logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Papá que perdió las piernas cría solo a bebés gemelos: inesperadamente recibe oportunidad de $2 millones para volver a caminar - Historia del día

Georgimar Coronil
16 ago 2022
19:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La vida de Juan Rodríguez había dado un vuelco después de perder sus dos piernas, su trabajo y a su mujer, que lo dejó solo con sus gemelos. Las cosas estaban a punto de cambiar cuando una pareja de ancianos llamó a su puerta.

Publicidad

La escarcha empezaba a instalarse en los marcos de las ventanas. "¿Se están cayendo? ¿O están volando? ¿Qué tendrían que decir estas pequeñas motas de nieve al respecto?".

Juan miró el mundo exterior a través del cristal con una canción de cuna de fondo. No recordaba la última vez que había salido a comprar comida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Image

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Image

Publicidad

No recordaba la última vez que sintió el cuero del volante en sus manos o el viento en su pelo. No recordaba cómo se sentía al caminar descalzo sobre la hierba.

Habían pasado tres semanas desde que se produjo la primera tragedia: el accidente. Era un viernes, su último día como ayudante de supervisor en una empresa de construcción. Recorrió con la mirada la altura de los armazones de hierro y cemento del edificio de apartamentos que se estaba construyendo.

En unos 8 meses, el proyecto estaría listo. Pero en unos tres meses, él y su pareja recibirían el mejor regalo de sus vidas.

"Si van a ser niñas, las llamaremos Clara y Diana", expresaron los padres.

Publicidad

Lee también: Hijo pequeño visita al jefe de su mamá para pedirle un día libre, y al día siguiente él la recibe con flores - Historia del día

"Pero, ¿y si son niños? ¿Cómo se llamarán?, preguntó Luisa.

Juan deseaba en secreto que fueran una niña y un niño. Pero seguía buscando el nombre de varón que más le gustara.

En su último día de trabajo, Juan vio a un niño que corría entre los conos de seguridad alineados alrededor de la obra.

"Oye, pequeño. Necesito que des unos pasos atrás, ¿ok?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¿Qué estás haciendo aquí?", le preguntó el niño, que parecía tener unos siete años.

Juan sonrió y dijo: "Apartamentos".

"¡Vaya! Eso es increíble. ¿Puedo tener uno?".

El amigo de Juan, que había estado escuchando la conversación, se rió con cariño ante la inocencia del chico.

"Sí, puedes. En realidad, ¿sabes qué? Yo voy a necesitar dos. Es la única manera de que mi suegra deje de rondar por nuestra casa todo el tiempo".

"¿Sabes qué? Vuelve aquí con tus padres dentro de unos ocho meses. Déjame ver qué puedo hacer".

Publicidad

"¡Impresionante! Gracias, señor". El chico se inclinó para estrechar la mano.

"Ahora vete. Espera, ¿cómo te llamas, hijo?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Carlos ", respondió. Los ojos de Juan se iluminaron al escuchar el nombre.

Eso fue lo último que recordaba haber oído. Cuando se despertó a continuación, estaba mirando un techo en blanco sobre él, largas cortinas de plástico a un lado, y un monitor que pitaba y goteaba al otro.

Juan tardó unos segundos en ser consciente de su cuerpo, pero recordaba haber sentido un extraño entumecimiento en las piernas.

"¿Qué ha pasado? ¿Dónde estoy?", le preguntó a la enfermera que había acudido a comprobar sus constantes vitales.

Fue entonces cuando se enteró del accidente que había sufrido. Una pila de losas de hormigón y andamios de hierro estaban siendo elevados con máquinas a los pisos superiores cuando el ascensor funcionó mal, dejando que las losas cayeran con toda su fuerza. Por desgracia, cayeron sobre Juan, que quedó inconsciente al instante y sufrió múltiples lesiones.

Publicidad

"Considérate afortunado", le dijeron los médicos. "Un centímetro aquí y allá, y habrías sufrido una lesión fatal en la cabeza de la que ningún casco de seguridad podría haberte salvado".

En ese momento, Juan estaba pensando en Luisa .

"¿Dónde está mi mujer? ¿Está aquí para verme? ¿Puede llamarla?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

El médico se tomó un momento para exhalar y reunir fuerzas. "Su mujer está de parto".

Juan sintió que se le apretaba el pecho. “Esto no puede estar pasando”, pensó.

"Eso... no es posible, doctor. Mi mujer está en su sexto mes de embarazo. El baby shower es mañana. Quizá la haya confundido con otra persona. Se llama Luisa . Luisa ...".

"Luisa Rodríguez. 34 años, semana 24, múltiples embarazos. Es su esposa, señor. Está de parto".

Lee también: Mamá ahorra $120 mil para la educación de su hijo: tras su muerte, el chico descubre que el dinero no está - Historia del día

Publicidad

Los médicos hablaron con palabras claras y un tono amable cuando le informaron del parto prematuro. Había múltiples complicaciones que atravesar, pero los médicos le aseguraron que estaba en las mejores manos en este momento.

"¿Cuándo podré verla?" preguntó Juan, luchando contra las lágrimas.

"Ahora mismo está en el quirófano. Le avisaremos".

Pero eso no fue suficiente para Juan. Sintió el impulso de levantarse, desconectar la via intravenosa y salir corriendo de la habitación para encontrarse con su esposa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Solo él conocía lo abrumada que estaba su mujer. Mientras Luisa se esforzaba por mantener una cara feliz y esperanzada, Juan sabía lo deprimida que había estado en secreto en las últimas semanas.

"Por favor, doctor, al menos déjeme esperar fuera de la sala de operaciones. No seré una molestia, por supuesto. Iré hasta allí por mi cuenta".

Al oír esto, una de las enfermeras de la sala rompió a llorar y se fue. El médico miró a Juan, y de alguna manera, Juan sabía exactamente lo que iba a decir.

"Lo siento, señor. El accidente le infectó las dos piernas. Tuvimos que amputarlas por debajo de la rodilla...".

Juan fue sorprendido nuevamente por los llantos de un bebé en su habitación. Era Carlos .

Publicidad

"Hola, pequeño campeón. Debes tener hambre. Toma", Juan ubicó su silla de ruedas junto a la cuna y se inclinó para ofrecer a Carlos un biberón.

Miró cuidadosamente a Carlos . Afortunadamente, su hermana gemela Clara estaba profundamente dormida a su lado. Eran las dos únicas cosas que tenían sentido en su mundo.

Todo lo demás había abandonado abruptamente su vida. Su trabajo fue el primero en desaparecer. La empresa que creía que estaba a punto de ascenderle a supervisor había dado un giro completo cuando se enteró del incidente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Tenemos que dejarte ir, Juan. No podemos justificar que sigas en nuestro equipo de construcción. No podemos indemnizarte porque no creemos que el accidente haya sido culpa nuestra. Ahora puedes luchar contra nosotros en los tribunales, por supuesto. Pero no te puedes imaginar lo caros que serán los honorarios legales. Te van a costar un ojo de la cara".

Su jefe se disculpó inmediatamente por el insensible juego de palabras, pero Juan sabía que, en cierta medida, lo había dicho a propósito.

El jefe tenía razón. No había forma de que Juan pudiera permitirse un buen abogado, sobre todo si ya no tenía trabajo. Así que, a pesar de sentirse despojado de su dignidad y respeto, aceptó la silla de ruedas que le dio su empresa como "regalo de despedida" y volvió a casa.

Así que, a las pocas semanas de ser padre, Juan estaba en el paro, su mujer estaba deprimida en casa y sus gemelos prematuros seguían en observación en la UCIN. Pero convertirse en padre había llenado a Juan de una cantidad indescriptible de autoestima y esperanza. No sabía cómo, pero sabía que lo lograría.

Publicidad

Estaba seguro de que los bebés y Luisa estarían bien y que, de alguna manera, algún día, habría ahorrado lo suficiente para conseguir unas piernas protésicas.

Pero el momento más devastador de su vida estaba por llegar.

Ese día, Juan volvía a casa desde el hospital. Durante el trayecto en taxi repitió lo que le había dicho el médico.

"Los dos bebés están estables y van bien. Puedes llevártelos a casa en dos días".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Luisa va a estar encantada. Esta es la noticia que la ayudará a sacudirse la tristeza".

"¡Luisa , cariño! Tengo una gran noticia...".

No la vio en la sala de estar.

Debe estar durmiendo la siesta... Juan rodó su silla de ruedas lentamente hasta el dormitorio, tratando de contener su emoción.

Lee también: Papá solitario echa a su hija embarazada: 38 años después, nieto lo visita en asilo de ancianos - Historia del día

Luisa tampoco estaba allí.

Publicidad

El corazón de Juan se hundió al imaginar que su peor temor se hacía realidad. Pronto, volvió a mirar en todas las habitaciones de la casa y trató de llamarla varias veces, sin éxito.

Se sentó ante el armario de Luisa y se resistió a abrirlo. Temía encontrarlo vacío, incluidas las maletas. Temió que ella hubiera actuado según su impulso recurrente y finalmente se marchó.

"Juan, no estoy preparada para esto. Siento que nunca lo estaré. Este no es el futuro que quería para nosotros, para mí. Tienes razón: si me voy, no sé a dónde iría. Pero al menos ya no estaría aquí”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Ellos son tus hijos más de lo que podrían ser los míos”.

"Cuando estén listos, diles la verdad. Diles que lo intenté".

Las manos de Juan se enfriaron después de leer la carta. Era cierto. Ella se había ido, y nunca iba a volver.

Juan estaba sumergido en sus pensamientos cuando un fuerte golpe en la puerta lo sacudió de nuevo al presente.

Era una pareja de ancianos. Juan no los había visto antes, pero le resultaban vagamente familiares.

"¿En qué puedo ayudarles?".

Publicidad

"Tenemos frío y estamos perdidos. ¿Podemos entrar a tomar un vaso de agua caliente?"

Juan hizo que la pareja se sintiera como en casa, y ellos lo agradecieron.” ¿Dónde he visto a esta mujer antes?”. No podía dejar pasar ese pensamiento.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Lo que Juan no notó fue que el anciano y la mujer parecían sacar el tema de los niños inusualmente temprano en su pequeña charla. O que tenían los ojos más que empañados al ver a Carlos y Clara dormidos.

"¿Les traigo otra taza de café? También hay cacao". Juan se sintió reconfortado por estar en compañía de alguien que no fuera sus tranquilos bebés.

"No, no, esto es suficiente. ¿Dijiste que su madre se fue?".

"Sí, unas semanas después de mi accidente y del nacimiento de los bebés. Fue duro, pero por suerte, mis ahorros nos están sacando adelante. Los bebés no necesitan mucho durante este tiempo, ¿sabes?".

Publicidad

La anciana se aclaró la garganta e hizo una señal a su marido para que interviniera.

"¿Sabes qué? En realidad podría ayudarte con eso. Has trabajado en la construcción, así que serías prácticamente perfecto para el trabajo".

El anciano explicó que su empresa de arquitectura estaba abriendo una nueva sucursal en la ciudad. Buscaba personas con experiencia en la comprensión de la ingeniería, el modelado e incluso la construcción.

"A no ser que quieras cambiar de campo por completo", añadió el anciano.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Juan se rio. "¿Me ha mirado, señor? La verdad es que no tengo muchas opciones profesionales entre las que cambiar. Así que sí, aceptaré el trabajo".

Eso hizo que hubiera otra ronda de café y conversación de celebración. “Este es un día extraordinario en mi vida", pensó Juan.

"¿Y su familia? Debe llevar mucho tiempo casado".

La mujer saltó: "Oh, he estado aguantando a este viejo durante más de cinco décadas. Me parece una eternidad".

"¿Tienen hijos?".

Cuando la pareja escuchó esta pregunta, algo en sus ojos cambió.

Publicidad

"Sí, una hija. Se escapó de casa para casarse con alguien a quien amaba. Nunca nos habló desde entonces, pero nos han dicho que hizo algo indecible. No nos gusta hablar de eso".

"Lo siento mucho, señora. No quise entrometerme. Espero que ella vuelva con usted algún día".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"Al igual que espero que Luisa vuelva a mí algún día", añadió Juan para sí mismo.

"Escucha, hijo. Hay una última cosa en la que quiero ayudarte antes de que nos vayamos. Hay un amigo mío que es protesista. Solo tienes que llamarle".

Juan se sintió conmovido por la amabilidad del anciano.

"Es increíblemente amable de su parte, señor. Pero realmente no tengo dinero para pagar esas cosas. No puedo...".

“Solo llámalo. Considéralo un requisito previo para unirte a mi empresa".

A Juan le pareció reconfortante que su nuevo jefe no se echara atrás.

Publicidad

"¡Sí, jefe!", respondió.

El hombre le entregó a Juan dos tarjetas de presentación: una del protesista y otra de su propia empresa.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

Al día siguiente, Juan llamó al profesional de la salud "No hay nada malo en saber cuánto cuesta", pensó.

"Sr. Rodríguez. Estaba esperando su llamada. ¿Cuándo puede visitar la clínica?".

Cuando Juan insistió en saber el coste, el médico finalmente dijo: "El mejor juego de prótesis del mercado cuesta unos dos millones de dólares. Pero no te preocupes, tus piernas protésicas y las consultas están pagas".

El protesista confirmó que el cheque de 2 millones de dólares se lo había dado por adelantado un tal Sr. Landaeta . Al oír esto, Juan recordó de repente a quién le recordaban el anciano y la anciana.

Publicidad

A Luisa . Eran los padres de Luisa , a quienes nunca tuvo la oportunidad de conocer.

Eran aquellos de los que Luisa había huido para casarse con Juan. Y sin embargo, después de todo, fueron ellos los que dieron un paso adelante y se ofrecieron a ayudarle a rehacer su vida.

Juan se secó las lágrimas y marcó el número de teléfono de su suegro.

"Hola, Sr. Landaeta . Siento no haberle reconocido ayer...".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

"No tienes nada que disculpar, hijo. Estás pasando por un momento difícil y aún así has decidido seguir luchando.Estás criando gemelos estando en silla de ruedas, por el amor de Dios".

"Sabíamos que eras un hombre orgulloso. Sabíamos que no aceptarías ayuda a menos que sintieras que te la habías ganado. Bueno, lo has hecho. Y esto es solo el comienzo".

"No sé qué decir, señor....".

"No tienes que decir nada. Después de lo que te hizo mi hija... ¡no tenía derecho a abandonarte de esta manera!".

"Ya has sufrido bastante. Esta no es la vida que tú o mis nietos merecen. A partir de ahora, tienes un trabajo. Y tienes una familia".

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La responsabilidad de criar a un niño no es de una sola persona: Aunque Luisa no pudo cumplir su papel de madre en la crianza de los gemelos, sus padres se dieron cuenta de que tenían un papel importante que desempeñar.

Ser generosos y perdonar: Los padres de Luisa eligieron actuar con bondad, incluso hacia el hombre por el que su hija les había dejado. Y eso acabó cambiando la vida de Juan.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mamá ahorra $120 mil para la educación de su hijo: tras su muerte, el chico descubre que el dinero no está - Historia del día

10 de agosto de 2022

Hijo pequeño visita al jefe de su mamá para pedirle un día libre, y al día siguiente él la recibe con flores - Historia del día

05 de julio de 2022

Niño de familia pobre ayuda a anciana a encontrar sus gafas: ella camina 8 km para darle de comer en agradecimiento - Historia del día

25 de junio de 2022

Hombre descubre que su abuela tenía mansión de $1,3 millones pese que vivía en una casucha y que él no es el heredero - Historia del día

05 de mayo de 2022