logo
Indigente ve a través de una vidriera | Foto: Getty Images
Indigente ve a través de una vidriera | Foto: Getty Images

Dueño de un café echa a indigente que luchaba por comprar un pastel de cumpleaños: le renta una casa al día siguiente - Historia del día

Mayra Pérez
28 nov 2022
22:20

Cuando un hombre sin hogar intenta comprar un pastel de cumpleaños con poco dinero, el dueño del café lo echa. Minutos después sale tras él, y hace algo que provoca lágrimas en el vagabundo.

Publicidad

Miguel se sentó en la acera, demasiado cansado para caminar más. Como un hombre sin hogar, la vida era una dificultad tras otra, pero ese día había sido excesivamente agotador.

Había estado durmiendo en un callejón hasta que los policías que patrullaban el vecindario lo echaron esa mañana, así que necesitaba encontrar dónde pasar la noche.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Se preguntaba qué otros problemas le esperaban ese día, cuando escuchó el débil sonido de alguien sollozando. Se volvió y vio a una niña pequeña con coletas llorando no muy lejos de él.

“Parece que no soy el único que tiene un mal día”, se dijo Miguel, mientras miraba a la chica.

Publicidad

“¡Hola, pequeña!”, dijo desde la distancia. “¿También estás teniendo un mal día? ¿Por qué lloras?”.

La niña lo miró por un momento y luego se dio la vuelta. Parecía estar muy asustada.

“Me llamo Miguel”, dijo el hombre con voz dulce. “¿Y tú cómo te llamas?”.

“Milly”, respondió la chica, casi en un susurro.

“Dime, ¿Por qué estás llorando?”.

“Es que me perdí”, dijo Milly con tristeza. “Estaba jugando con mis amigos y todos corrieron detrás de un cachorro. Yo intenté alcanzarlos, pero no fui tan rápida. Ahora no sé cómo llegar a casa. Nos acabamos de mudar aquí hace dos semanas”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Mi mami se va a preocupar mucho si no llego a casa pronto. Hoy es mi cumpleaños y ella me está haciendo un pastel”. Las lágrimas volvieron a inundar sus ojos.

“No te preocupes. Te ayudaré a llegar a casa. ¿Recuerdas algún punto de referencia cerca de tu casa? Conozco todo por aquí”.

Milly negó con la cabeza. “Mi casa tiene un hermoso jardín y nuestros vecinos son muy amables. ¡Y hay un gran árbol en el patio!”.

Miguel suspiró, sabiendo que esa información no lo ayudaría a encontrar la casa de Milly. Sin embargo, podía pedir ayuda a la policía, por lo que decidió llevar a la niña a la comisaría.

“Tengo una idea. Iremos a la policía, y ellos te ayudarán. No estés triste”.

Mili asintió. “Gracias, Miguel”.

“¿Vamos?”, preguntó, y la niña se secó las lágrimas rápidamente y lo acompañó.

En el camino, le dijo a Miguel lo emocionada que estaba por su cumpleaños. Habría una fiesta esa tarde y su mamá le había prometido hornear su pastel favorito.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Su padre le había dicho que llegaría temprano a casa de su tienda. Por suerte, era sábado, así que no había escuela.

Estaban a unos minutos de la estación de policía cuando Miguel vio un café. Se le ocurrió sorprender a la niña con un pastel y le pidió que lo esperara afuera.

Dentro del establecimiento, la mirada de Miguel recorrió los diversos postres que se mostraban en una vitrina antes de posarse en un pastel de chocolate.

“Buenos días”, le dijo al hombre en el mostrador. “Me gustaría ese pastel de chocolate, por favor”.

Miguel sacó todo el dinero de su bolsillo, sabiendo qué pasaría hambre porque esas eran sus últimas monedas. Pero quería ver sonreír a Milly.

“Ningún niño debería estar triste en su cumpleaños”, pensó. Contó su dinero y se le encogió el corazón. No alcanzaba para pagar el pastel.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Lo siento. No creo que tenga suficiente dinero para el pastel, señor. ¿Podría hacerme un descuento?”, le preguntó al vendedor. “Este pastel no es para mí, sino para alguien especial que está muy triste hoy. Si usted pudiera…”.

El vendedor miró el dinero en las manos de Miguel y se sintió mal por él. “Lo siento mucho. Tal vez pueda darte una rebanada”.

Pero el dueño de la tienda escuchó la conversación y comenzó a gritarle a su empleado. “¡Si quieres hacer caridad, hazlo en otra parte!”, le dijo al vendedor.

“¡FUERA!”, gritó el dueño antes de que Miguel pudiera decir algo más. “¡He tenido mendigos viniendo a mi tienda antes pidiendo comida gratis! ¡Vete! ¡No me hagas perder el tiempo!”.

Con el corazón apesadumbrado, Miguel salió del café.

“Lo siento, Milly”, dijo. “Quería darte un pastel, pero no tenía suficiente dinero ni para una rebanada”.

