logo
Flickr / The Austin Sage
Fuente: Flickr / The Austin Sage

Mujer pobre aborrece a su vecina rica hasta que tiene que vivir con ella en la misma casa - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer pobre vivía al lado de una mujer rica a la que despreciaba por su estilo de vida hasta que una tragedia las obligó a vivir juntas en la misma casa.

Publicidad

Gina Rodríguez detestaba a su vecina. La mujer era engreída, curiosa, entrometida, y rica, y le ponía los nervios de punta. Incluso la forma en que se peinaba, rubia, vivaz y juvenil, a pesar de que tenía al menos sesenta años, la hacía sentir irritada.

Si ella hubiera podido permitírselo, se hubiera mudado, pero no podía. Había heredado la casa de su tío y nunca encontraría nada ni la mitad de bonito.

Una casa con muchos árboles en su patio trasero. | Foto: Unsplash

Una casa con muchos árboles en su patio trasero. | Foto: Unsplash

Publicidad

¡Así que tendría que quedarse con Hilda González como vecina de por vida! Todo comenzó el día que Gina se mudó. Sonó el timbre y allí estaba la mujer en su porche con su peinado ridículo, con una gran sonrisa en su rostro y un pastel en sus manos.

“¡Hola!”, dijo con un tono melodioso cuando Gina abrió la puerta. “¡Soy Hilda, vivo al lado y quería darte la bienvenida al vecindario!”.

“Gracias”, dijo la mujer en su manera indiferente. Tomó el pastel y se dio la vuelta para entrar, pero Hilda estaba de humor para conversar.

Lee más: Vecinas juzgan a embarazada de 50 años a sus espaldas hasta que se enteran del nombre del padre del bebé - Historia del día

Publicidad

“Esta es una pequeña y dulce casa que necesita reparaciones”, dijo. “Estoy segura de que será una belleza cuando termines de restaurarla”.

Gina la miró sin comprender. “¿Restaurarla?”, preguntó. “¿Para qué? Si no está rota no la arregles, mi papá siempre decía”.

“¡Vaya!”, dijo Hilda dando un rápido vistazo a la pintura descascarada. “¡Por supuesto! Qué tonta de mi parte...”. Salió del porche, se despidió y se dirigió a su casa perfecta con el jardín inmaculado.

Una mujer sosteniendo una tarta. | Foto: Unsplash

Una mujer sosteniendo una tarta. | Foto: Unsplash

Publicidad

Gina volvió a ver a su vecina dos meses después en el supermercado local. “¡Hola!”, dijo Hilda. “¿Qué tal te ha ido? ¿Te has adaptado bien?”.

Gina suspiró. “Bien, gracias”, dijo con frialdad.

“Quería comentarte algo...”, dijo Hilda. “Tienes un árbol en tu patio trasero que está creciendo sobre el mío. Es una acacia negra, ya sabes, y tengo nietos”.

“¿Y qué?”, preguntó Gina que había crecido una ciudad donde no había casi árboles.

“Bueno, las hojas de la acacia negra son venenosas”, explicó la mujer.

Publicidad

“¿Tus nietos tienen el hábito de comer las hojas de los árboles?”, preguntó Gina con sarcasmo.

“¡No!”, dijo la mujer sonrojándose. “¡Pero con los niños, más vale prevenir que lamentar! Puedo recomendarte a un podador de árboles que venga y lo corte por ti”.

Una pequeña casa en medio de un bosque. | Foto: Pexels

Una pequeña casa en medio de un bosque. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Y cuánto costaría?”, preguntó Gina.

“Alrededor de $200, creo”, dijo Hilda.

“¡En ese caso, olvídalo!”, espetó Gina. “¡No puedo permitirme un corte de pelo de $25 y mucho menos $200 para que una persona venga a cortar algunas ramas!”, se dio la vuelta y se alejó.

Esa tarde, Gina salió y miró el árbol. Era un espécimen árbol con bellos racimos de flores y hojas que parecían brillar con la brisa. En la parte trasera de la propiedad, a solo unos metros de distancia, comenzaba el bosque.

