logo
Una niña triste | Foto: Shutterstock
Fuente: Una niña triste | Foto: Shutterstock

Mi padre viudo me dejó a los ocho años con mi hermana: 14 años después me enteré de que ellos siguen en contacto - Historia del día

Mayra Pérez
19 ene 2023
21:20

Tras enviudar, nuestro padre nos abandonó a mi hermana mayor y a mí, dejándonos solo una nota. 14 años después, descubrí que todo había sido una artimaña para deshacerse de mí.

Publicidad

No recuerdo mucho de esos días, pero tenía unos 7 años cuando papá me dijo que mamá había muerto. La gente estaba vestida de negro a nuestro alrededor y la foto de ella estaba junto a un ataúd.

Estaba sentada con mi hermana mayor, Aurora, comiendo un caramelo, sin entender que la mujer más especial de mi vida nunca regresaría. Yo era muy pequeña en ese momento.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Sin embargo, los días siguientes no parecieron tan malos. Mi papá estaba allí, y también Aurora. Mi hermana nunca fue muy cariñosa conmigo, pero me daba una porción de su pizza y a veces compartía su helado conmigo, así que estaba bien.

En ese entonces, la vida era mucho más fácil. Confiaba en mis seres queridos.

"¡Paula! ¡Levántate! ¡Se ha ido! ¡Papá se ha ido!", escuché gritar a mi hermana.

Aurora irrumpió en mi habitación temprano en la mañana con una nota y fruncí el ceño. Era domingo y quería seguir durmiendo. Yo tenía ocho años recién cumplidos, y ya había pasado un año de la muerte de mamá.

Publicidad

La noche anterior habíamos decidido que haríamos panqueques con miel para el desayuno y pizza para la cena. Ahora no tendríamos nada de eso.

"Lo siento mucho, chicas. Por favor, no me odien por esto. Todavía las quiero mucho a las dos, pero no sé cómo seguir adelante con esta responsabilidad. Espero que me perdonen y tengan una buena vida. Lo siento, no puedo seguir cuidándolas.

Papá".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Papá no va a volver, Aurora?", pregunté con los ojos llenos de lágrimas. "¿Él también nos dejó, como mamá?".

Ella me envolvió suavemente con sus brazos y dijo: "Mira, Paula, tenemos que seguir adelante con nuestra vida. Lo superaremos, ¿de acuerdo?".

Aurora tenía 20 años en ese momento. Sí, teníamos una diferencia de edad significativa, y yo confiaba ciegamente en ella. Ahora sé que eso fue un error.

"Extraño a mamá…" dije en voz muy baja. "¿Me dejarás tú también, Aurora?".

"¡NO!", dijo Aurora con confianza. "Nunca te voy a abandonar, Paula. Sé que a veces no te trato bien, pero te voy a cuidar siempre".

Publicidad

Recuerdo ese momento muy claramente. Había sentido tanta calidez en el abrazo de Aurora esa mañana. Era la primera vez que me sentía segura en los brazos de alguien después de la muerte de mamá.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Pero estaba equivocada. Muy equivocada. Unos días después, Aurora me dejó en un refugio porque tuvo que irse de la ciudad para ganarse la vida.

"No estoy segura de cuándo volveré, Paula, pero debes ser fuerte… Todo mejorará. Haré todo lo posible para sacarte de aquí, ¿Está bien?".

Pasaron dos años. Aurora venía a verme ocasionalmente, y cada vez que lo hacía, era muy fría conmigo. Era como si se hubiera convertido en una persona que me odiaba. Algo dentro de ella había cambiado.

"Encontré un buen trabajo y estoy saliendo con alguien", me dijo un día. "Quiero seguir adelante y no puedo llevarte conmigo, así que quiero ser muy sincera: No voy a sacarte de aquí".

Publicidad

"Pero hay algunos miembros de la familia que quieren acogerte. Ellos pueden darte una vida mejor. Igual te visitaré, ¿te parece bien?".

Estuve de acuerdo, y por suerte los Mendoza resultaron ser buenas personas. Me adoptaron, me dieron un hogar amoroso y cuando tenía 21 años conocí a un chico llamado Pedro, que ellos adoraron.

