logo
Médico limpia brazo de niño | Foto: Getty Images
Médico limpia brazo de niño | Foto: Getty Images

Niño quiere donar sangre para mantener con vida a su gemelo: ve a una docena de personas que vienen a ayudar - Historia del día

Mayra Pérez
12 oct 2022
18:00

Un niño pequeño, desesperado por salvar a su hermano gemelo con quien comparte un tipo de sangre raro, busca ayuda. La respuesta que recibe de completos extraños sorprende a la familia.

Publicidad

Oliver, Shaun y sus padres se dirigían a un partido de béisbol cuando ocurrió el terrible accidente. Oliver estaba atado a su asiento, pero Shaun, como de costumbre, se había soltado el cinturón.

Su mamá se giró en su asiento para regañarlo, y fue entonces cuando el otro auto los chocó en la intersección. Las bolsas de aire de mamá y papá se desplegaron y el cinturón de seguridad de Oliver lo mantuvo en su lugar, pero a Shaun no le fue bien.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Cuando el auto dejó de dar vueltas, Shaun cayó sobre el regazo de su madre, muy lesionado. Oliver nunca olvidaría el miedo, las voces de los paramédicos y el sonido cuando los bomberos cortaron el acero del automóvil.

"¡Shaun!”, gritó Oliver. “¡Despierta, por favor, despierta!”. Pero Shaun no respondía. Yacía allí, con los ojos cerrados. Los paramédicos estaban hablando con su mamá: “Por favor, señora, no lo mueva, ¿de acuerdo? Lo sacaremos en segundos”.

Publicidad

La madre de Oliver lloraba sin consuelo. El niño vio que los ojos de su padre también estaban cerrados y que estaba desplomado hacia adelante, sostenido por su cinturón de seguridad.

Luego, unas manos suaves lo levantaron, lo sacaron del automóvil y lo llevaron a una ambulancia. “¡Mi hermano, mi papá!”, gritaba. Siguió llorando y una voz suave le dijo que cerrara los ojos, que todo estaría bien.

Cuando Oliver despertó, estaba en el hospital. Tenía algunos rasguños y un hematoma donde su cabeza había golpeado la ventana lateral, pero estaba bien. “¡Mi hermano!”, preguntó. “¿Dónde está Shaun?”.

Inmediatamente, una enfermera se acercó. “Tranquilízate”, dijo ella. “Tu mamá está hablando con el médico y estará contigo en un momento”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Oliver esperó hasta que ella le dio la espalda y entonces salió corriendo de la camilla. Su madre estaba de pie, a dos metros de distancia, hablando con un hombre de aspecto severo con una bata blanca.

“Detuvimos el sangrado, pero no podemos operar sin un suministro adecuado de sangre, señora Torres. Desafortunadamente, su hijo es B negativo. Tendremos que esperar hasta que podamos encontrar donantes”, escuchó decir al médico.

“Soy del mismo tipo de sangre”, gritó Oliver, mientras se acercaba cojeando. “¡Él es mi gemelo, mi gemelo idéntico!”.

El médico se volvió y miró a Oliver. “Lo siento”, dijo suavemente. “Eres demasiado pequeño. No puedes donar sangre”.

“¡Eso no me importa!”, lloró Oliver. “Por favor, mamá, diles que pueden. ¡No podemos dejar que Shaun muera!”.

“Lo siento, no es posible”, repitió el médico con firmeza.

Pero Oliver siguió insistiendo. Dio un paso adelante, tomó la mano de su mamá y la apretó.

“Si necesitara médula ósea, me la quitarías, ¿no?”, preguntó Oliver. “Uno de mis amigos se la dio a su hermanita y le dolió mucho. ¡Si pudieron tomar su médula, pueden tomar mi sangre!”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

“Oliver”, dijo el doctor suavemente. “Eres muy pequeño. Lo que podamos tomar de ti nunca será suficiente para la cirugía”.

“Pero, ¿lo ayudaría ahora?”, preguntó Oliver. “¿Le ayudará a esperar?”.

“No, cariño”, dijo su madre abrazándolo. “Tenemos que esperar que otro hospital tenga las unidades que necesitan para la cirugía”.

“¿Puedo verlo?”, preguntó Oliver, y su madre lo llevó a una habitación llena de máquinas que emitían pitidos. Shaun estaba acostado en la cama muy quieto y su piel parecía no tener color.

“¡Tiene que estar bien, mamá!”, susurró Oliver. “¡Tiene que mejorar!”.

Publicidad

La mamá de Oliver sonrió valientemente. “Confiemos que sí. Papá ya se despertó y va a estar bien. Shaun también lo estará, ya verás”.

Fueron a visitar a su padre; luego la señora Torres dejó al niño con una de las recepcionistas y fue a hablar con el médico. Oliver se sentó durante mucho tiempo pensando. Entonces tuvo una idea.

“Por favor, ¿puedo usar tu computadora?”, le preguntó a la recepcionista, que estaba muy ocupada discutiendo con una anciana que tenía una bolsa de hielo en la mano.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Claro, hazlo rápido”, dijo la mujer, demasiado distraída para prestar mucha atención a lo que había dicho. Encantado, Oliver inició sesión en la cuenta de Facebook de su madre.

