logo
Personas bajo la nieve subiendo a un autobús | Foto: Shutterstock
Personas bajo la nieve subiendo a un autobús | Foto: Shutterstock

Anciana le compra boleto del bus a un exconvicto: se sorprende al verlo en su ventana al día siguiente - Historia del día

Vanessa Guzmán
02 feb 2023
14:20

María siempre ha creído en ayudar a los demás, aunque sobrevive con una pequeña pensión. Un día, su amable acto por un exconvicto desencadenó consecuencias inesperadas.

Publicidad

María, de ochenta y un años, se inclinó sobre el muro de su jardín para darle un puñado de tomates a Jefferson, un vagabundo del que se había hecho amiga.

"Gracias, María", dijo. "No sé qué haría sin ti".

María sonrió. "Donde hay vida, hay esperanza, Jefferson. Estoy segura de que siempre habrá personas lo suficientemente amables para ayudar a los demás".

"Espero que estés bien". Jefferson se despidió y se alejó. Minutos más tarde, la hija de María, Anna, y su nieta, Sofía, llegaron a la entrada de su pequeña casa.

"Hola, mamá", llamó Anna. "Regresaré por Sofía a las cinco".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

María la saludó. Sofía saltó del auto y corrió a darle un fuerte abrazo a su abuela. Anna dio marcha atrás para salir del camino de entrada; su viejo coche traqueteaba y gruñía mientras se alejaba.

"Tengo algo para ti", dijo María mientras guiaba a Sofía hacia la casa. "Es un regalo que te será muy útil".

La niña le sonrió feliz. Entraron en la casa, pisando con cuidado alrededor de las tablas rotas del suelo cerca de la puerta principal.

"Realmente deberías arreglar eso, abuela", dijo Sofía. "Te podrías hacer daño algún día". "Oh, lo haré", dijo María. Las tablas del piso rotas no eran su único problema en la pequeña casa. El techo goteaba, la pintura se estaba desprendiendo de las paredes en algunos lugares y la calefacción estaba dañada. Sin embargo, María no tenía dinero para reparar su casa. Llevó a Sofía a la cocina y le regaló a la niña zapatos escolares nuevos. La niña brincó de la emoción.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Eres la mejor, abuela!". Se quitó los viejos zapatos escolares, que estaban gastados y llenos de agujeros, y se probó los nuevos.

María sonrió al ver a su nieta dar vueltas en la cocina. Había gastado la mitad de su pensión en los zapatos nuevos. Fue un gasto grande, pero sabía que su hija luchaba para llegar a fin de mes con su escaso salario desde que su esposo la dejó.

Anna no estaba feliz de que María le comprara zapatos nuevos a Sofía y eso era una lástima. María siempre había creído en ayudar a las personas necesitadas y no pretendía cambiar su filosofía.

Unos días después, María caminó hasta el departamento de Anna con una canasta de vegetales de su jardín. Ella estaba esperando en un paso de peatones cuando un hombre extraño se le acercó.

"Disculpe, señora", dijo. "Por favor, ¿pueden ayudarme con algo de dinero? Necesito comprar un boleto de autobús para poder llegar a casa".

María no dudó ni un momento.

"Por supuesto, te ayudaré. Caminemos juntos y te compraré el boleto ahora mismo".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Las lágrimas brotaron de los ojos del hombre. "¡Muchas gracias! Necesito llegar a casa urgentemente para poder sacar a mis hijos del cuidado de crianza".

Mientras caminaban, María se presentó y descubrió que el nombre del hombre era Tomás. Recientemente, había sido liberado de prisión porque la policía encontró nuevas pruebas para demostrar que su exsocio comercial lo había incriminado por lavado de dinero.

Estaba asombrado de que María lo ayudara, ya que Tomás era un exconvicto.

María explicó que creía en ayudar a todos los necesitados. Ella le dijo que a menudo alimentaba a personas sin hogar, a su hija y su nieta, a pesar de que solo recibía una pequeña pensión y su casa necesitaba reparaciones.

Publicidad

María y Tomás se despidieron después de que ella compró su boleto de autobús. Ella nunca esperaba volver a verlo, por lo que se sorprendió cuando su rostro apareció en su ventana al día siguiente.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¿Tomás?". María abrió la puerta. "¿Qué estás haciendo aquí?".

"Te busqué porque esperaba que pudieras ayudarme una vez más", dijo Tomás. "Necesito un trabajo. Nadie más me contratará porque he cumplido condena, a pesar de que me tendieron una trampa que me llevó a la cárcel".

"Dijiste que tu casa necesitaba reparaciones", continuó Tomás. "Puedo arreglarlo por ti. Solía ​​dirigir una empresa de construcción, pero primero me formé como obrero".

Publicidad

"Me encantaría contratarte, Tomás, pero no creo que pueda pagarlo".

"No te cobraré mucho, María. Todavía tengo contactos que pueden conseguirme suministros a buen precio y no es necesario que me pagues mucho por la mano de obra".

María accedió a que Tom le diera un presupuesto y se sorprendió por lo poco que le cobraría. Ella lo contrató al instante.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Con el tiempo, Tomás solucionó los problemas en la casa de María y renovó la cocina y el baño. Incluso instaló un sistema de riego por goteo en su huerto.

María recomendó a Tomás con todos sus amigos y conocidos. Pronto, tuvo suficientes contratos que le permitieron ahorrar para iniciar su propia empresa de construcción. En ese momento, él había adoptado la filosofía de María de ayudar siempre a los demás, por lo que centró su negocio en brindar reparaciones a bajo costo para los jubilados.

Publicidad

Como tenía un ingreso y un hogar estables, también podía sacar a sus hijos del cuidado de crianza. Un día, le llevó a María un ramo de flores para agradecerle.

"Me diste la oportunidad que necesitaba para recuperarme", dijo mientras le entregaba las flores.

María sonrió. En ese momento, Anna entró por la puerta principal. Miró a Tomás y corrió hacia su madre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"¡Aléjate de mi madre!", gritó Anna.

"Anna, ¿qué estás haciendo? Él es Tomás, el hombre que arregló mi casa".

"¿Anna?".

María movió sus ojos de Anna hacia Tomás. Estaba claro que se conocían.

Publicidad

"Uno de ustedes tiene que decirme qué está pasando", suplicó María.

"Tomás era el socio comercial de mi exmarido", dijo Anna. "Es un delincuente que usó el negocio para lavar dinero. Si no fuera por él, la policía no habría cerrado el negocio y todavía estaría felizmente casada".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"Eso no es cierto, Anna. Ben fue el criminal. Me incriminó, pero me liberaron cuando la policía encontró nuevas pruebas en su contra. Ya no estarías felizmente casada porque él es un hombre buscado".

Anna se negó a creerle a Tomás. Se fue, pero unos días después le dijo a María que había descubierto que él decía la verdad y quería disculparse. Así que su madre le dio el número telefónico de Tomás.

Publicidad

Anna y Tomás se hicieron amigos. Unos años más tarde, anunciaron que iban a casarse.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • No te apresures a juzgar: Si María no hubiera estado dispuesta a ayudar a un extraño, no habría recibido la bondad que Tomás trajo a su vida.
  • Animas a otros a hacer lo mismo cuando eres amable: Al dar un buen ejemplo, todos podemos asegurarnos de que la bondad florezca en nuestras comunidades.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Llegué a casa a una cena romántica, pero no era para mí

24 de abril de 2024

Madre pobre compra zapatos de bebé en un mercadillo, se los pone a su hijo y oye crujidos en el interior - Historia del día

20 de junio de 2024

Una cazafortunas se burla de una vendedora, pero la vida le devuelve el golpe - Historia del Día

14 de mayo de 2024

3 historias sobre infieles que se enfrentaron al karma

13 de marzo de 2024

Pasajeros ignoran el llanto de una recién nacida hasta que el conductor se da cuenta de que los padres de la niña no están en el autobús - Historia del día

20 de junio de 2024

Mi mujer me ofreció como voluntario para ayudar a su familia en la mudanza mientras ella iba a un partido de hockey con su amigo - Le di una lección

27 de mayo de 2024

Descubrí que mi esposo organizó una fiesta de cumpleaños secreta sin mí - Fui para hacerle ver la realidad

28 de junio de 2024

5 historias de cuando los ricos deciden intimidar a los pobres y reciben karma instantáneo

07 de mayo de 2024

Mi cuñada menospreció a mi esposa por ser masajista - Mi esposa rió al último cuando el karma le devolvió el golpe

18 de junio de 2024

Hija desagradecida humilla a su madre por ser pobre, luego la vida le da una lección - Historia del día

22 de abril de 2024

Mujer estaba segura de que su marido había muerto hasta que se topó con su nuevo perfil de Tinder - Historia del día

05 de marzo de 2024

A un viudo le impiden embarcar vuelo con su bebé recién nacido y Meredith, de 82 años, lo ayuda - Historia del día

18 de abril de 2024

Planeé una fiesta sorpresa para mi esposo, pero cuando entró, todo el mundo se quedó en silencio

19 de junio de 2024

La hermana de Eva Longoria apenas sabía atarse los zapatos con una mentalidad de "4º de primaria", pero la actriz la define como "la luz de mi vida"

17 de mayo de 2024