logo
Auto de policía | Foto: Shutterstock
Fuente: Auto de policía | Foto: Shutterstock

Tenía 23 llamadas perdidas de mi hijo adolescente, minutos después recibí una llamada de la policía - Mi Historia

Vanessa Guzmán
18 ene 2023
04:40

Estela sabía que no era una gran madre, pero lo estaba intentando. Las cosas habían sido difíciles para ella después de la muerte de su esposo. Quedó sola al cuidado de su hijo. Un día, tenía 23 llamadas pérdidas de su hijo. Su corazón se hundió cuando recibió una llamada de un policía minutos después de que no pudiera comunicarse con él.

Publicidad

Siempre es doloroso para mí pensar en eso. No es como si hiciera algo a propósito. Pero es cierto que no estuve allí para mi hijo cuando me necesitaba.

Hola, mi nombre es Estela, soy policía, viuda y madre de un niño de 14 años. Puedes llamarme la peor madre del mundo y despreciarme por lo que hice. Pero, por favor, abstente de hacerlo hasta que hayas escuchado mi versión de la historia.

Yo no tuve toda la culpa de lo que sucedió ese fatídico día. Después de la muerte de mi esposo, las cosas se pusieron difíciles. También era policía y el sostén de nuestra familia. Nunca había trabajado antes, y hacer la transición a una vida de mujer trabajadora mientras estaba de duelo por la muerte de mi esposo fue difícil para mí.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

De hecho, ni siquiera había superado su pérdida cuando me lancé al trabajo para mantener a nuestro hijo, Carlos. Nunca lo lastimaría intencionalmente, y nunca lo despreciaría. Pero es cierto que ese día lo ignoré deliberadamente...

Publicidad

"Este es el Oficial Suárez, reportando un accidente en el centro de la ciudad. El Oficial Bracho, mi compañero, está conmigo. Por favor envíe refuerzos..."

Me dirigía a la escena del crimen con mi compañero. Era un caso serio y no teníamos tiempo que perder. Una niña estaba en peligro y teníamos que ser rápidos para salvarle la vida.

Escuché mi teléfono, vibrar cuando llegamos a la ubicación y lo revisé. "Carlos", decía el identificador de llamadas. Dejé mi teléfono a un lado y corrí hacia otro niño necesitado.

Mientras trabajaba para ayudar a otro, olvidé que tenía que estar allí para mi hijo cuando me necesitara.

Publicidad

"Ocupada. ¡Te llamo más tarde!", había tecleado antes de salir del coche. Pero desafortunadamente, el mensaje no fue enviado. Aparentemente, no había presionado el botón de enviar.

Lee también: Policía responde llamado y encuentra a una madre de 4 hijos que no puede alimentar a su bebé - Historia del día

Cuando el oficial Bracho y yo regresamos a nuestro auto, nos fuimos a toda prisa a la estación. La operación fue un éxito y logramos salvar a la pequeña en peligro. Ni una sola vez se me pasó por la cabeza que debería revisar mi teléfono.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando finalmente lo hice, me sorprendió. Tenía 23 llamadas perdidas de Carlos. Mi corazón se estremeció, y lo llamé. No respondió, así que lo llamé de nuevo. Y otra vez, y otra vez.

¿Dónde estaba mi hijo? ¿Por qué no contestaba?

De repente, su teléfono estaba apagado.

Entré en pánico. No sabía qué hacer. Fue la primera vez que me arrepentí dolorosamente de no estar ahí para Carlos.

Le pedí a uno de mis compañeros oficiales que rastreara la ubicación de su teléfono celular. Estaba muy preocupada por él. Pero antes de que pudiéramos averiguar dónde estuvo activo su teléfono por última vez, un número desconocido apareció en la pantalla de mi teléfono.

Publicidad

"Hola, soy el Oficial Fuentes. ¿Estoy hablando con la madre de Carlos?", preguntó la voz al otro lado de la línea.

¿Un policía? ¿Por qué me está llamando? ¿Carlos está bien? fue lo primero que se me pasó por la cabeza.

"Sí, yo soy. ¿Qué pasó? ¿Él está bien?".

"Bueno, señora, le aconsejo que venga a la estación de la Sexta Avenida lo antes posible. Su hijo está aquí con nosotros..."

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Estoy en camino, ¿me oye? ¡YA VOY!", dije, en pánico. "¡Estaré allí!".

Sentí que me desmayaría, pero tenía que ser fuerte. Solo quería ver a Carlos, abrazarlo y decirle que yo estaba allí y que no tenía por qué preocuparse.

Nunca había entrado en pánico así. ¿Qué estaba pasando?

Mientras conducía a la estación, todas esas veces que no había estado allí para Carlos pasaron frente a mis ojos. Era un niño, después de todo. Siempre me había necesitado, y yo no había estado ahí para él.

“¡Qué mala madre eres, Estela!”, pensé y me maldije.

Publicidad

Cuando Carlos me pidió que pasara tiempo con él los viernes por la noche, no estuve ahí. Cuando me preguntó si podíamos salir el fin de semana, tampoco estuve ahí para él.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Oye mamá, tal vez, ya sabes, podríamos ver una película esta semana…", me había sugerido el domingo pasado, ¿y sabes lo que hice?

"Lo siento, cariño. ¿Quizás la próxima vez? Surgió algo urgente y tengo que irme...".

No estuve ahí para él cuando me necesitó. Me llamaba todos los días después de la escuela para contarme cómo había sido su día, pero yo siempre estaba ocupada y le decía que hablaría con él más tarde.

Con frecuencia regresaba tarde a casa y él ya estaba dormido, por lo que en realidad nunca llegábamos a hablar de cosas ni a pasar tiempo juntos. A veces se enfadaba, pero yo hacía todo ese trabajo por él. ¡Para proveer para él!