“¡No te preocupes, Miguel! ¡Seguramente ni siquiera era sabroso!”, dijo la niña con picardía. “Cuando lleguemos a mi casa, le pediré a mamá que te dé el pedazo MÁS GRANDE de mi pastel. Ese sí será delicioso”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

“Gracias, Milly”, dijo Miguel. “Ven, vamos a buscar tu casa”.

Estaban a punto de irse cuando el dueño del café salió muy alterado, llamándolos a ambos. “¡Oye tú!, ¿Qué haces con mi hija? ¡MILLY!”, gritó, y Miguel se dio la vuelta para ver al hombre enfurecido.

“¿Papá?”, Milly corrió hacia él y lo abrazó. “¡Papá! ¡Miguel me está ayudando! ¡No te enojes con él!”.

“¿Cómo que te está ayudando?”, preguntó sorprendido. “¿Conoces a este hombre?”.

Milly le contó todo y su padre, Esteban, echó a llorar. “¡Debes haber estado muy asustada!”, dijo abrazándola.

“Miguel, discúlpame. Me asusté cuando te vi con mi hija. Te agradezco mucho por haberla ayudado. Somos nuevos aquí y no conocemos mucho el lugar o a las personas”.

“Está bien, señor”, respondió Miguel. “Me alegro haber podido ayudar a tu hija…”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Para compensarlo, Esteban lo invitó al café y le sirvió comida. Miguel le contó que estaba intentando encontrar un espacio para dormir, y fue entonces cuando al padre de la niña se le ocurrió una idea.

Tenía una pequeña propiedad que no estaba usando, y se la ofreció a Miguel: “Puedes quedarte allí todo el tiempo que quieras”, le dijo.

“Pero, señor, yo no puedo pagar el alquiler…”.

“No te preocupes, Miguel. Yo me encargo. Eres un buen hombre y necesitas ayuda. Por favor, insisto. Está un poco descuidada y necesita una buena limpieza, pero puedes dormir allí hoy mismo”.

“Acéptalo, Miguel”, presionó Milly”. ¡Deja que mi papá te ayude! ¡Y también tienes que venir a mi fiesta para que comas el pastel que me hará mi mamá!”.

Miguel se conmovió hasta las lágrimas por la generosidad de la familia. Estaba agradecido por su afecto y compañía, que no había experimentado en años. Esa tarde disfrutó junto a ellos y claro que sí, se comió un buen trozo de pastel.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La amabilidad genera amabilidad: Miguel ayudó a Milly cuando la vio en problemas, y Esteban hizo lo mismo por él, al saber que no tenía dónde dormir.

  • Es importante que los niños sepan sus datos cuando salen solos a la calle: Milly tenía edad para salir a jugar con sus amigos, pero desconocía su dirección o la del trabajo de su papá y eso la expuso a una situación peligrosa.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Gerente de tienda echa a mamá de 3 hijos por llevarse comida caducada, se disculpa después de que su jefe interviene - Historia del día

22 de septiembre de 2023

"¡Hay algo dentro!", grita niño tras sentarse en el viejo sofá que le dejó su abuela - Historia del día

09 de agosto de 2023

Niña pobre que vive en una tienda de campaña da cobijo a un perro callejero enfermo, un mes después la mascota la lleva a su nueva y gran casa - Historia del día

15 de septiembre de 2023

Un indigente ayuda a una anciana a llevar la compra a casa, al día siguiente descubre que el dueño de la tienda lo busca - Historia del día

01 de agosto de 2023

Hombre sin hogar encuentra sofá viejo en la basura: voltea el cojín y ve una cremallera larga - Historia del día

18 de septiembre de 2023

Policía odia la Navidad hasta que la pasa en albergue con vagabundo al que una vez salvó - Historia del día

13 de octubre de 2023

Niño huérfano espera a mamá en la parada del bus, luego una mujer se baja del autobús y se lo lleva - Historia del día

07 de noviembre de 2023

Hombre lleva a mujer a casa, su marido y hermanos acuden a él pocos días después - Historia del día

31 de octubre de 2023

Tras años de búsqueda, una mujer encuentra a su padre en la residencia donde trabaja - Historia del día

27 de octubre de 2023

Hijo huye de casa a los 16 y regresa a los 29 para encontrar sólo una nota en una casa abandonada - Historia del día

03 de noviembre de 2023

Abuela envía invitación de cumpleaños a la persona equivocada, acaba celebrándolo con hombre negro más joven - Historia del día

03 de agosto de 2023

Chica llorando con ropa raída irrumpe en boda y se pone de parto justo a los pies del novio - Historia del día

30 de octubre de 2023

Mujer descubre a esposo quitándose anillo de boda cuando sale de casa, lo sigue una vez - Historia del día

29 de septiembre de 2023

"¿Papá?" chico halla a su padre soldado durmiendo en la calle, "¿Quién eres?" responde el hombre - Historia del día

30 de octubre de 2023