Cuando Pedro y yo nos casamos, invitamos a Aurora a la boda. Ella vino a la ceremonia, pero su rostro estaba lleno de ira y una extraña aversión por mí.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"Felicitaciones, Paula", dijo, poniendo una caja de regalo en mi mano. "¡Te encontraste un hombre rico!".

"Estoy totalmente enamorada de Pedro", dije con ilusión.

"¡Disparates!", dijo con una sonrisa. "Querías presumir ante papá y ante mí, ¿no? Querías mostrarnos que podrías estar mejor sin nosotros".

"¡Aurora!", exclamé con incredulidad. "¿Estás enojada conmigo? ¿Por qué mencionas a papá en un día como este? ¡Él nos abandonó!".

"Bueno, ¿qué tiene eso de malo? Estaba mejor sin ti y se fue. Bien por él", respondió con desdén.

Publicidad

Esa era la frialdad que había percibido en ella los últimos años. Ahora sé que esa era la verdadera Aurora. La que me había abrazado la mañana en que papá nos dejó y tuvo la amabilidad de decirme que me sacaría del refugio era solo una fachada para engañarme.

Un día, Aurora me visitó. Pedro estaba en el trabajo y pensé que sería una compañía agradable. Era un día frío e invernal y decidimos conversar frente a una humeante taza de café.

Cuando se fue, escuché el repique de su celular. Lo había dejado olvidado. Al tomarlo en mi mano, vi la imagen de quien la llamaba en la pantalla. Sentí como si alguien hubiera drenado toda la sangre de mi cuerpo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Agarré la esquina de la mesa y mis ojos estaban húmedos. "Papá", decía en el identificador de llamadas. 14 años después de haberse marchado, esa fue la primera vez que sentí su presencia en mi vida.

Publicidad

Pero no fue la llamada lo que me rompió por dentro. Decidí revisar los mensajes del teléfono de mi hermana y descubrí que ella siempre había estado en contacto con mi padre. Se habían hablado todos los días, durante años.

"¿Por qué me hicieron esto?", me pregunté llorando mientras me desplazaba a través de los mensajes.

En ese momento, regresó Aurora.

"Hola Paula, creo que dejé mi teléfono. ¿Qué estás haciendo?", me dijo, y me arrebató el teléfono de las manos.

"Entonces, ¿cómo está papá?", le pregunté sin rodeos. "¡Parece que en realidad no nos dejó! Me abandonó solo a mí, ¿cierto?".

Publicidad

Aurora se veía muy pálida. "Bueno, no me corresponde darte esa respuesta. Deberías preguntarle directamente", dijo con desprecio y se fue.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Y eso haría. Le había enviado un mensaje de texto a mi padre desde el celular de Aurora, citándolo en una cafetería al día siguiente y eliminé el mensaje antes de que me quitara el teléfono.

Lee también: Niño rescata a cachorrito enjaulado de una casa abandonada: al día siguiente un indigente llama a su puerta - Historia del día

"Hola, papá", dije al llegar hasta su mesa. "Ha pasado mucho tiempo…".

"¿Paula?". Parecía sorprendido.

"Pensaste que sería Aurora, ¿cierto?", le pregunté. "No quiero quitarte mucho tiempo. Solo quiero saber por qué me abandonaste. Sé que mi hermana y tú han estado hablando todo este tiempo".

Publicidad

"No quería verte nunca más, Paula. Y la razón es simple, ¡tú no eres mi hija!", dijo, imperturbable.

"Tu madre me engañó y estaba tan enojado que no te quería en mi vida. Por eso te abandoné", agregó con la voz cargada de resentimiento.

"Esa nota que dejé… le pedí a Aurora que la escribiera. Ambos te odiamos después de descubrir la verdad. Una amiga de tu madre me contó todo cuando tenías 8 años. En secreto hice una prueba de ADN que lo confirmó y a partir de ese momento te desprecié".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Estaba devastada. En casa, lloré en los brazos de Pedro y le conté todo. Habíamos estado considerando adoptar, pero después de escuchar lo que dijo mi padre, me asusté. Me preocupaba que no tuviera la capacidad de amar a unos niños que no fuesen de mi sangre.