Publicidad

Recuerdo que quería que yo estuviera allí para una obra de teatro escolar en la que él era uno de los actores principales, pero no pude porque tuve una emergencia en el trabajo. Para mí, siempre fue 'trabajo' primero, Carlos segundo, y no me di cuenta de nada de eso hasta esa llamada del policía.

Cuando llegué a la comisaría, entré corriendo gritando el nombre de Carlos. Fue entonces cuando lo vi… ¡él estaba bien! Estaba sentado con un policía y hablando con él.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Carlos! ¡Dios mío! ¿Estás bien, cariño?". Corrí hacia él y lo abracé.

"¡Oye, mamá, estoy bien!", me dijo. "¡Todos nos están mirando! ¿Puedes dejar de abrazarme?".

"Carlos, ¿qué pasó? ¿Qué… qué estás haciendo aquí?".

Fui una mala madre, creo.

"Debería estar orgullosa de su hijo, señora", me interrumpió el oficial. "Hola, soy el Oficial Fuentes, y fui yo quien la llamó. Lo siento por asustarla, pero su hijo está a salvo. Debería haberme dejado terminar de hablar para evitar toda la preocupación por la que pasó. Lo siento".

Publicidad

No tenía idea de lo que estaba pasando hasta que el oficial Fuentes explicó por qué Carlos estaba en la estación de policía.

Resultó que Carlos había visto a la hija de nuestro vecino con un hombre desconocido en un patio de recreo. Vio que la niña estaba incómoda con el hombre y me llamó para pedir ayuda.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Eres policía, mamá, así que pensé que podrías ayudar", explicó Carlos. "Iba a intervenir, pero se llevó a esa chica con él, mamá, y yo estaba en mi bicicleta. Estaba tan asustado, honestamente, y llamé a la policía, pero seguí llamándote porque estaba en pánico... Estoy aquí solo como testigo... Lo siento, mi teléfono murió antes de que pudiera contestar tus llamadas... Estaba en silencio".

"¡Estoy tan orgullosa de ti, Carlos!", expresé. "¡Y lamento no haber estado allí! Pero la niña... ¿Está bien? ¿Está bien, oficial?", le pregunté al oficial Fuentes.

"¡Ella está perfectamente bien!", dijo. "Afortunadamente, pudimos localizarlos antes de que algo saliera mal. Parece que es el padre separado de la niña. Pareja divorciada. No se le permitió visitar a su hija e intentó llevársela con él. Su hijo fue realmente valiente, señora. Grabó la declaración y puede irse".

Publicidad

El policía tenía razón. Estaba muy orgullosa de mi hijo. ¿Pero sabes qué? Yo no era una buena madre. Di por sentado a Carlos sería capaz de cuidar de sí mismo y manejar las cosas como siempre lo hacía.

Lee también: Niño de 7 años le dice a mamá que no está solo en las noches: ella instala cámara en su habitación - Historia del día

¿Y si la llamada no fuera por otra persona necesitada sino para el propio Carlos? ¿Sería capaz de perdonarme a mí misma? ¡No, no podría! Aunque había escrito el mensaje ese día y le dije que estaba ocupada, no estaba allí para él. Mientras trabajaba para mantenerlo, olvidé que tenía que estar allí para mi hijo cuando me necesitara.

Publicidad

Fui una mala madre, creo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Estás de acuerdo? Realmente no debería haber dado por sentado a mi hijo, ¿verdad? Como madre soltera, no debería haber olvidado que ser madre no se trata solo de proporcionar todo lo que necesite mi hijo, ¿verdad? Dios no lo quiera, ¿qué haría yo si algo terrible le sucediera?

Publicidad

Cuéntanos lo que piensas y comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Madre llora al escuchar el último mensaje de su hijo militar: se despierta con una voz que dice "mamá" - Historia del día

23 de octubre de 2022

Pobre adolescente le hace RCP a un indigente: una limusina los lleva al aeropuerto días después - Historia del día

09 de octubre de 2022

Viudo lucha por criar a sus hijos y cuidar de su suegra: luego se entera de herencia de $300.000 - Historia del día

06 de diciembre de 2022

Mujer ve a su marido abrazando a una chica llorosa: se entera de que pronto viviría con ellos - Historia del día

24 de diciembre de 2022

El recolector de basura cuidó a mis hijos por 25 minutos y decidí contratarlo como niñero a tiempo completo - Historia del día

26 de diciembre de 2022

Doctora salva la vida de un niño durante cirugía: se entera de que su propio hijo murió al mismo tiempo - Historia del día

28 de noviembre de 2022

Policías cumplen el último deseo de una anciana de visitar a su hijo a 2000 km de distancia: hallan una casa destruida - Historia del día

20 de diciembre de 2022

Abuelo rico finge dejarle su propiedad al casero en vez de a su familia para ponerlos a prueba - Historia del día

07 de noviembre de 2022

Mamá llora por no poder pagar los útiles escolares de sus hijos hasta que la policía aparece en su puerta con cajas - Historia del día

15 de octubre de 2022

Niño muere intentando alimentar a su mamá enferma y 3 hermanos: amable desconocida adopta a la familia poco después - Historia del día

06 de octubre de 2022

Mi nieto de 8 años me ayudó a encontrar al amor de mi vida a los 65 - Mi Historia

11 de enero de 2023

Policías acuden al llamado de un anciano: lo hallan inconsciente y hambriento en un sótano con llave - Historia del día

02 de octubre de 2022

Huérfano rico visita a su familia adoptiva 10 años después de mudarse: halla casa en ruinas allí - Historia del día

05 de diciembre de 2022

Niño le promete a su madre hacer 1000 buenas acciones al mes y accidentalmente la salva de ser despedida - Historia del día

07 de octubre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited