logo
Niña en un cementerio sosteniendo un peluche | Foto: Shutterstock
Niña en un cementerio sosteniendo un peluche | Foto: Shutterstock

Niña huérfana llora a su difunta madre en el cementerio: siente un toque en el hombro y oye una voz como la de mamá - Historia del día

Georgimar Coronil
27 oct 2022
10:50

La madre de Gloria había muerto y su nueva familia de acogida no podía sustituirla. Cuando rezó por el imposible regreso de su mamá, oyó esa voz familiar que la llamaba de nuevo. Lo que ocurrió a continuación fue nada menos que un milagro en la vida de la niña.

Publicidad

"¡Quiero ver a mamá!", gritaba desconsoladamente Gloria, de nueve años, mientras sus nuevos padres de acogida la sostenían con impotencia.

Gloria estaba sentada junto a la ventana de su nueva habitación, mirando a la puerta, imaginando que su madre entraría en cualquier momento.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"¡Correría hacia ella y la abrazaría tan fuerte!", se dijo a sí misma, yendo hacia la puerta y abriendo sus brazos al vacío.

"Y ella me besaría aquí", recordó, tocando su frente. "Y diría: ‘¡Te quiero, cariño!’".

Gloria estaba sola en su oscura habitación, llorando y deseando que su madre volviera a aparecer mágicamente en sus brazos.

Publicidad

La chica no recordaba mucho a su padre, salvo que la había amado hasta la médula. Ella solo tenía dos años cuando él falleció a causa de una terrible enfermedad.

Sin papá, la madre de Gloria se había convertido en su mundo. Belinda era una mujer fuerte, endurecida por la pérdida del hombre que amaba. Pero toda su dureza se desmoronaba en torno a Gloria, a quien quería darle todo lo que estuviera en sus manos.

Un día, la niña esperaba que su madre la recogiera del colegio para decirle que había sido la primera de la clase, otra vez.

En lugar de eso, la recibió una señora que nunca había visto antes. Con una voz sombría, pero tranquila, le dio a la chica la peor noticia: su mamá había tenido un accidente de camino a la escuela y había muerto.

Los amigos de su madre trataron de consolar a Gloria. Todos sentían pena por ella y tenían cosas profundas que decirle.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Nada de eso significó nada para la pequeña de nueve años. Lo único que deseaba era volver a ver a su madre. Su pequeño corazón no podía comprender que se había ido para siempre.

Antes de que pudiera terminar el último dibujo de su madre y dejarlo en su tumba, los Servicios de Protección de la Infancia le habían encontrado a Gloria una familia de acogida.

Era una pareja bondadosa, empática con el dolor de la niña. Tenían una casa preciosa y se habían esforzado mucho por darle un hogar amable y cálido.

Pero Gloria no estaba interesada en tener nuevos padres. Lo que más deseaba era estar con su madre, que había prometido no separarse nunca de ella.

"¡Quiero ver a mamá! Quiero ver a mamá!", los desgarradores gritos de Gloria en mitad de la noche alarmaron a sus padres de acogida, que acudieron corriendo a ver a la niña que sollozaba.

Al día siguiente, la pareja la llevó al cementerio donde Belinda estaba enterrada.

Gloria por fin estaba a solas con su madre, y finalmente podía estar enfadada, asustada y triste sin que nadie se interpusiera.

"¡Has roto tu promesa, mamá! Dijiste que siempre estarías conmigo. Dijiste que no me dejarías como hizo papá", Gloria estaba arrodillada frente a la lápida de su madre, soltando sus penas y quejas entre lágrimas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Los padres adoptivos observaban a la niña desde la distancia, preguntándose si alguna vez podrían calmar todo ese dolor. Pasó una hora, y Gloria seguía de rodillas, lamentándose, derrumbándose y hablando con su madre.

"Siento haberte gritado, mamá. Sé que no ha sido culpa tuya… Solamente… quería decirte que he vuelto a ser la mejor de mi clase. Toma, te he traído el boletín de notas. Y nuestro peluche favorito con el que nos encantaba jugar. Y he hecho este dibujo tan especial de ti".

Gloria miró el dibujo de su madre, y le pareció que la miraba a través de la hoja de papel.

Por un momento, se sintió como si estuviera allí. La chica abrazó el dibujo por última vez, casi arrugando el papel, sabiendo que era el momento de dejarlo junto a la tumba y volver con sus nuevos padres.

Publicidad

"¡Desearía girar y encontrarte a ti en su lugar, mami!", dijo Gloria cerrando los ojos y suplicando al cielo.

En ese momento, sintió una mano cálida que le tocaba el hombro y una voz dulce y familiar que le hizo abrir los ojos de par en par.

"¡Gloria, querida!".

La niña se dio vuelta con un brillo de esperanza en los ojos de que lo imposible había sucedido. "¿Has vuelto mamá?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Estaba mirando a los ojos de una mujer que era la viva imagen de su madre. Su pelo, sus ojos y su sonrisa. ¡Eran iguales!

Publicidad

Pero algo en ella también era diferente.

"Tú… no eres mamá", la mirada de sorpresa de Gloria se transformó en confusión.

