logo
Anciana preocupada | Foto: Getty Images
Anciana preocupada | Foto: Getty Images

Mamá me echó cuando cumplí 18 y ahora me suplica vivir conmigo para no mudarse a un hogar de ancianos - Mi historia

Georgimar Coronil
09 feb 2023
08:30

Pensaba que mi madre y yo teníamos una relación estupenda hasta que me echó de casa tras cumplir 18 años. Las cosas se complicaron después, pero me quedé sin palabras cuando, muchos años después, me hizo una petición absurda.

Publicidad

Mi mamá, Charlotte, y yo éramos inseparables. La mayoría de las veces, la gente no tenía ni idea de que éramos madre e hija porque actuábamos como mejores amigas. Mi madre me crio sola y, aunque hubiera estado bien tener un padre, nunca pensé que me faltaba algo.

Ella me dio todo lo que pudo y trabajó duro para conseguir todo lo que tenía. Por eso decidí hacer lo mismo por ella algún día. Quise ser médica en cuanto supe que se ganaba mucho dinero.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

A pesar de que no me faltaba nada mientras crecía, veía a mi mamá preocuparse por el dinero. Algunas noches, la veía repasar las facturas y suspirar.

Yo deseaba poder ayudar, así que conseguí un trabajo a tiempo parcial a pesar de que tenía un horario completo con muchas clases y actividades extracurriculares para rellenar mis solicitudes universitarias. Mamá me dijo que ahorrara todo el dinero para la universidad, ya que no podría trabajar mientras cursaba todas esas exigentes clases, pero de vez en cuando la invitaba a comer o a ir de compras y disfrutábamos mucho.

Publicidad

Planeé quedarme en casa durante la universidad porque iba a solicitar cupo en instituciones cercanas. Así ahorraría dinero y me aseguraría de que mamá no estuviera sola. Sin embargo, debería haber sabido que las cosas no serían tan perfectas.

Cuando tenía 17 años, mi mamá empezó a salir con Enrique. Parecía bastante simpático, aunque sospechaba que yo no le gustaba mucho. Tampoco me gustó que se fuera a vivir con él tan rápido. Pero parecía feliz, así que no podía culparla por ello.

Nunca la había visto salir con nadie. Siempre pensé que no quería tratar con hombres después de que mi padre se fuera cuando yo era una bebé, pero me equivocaba. Simplemente, no tenía mucho tiempo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

A los 17, yo era casi adulta y bastante independiente. Ya no tenía que ser mi madre. Sin embargo, seguíamos conversando, riéndonos y viendo películas las noches que Enrique tenía que trabajar hasta tarde. Las cosas seguían siendo geniales.

Pero algo que nunca imaginé ocurrió el día que cumplí 18 años. Me habían aceptado en una universidad cercana. Gané una pequeña beca que no cubriría todo, así que tendría que trabajar y conseguir algunos préstamos estudiantiles para completar mi carrera.

Eso no fue un problema. Mi madre me enseñó el valor del trabajo duro, y yo estaba lista para enfrentarme al mundo con ella. Iba a convertirme en una doctora rica, y nadie podría detenerme, pero ella hizo algo que nunca imaginé.

***

"Hola, mamá. ¿Qué tal?" pregunté, rebuscando entre papeles relacionados con mis clases de la universidad, así que apenas levanté la vista cuando entró en mi habitación.

"Emma, creo que tenemos que hablar", dijo, sentándose en mi cama.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Claro", continué, todavía distraída.

"¿Puedes mirarme, por favor?", continuó, y su tono extraño me hizo levantar la vista. Tenía la cara desencajada y enseguida supe que pasaba algo.

"¿Está todo bien?".

"Pues sí. No sé cómo decirlo exactamente, pero ya tienes 18 años y creo que es hora de que te mudes", dijo y asintió como si fuera lo más normal del mundo.

Mis ojos se abrieron de par en par. Ella vio mi sorpresa y siguió hablando.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"No sé exactamente qué planeabas. Pero he venido a decirte que ya es hora de que te vayas", añadió y sonrió.

"¿Qué? ¿Lo dices en serio? Apenas tengo 18 años", respondí.

"Y ya estás graduada de la escuela secundaria y estás a punto de empezar la universidad. Es hora de que seas independiente", insistió, encogiéndose de hombros y sonriendo.

"¿Por qué? Pensé que estaría bien quedarme a vivir aquí durante mis años universitarios. Sé que no hablamos de ello, pero no creí que hubiera ningún problema".

"Quizá deberíamos haberlo hablado antes, pero no sé qué te hizo pensar que te dejaría vivir aquí sin más", se burló mamá. "A menos que empieces a pagar alquiler, y alquilar una habitación en esta casa, así que no sé si quieres eso. Además, tendrías que pagarte la comida".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Mamá! ¿De qué demonios estás hablando? ¿Alquiler? ¿Pagar mi propia comida? Pensé que estábamos juntas en esto. Eres mi madre", balbuceé.