En ese momento, Pedro tomó mis manos y me dijo: "Los amaremos, Paula. Amaremos a nuestros hijos. ¡Tu papá era un idiota!, y no sé qué pensar de tu hermana. Lamento lo que viviste, pero no le des el poder de hacerte dudar del gran ser humano que eres".

Esto fue hace muchos años. Ahora tengo 54 años, y las gemelas que Pedro y yo adoptamos, están casadas y tienen sus propias familias. Estoy rodeada de nietos y mis hijas están embarazadas de nuevo.

Publicidad

Me convertí en una amorosa madre y abuela. Todas las mañanas, mi esposo me da un beso en la mejilla cuando me despierto; él y mis hijas me hacen sentir amada. Tengo mucho amor a mi alrededor.

A veces siento que mi corazón explotará de tanta felicidad. Y lloro de agradecimiento a Dios y a la vida por eso. Mi duro pasado solo me preparó para disfrutar a plenitud cada hermoso momento al lado de mis seres queridos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Los niños no tienen culpa de los errores de los padres y jamás deberían cargar con ellos. Paula fue el producto de la infidelidad de su madre, y a pesar de haberla considerado como suya por 8 años, su padre la despreció al saber la verdad. La abandonó a su suerte.
  • La vida no siempre es fácil, pero definitivamente vale la pena disfrutar cada momento de ella. Tras saber la verdad de boca de su padre, Paula pensó que no sería capaz de seguir adelante con sus planes de vida. Su esposo la convenció de hacerlo y fue muy feliz desde entonces.

Te puede interesar: Niño en duelo es llamado a la oficina del director por sus malas notas y encuentra una foto de su madre allí - Historia del día

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer mayor renuncia a su pensión para alimentar a 3 huérfanos: años después la visitan en un jet privado - Historia del día

29 de octubre de 2022

"¡Papi, por favor no te vayas!", llora niño pequeño: años después reconoce que un indigente en la calle es su padre - Historia del día

05 de enero de 2023

Niña de 4 años celebró el Día de Acción de Gracias con su mejor amigo, un viudo de 82 años

11 de enero de 2023

Hermano ocupa el rol de padre para niña huérfana: años más tarde ella se encuentra a la hija de él en un hogar - Historia del día

17 de enero de 2023

Mi gemelo tomó mi parte de la herencia y desapareció: me pidió ayuda 35 años después - Historia del día

29 de octubre de 2022

Hombre cuida la casa de su difunta madre por años como ella pidió: en sus 60 se entera de que fue adoptado - Historia del día

19 de octubre de 2022

Viudo adopta a niña con síndrome de Down: 20 años después, el padre biológico aparece en su boda - Historia del día

20 de septiembre de 2022

Cuidé de mi gemelo discapacitado cuando nuestros padres se divorciaron: años después él cuida a mis hijos a cambio - Historia del día

28 de noviembre de 2022

Mis padres me echaron hace 14 años: ayer mi hijo los encontró y los trajo a mi casa - Historia del día

06 de enero de 2023

Viudo lucha por criar a sus hijos y cuidar de su suegra: luego se entera de herencia de $300.000 - Historia del día

06 de diciembre de 2022

Hombre soltero lucha por criar a las hijas de su difunta hermana: el padre biológico recién aparece en la boda de una de ellas - Historia del día

31 de octubre de 2022

Todos mis hermanos abandonaron a nuestro padre con cáncer excepto yo: él sobrevivió y nos reunió con un abogado luego - Historia del día

03 de noviembre de 2022

Padre viudo con 5 hijos devuelve $30.000 enviados por error a su cuenta bancaria: recibe el triple como recompensa - Historia del día

27 de octubre de 2022

Bebé con síndrome de Down es abandonado cerca de iglesia: el padre biológico lo encuentra 10 años después - Historia del día

02 de enero de 2023

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited