos mantenemos en contacto con aquellos que están lejos de nosotros”.

“Del mismo modo, su hija y su esposo siempre están con usted en su corazón, aunque estén muy lejos en los cielos. Sus recuerdos no se desvanecerán solo porque alguien venga a su casa, y no existen tales cosas como los espíritus”.

Y eso fue todo lo que se necesitó para liberar a la Sra. Rosa de su burbuja. Ahora interactúa con todos en nuestro vecindario.

Publicidad

Regaña a los niños que rompen los cristales de sus ventanas y se jacta de la hermosa casa que ha conservado durante tantos años. También la ayudamos a arreglar el exterior de su vivienda.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Deja de depender de lo que digan los demás: Si Glenda hubiera seguido escuchando a sus vecinos, la Sra. Rosa nunca habría salido de la burbuja en la que vivía. Hizo lo correcto al escuchar su corazón y acercarse a la anciana.

  • Con un poco de amor y ayuda, se puede lograr cualquier cosa: Gracias a la ayuda de Glenda, la Sra. Rosa pudo dejar su dolor y sanar. De lo contrario, habría pasado toda su vida sola.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer se acerca con un pastel a conocer a su nueva vecina y se va después de que llega la policía - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Anciana ve a las trillizas de su vecina fuera de la ciudad con un hombre sucio: la madre no contesta sus llamadas - Historia del día

11 de junio de 2022

Hombre mayor limpia la basura alrededor de las casas vecinas y ve que un niño lo ayuda - Historia del día

04 de septiembre de 2022

Hijo se entera de que pandillero visita a su anciana madre mientras él no está: regresa y no puede reconocer su casa - Historia del día

05 de agosto de 2022

Vecina se burla de mujer pobre por el aspecto sucio de su casa: se disculpa tras entrar - Historia del día

14 de julio de 2022

Mujer le lleva leche a una anciana a diario y un día encuentra una dolorosa carta junto a la puerta - Historia del día

17 de junio de 2022

Policías responden al llamado de un anciano que les ruega que lo visiten en su cumpleaños 101 - Historia del día

30 de agosto de 2022

Niña comparte pastel de cumpleaños con indigente y al día siguiente él regresa con tres compañeros para agradecerle - Historia del día

06 de septiembre de 2022

Niño promete regar las plantas de la anciana cuando ella se muda a un asilo: halla una nota en la tierra - Historia del día

16 de agosto de 2022

Hombre visita a su madre por primera vez en años: echa a la adolescente que la visita todos los días - Historia del día

04 de junio de 2022

Desconocido alimenta a una anciana hambrienta en el abasto: se encuentran de nuevo en una elegante limusina poco después - Historia del día

19 de septiembre de 2022

Anciana deja que huérfano pandillero viva en su casa: pronto nadie reconoce su hogar - Historia del día

01 de septiembre de 2022

Madre anciana le pide a hijo que la visite: él lo hace 2 años después y encuentra una tumba en vez de su casa - Historia del día

21 de mayo de 2022

Papá pobre camina kilómetros para presentarle a su bebé a su abuela discapacitada: halla la casa vacía - Historia del día

03 de septiembre de 2022

Chico ayuda a señora mayor a cargar sus compras: ve en su casa la foto de un niño que se parece a él - Historia del día

17 de septiembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited