logo
Varias personas en un entierro. | Foto: Getty Images
Varias personas en un entierro. | Foto: Getty Images

Anciano finge su muerte para elegir al heredero de la familia: deja todo al niño huérfano que vive al lado - Historia del día

Un anciano sabio ideó el plan ideal para darle una lección a su familia egoísta: para elegir a su heredero, fingió su muerte, pero al final, le dio la herencia al niño pequeño que vivía al lado.

Publicidad

Morgan había vivido los mejores 83 años de su vida. Estaba casado con la mujer de la que se había enamorado, había formado una familia con ella y nunca tuvo escasez de riquezas, pues era un hombre de negocios rico.

Pero todo cambió para él un tiempo después. Cuando tenía 85 años el anciano odiaba su vida. Su esposa había fallecido, y sus hijos ni siquiera se molestaban en ver cómo estaba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Él se hacía cada vez más viejo y le preocupaba determinar quien sería su futuro heredero. Sus hijos eran codiciosos. Solo iban a verlo una vez al año en los días festivos, y estaban más interesados ​​en su dinero y en conocer su testamento que en él.

Pero el anciano no era tonto. Su cabello canoso era evidencia de su experiencia, y no iba a dejarse engañar. Entonces, cuando estaba discutiendo su testamento con su abogado, el Sr. Carrillo, se le ocurrió una forma única para escoger quien sería su heredero.

Publicidad

“¿Está seguro de que eso funcionaría, señor?”, preguntó su representante legal.

“Bueno, mis hijos solo me visitan durante las festividades y, aunque se comportan con amabilidad, solo hablan de mi dinero y la herencia”.

“Pero se han olvidado de que soy su padre. Puedo ver a través de su falso cariño, ¡y no les voy a dar mi herencia solo porque estamos relacionados por sangre!”.

“Bueno, entonces, ¿cuándo quiere que los llame?”.

“Creo que dentro de dos semanas sería genial. Y, cuando lo haga, infórmeles que mi funeral será privado”, agregó Morgan con una amplia sonrisa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El Sr. Carrillo siguió el consejo de su cliente y llamó a sus hijos dos semanas después para informarles que su padre había muerto.

Para su total sorpresa, ninguno de los hijos del anciano se había interesado en asistir a su funeral hasta que el abogado les dijo que la lectura del testamento se realizaría antes del entierro.

“Su padre me dejó un conjunto detallado de protocolos para que los siguiera. Espero verlos a todos pronto”, les informó el Sr. Carrillo.

Entonces, el funeral de Morgan se realizó de manera privada. Solo estaban presentes los miembros de la familia. Cuando los hijos del anciano llegaron con sus familias, su supuesto ataúd descansaba en el jardín de su opulenta casa.

Había una fotografía suya al lado sobre un soporte. Aunque para todos Morgan se había ido, sus hijos no estaban tristes.

Estaban encantados con la perspectiva de saber quién recibiría la parte más significativa de la riqueza de su padre o si los bienes se dividirían por igual entre todos.

“Ahora que están todos aquí, me gustaría pedirles que vengan y presenten sus respetos a su padre”, dijo el sacerdote parado frente al ataúd cerrado, siguiendo el protocolo de Morgan.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“¿Presentar nuestros respetos?”, dijo Eduardo, el hijo mayor de Morgan, con tono de burla. “No estamos aquí para eso, Sr. Carrillo”, agregó, girándose hacia el abogado. “Pensaba que nos había llamado para leer el testamento”.

“¿Pero no se despedirán de su padre? Él los adoraba a todos”.

“¿Realmente importa ahora que se ha ido?”, agregó Pedro, el hijo del medio de Morgan. “Esta ceremonia privada y todos los protocolos son estúpidos. ¿Por qué no nos llamó a la oficina? Esto es una pérdida de tiempo”.

“Estoy de acuerdo”, dijo su hija menor, Clara. “No tiene sentido entristecerse y llorar por los muertos. Sigamos adelante con el testamento”.

Publicidad

El Sr. Carrillo estaba atónito. Ahora podía entender por qué Morgan no quería dejar sus bienes a sus hijos. Eran solo un grupo de personas codiciosas que no sentían nada por su padre.

El anciano, por otro lado, estaba escondido y escuchando todo. Sus ojos se llenaron de lágrimas al pensar que había fallado en la crianza de sus hijos. Había acumulado una gran fortuna, pero no los había criado bien.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Probablemente todo sea mi culpa”, se dijo a sí mismo.

De repente, una voz chillona llamó su atención. “¡Abuela!”, dijo un niño en un tono desesperado. “¡El Sr. Consuelo me dejó, al igual que mamá y papá! ¡Lo extrañaré mucho!”.

Publicidad

La voz era de Alberto, un pequeño de 8 años que vivía al lado. El pobre niño era huérfano y su abuela viuda lo estaba criando sola. Él y la anciana habían ido a visitar a Morgan para llevarle galletas y quedaron devastados al saber que había muerto.

El hombre rico había conocido al chico en el parque del vecindario. Era un niño encantador y no tardó en hacerse amigo de Morgan. El pequeño lo llamaba Sr. Consuelo porque el hombre mayor solía consolarlo cuando se entristecía por no tener a sus padres.