Ella había vivido toda su vida en una ciudad metrópolis con muchos edificios y concreto por todos lados. Estaba acostumbrada a las aceras y a los taxis, ¡pero esto era muy tranquilo y relajante!

Publicidad

Se había enamorado de la naturaleza salvaje de su nuevo hogar y por eso había dejado que su jardín también se volviera salvaje. Y esto condujo a otra visita de Hilda.

La rama de un árbol con flores. | Foto: Pexels

La rama de un árbol con flores. | Foto: Pexels

Publicidad

“Hola”, saludó la vecina torpemente.

A estas alturas ya sabía qué esperar de Gina. “¿El comité del vecindario me pidió que apareciera y hablara contigo sobre tu jardín?”.

“¿Qué pasa con mi jardín?”, preguntó ella.

“Bueno, el césped no está cortado”, dijo Hilda tímidamente. “Los arbustos y los setos necesitan podarse. Tu jardín le está dando al vecindario un... un aspecto desaliñado”.

“¿Un qué?”, preguntó Gina.

Hilda vaciló. “Hace que se vea desordenado”, explicó.

Publicidad

Gina respiró hondo. “Si crees que me voy a preocupar por lo que tú y algún comité tonto piensen, ¡te equivocas!”, dijo con tono enojado. “¡Vete y recorta tus setos o cuenta tus diamantes, o haz algo útil!”.

Una persona podando el césped. | Foto: Pexels

Una persona podando el césped. | Foto: Pexels

Publicidad

Hilda se fue y no volvió de nuevo. Gina estaba disfrutando de su vida. Descubrió que había tres manzanos silvestres en su patio trasero y se convirtió en una ávida fabricante de mermeladas.

Una tarde estaba subiendo una escalera recogiendo manzanas silvestres cuando olió humo. Después vio que el humo se elevaba en el aire a lo lejos. “¿Será un incendio?”, se preguntó ella.

Gina entró y llamó al departamento de bomberos. “Señora”, dijo una operadora. “Tenemos una situación al sur de su ubicación, pero está bajo control”.

Después de eso, la mujer continuó recogiendo manzanas silvestres, pero el humo parecía más denso y cercano. Escuchó movimiento en el bosque y vio algunas pequeñas criaturas corriendo.

Publicidad

El humo se hacía cada vez más denso y ahora Gina podía escuchar los chasquidos y estallidos del fuego mientras consumía árboles vivos. Corrió adentro y llamó al departamento de bomberos nuevamente.

Esta vez la operadora le dijo que saliera. Los bomberos estaban en el área, pero era más seguro salir de su casa, dejar el vecindario y dirigirse al norte.

Una persona sosteniendo tres manzanas entre sus manos. | Foto: Unsplash

Una persona sosteniendo tres manzanas entre sus manos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Gina empacó una pequeña bolsa con sus objetos de valor y sus álbumes de fotos y corrió hacia su auto. Entonces vio a su vecina sentada en su porche. “¡Oye!”, le gritó. “¡Oye, Hilda! ¡Tienes que salir!”.

La mujer se acercó. “¿Que está pasando?”, preguntó.

“El bosque detrás de nuestras casas se está quemando”, le dijo Gina. “¡Tenemos que irnos!”.

Lee también: Señora no deja que nadie pase a su casa: un vecino entra después de su muerte - Historia del día

“¿Se está incendiando?”, preguntó Hilda, poniéndose pálida. “Ay, no...”.

Publicidad

Fue entonces cuando llegaron los bomberos con sus sirenas a todo volumen. Al mismo tiempo, un árbol enorme se estrelló contra la propiedad de Gina.

Estaba en llamas y estas se extendieron con una velocidad increíble. Pronto estaban consumiendo el costado de su casa.

Un bosque incendiándose. | Foto: Pexels

Un bosque incendiándose. | Foto: Pexels

Publicidad

Los bomberos entraron en acción, dirigiendo chorros de agua hacia las llamas. Pero luego otro árbol en llamas cayó y atravesó el techo de la vivienda.