Escogió una de las fotos que ella tenía de él y Shaun y la volvió a publicar. “URGENTE”, escribió. “Mi hermano está en el Hospital Santa María. Está esperando la cirugía, pero necesita sangre tipo B negativa. Por favor, ayúdenos. Si puede, done sangre y salve su vida”.

Oliver acababa de terminar de publicar cuando escuchó una voz que hablaba en tono severo. “¿Qué crees que estás haciendo?”. Era la recepcionista, y no parecía nada feliz.

Oliver trató de explicar, pero la mujer lo obligó a irse y quedarse en la sala de espera. “¡Cómo se te ocurre jugar con mi computadora! ¡Espera a que tu mamá se entere!”.

Pero cuando apareció la mamá de Oliver, se veía tan triste y desanimada que la mujer no dijo ni una palabra. “Mamá”, susurró Oliver. “¿Qué ocurre?”.

La señora Torres no respondió. Puso sus brazos alrededor de Oliver y lo abrazó muy fuerte. “¿Mamá?”, dijo Oliver. “¿Puedes revisar tu teléfono y ver si hay algún mensaje en Facebook?”.

La señora Torres frunció el ceño. “No estoy de ánimo para eso ahora, hijo”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

“Mamá, entré en Facebook y pedí sangre para Shaun. ¡Tal vez alguien respondió!”, explicó Oliver con ansiedad. “Por favor, mamá, revísalo”.

La mamá de Oliver se conectó y verificó. “Lo siento, cariño”, dijo ella. “No hay respuestas. Vemos más tarde, ¿de acuerdo?”.

Cada hora, más o menos, Oliver le pedía a su mamá que revisara, pero no había novedades. Eventualmente, se quedó dormido, con la cabeza en el regazo de su madre, esperando noticias.

De pronto, sintió que su madre lo sacudía con fuerza. “¡Oliver!”, gritaba. “¡Despierta, despierta!”. Oliver se incorporó, frotándose los ojos. ¿Por qué su mamá estaba tan emocionada? Tenía una gran sonrisa en su rostro y lágrimas corrían por sus mejillas.

Publicidad

“¡Lo hiciste, Oliver!”, sollozó. “¡Lo hiciste!”, dijo mientras señalaba a un grupo de personas. “¡Mira! ¡Esas personas están aquí para donar sangre para Shaun!”, le explicó. “¡Algunos de ellos viajaron cientos de kilómetros! ¡Salvaste la vida de tu hermano! ¡Salvaste a Shaun!”.

Esa noche, Shaun fue sometido a una operación que salvó su vida, gracias a la determinación y el coraje de Oliver y la generosidad de muchos donantes.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca pierdas la esperanza. Alguien en algún lugar escuchará tu oración. Oliver se entristeció cuando parecía que nadie respondía a su llamado hasta que vio llegar a los donantes al hospital.

Publicidad

En tiempos difíciles, todos debemos actuar como una gran familia. Debemos estar prestos para ayudar al prójimo. Entre todos es posible hacer mucho bien.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi suegra hizo en secreto una prueba de ADN a mi hijo y quedó horrorizada por la verdad que reveló

07 de marzo de 2024

Empresario rico echa a su hijo sin saber que un día sería su jefe - Historia del día

19 de enero de 2024

"Pide lo que quieras": Millonario encuentra a la mujer que lo salvó al caer a las vías del tren 31 años atrás - Historia del día

11 de noviembre de 2023

Envié a mi hija a veranear con mi madre, al llegar allí me enteré de que mi madre había muerto y mi hija había desaparecido - Historia del día

17 de enero de 2024

Vi a mi suegra colarse en nuestra habitación por la noche y poner algo en la boca a mi bebé - Historia del día

08 de marzo de 2024

Adolescente desaparece y reaparece 10 años después en casa de su familia señalando al padrastro - Historia del día

15 de enero de 2024

Mamá comparte bonito vídeo familiar en las redes sociales, al día siguiente la policía llama a su puerta - Historia del día

23 de enero de 2024

Mandé a mi hija con mi madre a pasar el verano, pero pronto me enteré de que mi mamá había muerto y mi hija había desaparecido - Historia del día

06 de marzo de 2024

Policías no hallan a niño que no volvió del colegio, una semana después un perro le lleva a mamá su mochila - Historia del día

22 de enero de 2024

Hombre descubre que sus hijos gemelos son en realidad sus hermanos - Historia del día

22 de febrero de 2024

Padre descubre que sus hijos gemelos son en realidad sus hermanos - Historia del día

19 de enero de 2024

Hombre salva a chica de acosador en autobús - Historia del día

29 de enero de 2024

Mi suegra me acusa de arruinar la cena de Acción de Gracias

05 de diciembre de 2023

Esposa suspicaz sube a taxi y ofrece cualquier precio por seguir a automóvil - Historia del día

22 de enero de 2024