“Niño, ¿quién eres?”, gruñó Eduardo. “¿No se supone que esto es un funeral ‘privado’? ¿Y quién es el Sr. Consuelo? El que yace en ese ataúd cerrado es nuestro padre, Morgan Sánchez. ¡Mejor ve a casa y juega con tus juguetes en lugar de llorar a gritos!”.

“¡Malvado! ¡Todos son unos malvados! Los escuché hablando”, gritó Alberto. “¿Cómo pueden hablar así de su papá?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Era NUESTRO padre. ¡Podemos decir lo que queramos, chico!”, le gritó Clara al niño.

“Ustedes se van a pudrir en el infierno”, dijo Esther, la abuela de Alberto. “Su padre era un hombre amable. ¡Nos ayudó mucho!”.

La anciana se acercó al ataúd y susurró una pequeña oración, luego ella se giró para irse con su nieto. En ese momento, Morgan apareció frente a todos y los ojos de sus hijos se abrieron de sorpresa. “¿Pa... papá?”.

“Estoy aquí, Alberto. ¡El Sr. Consuelo no ha muerto! ¡Todo era parte de una obra de teatro! Una puesta en escena”.

“¡Sr. Consuelo!”, dijo Alberto llorando y abrazándolo. “¡Estoy muy feliz de verlo! Por favor, no se vaya a ningún lado. No quiero perderlo como perdí a mi mamá y a mi papá”.

“No iré a ninguna parte, hijo. Con suerte, no pronto”.

Morgan consoló al niño y se disculpó con Esther por haberlos arrastrado innecesariamente a ella y a su nieto a esta situación. Cuando la abuela y su nieto se fueron, el hombre mayor reveló a quién le dejaría su dinero.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Dado que su padre no le servía a ninguno de ustedes, ya no tendrán nada que ver conmigo. ¡He decidido repudiarlos y dejarle mi riqueza a Alberto! Sr. Carrillo, tome nota de esto”.

“¡Estos tres individuos y sus familias ya no son bienvenidos en esta casa!”.

Los hijos de Morgan pidieron perdón descaradamente, alegando que nada de lo que habían dicho había sido en serio. Pero Morgan los echó.

“¡Debí haber sido un padre terrible para no haberles enseñado la importancia de las relaciones! ¡Permítanme corregir eso y enseñarles esa lección ahora mismo!”.

Después de cortar sus conexiones con sus hijos codiciosos, Morgan decidió comenzar una nueva vida y seguir adelante. Él y Esther sentían un aprecio especial el uno por el otro, y decidieron hacerlo más especial al casarse.

Ahora Alberto tenía un nuevo abuelo y Morgan se sentía amado por su nueva familia. En cuanto a sus bienes, el anciano decidió que el chico sería quien los heredaría cuando cumpliera 18 años.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ninguna cantidad de riqueza puede compensar el amor y la calidez de una familia. Alberto y Esther eran pobres, pero el amor y el cuidado que le brindaban a Morgan eran más valiosos que cualquier riqueza.

Cuando la codicia es mayor a la compasión, el resultado será el sufrimiento. Morgan les dio una lección a sus hijos cortándolos y negándoles su herencia, pero estaba dolido por no haber sido un buen padre.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer ingresa a su padre en ancianato y nunca lo visita, recibe una carta suya tras su muerte - Historia del día

26 de octubre de 2023

Niño defiende a su madre paralítica - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Gasté todo el dinero ahorrado para mi operación en mi hijo adoptivo y luego me enteré de que tiene una herencia enorme - Historia del día

16 de septiembre de 2023

Hombre cuida a hermanos mientras su mamá está en coma, le propone matrimonio a ella inmediatamente después de recuperarse - Historia del día

11 de octubre de 2023

Mujer pobre adopta a un niño autista que nadie quería, sin saber que su difunto padre le dejó 1,2 millones de dólares - Historia del día

20 de octubre de 2023

Abuelo hace cunas para los bebés de sus vecinos, años después se reúnen para celebrar su centenario - Historia del día

27 de octubre de 2023

Juré quedarme soltero tras la muerte de mi adorable esposa, un día me enteré de que mis hijas no son mías - Historia del día

13 de septiembre de 2023

Mendigo muy querido en su barrio se entera de que tiene un hijo y se presenta en su cumpleaños al día siguiente - Historia del día

11 de septiembre de 2023

Hombre rico se niega a ayudar al profesor de su hijo enfermo de cáncer y ambos acaban en la misma habitación de hospital - Historia del día

12 de agosto de 2023

"En una ocasión me dio una moto y eso le salvó la vida a mi abuela, déjeme recompensarlo", le dice chico a hombre mayor - Historia del día

15 de agosto de 2023

Niño pobre ayuda a un anciano a empujar carro lleno de basura, pronto recibe recompensa de 1 millón de dólares - Historia del día

26 de julio de 2023

Mujer mayor da de comer a niño hambriento en Halloween, ve la imagen de su hijo perdido cuando él se quita la máscara - Historia del día

20 de septiembre de 2023

Nadie excepto una profesora se preocupa por niño huérfano, llora cuando la llama "mami" en el juzgado - Historia del día

15 de octubre de 2023

Tras años de búsqueda, una mujer encuentra a su padre en la residencia donde trabaja - Historia del día

27 de octubre de 2023