Gina gritó y se llevó las manos a la boca. ¡Todo lo que tenía se había ido! Los bomberos continuaron tratando de apagar las llamas, pero ella dijo: “¡Salven la otra casa! La mía ya no tiene salvación”.

“¡NO!”, gritó Hilda. “¡Eso es todo lo que tiene! ¡No pueden dejar que se queme!”.

“No te preocupes”, dijo Gina. “Nunca había tenido nada antes. Estoy acostumbrada”. Empezó a llorar. Hilda le pasó un brazo por los hombros. Durante las siguientes tres horas, el departamento de bomberos se esforzó por apagar las llamas y, finalmente, lo lograron.

Publicidad

La única casa que quedó destruida fue la de Gina. “Señora”, dijo el capitán. “La llevaremos a la ciudad. Habrá alojamiento para usted...”.

“No”, dijo Hilda con firmeza. “Gina se quedará conmigo. Salvó mi casa, y tal vez incluso mi vida. Ninguno de nosotros había notado que el fuego estaba tan cerca hasta que ya era demasiado tarde”.

Un bombero tratando de apagar un incendio en una casa. | Foto: Unsplash

Un bombero tratando de apagar un incendio en una casa. | Foto: Unsplash

Publicidad

Esa noche, Gina durmió en la habitación de invitados de la casa de su vecina. “¿Qué vas a hacer ahora?”, le preguntó Hilda al día siguiente.

La mujer se encogió de hombros. “Tendré que irme a vivir con mi hijo”, dijo. “No va a ser fácil. Mi nuera y yo no nos llevamos bien”.

“¿Podrías reconstruir?”, preguntó Hilda. “El seguro...”.

Gina negó con la cabeza y comenzó a llorar. “No podía pagar el seguro, así que no tengo ninguno”.

“Podrías quedarte conmigo”, dijo su vecina. “Es una casa enorme, ni siquiera tenemos que vernos...”.

Publicidad

“¡No podría!”, dijo Gina. “Simplemente no podría”.

“¡Por supuesto que podrías!”, dijo Hilda. “Y como no puedes permitirte reconstruir, puedes transformar tu parcela en un huerto, plantar algunos árboles frutales. Melocotón, cereza y manzanas...”.

Una mujer mayor con una lágrima rodando por su mejilla. | Foto: Pexels

Una mujer mayor con una lágrima rodando por su mejilla. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Podría hacer eso!”. El rostro de Gina se iluminó. “Me encantaría. Pero... ¿estás segura?”.

Hilda suspiró. “Mi hija casi nunca me visita. Solo veo a mis nietos en Navidad. Estoy sola y tú estás sola”, explicó. “Pero tal vez juntas podríamos ser casi una familia”.

“¡No sé si me gustas tanto!”, advirtió Gina.

Hilda sonrió. “¡Entonces seremos EXACTAMENTE como una familia!”.

Las dos mujeres se hicieron mejores amigas, y Gina a menudo recordaba cómo había juzgado mal a Hilda cuando se conocieron.

Una mujer mayor sonriendo. | Foto: Unsplash

Una mujer mayor sonriendo. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No juzgues a las personas por tus primeras impresiones. A Gina no le gustaba Hilda porque pensaba que su vecina era arrogante y vanidosa, pero se demostró que estaba equivocada.

A veces, un desastre puede abrir la puerta a una nueva vida. Gina perdió su casa, pero ganó una amiga y una nueva oportunidad de vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer ve a una vecina adinerada buscando comida en la basura - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Tras haber abandonado a su hija 24 años atrás, la madre se presenta en su boda - Historia del día

22 de marzo de 2022

Tras muerte de su madre, mujer deja a hermana tres billetes de 1 dólar y una nota como herencia - Historia del día

03 de abril de 2022

Operador de atracciones compra boletos para niña pobre a diario: 16 años después, ella se vuelve rica y lo busca - Historia del día

23 de junio de 2022

Niño ofrece sopa a señora que vende flores y recibe $350.000 de ella para el tratamiento de su mamá días después - Historia del día

22 de abril de 2022