"No, cariño. Soy la hermana mayor de tu madre, tu tía Bárbara", dijo la mujer, arrodillándose ante Gloria mientras sus ojos llorosos se encontraban.

"Mi madre no tenía una hermana", dijo Gloria, tratando de recordar si estaba equivocada.

"Estoy segura de que tu madre no te ha hablado de mí, y no la culpo. Tuvimos una pelea bastante grande, muchos, muchos años antes de que tú nacieras", Bárbara se puso de nuevo en pie y comenzó a pasear con la chica.

Resultó que Bárbara y Belinda fueron inseparables en su infancia y, a pesar de sus escasos recursos económicos, siempre hallaron motivos para ser felices.

Pero todo cambió cuando sus queridos padres murieron repentinamente en un accidente de auto. Belinda, que era una joven despreocupada de 19 años con grandes sueños, se vio atada por la responsabilidad de mantener a su hermana menor.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

No ayudó el hecho de que, por mucho que lo intentara, Bárbara nunca salió del caparazón que construyó a su alrededor, el día que murieron sus padres.

Después de casi un año de intentar hacer el duelo juntas y de fracasar, las hermanas decidieron separarse y seguir con sus vidas.

Para Belinda, eso significaba independizarse y con el tiempo honrar su legado con una familia propia.

Para Bárbara, en cambio, implicaba mudarse al otro extremo del planeta y cumplir sus sueños, apoyándose en la confianza que le habían inculcado sus padres.

A lo largo de los años, las hermanas consideraron la posibilidad de ponerse en contacto. No pasó ni una sola Navidad en la que no quisieran llamarse. Sin embargo, nunca lo hicieron.

Cuando Bárbara fue localizada por los Servicios de Protección de Menores y le comunicaron la muerte de su querida hermana, sintió que una parte de ella había muerto con Belinda.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Cariño, tú aún no lo sabes. Pero aunque tu madre haya muerto, te ha dejado hermosos pedacitos de ella… ¡hay tantos, y te van a durar toda la vida!".

"¿Dónde?" preguntó Gloria, con los ojos muy abiertos por la ansiedad.

"Justo aquí", dijo Bárbara, señalando el centro del pecho de Gloria, "y justo aquí", dijo, señalando hacia su propio corazón.

Aquella tarde, Bárbara se sentó con los padres de acogida y con el Servicio de Protección de Menores y mantuvieron una larga conversación. Al final, se decidió que lo mejor para Gloria era vivir con su tía.

Había que supervisar los trámites y firmar los papeles, pero Bárbara ya lo veía claro. Su segunda oportunidad de tener una familia tras adoptar a la hija de su hermana iba a ser preciosa, y la iba a proteger con toda su vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Que no hay que esperar demasiado para reparar los lazos rotos: Bárbara y Belinda perdieron la oportunidad de estar juntas como familia, porque nunca se decidieron retomar el contacto hasta que fue demasiado tarde.

No dejes pasar las segundas oportunidades: Puede que fuera demasiado tarde para que Bárbara y Belinda se reencontraran, pero cuando Bárbara se enteró de la existencia de la hija de su hermana, aprovechó la oportunidad para adoptar a la niña.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Anciana que buscó a su hermana gemela toda su vida la encuentra a los 83 años en una residencia de ancianos - Historia del día

06 de junio de 2024

Mi suegra nos visitó mientras yo estaba fuera de casa - Cuando volví, mi hija me contó algo que destrozó a nuestra familia

11 de abril de 2024

Mi hija de 10 años insistió en revisar ella sola nuestro buzón – Hoy lo revisé y lo que vi me dejó con lágrimas en los ojos

01 de julio de 2024

Mi padre me abandonó de niña y yo me vengué de él - Historia del día

04 de julio de 2024

Volví a casa de un viaje de negocios y encontré el dibujo de mi hijo con su "nueva mami" - Reconocí a la mujer del café

05 de junio de 2024

Hombre recibe boleto de ida de remitente anónimo que lo lleva hasta mujer que creía muerta - Historia del día

25 de junio de 2024

Niña huérfana no tiene a nadie a quien invitar para el Día del Padre en la escuela, pero ve a 50 padres en fila junto a su clase - Historia del día

14 de junio de 2024

Mi madre rica le da constantemente a mi hija ropa vieja y sucia de los bancos de ropa y le exige que se la ponga

01 de julio de 2024

Una anciana que nunca tuvo hijos se hace una prueba de ADN que revela que tiene una hija - Historia del día

05 de junio de 2024

Una mujer abre la puerta y ve a una niña llorando que dice que su madre está en casa - Historia del día

22 de abril de 2024

Mi suegra de 51 años me suplicó que adoptara a sus gemelos recién nacidos tras su muerte - Historia del día

06 de junio de 2024

Mi suegra fue a mi luna de miel para hacerme la vida imposible — No quise aguantarlo y planeé la venganza perfecta

02 de julio de 2024

Mis padres nos abandonaron a mí y a mis hermanos pequeños cuando tenía 15 años — Años después llamaron a mi puerta sonriendo

03 de julio de 2024

Una niña recibe un paquete de su madre, que la abandonó junto a su padre al nacer, y descubre una verdad desgarradora

29 de abril de 2024