"Soy tu madre, pero ya tienes 18 años. Mis obligaciones contigo han terminado. Eres mayor de edad. Hice mi trabajo, y es hora de que te vayas".

¿"Obligación"? ¡Somos familia! ¡Somos las mejores amigas! ¡No entiendo por qué haces esto!". recalqué, levantándome de la cama y paseándome por mi habitación. Bueno, al parecer ya no era mi habitación.

"Somos familia, pero eso no significa que puedas quedarte aquí gratis", replicó. "Este es el mundo real, y en el mundo real, tienes que ser responsable. Tienes que valerte por ti misma. No soy un monstruo, así que te doy una semana para que te vayas. Puedes llevarte cualquier cosa de esta habitación, ya que yo compré todo esto para ti".

Ella también se levantó y empezó a alejarse, pero yo hablé: "¿Esto es por Enrique? ¿Quiere que me vaya?".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Mamá se volvió con expresión confusa. "No, no se trata de Enrique. Esta es mi casa. Yo pongo las normas y tú deberías empezar a hacer las maletas", contestó y se marchó.

Me quedé mirando la puerta durante los minutos más largos de mi vida. No me lo esperaba. Si alguien me hubiera dicho que mi madre me echaría de casa a los 18 años, me habría burlado y le habría dicho que estaba delirando. Pero lo hizo. Me quería fuera. A mí. Su hija. Su mejor amiga. Fuera. Y ni siquiera se trataba de su novio. Se trataba solo de ella.

Salí de mi trance y examiné mi habitación. No tenía medios, apenas dinero en una cuenta de ahorros, y ahora no tenía casa. Así que cogí mi bolsa de libros y otra bolsa más grande que tenía en el armario y empecé a meter cosas dentro.

Tuve que pedirle a mamá todos mis papeles esenciales, como mi partida de nacimiento. Estaba entumecida mientras ella sonreía dulcemente y me los sacaba todos.

Terminé de llenarlo todo y seguía sin tener ni idea de qué hacer. Por aquel entonces no teníamos celulares, ni Internet, ni Google, así que no podía buscar soluciones. Pero tomé el teléfono fijo mientras oía a mi madre en la ducha y llamé a mi mejor amiga, Sofía.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Se lo conté todo, y ella no me creyó durante mucho tiempo hasta que empecé a llorar por teléfono.

"Ok, ven. Mis padres te quieren. Lo solucionaremos", me aseguró. Colgué, me sequé las lágrimas y me fui a mi habitación.

Me cambié de ropa, cogí mi chaqueta, mis maletas y salí.

"¿Ya te vas?". La oí preguntar cuando llegué a la puerta.

Me giré, esperando en el fondo de mi corazón que cambiara de opinión y me dijera que era una broma loca que me estaba gastando. Pero su expresión era de curiosidad. "Bueno… ¿sí?", respondí.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

"De acuerdo. ¡Buena suerte!", contestó, agitando los dedos y volviéndose hacia la cocina.

Me quedé mirando durante unos segundos y finalmente me marché.

Solo tardé tres horas en abandonar para siempre la casa de mi infancia. Pero años después, aún recuerdo cada detalle. Fue el momento que lo cambió todo para mí. También fue la mayor angustia de toda mi vida.

Fui a casa de Sofía lo más rápido que pude. Lloré en sus brazos; hasta sus padres estaban sorprendidos. Me preguntaron si nos habíamos peleado. Me preguntaron si tenía problemas con Enrique. La respuesta fue que no. Mi madre me echó de repente, por muy loco que les pareciera a casi todos los que nos conocían.

Durante años, sospeché que la mamá de Sofía había llamado a mi mamá esa noche, pero nunca estuve segura. Me invitó a un gran desayuno al día siguiente y me dijo que podía quedarme todo el tiempo que quisiera. Despejaron la habitación de invitados para mí.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Pero no pude quedarme mucho tiempo. Sofía se iba porque había ingresado a una universidad fuera del estado. Entonces tuve que tomar decisiones difíciles. No podía ir a la universidad así. Tenía que valerme por mí misma, y un trabajo a tiempo parcial no me daría de comer.

Así que dejé mi vida anterior y empecé a trabajar en el comercio minorista y como camarera en un restaurante durante la noche. Fue duro, pero acumulé lo suficiente para un pequeño apartamento y me fui de casa de Sofía a los dos meses.

Pensarás que corté el contacto con mi madre en ese mismo momento. Desgraciadamente, no. De alguna manera, consiguió el número de mi nuevo apartamento y llamaba a menudo. Charlaba y actuaba como si aún fuéramos amigas íntimas. Como si ella no hubiera hecho nada o descarrilado toda mi vida.

Pero yo le contestaba y la escuchaba con el corazón en la garganta. Después de todo, ella era mi única familia.

Luego de unos años, conocí a un hombre maravilloso, Noah. Él ya era médico y unos años mayor que yo. Pero era el amor de mi vida. Nos fuimos a vivir juntos y nos casamos en menos de un año. Nos casamos en secreto para no tener que tomar la decisión de invitar o no a mi madre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Noah me animó a dejar mi trabajo e ir por fin a la universidad. Él la pagó; para entonces, yo era completamente diferente. Ya no quería ser médica. Así que estudié administración de empresas y me gradué mientras estaba embarazada de mi primer hijo.

Esperaba que mi madre conociera a mis hijos. Pero no le interesaban. Y sus palabras fueron la gota que colmó el vaso.

"Oye, sé que la gente cree que los abuelos pueden cuidar a sus nietos siempre, pero ni hablar, no es para mí", se rio durante una llamada telefónica.

"Adiós, mamá", dije en voz baja y colgué.

Después de todos estos años, finalmente corté el contacto. Una cosa era que ella fingiera y me tratara como basura. Pero me di cuenta de que no quería eso para mis hijos. Así que había llegado el momento de apartarla por completo de mi vida.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pixabay

Publicidad

Pasaron muchos años, e ignoré todas las llamadas. Pensé que nunca volvería a hablar con ella hasta que se presentó en la puerta de mi casa con una petición absurda.

"Necesito vivir contigo", dijo y entró en mi casa en cuanto abrí la puerta. Ni un hola. Nada de nada. Y ni siquiera tuve tiempo de detenerla.

Me explicó rápidamente que se estaba haciendo vieja y que quería jubilarse, pero que no le gustaban las residencias de ancianos, así que tenía que mudarse a mi casa. Le dije que no. Inmediatamente. La palabra se me escapó. Pero Charlotte no escuchó y continuó. Siguió y siguió.

Yo seguía negándome.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

"¡Soy tu madre!", llegó a gritar en algún momento. "Tienes que acogerme. Es tu responsabilidad".

Publicidad

Casi me entraron ganas de reír. Era muy parecido a lo que había dicho años atrás. Pero estaba demasiado sorprendida para reírme. Negué con la cabeza y, finalmente, rompió a llorar. Se sentó en mi sofá y me habló de su soledad durante años y de lo preocupada que estaba porque no era lo bastante fuerte y a menudo tenía terribles dolores de cabeza.

A pesar de lo que me había hecho, era mi madre. Y aunque le había dicho que no, dudaba.

Entonces, ¿qué haría? ¿Debería dejar que se fuera a vivir conmigo o debería rechazarla, como hizo ella cuando yo era adolescente?

Dinos lo que piensas y comparte esta historia con tus amigos. Podría inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer "secuestra" a su propia bebé para dar lección a su perezoso esposo

01 de octubre de 2023

Mamá es humillada por dar pecho en la piscina pública hasta que una voz masculina se dirige a ella por altavoz - Historia del día

19 de julio de 2023

Hombre descubre a novia engañándolo con su primo, espera con impaciencia su discurso en la boda

16 de octubre de 2023

Descubrí que mi madre se acostaba con mi esposo durante 22 años y mi padre exigió una prueba de ADN para sus tres hijos menores

29 de octubre de 2023

Marido exige a su esposa que deje el trabajo tras conocer a su cliente frecuente

28 de septiembre de 2023

Brooke Shields huyó a casa de su papá para comer bien mientras su mamá la llamaba "gorda" tras convertirla en modelo

07 de agosto de 2023

Hombre se negó a adoptar a las dos hijas de su esposa tras espiarla y descubrir quién era su verdadero padre

28 de agosto de 2023

Mamá de dos niños oculta una grabadora en casa, la revisa y luego le prohíbe a su suegra ver a sus hijos

18 de octubre de 2023

Mujer "trabajó duro" para pagar su vestido de novia, vuelve a casa y descubre a la mamá de su prometido usándolo

19 de agosto de 2023

Papá vende el coche de sus sueños para pagar tratamiento oncológico de su mujer, rompe a llorar al ver el regalo de sus hijos 17 años después

09 de septiembre de 2023

Mamá de Sean Connery era empleada de limpieza — A pesar de la ira en el pasado, él se ocupó de "todo" en sus últimos años

31 de julio de 2023

Papá se niega a pagar boda de su hija después de que ésta excluyera a dos hermanos de la ocasión

18 de agosto de 2023

Camarero devuelve sobre con dinero a mamá que lo dejó, ésta encuentra suma mayor que cuando lo perdió - Historia del día

10 de agosto de 2023

Abuela de 83 años se separa de su marido de 37 - Ella creyó que era "virgen" de nuevo

29 de julio de 2023