logo
Varios relojes antiguos | Foto: Shutterstock
Fuente: Varios relojes antiguos | Foto: Shutterstock

Linda hereda antiguos relojes de la abuela y su hermano se queda con la casa: resulta que la herencia de ella vale casi $200.000 - Historia del día

Mayra Pérez
17 nov 2022
21:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre codicioso hereda una casa y se burla de su hermana menor, quien solo recibe cinco relojes viejos y oxidados de su difunta abuela. No podían imaginar lo que estaba escondido en ellos.

Publicidad

“¡¿La abuela también te llamó?! ¡Pensé que estarías muy ocupada… como un buen ratón de biblioteca!”, se burló Bruno, de 26 años, de su hermana menor, Linda, de 19.

Ella acababa de bajarse del taxi y el miedo se reflejaba en la mirada de la jovencita, mientras se decía a sí misma: “Nada le pasa a la abuela. Ella estará bien. Vivirá cien años más”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pixabay

Publicidad

Bruno y Linda habían venido a visitar a su abuela Marlene, de 90 años. Ella les había pedido que la visitaran con urgencia.

“Deseo verlos por última vez. Puede que no tenga otra oportunidad de hacerlo”, les había dicho a sus nietos dos días atrás en una llamada telefónica.

Cuando Linda entró en la habitación de su abuela, tuvo un acceso de tos; notó que estaba bastante polvorienta. Marlene estaba demasiado vieja y enferma para hacer las cosas por su cuenta. No había barrido el piso y el techo estaba mohoso debido a una fuga.

“¡¡Abuela!!”, corrió y abrazó a Marlene, que estaba en la cama. “¿Cómo te sientes?, No te preocupes. Vas a estar bien”.

Publicidad

Hasta hacía un año, Linda vivía con Marlene. Ella se encargaba de ayudarla y cuidarla y había estado dispuesta a rechazar una beca para seguir haciéndolo. Pero ante la insistencia de su abuela, se mudó a la ciudad para obtener su título.

Bruno entró en la habitación, tosiendo. “Maldita sea… ¡Soy alérgico al polvo! Abuela, ¿no barriste y sacudiste tu habitación?”. Se acercó y vio que su abuela estaba flaca y lucía enferma, pero solo quería saber para qué los había llamado.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Marlene miró fijamente a Bruno a los ojos mientras estrechaba las manos temblorosas de Linda. A ella le dolió ver a su abuela tan pálida y sus ojos carentes de esa chispa que alguna vez tuvo. Parecían sin vida.

La anciana sonrió, se levantó suavemente y sacó dos sobres de debajo de la almohada. “Esto es para ustedes”, dijo. “Por favor, úsenlo con sabiduría”.

Los nietos abrieron los sobres y encontraron un fajo de $5.000 en cada uno. Linda no pudo contener las lágrimas. Bruno frunció el ceño.

“¿Solo esto? Pensé que nos darías más. Bueno, ahora tengo que irme”. Le dio la espalda a Marlene y se alejó sin siquiera agradecerle.

Publicidad

Al día siguiente, Marlene se llevó una sorpresa.

“¡Buenos días, abuela!”, saludó Linda. Marlene no esperaba verla tan rápido. Imaginaba que ya estaría de vuelta a la ciudad, donde estudiaba y era bibliotecaria a tiempo parcial.

Abrió los ojos cuando su nieta descorrió las cortinas, y haces de rayos iluminaron el dormitorio oscuro y polvoriento. Linda se acercó a Marlene con el sobre que le había dado el día anterior.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Agregué los $4.000 que he estado ahorrando durante el año. Abuela, ¿recuerdas que me dijiste sobre tu mala visión? Aquí hay $9.000. Ahora podemos pagar tu cirugía ocular”.

Marlene se levantó de su cama. Abrazó a Linda; las lágrimas surcaban su rostro. “¡Eres muy dulce, mi niña! Pero es demasiado tarde para la cirugía. Puedo sentir que mi muerte se acerca. No quiero desperdiciar este dinero cuando puede usarse para algo mejor”.

Linda secó las lágrimas de Marlene y le explicó que se quedaría con ella: “Me tomé un mes libre. No iré a ningún lado hasta que vea esa sonrisa maravillosa en tu rostro, abuela”.

Y sabía lo que tenía que hacer para hacerla sonreír. Su abuela no estaba comiendo bien porque no se animaba a meterse en la cocina cada día. Así que la consentiría con sus comidas favoritas.

Publicidad

Respecto a la casa, a su abuela siempre le gustó que luciera limpia e impecable, así que se dedicaría a devolverle su esplendor.

En pocos días, Marlene comenzó a sentirse muy bien. Lucía relajada y feliz. Los mimos y atenciones de su nieta eran todo lo que necesitaba.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Un día, escuchó voces de extraños fuera de su habitación y salió a revisar. Estaba sorprendida. Linda había gastado mucho dinero en renovar la casa y arreglar la fuga.

“Sabía que querías reparar la casa donde fuiste tan feliz con el abuelo. ¿Te gusta cómo quedó? Ahora está hermosa de nuevo. ¿Qué te parece?”.

Marlene se quedó sin palabras. Caminó hacia Linda tan rápido como sus frágiles piernas se lo permitieron y la abrazó. Lloró de auténtica felicidad sobre el pecho de su nieta.

La anciana solía pedir un deseo: “¡Quiero morir cuando sea más feliz!”. Una semana después, su deseo se cumplió. Murió mientras dormía, dejando a Linda con el corazón roto.

Publicidad

Un par de días después del funeral, Linda y Bruno fueron llamados a la oficina del abogado con respecto al testamento de su abuela. Al llegar, se enteraron de otra herencia sorpresa.

“Señor Blanco, de acuerdo con el testamento de su abuela, obtendrá su casa. Aquí están los papeles. Por favor, fírmelos”.

Linda se sobresaltó. No estaba celosa de su hermano mayor, pero acababa de invertir mucho dinero en renovar esa casa y Bruno la había conseguido sin ningún esfuerzo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Señorita, esto es suyo”, dijo el abogado, empujando una caja hacia Linda.

“¿Qué es esto?”, exclamó y abrió la caja. Encontró cinco viejos relojes antiguos adentro. Bruno se echó a reír y comenzó a burlarse de ella.

“¡Eso es tan barato! La abuela me dejó su casa. Sabía quién merecía más. Puedes decorar tu apartamento arrendado con esos relojes oxidados y llorar, hermanita. La suerte no favorece a todos”.

Lee también: Papá que perdió las piernas cría solo a bebés gemelos: inesperadamente recibe oportunidad de $2 millones para volver a caminar - Historia del día

Publicidad

Decepcionada, Linda se fue a la ciudad, llevándose los relojes con ella. No se molestó en revisarlos a fondo hasta varios días después. Notó un grabado en uno de ellos.

“¡Ábrelo!”, decía en una hermosa letra cursiva en el metal.

Curiosa, Linda abrió el reloj y lo que encontró dentro cambiaría su vida.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Una nota?”, exclamó y tomó un pequeño pergamino del interior del reloj. Lo desdobló y al leer el mensaje, quedó atónita.

“¡No subestimes estos viejos relojes! Son piezas clásicas de más de 100 años de antigüedad que pertenecieron a mi padre. ¡Y están fabricados con un metal raro y exquisito! ¡Cada pieza vale $40.000, querida!”, decía parte de la nota.

Los ojos de Linda se llenaron de lágrimas de alegría mientras seguía leyendo.

“¡Todos obtienen lo que realmente se merecen, Linda! Y tú has recibido lo mejor. Con amor, abuela Marlene”.

Linda se echó a llorar mientras sostenía los relojes antiguos cerca de su corazón. Todavía funcionaban y podía escucharlos. Sentía como si su abuela no se hubiera ido a ninguna parte.

Publicidad

Decidió no revelarle nada de eso a su hermano.

“Es muy codicioso y cree que obtuvo lo mejor de la abuela. Es mejor que lo siga pensando así. ¡Ella sabía quién se merecía lo mejor y no necesito demostrárselo!”, se dijo y comenzó a planear todo lo que haría con su nueva fortuna.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de la historia?

  • Confía en la sabiduría de los ancianos: Bruno se burló de Linda cuando heredó solo cinco relojes viejos de su abuela. No podía imaginar que cada pieza era muy valiosa y ella tenía una verdadera fortuna en sus manos.

  • Las personas mayores debían tener quien los cuide y atienda: Cuando la abuela se quedó sola, dejó de alimentarse bien y de cuidar su entorno. Por suerte, Linda la amaba incondicionalmente y decidió quedarse con ella y atenderla en sus últimos días.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Anciana comienza a trabajar en hogar comunitario tras enterarse de que los 3 hijos de su vecina fueron llevados allí - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Madre de 3 niños es desalojada y se muda a casa de su difunta abuela: revisa el buzón y se da cuenta de que es rica - Historia del día

27 de agosto de 2022

Adolescente se muda a casa de abuela pobre para cuidarla: halla fajos de billetes en un viejo sofá - Historia del día

29 de agosto de 2022

Anciana divide herencia entre dos hijos: el consentido recibe 1 centavo mientras que el rebelde obtiene $2 millones - Historia del día

26 de septiembre de 2022

Chico pobre se rehúsa a vender el futbolín de su abuelo por $5.000: más tarde encuentra dinero escondido dentro - Historia del día

16 de octubre de 2022

Hombre cuida a su abuela y el resto de la familia la ignora hasta que ella hace público su testamento - Historia del día

23 de septiembre de 2022

Anciana le dice a vecina que va a ser desalojada: los vecinos se unen para comprarle una casa - Historia del día

23 de septiembre de 2022

Mujer cuida a su pobre abuela cuando todos le dan la espalda: halla su testamento tras su muerte - Historia del día

16 de agosto de 2022

Anciano finge su muerte para elegir al heredero de la familia: deja todo al niño huérfano que vive al lado - Historia del día

01 de octubre de 2022

Militar es echado de la boda de su hermana cuando llega para sorprenderla - Historia del día

01 de agosto de 2022

Niño va a diario a la casa de anciana para ayudarla con sus labores: encuentra allí fotos de su difunta madre - Historia del día

25 de agosto de 2022

Chico reúne a 22 familiares en el cumpleaños de la abuela: al otro día se va de casa para siempre - Historia del día

18 de agosto de 2022

Madre mayor que se quedó sin hogar por sus 3 hijos llora cuando el abogado le dice que heredó mansión de $ 1 millón - Historia del día

26 de octubre de 2022

Mujer duda sobre cómo dividir la herencia entre sus 4 nietos hasta que ve 4 cajas con sus nombres en la puerta - Historia del día

01 de octubre de 2022

Niños cuidan la finca del abuelo mientras él está hospitalizado: hallan a una bebé abandonada en el granero - Historia del día

09 de octubre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited